Los hijos y nietos de los prisioneros políticos hablan

 

Son jóvenes y valientes. Se atrevieron a romper el silencio que les impuso una sociedad incomprensiva y una historia manipulada. Ellos demandan Justicia, a secas, la misma que se les otorga al resto de los ciudadanos en su país, Argentina.

Las familias de los prisioneros políticos militares reclaman la falta de un debido proceso y la actitud cómplice de gobiernos de diverso signo. Piden igualdad, nada más, nada menos. Al igual que en nuestro país, la gran mayoría de ex-militares encarcelados, son personas de avanzada edad, muchas de las cuales padecen enfermedades incurables.

¿Un grito en medio de la noche? No, solo son las primeras voces que se alzan. Es un camino que ya emprendimos en Chile.

 

Enlaces anteriores:

Prevaricación judicial, un delito que no prescribe (3)

Año Santo de la Misericordia

Las mentiras del socialismo del Siglo XXI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.