Molestia de militares en retiro con Hernán Larraín

A continuación se transcribe integra, una carta escrita por el General en Retiro Hernán Nuñez Manríquez, y que expresa una creciente molestia en el ámbito del personal en retiro de las FF.AA. Carabineros e Investigaciones, con la Directiva de la UDI:

 

Santiago, 16 de Noviembre de 2015

Senador

HERNÁN LARRAÍN FERNANDEZ

Congreso Nacional

Presente

Acabo de leer en twitter la siguiente opinión suya: «Un minuto de silencio por A.Pinochet resulta inoportuno, imprudente y afecta el espíritu de reconciliación que el país necesita”

hernan_larrain_directiva_04Al mismo tiempo, busco la carta que Ud. mismo le enviará al ex Presidente Pinochet el 24 de Noviembre de 1995, con motivo de haber cumplido 80 años donde le expresa:

«Los pueblos, por lo general, son poco agradecidos con quienes colaboran en su desarrollo en vida de sus protagonistas. Más bien la crítica y la descalificación, cuando no la envidia, dan cuenta de nuestra pequeñez e incapacidad para tributar en forma oportuna un justo reconocimiento (…) Nuevamente usted, al liderar el proceso, mostró la calidad de estadista que pocos chilenos han podido exhibir a lo largo del siglo que expira».

En beneficio de la paciencia, no quisiera continuar estampando sus  párrafos llenos de loas, adulaciones, aleluyas y alabanzas para el Presidente Pinochet.

Es increíble que el Presidente de un Partido, la UDI, nacido de la «costilla del Gobierno Militar», que vio la vida gracias ​al apoyo de la Secretaria Nacional de la Juventud, que sus máximos dirigentes hoy sentados en el Parlamento trabajaron codo a codo con militares por hacer de Chile una gran Nación​, después de leer su twitter y compararlo con su carta, exhiba ante la opinión pública un camino al poder sembrado de hipocresías.

Le recomiendo, que más que preocuparse de lo inoportuno, imprudente y cómo afecta el espíritu de reconciliación el Homenaje al Gral. Pinochet, se dedique a cultivar su liderazgo, que tiene a su partido ​convertido ​en un conglomerado complaciente y permisivo, en verdaderos cadáveres carentes de convicciones y sin la mística que la UDI poseía en la década del 80, y quizás manejado a control remoto desde la Nueva Mayoría.

En fin, su actitud no da para más.

​ ​Ud. como político lo sabe: ​

Chile tiene demasiados gusanos para tan poca manzana.

Lo saluda

General HERNAN NÚÑEZ MANRIQUEZ

Labbé en la encrucijada

Labbé 4Extractado de La Tercera del 15 de Noviembre de 2015, entrevista de Andrés Muñoz

Ha sido dura la semana para el ex alcalde. El fin de semana pasado, en su consejo directivo, la UDI aprobó un voto político que eleva los estándares de transparencia y probidad para todos sus candidatos. El contenido del texto complica las aspiraciones del militar en retiro para volver a dirigir la Municipalidad de Providencia, porque apunta a los posibles candidatos que tengan problemas judiciales o comerciales. Labbé estaría entrando en el primer grupo.

Considera que su procesamiento por asociación ilicita fue más duro que perder la municipalidad, “más injusto, ninguna responsabilidad mía. Tiene que ver con la dignidad, con la justicia, con la posición de hombre, con la fe en la sociedad. Es el dolor de sentirse injustamente perseguido. ¿Por qué no lo hicieron cuando yo me retiré el año 90? Nadie se acordó de mí, y cuando empecé a terminar el gobierno municipal se acordaron los tipos. Y ni te digo cuándo lo dejé. ¿Por qué ahora? Si eso no lo llama a uno a pensar que hay persecución política… ¿Dónde estaban todos esos huevones que me acusan hoy día cuando yo no era nadie? ¿O cuando era alcalde?”

A continuación dice “a mí me persigue el Ministerio del Interior, no me persigue la justicia. Yo estoy siendo procesado, y no tengo ningún empacho en decirlo, por asociación ilícita. ¿El Ejército es asociación ilícita? Yo tenía 23 años, era teniente. ¿Ustedes creen que yo era Batman? Que podía decir “vengan para acá, voy a crear la Dina”. Por favor. Estamos hablando de octubre del 73, no se movía ni una hoja. A mí me persigue el Ministerio del Interior que tiene en el Programa de Derechos Humanos a 40 abogados armando expedientes, buscan gallos y les dicen oiga, diga esto”. Y continúa “me he encontrado en careos con gente que nunca he visto en mi vida. Si yo nunca he estado en Tejas Verdes. Pregúntele al ministro Solís. Cuando fui a amparo, perdí 3-2, pero con una tremenda tranquilidad, porque hoy los militares estamos perdiendo 5-0. Puedo seguir perdiendo, pero que me la van a ganar, muerto primero. ¿Por qué? Porque creo en mi inocencia, poh hueón. Si no, sería el rey de los pelotudos, de estar en el aire para que los gallos me disparen”.

¿Y cómo lo hace un militar de 23 años para evitar meterse en violaciones a los DD.HH. si es que, como usted dice, no participó en ellas?

Me estái mezclando dos cosas distintas. Un soldado, a los 23 años tiene el principio de la obediencia y opera así. No hay otro camino. Ni menos en la situación que estábamos viviendo el año 73. Ese año nosotros intervinimos para defender el país de un colapso total, demandados por la ciudadanía. Y hay una contraparte que se olvidó que había 14 mil terroristas, entrenados en Cuba, se les olvidó que había un general cubano operando en territorio chileno, que después vuelve a Cuba y lo condecoran, el general De la Guardia. Se les olvidó que el año 86 se ingresan las armas a Carrizal Bajo para armar a seis mil personas. No había terroristas entonces, eran por si acaso, para desfilar o para jugar en los juegos Diana. El señor Teillier dice públicamente que él mandó a matar a Pinochet, y goza de muy buena salud, nadie lo ha procesado. ¿Por qué para él existe la prescripción y para mí no? Entonces, cómo no vamos a estar sentidos los militares. Cómo no vamos a sentir que hay una asimetría del derecho.

Dice que su tranquilidad reside en que “yo no he hecho nada. Nunca he estado en Tejas Verdes, nunca”. Critíquenme porque dejé de lado mi carrera militar y me dediqué a asesorar al general Pinochet. Fui su primer hombre de confianza, lo acompañé físicamente, lo protegí. Tú estás con una persona que te cuida porque tienes confianza con él. Y después fui asesor por casi 13 años, y después su ministro de Estado y después su amigo hasta que se murió.

Sobre Evelyn Matthei, su posible competidora, de despejar sus temas legales y dentro de su partido, dice: “Es muy habilosa, muy corajuda, con una trayectoria política, que se metió a última hora. Si es con ella, perfecto”.

Labbé dice que está ideológicamente tildado, pero que la actitud de la gente de otros sectores con él es distinta. Sobre todo cara a cara. Y por momentos, con los garabatos y con el lenguaje coloquial, parece que nunca hubiese pasado por una escuela militar.

¿Se ha desmilitarizado con el paso de los años?

Nunca. Mi esencia es militar. Cuando me dicen que soy distinto, eso es una ofensa para mí.

Porque no estoy en un regimiento. Pero si estuviéramos ahí te andaría trayendo cuadradito, poh huevón.

Reciedumbre frente al terrorismo

 

Víctor_Pérez_Varela

Tomado de «El Mercurio» 15 noviembre 2015, Cartas al Director

Señor Director:

Aun cuando difiero de la posición política del Presidente socialista francés, François Hollande, no puedo dejar de destacar su actitud clara y resuelta, sin ambigüedades ni cálculos, frente a los atentados terroristas perpetrados la noche del viernes en París.

