El populista reparte directamente la riqueza

La riqueza es fruto del esfuerzo individual de las personas, de su creatividad y perseverancia. Es frecuente que los líderes populistas busquen congraciarse con las masas mediante la repartición de «dádivas». En el fondo, compran la simpatía de los ciudadanos ya que carecen de argumentos racionales.

Esta «repartija» indiscriminada de la riqueza nacinal deriva en el empobrecimiento de las arcas públicas y dudosos resultados sociales. Los líderes políticos deben actuar con responsabilidad, respetando ante todo la propiedad de las personas. Nada justifica la expropiación de los bienes de las personas que han trabajado duramente por ellos.

 

Enlaces anteriores:

Prevaricación judicial, un delito que no prescribe (1)

De lo que pocos quieren hablar

Los cinco minutos de Dios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.