El fracaso del comité político

collage-31_816x544Tomado de El Mostrador jueves 26 de noviembre

Debutaron con altísimas expectativas en todo el oficialismo como el equipo que lograría remediar el equívoco rumbo que llevaba La Moneda los primeros meses de este 2015, mejorar la compleja relación y coordinación de la Nueva Mayoría con la Presidenta Michelle Bachelet y, sobre todo, evitar errores políticos a todas luces eludibles. Pero al cabo de casi siete meses, los balances internos no son optimistas y ya se habla del fracaso del comité político integrado por los ministros del Interior, Jorge Burgos, de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, el vocero Marcelo Díaz y el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés.

En la Nueva Mayoría y especialmente en el seno del propio Gobierno se confiesa –con tono de lamento– que no hay conducción política desde La Moneda y que el equipo de ministros no ha dado los resultados esperados.

Las principales críticas, desde el propio Ejecutivo y confirmadas en la Nueva Mayoría, apuntan a que hay incapacidad para prever conflictos, de anticiparse a las crisis, que el comité político es “casi inexistente”, ya que no hay una bajada política real que conduzca y ayude a ordenar las huestes oficialistas, especialmente en el Congreso, y que a estas alturas el equipo de ministros funciona más como “una sumatoria de agendas personales”.

No es que exista mala relación entre los cuatro, pero son un equipo que no cuajó políticamente, al punto que ponen como ejemplo que entre Burgos y Eyzaguirre la coordinación es “casi nula”, por más fotografías que se tomaron en su momento cruzando juntos el patio de Los Cañones.

El descarnado balance que se hace en el Gobierno y en el oficialismo es que el ministro Eyzaguirre es “inexistente”. Sí, es cierto, siempre está en el Congreso, pero su presencia no ha redundado en un buen diálogo político con las bancadas, que es “soberbio”, que “no escucha”. De Valdés, se le reconoce una mejor muñeca política que su antecesor Arenas, el haber mejorado sustancialmente los vínculos con el empresariado y tener una cualidad extraña para un jefe de la billetera fiscal: humildad y oír a todos, pero le ha tocado un período complejo, es el encargado de decir que no, de dejar promesas inconclusas para mantener las finanzas ordenadas en un escenario de austeridad económica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.