A los pocos minutos de ocurridos los hechos, ordenó al Ejército patrullar las calles de la capital francesa, cerró las fronteras, dio la cara y concurrió personalmente a visitar el lugar donde habían caído las víctimas y manifestó, de forma clara y varonil, que los actos terroristas «son un acto de guerra» contra Francia, manifestando también que ante este ataque contra su país «de forma cobarde, vergonzosa, violenta, Francia no tendrá compasión con los bárbaros» que cometieron los atentados.

Al respecto, adelantó que Francia «actuará con todos los medios, dentro del derecho y en todos los terrenos, exteriores e interiores, en concertación con nuestros aliados, que son también objeto de esta amenaza terrorista». Añadió el Mandatario francés que «las fuerzas de seguridad y el Ejército, a los que agradezco su actuación ayer, están movilizados al mayor nivel de sus posibilidades y se han tomado todas las medidas de protección de nuestros ciudadanos y de nuestro territorio».

Ojalá esta misma actitud fuera imitada en nuestro país por todos los sectores frente a la violencia y el terrorismo. Y al menos se acompañara a las víctimas.

Víctor Pérez Varela
Senador UDI

Terrorismo

Tomado de “La Tercera”  15 NOV 2015, Cartas al Director

Señor director:2117366

Frente a las declaraciones de la Presidenta de la República respecto al atentado en París; cabe preguntarse si para ella no es un “cobarde atentado” quemar vivos a un matrimonio en su casa, atacar a familias completas; que tienen que vivir con chalecos antibalas y protección policial, quemar todo el producto del trabajo de años de los habitantes de La Araucana. Sigue leyendo

¿Arde París?

Carlos Peña 2

Carlos Peña

Extractado de “El Mercurio”, domingo 15 de noviembre de 2015

Hay en la sociedad chilena personas inflamadas por la verdad, por convicciones finales (como la igualdad, el inicio de la vida u otra semejante , jóvenes inflamados por anhelos de justicia que, con toda ingenuidad, proclaman ser herederos del Che) para cuyo triunfo y consecución cualquier sacrificio, a poco andar, podría parecer poco.

Lo más enigmático del atentado en París -mejor sería decir: de esos crímenes- radica en el hecho que hayan acontecido… en París.

La cultura francesa es una de las realizaciones más perfectas del ideal racional y republicano: allí se proclamaron al mundo los derechos del hombre y del ciudadano, Descartes escribió el discurso del método, Voltaire proclamó la tolerancia y Sartre, Aron, Malraux y Camus ejemplificaron qué significa pensar, y por sus calles han caminado todos los que alguna vez han querido dedicarse a la tarea intelectual, ese oficio que renuncia a las armas y prefiere la palabra.

Estado Islámico 1

El verdadero motivo de tanta saña y encono de quienes con fanatismo  creen haber abrazado la verdad final de los asuntos humanos, a quienes les brillan en los ojos la fe, a esas personas que han logrado espantar todas las dudas, se encuentra en que  la tranquila ascética de la razón y la generosidad de la tolerancia, les resulta tremendamente  irritante e hiriente.

Todos quienes piensan que basta poseer la verdad final para que ningún esfuerzo por imponerla -por cruel, absurdo, tosco o repugnante que parezca- sea demasiado, no han logrado comprender, o porque lo comprenden actúan así, la verdadera índole de la sociedad democrática y liberal. Este tipo de sociedades existe como una forma de evitar la guerra entre convicciones finales opuestas.

Hay en la sociedad chilena personas inflamadas por la verdad, por convicciones finales (como la igualdad, el inicio de la vida u otra semejante) para cuyo triunfo y consecución cualquier sacrificio, a poco andar, podría parecer poco. Jóvenes inflamados por anhelos de justicia que, con toda ingenuidad, proclaman ser herederos del Che; estudiantes que piensan que abrazaron de una sola vez el secreto de la justicia y que solo resta imponerla. No hay ni una pizca de violencia en ninguno de ellos, por supuesto, y es seguro que no lo habrá; pero a todos les brilla en los ojos ese convencimiento por la verdad, ese entusiasmo por un único bien que, siquiera en la imaginación, acaba justificando cualquier exceso.
París, por supuesto, a pesar de los crímenes que ha padecido, no arderá. Y las matanzas que padeció este viernes ayudarán al resto del mundo, incluso a Chile, a recordar, y a renovar, las virtudes de la razón y de la duda que enseñaron Descartes, Montaigne y Voltaire.

París: la guerra ya no es lo que era

Moisés Naim

Moisés Naím

Escritor y columnista venezolanos. Su más reciente libro, El fin del poder (2013), le ha valido su designación en 2014 como uno de los 100 líderes del pensamiento global por el Gottlieb Duttweiler Institut de Suiza.La revista británica Prospect lo incluyó en 2013 en la lista de los intelectuales más destacados del mundo

El Estado Islámico le ha declarado la guerra a países, a religiones, a sectas.

A pesar de sus esfuerzos por parecer un Estado y cumplir con algunas de las funciones que usualmente desempeñan los gobiernos, el ISIS es más que nada una organización islamista no gubernamental, militarizada y terrorista. Y apátrida.

Los actos de guerra solían ser monopolio de los Estados. Ya no. Los terroristas solían ser “bandas” o “grupos”. Ya no. Y el agredido en Francia no es un Estado nación y sus ciudadanos, sino un conjunto de valores y principios.

estadoislamico

Este nuevo siglo no solo nos trajo nuevas formas de guerra, sino que también transformó el armamento. Los explosivos caseros, los drones, los ciberataques y los terroristas suicidas son las armas más comunes y letales en los conflictos de estos tiempos.

La mayor parte de los líderes de Al Qaeda, los talibanes y el ISIS han sido dados de baja por aviones teledirigidos y armados con misiles. Otra, la ciberguerra. Casi todas las fuerzas armadas del mundo tienen efectivos dedicados a defender su nación de ataques cibernéticos y espiar y atacar a otros países.

Los democratas tenemos que cambiar radicalmente la manera en la que pensamos sobra la guerra, los combatientes, las armas, la inteligencia y el espionaje.

¿Porqué la extrema izquierda gana en las universidades?

 Alfredo Jocelyn – HoltAlfredo Jocelyn – Holt

Columnista, comentarista historiador y escritor que centra sus estudios en el rol de las élites en Chile.

No debiera sorprender a nadie que la izquierda esté ganando las federaciones universitarias. Si llega a extrañar es porque uno es ingenuo, derrotista, o no ha tomado conciencia aún del trabajo de la ultra izquierda desde hace años, desde antes del 2011.

¿Por qué ganan? (1) Porque se hacen de suficientes votos para tomarse las federaciones; no todos los estudiantes votan y los quórums se pueden ajustar acordemente. Esto es, por la misma razón que la Nueva Mayoría gana a nivel nacional (con menos del 25% del padrón total) y la derecha y centro lo permiten. (2) Porque los sectores moderados no se dan cuenta que son minoría relativa, al igual que la izquierda, y eso que existe una mayoría silenciosa que si la trabajaran podría bloquearles el paso. La DC en tanto centro nunca ha sido confiable: va para acá, va para allá, vaya uno a adivinar por donde sopla el viento (últimamente a la siniestra). Lo que es la derecha pareciera que aún cree en su pretensión de mayoría de cuando todavía estábamos en dictadura. Lo cual no es ninguna gracia, en aquel entonces nunca perdían las “elecciones” salvo alguna vez a nivel universitario y del 88 no aprendieron la lección. Padecen de un falso sentido de la realidad, en especial los gremialistas UC, espejismo de un “Sí” que aún no superan. (3) También porque las izquierdas universitarias no hacen otra cosa que dedicarse a esto todo el día, a toda hora, un trabajo de patio, de batucadas, redes sociales y asambleísmo permanente. Y, por último, (4) porque las universidades como lugar de estudio, reflexión y tolerancia para con el otro, ¿a quién importa en este país? A las universidades públicas se las abandona, un poco como a Cuba, a modo de horror ejemplar: “a usted le gusta el socialismo, vea cómo están esas universidades de degeneradas, mande a sus hijos a la cota mil”.

eleccionesfech

La creciente radicalización tiene a las autoridades aterradas y extorsionadas. Hay siempre otro sector más a la izquierda; de ahí que, en la UCh se contenten con la Izquierda Autónoma o en la UC con el NAU o Revolución Democrática  cuando, en verdad, ahí comienza el problema. Uno les concede a esos sectores, pensando que son el mal menor y los más ultras se van a la cochiguagua. A su vez, creer que los comunistas pueden parar a los más furiosos se ha demostrado errado. Los comunistas podrán abominar de los movimientos sociales (este espacio es demasiado breve para ilustrar el punto), pero esa gente pecha primero que nada a favor de su propia sobrevivencia, lo nacional les importa un bledo.

Y, finalmente, está el fenómeno generacional -son intolerantes-, cuestión no sólo de Chile. La semana pasada, el diario El País traía un excelente artículo que describe el fenómeno (“El estudiante eunuco” de John Carlin), donde queda claro el fanatismo político cum moralmente correcto, el sectarismo, las funas contra quienes piensan distinto. Esto está pasando en las muy progresistas Harvard, Yale u Oxford. El “fascismo light” está al orden del día, agita, crece creando, son hábiles.

Jorge Bofill, abogado de Cheyre en caso Caravana: “Se está tratando de juzgar al comandante en jefe del Nunca Más

Extractado de The Clinic 15 de Noviembre de 2015juan_emilio_cheyre_0

Un informe de la Policía de Investigaciones, fechado en mayo de 2015, recogió siete testimonios en el marco de la investigación del caso Caravana de la Muerte, episodio La Serena. Las declaraciones de ese documento apuntan a la responsabilidad directa del ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, en torturas en el entonces Regimiento Arica.

El texto incluye la conclusión del oficial a cargo de las diligencias y establece que existe “bastante veracidad” en lo planteado por las víctimas.

El abogado penalista, Jorge Bofill, decidió asumir la defensa de Cheyre. En entrevista con este medio, afirma que está convencido que muchos de los testimonios que están en la causa que tramita la ministra en visita Patricia González son falsos y advierte que los temas de Derechos Humanos deben tratarse con el máximo de respeto.

Lo que dicen los testigos no se condice con las conclusiones a las que llega la PDI en la parte final, es decir, no hay ninguna conexión entre los testimonios de las personas que son entrevistadas en el informe y las conclusiones que saca la policía.

El identificar al entonces teniente Juan Emilio Cheyre, como alguien con mando o decisión respecto de los detenidos realizaba labores gubernamentales junto con el coronel (Ariosto) Lapostol antes del 11 de septiembre de 1973, sien que como todos sabemos en este país, ni el coronel Lapostol ni el teniente Cheyre cumplieron una labor gubernamental antes del golpe militar del día 11 de septiembre de 1973.

Juan Emilio Cheyre tenía 25 años, era un simple teniente en el regimiento, por lo tanto, no tenía ningún mando y por lo mismo la conclusión a la que llega el policía es completamente voluntarista.

El teniente Cheyre, tuvo que participar en algunos consejos de guerra en la época cumpliendo órdens, algunos de los testigos que lo identifican en ellos intentan magnificar la participación del teniente Cheyre, él nunca presidió un consejo de guerra.

 

Cuando estamos hablando de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar, hay que hacerlo con la mayor sensibilidad y respeto posible y yo trato de hacerlo de esa manera.

Dicho eso, yo también tengo que preocuparme por los derechos procesales del inculpado Juan Emilio Cheyre en este proceso, por ello, tengo que analizar los testimonios en su mérito en lo que se refiere a la supuesta participación de Cheyre.

Cheyre en la época no sólo era un joven teniente, sino que además no tenía mando ni tropa. A partir del 11 de septiembre de 1973 cumplía funciones administrativas en la Intendencia. Que alguien lo haya podido ver en el Regimiento, es cierto. Que lo hayan visto ejerciendo labores o mando sobre los detenidos, no es cierto. Que lo hayan visto golpeando o interrogando gente, no es cierto. Que lo hayan supuestamente visto formando parte de la sección de inteligencia, tampoco es verdad”.

La ministra en visita, la Corte de Apelaciones de Santiago, los policías que durante años formaron parte del equipo investigador de los abusos en materia de derechos humanos, todos ellos concluyen que el entonces teniente Cheyre no tuvo participación en ninguno de los hechos constitutivos de violación a los derechos humanos.

No hay dos testigos que dicen lo mismo respecto de la actuación de Juan Emilio Cheyre, y son puras declaraciones -por así decirlo- salpicadas que lo sitúan haciendo cosas distintas.

La forma de hablar y de expresarse que dicen los testigos, no concuerda con lo que se conoce de Cheyre,él es un caballero, jamás dice un garabato.

Los testigos van variando sus declaraciones, van desmintiendo sus versiones anteriores de una manera importante se contradicen.

La única conclusión posible es que todos estos testimonios, son inventados al menos en lo que respecta a Juan Emilio Cheyre.

Cuarenta o cuarenta y tantos años después aparecen versiones de lo que habría ocurrido y uno se pregunta qué pasó que las comisiones Rettig y Valech no lograron identificarlos si estas personas relatan hechos horribles como víctimas de los mismos.

La verdad es que el único denominador común que yo encuentro en este proceso es que todos estos testigos, o así llamados testigos, son personas que fueron identificadas no por los informes Rettig o Valech sino que por el abogado querellante Cristián, algunos testigos han prestado declaraciones extrajudiciales que han sido acompañadas por el propio abogado Cruz y que después han sido desmentidas cuando ellos declaran en el tribunal, el abogado Cruz es el denominador común de todos estos testimonios.

Tanto la ministra como la Corte de Apelaciones de Santiago, han negado el auto de procesamiento ratificando una vez más que el teniente Cheyre de la época no tuvo ninguna intervención en los hechos que lo vinculan en la Caravana de la Muerte de La Serena.

No me consta es si cada uno de estos testigos que dicen haber pasado por EL Regimiento de La Serena, efectivamente pasaron por ahí, sobre todo aquellos que declaran por primera vez y que no fueron identificados en estos tan detallados informes de la Comisión Valech y en el informe Rettig. Ahora, lo que yo sí sostengo, es que don Juan Emilio Cheyre no tuvo ninguna participación en estos hechos porque sus labores eran labores distintas.

Hay un informe del entonces ministro de Defensa, Jorge Burgos, que fue solicitado por la propia ministra en visita, respecto de si alguna vez Juan Emilio Cheyre participó o no participó, formó parte o tuvo alguna intervención en labores de inteligencia, tanto en el regimiento de La Serena como en su carrera militar. Y la respuesta, luego de la revisión de la ficha personal del señor Cheyre, fue ninguna. Él nunca tuvo formación de inteligencia y nunca formó parte de ninguna sección de inteligencia.

Lo que yo veo en este proceso, en lo que se refiere a Juan Emilio Cheyre, es un intento por perseguir más que a la persona, a su figura. Todos sabemos en Chile que Juan Emilio Cheyre fue el Comandante en Jefe que pronunció el Nunca Más en una ceremonia que todo el mundo consideró muy importante desde el punto de vista del Estado de Derecho en Chile y de la vigencia de los valores republicanos y él fue el que le devolvió el Ejército de Chile al Estado democrático. Esa es una figura que probablemente personas que están en los extremos de la política, tienen ganas de dañar. Más que la persona, lo que se está tratando de juzgar es al Comandante en Jefe del Ejército del Nunca Más.

Fábricas de terroristas

EI

Resumen de un comentario Fernando Reinares (*) Publicado el 27/10/2015 en ElPaís.com, que ayuda a explicar el terrorismo fundamentalista islámico

En 2010, el año antes de iniciarse la guerra civil en Siria, había en el mundo unos 1.600 millones de musulmanes. Apenas el 1,25% de ellos en Europa Occidental. Sin embargo, los procedentes de Europa Occidental constituyen al menos el 20% de los entre 25.000 y 30.000 que han viajado a aquel país para unirse al Estado Islámico, el Frente Al Nusra u otras organizaciones yihadistas.

Esta movilización yihadista sin precedentes y de alcance global tiene pues una de sus bases fundamentales en Europa Occidental, aun cuando los combatientes terroristas extranjeros sean por lo común varones jóvenes —si bien la minoría de mujeres implicadas es estadísticamente significativa— y la cohorte de jóvenes en la población musulmana de la región sea más reducida que en cualquier otra del planeta.

Pero no es un fenómeno que incida de manera uniforme. Los países más afectados son aquellos donde los musulmanes son predominantemente segundas generaciones, descendientes de inmigrantes llegados décadas atrás desde África, Oriente Próximo y Asia. Entre esos hay naciones grandes como Alemania, Francia o Reino Unido, pero también pequeñas como Bélgica, Dinamarca, Países Bajos o Suecia.

Los Gobiernos de Europa Occidental tienen un serio problema con el acomodo de los musulmanes de segunda generación en el seno de nuestras sociedades plurales y pluralistas. Ni el multiculturalismo británico ni el asimilacionsimo francés pueden ser evaluados positivamente.

Por otra parte, los combatientes terroristas extranjeros procedentes de Europa Occidental denotan una notable diversidad en su caracterización social, en la en la movilización yihadista en los países más opulentos de Europa Occidental es una generalizada crisis de identidad entre los musulmanes jóvenes.

Este argumento no se aplica en los mismos términos al reducido pero relevante porcentaje de conversos observable entre los combatientes terroristas extranjeros en Siria e Irak que proceden de Europa Occidental.

Los descendientes de inmigrantes musulmanes en Europa Occidental, a menudo atrapados entre dos culturas, son especialmente propensos a tensiones de identidad relacionadas con su situación de diáspora. Muchos de ellos no muestran afecto hacia la nación en que han nacido o donde han crecido, pero tampoco apego hacia la nación de la que son originarios sus padres.

Miles de esos jóvenes musulmanes de segunda generación en Europa Occidental terminan por mostrarse receptivos a la idea de que la única nación a la que en realidad pertenecen es la “nación del Islam”, tal y como la promueven el Estado Islámico y su pretendido Califato al igual que, en menor medida, al-Qaeda. Así se conectan identidad y terrorismo.

Pese a que existen programas nacionales de prevención de la radicalización y una estrategia de la Unión Europea, los países de Europa Occidental están siendo incapaces de persuadir a miles de jóvenes musulmanes de segunda generación de que su identidad religiosa es compatible con su identidad —o multiplicidad de identidades— como ciudadanos de sociedades abiertas. Mientras tanto, la movilización yihadista en Europa Occidental continúa. Por una parte, contribuyendo a la insurgencia yihadista en Siria e Irak. Por otra, elevando la amenaza del terrorismo endógeno.

El grupo Estado Islámico reivindica los ataques terroristas de París

atentado terrorista“Ocho hermanos ataviados con cinturones explosivos y ametralladoras atacaron objetivos seleccionados con precisión en el corazón de la capital francesa”, señala el comunicado, publicado en foros yihadistas y redes sociales.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó hoy en un comunicado de texto y audio difundido en internet la autoría de los ataques terroristas que anoche causaron en París al menos 127 muertos y 180 heridos.
“Ocho hermanos ataviados con cinturones explosivos y ametralladoras atacaron objetivos seleccionados con precisión en el corazón de la capital francesa”, señala el comunicado, publicado en foros yihadistas y redes sociales.
Además, el grupo terrorista lanzó una amenaza: “Que sepa Francia y los que van en su camino que van a estar a la cabeza de los objetivos del (grupo) Estado Islámico y que el olor a muerte no va a abandonar sus narices mientras que lideren la campaña cruzada” contra los yihadistas en Siria e Irak.
El comunicado justificó su amenaza porque, según los yihadistas, los franceses “se atrevieron a insultar al profeta (Mahoma) y se jactaron de luchar contra el islam en Francia y de atacar a los musulmanes en la tierra del califato con sus aviones, que no les sirvieron para nada en las calles de París”.
“Esta batalla es la primera y es una advertencia para los que quieran aprender de ella”, añade el mensaje.
Entre los objetivos atacados, el grupo terrorista destacó el Estadio de Francia, durante un partido entre “los cruzados” Francia y Alemania y al que asistía el presidente francés, François Hollande.
También resaltó la sala de fiestas Bataclan, “donde se concentraron cientos de apóstatas en un concierto amoral y de desenfreno”, además de otros objetivos que fueron atacados de forma simultánea en los distritos X, XI y XVIII de la capital francesa.
“Tembló París (…) se estrecharon sus calles y el saldo de víctimas de los ataques fue de al menos 200 cruzados muertos y más heridos, gracias a Dios”, continua el comunicado.
Además, la organización terrorista precisó que los atacantes activaron sus cinturones explosivos en medio de los infieles “después de que se quedaran sin munición”.
“Esperamos que Alá los acepte entre los mártires y que nos lleve con ellos a nosotros también”, agrega su comunicado.
Asimismo, el EI calificó a Francia de “capital del desenfreno y del vicio y portadora de la bandera de la cruz (en referencia al cristianismo) en Europa”.
Al menos 127 personas fallecieron y 180 resultaron heridas, 80 de ellas de carácter grave, en varios ataques anoche en París, con tres explosiones en las proximidades del Estadio de Francia, donde se disputaba el partido amistoso Francia-Alemania; la toma de rehenes en una sala de fiestas y tiroteos en varios restaurantes.

Mauricio Rojas: Carta abierta a Marco Enríquez-Ominami sobre las desventuras del idealismo

Mauricio RojasLa reciente publicación del libro «Diálogo de conversos», escrito por el Sr. Rojas que perteneció al MIR en su juventud, junto al escritor Roberto Ampuero, ex PC. Parece un momento oportuno para recordar pasajes de una extensa carta que escribió al Marco Marco Enríquez-Ominami y que fuera publicada por diversos medios el 17.10.2014. Ella, por su extensión ha sido resumida en sus aspectos principales. Rojas quien perteneció al MIR, que fue diputado en Suecia y que hoy es miembre de la Fundación para el Progreso, conocio a Migu el Enríque, su fundador, y padre de Marco Marco Enríquez-Ominami, diciendole «Espero que estas líneas te ayuden a comprender mejor a tu padre y a quienes nos dejamos llevar por la tentación de la bondad extrema. No es una excusa por lo que hicimos, pero sí un intento de explicarlo que, a mi juicio, le debemos a Chile»,escribe quien fue parte del MIR y luego se a lejó del marxismo para siempre.

 

Estimado Marco:
He visto la reciente entrevista en CNN donde dijiste que habrías sido mirista y calificaste al MIR como “un movimiento intelectualmente preclaro, brillante”. No es la primera vez que te expresas de esa manera. Así, por ejemplo, en una entrevista de julio de 2013 decías: “Yo habría sido mirista cien veces, porque creo que era una forma de entender la política muy fascinante, de mucha lucidez”. No se trata, por lo tanto, de un desliz ni de una pose, sino de algo sobre lo que has reflexionado largamente cosa nada extraña siendo tu padre la figura sin duda más prominente de lo que fue el MIR.
Es por ello que te escribo, pero no solo por ser quien eres sino por todos aquellos jóvenes que te escuchan pronunciarte de esa forma acerca de un movimiento que fue uno de los grandes responsables de la entronización de la violencia política en Chile y la destrucción de aquella democracia que personas como tu padre tanto despreciaron y tanto hicieron por hundir. Me cuesta entender que se pueda considerar como intelectualmente preclara una propuesta política que propugnaba la así llamada dictadura del proletariado y la insurrección armada contra la democracia, como lo hizo el MIR desde su fundación a mediados de los años 60. O usar calificativos como brillante, lúcido y fascinante para referirse a un movimiento que se inspiraba en regímenes dictatoriales como el de Cuba, China, Vietnam o Corea del Norte y que tenía por ícono a Lenin.

01.04.10 Entrevista del Diario La Tercera a Marco Enriquez Ominami ex-candidato presidencial. Foto:Nadia Perez/ La Tercera/

Entiendo tu dilema personal. Es también el mío, pero en cierta medida aún más cercano ya que yo fui mirista e incluso llegué a conocer a tu padre, que estuvo un par de veces en nuestra casa de la calle Catedral. Conversaba con mi abuelo  en ese Santiago de comienzos de los años sesenta, que pronto vería llenarse sus calles de jóvenes como tu padre y como yo, deseosos de revolución. Mi abuelo insistía en la soberbia y yo lo miraba como una reliquia del pasado. No alcanzó a ver como su Chile tan querido se hundía en una lucha fratricida que terminaría desquiciando a su pueblo y destruyendo su antigua democracia. Yo sí lo vi y, además, puse mi granito de arena en esa triste obra de destrucción. Ni cambiamos el mundo ni liberamos a nadie. Terminamos como mártires o como víctimas. Pero también podríamos haber terminado como verdugos, como lo han hecho todos aquellos que han llegado al poder inspirados por la idea de la transformación total del mundo y la creación del hombre nuevo.

miguel-enriquez

A esta triste certidumbre llegué hace ya mucho tiempo, cuando luchaba contra mí mismo a comienzos de los años 80 en aquella hermosa y apacible ciudad del sur de Suecia llamada Lund. Es precisamente ese sueño deslumbrante el que un día nos lleva, como dijo Karl Popper en La sociedad abierta y sus enemigos, a “purificar, purgar, expulsar, deportar y matar”. Es la soberbia en acción, la hybris del bien o la bondad extrema que nos lleva a su contrario. De ello me hablaba mi abuelo al final de su largo peregrinar, pero su nieto tuvo que recorrer un largo camino para entenderlo.
El  comunismo– está dada por su capacidad de atraer a aquellos sin los cuáles esos movimientos no llegarían muy lejos, a saber, a los altruistas e idealistas o, para decirlo de otra manera, a aquellos que se van a entregar a la causa de la revolución con la devoción de un santo, enque se trata de seres –como tu padre y mi madre– que se hacen revolucionarios para hacer el bien pero terminan –si tienen la oportunidad– haciendo un mal espantoso.

El marxismo, usando un lenguaje seudocientífico, mediante el cual el plan redentor de la Divina Providencia se convierte en las “leyes de la historia”, impulsadas por el desarrollo incontenible de las fuerzas productivas y finalmente descubiertas por Marx y el “socialismo científico”. Así, la victoria del comunismo no es concebida como un acto antojadizo de voluntad –si bien requiere de ella en la forma de esa violencia revolucionaria que Marx y Engels llamaron “la partera de la historia”– sino como la conclusión necesaria e inevitable de la historia de la humanidad.
Este fue el marxismo que me “robó el alma” cuando yo era muy joven, esa fue nuestra fe, una religión atea deslumbrante que nos invitaba a jugar a ser dioses. Por ella nos convertimos en revolucionarios profesionales, en “bolches”, como decíamos en esos tiempos con tanto orgullo.

Pero es justamente allí, en esa entrega total y sublime, donde se enturbian definitivamente las aguas cristalinas de la utopía y Maquiavelo aparece, donde la bondad extrema del fin puede convertirse en la maldad extrema de los medios, donde la supuesta salvación de la humanidad puede hacerse al precio de sacrificar la vida de incontables seres humanos, donde se puede “amar” al género humano y despreciar a los hombres de carne y hueso. Che Guevara lo expresó con claridad en su célebre Mensaje a la Tricontinental: “qué importan los peligros o el sacrificio de un hombre o de un pueblo, cuando está en juego el destino de la humanidad”. Y por ello mismo nos instaba a transformarnos en una “fría máquina de matar” a fin de poder materializar el sueño revolucionario del hombre nuevo.

. Ya en 1901, Lenin en el cuarto número de su periódico clandestino (Iskra), escribió: “En principio nunca hemos rechazado, ni podemos rechazar, el terror”, y después del golpe de Estado que lo llevó al poder en 1917 hizo justamente del terror su arma fundamental de opresión .
Esto fue lo que entendí un día, pero lo entendí no como un problema de otros o de una categoría especial de seres singularmente malos, sino como un problema mío y de los seres humanos en general. Vi todo ese potencial de hacer el mal que todos, de una manera u otra, llevamos dentro y vi como yo mismo podía transformarme en un ser absolutamente amoral y despiadado respecto del aquí y el ahora con el pretexto de un más allá y un mañana gloriosos.
Así pude reconocer en mí al criminal político perfecto del que tan certeramente nos habla Albert Camus en El hombre rebelde: aquel que mata sin el menor remordimiento y sin límites ya que cree hacerlo a nombre de la razón y el progreso.

Y me asusté de mi mismo y me fui a refugiar en el pedestre liberalismo que nos invita a la libertad pero no a la liberación, que defiende los derechos del individuo contra la coacción de los colectivos, que no nos ofrece el paraíso en la tierra sino una tierra un poco mejor, que no nos libera de nuestra responsabilidad moral sino que nos la impone, cada día y en cada elección que hacemos.
Espero que estas líneas te ayuden a comprender mejor a tu padre y a quienes nos dejamos llevar por la tentación de la bondad extrema. No es una excusa por lo que hicimos, pero sí un intento de explicarlo que, a mi juicio, le debemos a Chile. De otra manera seguiremos construyendo mitos nada inocentes y contando medias verdades.
Saludos cordiales,
Mauricio Rojas

JARDIN DE EPICURO

Carta al  diario El Mercurio de Santiago del 13 de Noviembre de 2015, remitida por General de División (R) Gilberto Sepúlveda del Pino

Señor Director:

He leído con bastante interés libros del escritor Roberto Ampuero, ex PC, en los que relata su experiencia personal de lo acontecido en Chile y en otras regiones del mundo en la segunda mitad del siglo XX. Es valiente al reconocer sus sueños y errores de juventud y las consecuencias que ellos acarrearon en la generación de la grave crisis que vivió el país en la década del 70.

Roberto Ampuero
En «Diálogo de conversos», junto con el profesor universitario y escritor Mauricio Rojas, ex MIR, «recuerdan su pasado y los errores de los radicalismos, e invitan a extraer lecciones de esa historia para recuperar el profundo sentido de la amistad cívica en que se basa la democracia, así como la credibilidad en la política». No puedo estar más de acuerdo con las reflexiones de ambos. Pero es bueno recordar que a esa misma generación de chilenos pertenecieron aquellos jóvenes y también idealistas que abrazaron la carrera de las armas como una forma de servir a Chile y que, sin proponérselo, se vieron envueltos en una intervención militar institucional, que se inició el 11 de septiembre de 1973.

Mauricio RojasLos «errores del radicalismo», entre otras trágicas consecuencias, llevaron a la pérdida de la vida de muchos jóvenes arrastrados por un idealismo revolucionario, como el que compartieron los autores.

¿Deben ser por ello responsables Ampuero y Rojas? Creo que no. Pero es legítimo pensar que en ese diálogo se omitió reflexionar sobre la responsabilidad de aquellos otros jóvenes -oficiales y suboficiales- que pertenecieron a instituciones fundamentales del Estado, jerarquizadas y disciplinadas, y que no tuvieron opciones de decidir cómo enfrentar los acontecimientos que llevaron a la sociedad y al Estado chilenos a recurrir a la violencia para zanjar sus profundas diferencias. Esa misma generación fue la que estuvo en la frontera, fusil al brazo, cuando el país debió afrontar dos crisis vecinales.

espadines06

Muchos de ellos no tuvieron ni tendrán la oportunidad para conversar debajo de un parrón en Olmué para reflexionar, como los escritores lo hacen, sobre los errores del pasado y sus consecuencias, ni mucho menos exponer ante sus compatriotas sus arrepentimientos y desvelos.

¿Sabrán los autores que hay cientos de militares procesados y condenados por los acontecimientos que se promovieron con sus ideales revolucionarios? ¿Que en su mayoría tienen más de setenta años y sin ninguna esperanza de que se haga justicia, considerando el contexto de aquella época, en causas en que hoy jueces averiguan lo que ocurrió cuarenta o treinta años atrás?

Con todo, la invitación de los autores va en la dirección correcta, ya es hora de que todos podamos, como Ampuero y Rojas, conversar en el Jardín de Epicuro.

Gilberto Sepúlveda del Pino
General de División (R)

MATAR AL SEÑOR CURA

Labbé 2
Columna de opinión de Cristián Labbé Galilea:

Tomado de Agencia Informativa ORBE
Desde niño escuché a mis mayores reflexionar sobre lo necesario que es tener cuidado a la hora de evaluar las decisiones que corresponde adoptar ante casos complejos. La razón que esgrimían mis veteranos gurús era que cuando eso no se hace, frecuentemente “el remedio termina siendo más caro que la enfermedad”.

Recordé esas palabras mientras analizaba con unos parroquianos lo que pasaría a raíz de la tan comentada colusión en el mercado del papel “confort”.

El caso ha sido condenado ásperamente, sin excepción, por todos los sectores políticos, gremiales, económicos, sociales, etcétera. No solo se piden las penas del infierno para los involucrados sino que se entró en una psicosis colectiva de condena total e implacable al sistema económico imperante y por ende a todo el mundo empresarial, grandes pequeños y medianos.

Hoy, la imagen de los empresarios “se arrastra por los infiernos”, sin que nadie llame la atención sobre lo peligrosa que resulta la condena estamental y corporativa.

Muy propio de nuestra sociedad, aplicamos el popular “mal de los ratones”: uno se comió el queso, pero acusamos sin reservas “los ratones se comieron el queso”. Nadie se salva: los curas son pedófilos, los políticos son corruptos, los jueces prevarican, las farmacias se coluden, y los empresarios son unos sinvergüenzas.

El riesgo de estas generalizaciones es que además de impropias e injustas son tremendamente peligrosas, porque, además de incentivar el resentimiento social y el desánimo del hombre probo, dan espacio para que los sectores políticos extremos e inescrupulosos, en su ilimitada ambición de poder, busquen intervenir el sistema político económico aplicando medidas restrictivas que hagan crecer el Estado a límites que, ahuyentando al buen empresario, ahoguen los espacios para el emprendimiento privado, afectando el crecimiento del país y, en definitiva, el bienestar general nacional.

En la medida que prosperen los intereses de los que buscan controlar todo a través del Estado, el problema se agravara aún más. Finalmente será el Estado el gran monopolio de la actividad económica, sin necesidad de coludirse con nadie. Ese “vampiro anémico” que quiere absorber la actividad política, la económica, la educación, la salud, es decir todo, pronto nos desangrara a todos. Y la corrupción “echará barriga” y se asentará en sus filas con mayor comodidad todavía.

Nuestro modelo económico, más que restricciones, lo que necesita son más libertades. Solo en un ambiente de libertad puede florecer el espíritu emprendedor, la creatividad, el progreso y el bienestar. Si hubiera más empresas papeleras habría más competencia nacional e internacional y menos posibilidades de colusión.

Quienes, tratando de aplicar remedio a la colusión papelera, creen que restringiendo las libertades económicas se solucionará el problema, no visualizan que “los cuidados del sacristán pueden matar al señor cura”.

CRISTIAN LABBE GALILEA

¿A dónde va la derecha en Chile?

IMG_20140930_190025

Roberto Hernández Maturana , Coronel (R)

El buen funcionamiento de la democracia está dado por las alternativas u opciones, que le ofrecen al pueblo las organizaciones o personas que pretenden liderarlas.

Así, la historia nos dice que el electorado oscila desde el centro hacia la derecha o hacia la izquierda. Cuando este péndulo se aleja demasiado de su centro, hacia cualquiera de los dos extremos, el sistema termina colapsando.

Chile, desde que en el plebiscito de 1988, un 55,99 %  de los electores decidió poner fin al régimen militar, se ha inclinado por gobiernos de centro izquierda.Pinochet y Aylwin

En lo anterior hay dos extrañas excepciones:

-La primera fue el gobierno de Sebastián Piñera, a quien el electorado eligió esperando un cambio hacia la derecha, después de 22 años de gobiernos de centro izquierda, pero que terminó gobernando como uno más de los gobiernos anteriores, dejando además botado al electorado del mundo militar en retiro (que no es menor), con quien se había comprometido en diversos aspectos para ganar sus votos.

– La segunda excepción ha sido el segundo mandato de Michelle Bachelet, a quien el electorado eligió para continuar lo realizado en su primer periodo, con un gobierno moderado de centro izquierda, tendiente a un estado benefactor, pero que en esta ocasión, parece llevar sus reformas hacia un camino cada vez más extremo e incierto, lo que ha llevado al país a caer en casi todos sus índices para superar el subdesarrollo y ha provocado una impactante caída de la Presidenta y su gobierno en las encuestas.

¿Y qué pasa con la derecha y ese 44,01 % que votó por el «Sí» al gobierno militar en el antes mencionado plebiscito?

En su conjunto, los partidos tradicionales RN y UDI, parecen haber perdido la brújula, obnubilados Pdte RNen el juego de sus oponentes que aprovechando todos los medios comunicacionales, al ser gobierno, han contado una versión unilateral de la historia del gobierno militar, sus causas y orígenes. Se han sumado así a dicha historia  tratando de desmarcarse, últimamente con desesperación, del legado del gobierno militar, a fin de ganar votos que claramente no ganará,  por estar aquellos claramente identificados con el sector rival.

Así, han renegado de sus principios, renegando de su pasado, en un creciente procehernan-larrainso de atomización, con la brújula totalmente extraviada.

De esta forma, claramente no han sido capaces de aglutinar una oposición coherente, sino que día a día, pierden ese 44, 01% que alguna vez se identificó con ella, por haber sido parte del gobierno militar. Incapaces de recoger el legado fundacional de ese gobierno, perfeccionarlo y modernizarlo, han renegado de su historia y continúan desmarcándose de ese Chile que ayudaron a levantar, perdiendo así la confianza de su electorado, especialmente en sus líderes erráticos y temerosos de quedar fuera del juego para siempre.

De esta forma, quienes alguna vez les apoyaron, hoy desesperanzados buscan nuevos caminos para enfrentar el futuro.

Recientemente, el 28 y 29 de Octubre en Valparaíso, los integrantes de las FF.AA., Carabineros y Policía de Investigaciones en retiro, pensionados y montepiadas de esas instituciones, han constituido lo que pretende ser la multigremial mas grande del país. Cansados de esperar que no se respete sus derechos en cuanto a justicia pensiones y salud en las que se ha mitificado beneficios que no son tales y de ser postergados discriminatoriamente en relación a otros sectores del país, han decidido tener, por primera vez, una sola voz que se hará sentir desde lo gremial en el ámbito polito, exigiendo el respeto a sus derechos negados o postergados. Ellos y sus familias son varios cientos de miles, que junto a ese  44,01% que dirán ¡basta! Y exigirán líderes que cumplan sus compromisos y defiendan el legado bajo el cual nacieron y del cual reniegan hoy vergonzosamente, salvo contadas excepciones.

Los partidos políticos, sin excepción, pero especialmente los de derecha y sus lideres, deben saber que esta multigremial, ha tomado clara nota de su abandono y se los hará sentir en los próximos procesos electorales…, aún es tiempo de rectificar

Oposición critica ausencia de Burgos en comisión de Seguridad realizada en La Araucanía

burgos4_22525

La Tercera, R Álvarez 9 de Noviembre de 2015

Los diputados criticaron «la nula importancia» que el gobierno le da a la violencia en
la región. El titular del Interior rechazó las críticas y las calificó de «uso político».

Durante toda esta jornada la comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados sesionará en Temuco, para abordar la violencia en la región de La Araucanía.

Durante la instancia, los diputados de la oposición criticaron la ausencia del ministro del Interior, Jorge Burgos y del subsecretario Mahmud Aleuy en el encuentro, y acusaron al gobierno de darle «nula importancia» a la situación de violencia en la zona.

Los parlamentarios de la región, señalaron que dicha Comisión estaba orientada a no sólo escuchar las autoridades y víctimas de la violencia, sino también al ministro Jorge Burgos para que expusiera de las acciones del gobierno en La Araucanía.

«Es inconcebible que las máximas autoridades del gobierno no hayan hecho eco a lo que está ocurriendo diariamente en la región (…) junto a la Fiscalía, Carabineros y agrupaciones, esperamos asumir el rol que no ha tenido el gobierno y sus autoridades», dijo el diputado Diego Paulsen (RN).

Por su parte, Marcela Sabat sostuvo que «esta ausencia refleja la nula importancia que le da el gobierno al grave problema de violencia que sufre la región. Esto sumado a que la Presidenta viene sólo de vacaciones y estuvo en Valdivia ayer a sólo un par de horas de Temuco».Araucanía 2

En este contexto, la parlamentaria además criticó la participación del Intendente Regional, Andrés Joaunnet. «El intendente no fue capaz de responder ninguna pregunta que tuviera relación con medidas concretas en la Araucanía y durante toda la discusión señaló que acá no existía un conflicto».

Los diputados señalaron que al término de la sesión especial solicitarán que el titular del Interior reciba a representantes de las víctimas de la violencia en la Moneda.

RESPUESTA DE BURGOS

Desde La Moneda, Jorge Burgos salió al paso de las críticas explicando que «hoy día tenia un día de diversas reuniones. La verdad es que he ido varias veces a La Araucanía, voy a ir todas las veces que sea necesario, he recibido a toda las personas de La Araucanía, tanto parlamentarios como asociaciones que me han pedido audiencia y tengo la mejor voluntad para hacerlo».

«Me parece injusto considerar que porque no he podido asistir es una negación a escuchar. Eso es un uso político de una ausencia justificada por trabajo. En consecuencia, colaboremos entre todos a que el clima de La Araucanía mejore»,añadió el secretario de Estado.

La hermosa derrota chilena

Benjamin Galimeri

Extractado de The Clinic 11 Noviembre, 2015 

 El dramaturgo Benjamín Galemiri reflexiona sobre nuestros traumas privados y crisis públicas, relacionando su propia adolescencia de “huacho Riquelme” en Traiguén con las actuales encrucijadas de Bachelet (“una Hamlet chilena”) y criticando duramente a un teatro chileno que le teme a la verdad de la mentira y a la belleza de la derrota.

Nosotros los dramaturgos trabajamos con la mentira. Una mentira que trata de llegar a la verdad. Como está sucediendo en Chile, donde cada día surge una nueva gran mentira y todos se apresuran a transformarla en una falsa verdad. Las grandes obras teatrales, como las del premio Nobel judío/inglés Harold Pinter, que ha influido a todos los teatristas del mundo, crean personajes elusivos, encapsulados en sus mentiras, y que luego actúan: palabras que arrastran acciones. Siempre les digo a mis alumnos: primero está Hamlet y su portentoso monólogo, y después vienen las peleas de espadas envenenadas. Primero escuchamos a un hombre de poder entregar por la TV su monólogo miserable, y después viene la acción, donde se finge reorganizar las piezas. Primero escuchamos a nuestra presidenta en cadena nacional, y después vienen las protestas.

Como en una tragedia griega, nuestra mandataria lucha para no ser controlada por su superego (que es la instancia moral, enjuiciadora y dominante del ego, del precario “yo”). No olvidemos que ella nos conquistó porque funciona con su “yo”, y es así como deseamos que nos trate. No con su superego, que ahora surge y a veces la domina porque hacia allá la empujan sus antagonistas, que están en todas partes de este tragicómico drama. Ella, entonces, intenta refugiarse en lo más profundo de su ego, que son su infancia y juventud donde guarda un dolor horrible: su complejo de Electra, el asesinato de su padre.

Esto me lleva a mi pasado, cuando luchaba contra la desesperación de la muerte de mi padre en un accidente de auto en Traiguén, el pueblo donde viví toda mi infancia. Está la teoría de que lo asesinaron porque como abogado en un principio defendía a los terratenientes, pero después dio un giro en 180 grados y defendió a los mapuches. Y así como Bachelet, yo luchaba contra mi superego para sublimar la muerte de mi padre amado/odiado, que a veces me golpeaba con su correa hasta hacerme sangrar y otras veces me compraba esos maravillosos cursos de Hollywood por correspondencia, que yo leía en medio de la calle principal, donde estaban los mapuches y los terratenientes casi en pie de guerra como en un western del todopoderoso Sergio Leone.

Creo que mi frenético humor me salvó en parte. En mis años mozos, yo le decía a mi madre que iba a una fiesta para no apenarla al confesar un ser profundamente solitario, y lo que hacía era recorrer a pie Santiago, solo, huyendo del idiota y letal toque de queda, hasta que volvía a casa y mi madre me decía: “¿Conociste mujeres en la fiesta?”. “Sí, madre”, le mentía.

Lo que cuento está en todas mis obras, y en todas las actitudes de los hombres de poder, que esconden una juventud atormentada y piensan que si van subiendo por el escalón del éxito, sanarán su herido y sangriento superego, estado del alma que nunca está en calma. El ego, en cambio, serena las neurosis de la infancia, y cuando un hombre y una mujer se perdonan sus neurosis, surge el amor entre ellos. Cuando ya no pueden con la neurosis del otro, la pareja se separa.

De estas cosas les hablo a mis alumnos, y también les digo: la técnica es la emoción, que es lo que nos controla al escribir y al vivir. ¿Cuál es el objetivo consciente de la presidenta Bachelet? Llevar la justicia a todos. ¿Cuál es su objetivo inconsciente? Vengar y luego redimir, pero de una manera amorosa, la muerte de su padre. Cual una Hamlet chilena, debe combatir con sus propios tormentos y encrucijadas creados por los actores secundarios de esta agotadora obra que es la Nueva Mayoría, y soportar las insolencias cómicas de la Alianza.
Pero el teatro chileno me hartó definitivamente.

No toma en cuenta el objetivo consciente (qué quiere el protagonista) y el inconsciente (qué desea). Los teatristas chilenos, sobre todo los sobreactuados severamente seudo-políticos, van por la verdad única, no por la equívoca. Estos directores y actores odian la mentira, a la que consideran pequeño burguesa o reaccionaria. Hablan como si fueran guerrilleros, y crean una insignificante teoría panfletaria que derriba la emoción auténtica a la que nos debemos como escritores o teatristas, que es reflejar esta especie de hiperrealismo (exacerbación de la realidad) de la vida misma, donde el autor tiene derecho a usar las mismas dialécticas del poder: la trampa, lo elusivo, la fracasada ambición, la hermosa derrota chilena, la prestigiosa alienación, la torpe incomunicabilidad, la todopoderosa mentira. En una de mis obras se dice del protagonista: “Este es un hombre al que sus mentiras lo transformaron en un Santo“.

La risa y el humor inteligente de Harold Pinter, de David Mamet, del amado Jorge Díaz, también son enemigos de nuestro escuálido teatro neocriollo, salvo algunos iluminados. Tampoco se los avizora en la destemplada política nacional. ¿A qué le temen? A la hermosa derrota chilena, que es aceptar poner en crisis el arte, la vida, el amor, y sobre todo la política. Debemos huir de eso, que nos salva de la hermosa derrota chilena, a la que no tenemos que temer. La derrota tiene algo de hermoso. Ser abandonado por una mujer tiene más verdad que abandonarla.

Vicepresidente de Bolivia dice ver a chile “desesperado” y “aislado internacionalmente”

    g.lineraThe Clinic Online 10 Noviembre, 2015 

 El Vicepresidente boliviano, categorizó la demanda marítima boliviana como la causa mundial más importante y noble, destacando el apoyo internacional que ha tenido.

Debido al debate que se ha producido por el ejercicio militar por parte de Chile en la frontera con Perú y Bolivia, y producto del conflicto marítimo con éste último país, el vicepresidente boliviano, Álvaro García, aseguró que ve a Chile aislado internacionalmente y desesperado.

Como consigna el medio boliviano La Razón, el vicepresidente dijo que “Chile recurre a sus maniobras militares y va a recurrir a ello, pero es la desesperación de un gobierno aislado, desesperación de un gobierno internacionalmente aislado, y lo aísla más”.

A lo anterior agregó que “usted cree que exhibiendo tanques vamos a convencer a la Corte de La Haya?, no; a la Corte (se la convence) con argumentos jurídicos, con argumentos históricos”, haciendo referencia al ejercicio militar que Chile realiza en el Norte del país

Por otro lado al referirse al debate en torno a la demanda, García añadió que “se ha convertido en la causa mundial más importante y más noble, la dementa marítima. Hay que seguir manteniendo ese apoyo, ese acompañamiento”.

Recordemos que el ministro del Interior, Jorge Burgos explico que “los ejercicios conjuntos de nuestras Fuerzas Armadas o Huracán se realizan habitualmente desde hace muchos años, y es un ejercicio necesario para tener a nuestras FFAA en la lógica de lo conjunto (…) en un Estado de apresto o alistamiento de buen nivel”.

 

Consecuencias de una promesa inviable


013-hospital-en-construccion

 

Editorial diario La Tercera, 11 de noviembre del 2015

La meta de nuevos hospitales nunca estuvo a la altura ni del presupuesto disponible ni de la capacidad de gestión del Ministerio de Salud

El Gobierno anunció la creación de una mesa de trabajo interministerial para abordar el retraso en el ambicioso programa de construcción de nuevos hospitales. Mandatados por la Presidenta de la República, sus integrantes deberán encontrar ahora las vías más adecuadas para cumplir con un compromiso cuestionable desde su concepción y agravado por una situación fiscal deficitaria y una débil capacidad de gestión del aparato público.

Quizás el único elemento positivo dentro de esta compleja coyuntura sea la tímida reaparición de las concesiones a privados como alternativa para sacar adelante un plan que ofreció al electorado “la construcción de 20 nuevos hospitales, dejar en construcción otros 20 y avanzar tanto en los estudios técnicos de arquitectura e ingeniería como en la licitación de obras civiles de otros 20”, como señala el programa de gobierno de la actual administración.

Retornar al esquema de concesiones, además de dejar en evidencia el valioso tiempo perdido en un debate de carácter interno y eminentemente ideológico, supone una serie de desafíos, comenzando por alinear al oficialismo detrás de este objetivo y superar ciertos errores que han terminado por caricaturizar una discusión que siempre debió sustentarse en criterios técnicos y económicos. Las divisiones al respecto prevalecen dentro del propio Ministerio de Salud, como quedó confirmado con la renuncia de la Subsecretaria de Redes Asistenciales.

La concesión a privados no sólo representa una alternativa más eficiente en términos de costos y capacidad de gestión, sino que en nada debilita la tuición del sistema público de salud sobre los aspectos propiamente clínicos de la administración hospitalaria. En este contexto, y para un mayor aprovechamiento de las ventajas del sistema de concesiones, resulta fundamental dejar a las unidades especializadas del Ministerio de Obras Públicas como contraparte de los procesos técnicos, en lugar de incorporar nuevas responsabilidades en la cartera de Salud. Después de todo, el retraso en el programa de infraestructura del Ministerio de Salud no es atribuible en su totalidad a la merma en los recursos fiscales. Por el contrario, la gestión de este Ministerio, que incluso mereció una interpelación parlamentaria a su titular, está marcada por una escuálida tasa de cumplimiento de su propio presupuesto, así como reiteradas modificaciones en los plazos y metas de construcción de nuevos hospitales.

Sin embargo, más allá de los problemas que ostenta Salud, un análisis integral de la crisis por la que atraviesa esta política gubernamental obliga a revisar el diagnóstico y las promesas contenidas en el programa presidencial. Porque ni siquiera una nueva calendarización y priorización de objetivos permitirá cumplir con una oferta que fue anunciada y ratificada durante la campaña electoral, a pesar de las numerosas voces que llamaron la atención sobre su escasa viabilidad. Lo anterior lleva a recordar la necesidad de que los candidatos a cargos públicos eviten jugar con las esperanzas de los ciudadanos y opten por el realismo y la prudencia al momento de efectuar sus promesas de campaña.

En el caso de la construcción de hospitales una buena estrategia pública debió comenzar por sustentarse en el trabajo ya realizado en el gobierno anterior, evitando echar marcha atrás en decisiones como el plan de concesiones de seis unidades, como ocurrió en junio del año pasado.

Labbé exigirá primarias a la UDI para determinar el mejor candidato a la alcaldía de Providencia.

Labbé 3El ex alcalde manifestó que «no me van a bajar por secretaría», luego de que en el consejo general de la UDI, efectuado el último fin de semana, su presidente, Hernán Larraín dijera en su discurso final, que aplicarán exigencias mas precisas en materia de probidad y que se excluirá a quienes tengan procesos judiciales pendientes. Lo anterior se ha interpretado como una maniobra de la directiva del partido para sacar al ex edil – con el que ha tenido discrepancias – de la carrera por el sillón municipal de Providencia, basándose en un proceso que se sigue al ex jefe comunal de la UDI, por el delito de asociación ilícita, cometido a partir del día 11 de septiembre de 1973, cuando el ex Alcalde era Teniente de Ejército y del cual pidió infructuosamente a la Corte Suprema su revocación, ya que, a su juicio, no habría mérito o antecedentes que justifique dicho sometimiento a proceso.

El ex alcalde Labbé manifestó su extrañeza y malestar indicando que exigirá a la UDI la realización de elecciones primarias para la comuna de Providencia tal como se comprometió su dirigencia, el 18 de octubre pasado.

«A mí no me van a bajar por la vía de la secretaría, yo tengo una convicción, la he hecho saber por los mecanismos que el partido exige y me voy a mantener en esa posición hasta que pueda llegar a la final», manifestó el ex alcalde de Providencia, añadiendo que «voy a exigir las primarias a todo evento, eso es lo que ellos me dijeron que hiciera y lo voy a mantener».

Burgos critica a Navarro: «Parece estar más cerca de las opiniones del gobierno boliviano. Basta ya»

burgos4_22525El timonel del MAS pidió que se suspendiera el ejercicio «Huracán 2015» por la tensión con Bolivia. El ministro del Interior aseguró que el alistamiento «se hará más allá de las opiniones de Navarro».

 

La Tercera Rosario Álvarez ,10 de noviembre del 2015 / 11:02 Hrs

Con duras palabras el ministro del Interior, Jorge Burgos, respondió esta mañana al senador del MAS, Alejandro Navarro, tras sus declaraciones sobre el ejercicio militar “Huracán 2015”.

Navarro solicitó aplazar la práctica de las Fuerzas Armadas debido a la tensión que esto ha provocado con Bolivia, en el marco de la demanda marítima.

Al respecto, Burgos aseveró que “los ejercicios conjuntos de nuestras Fuerzas Armadas o Huracán se realizan habitualmente desde hace muchos años, y es un ejercicio necesario para tener a nuestras FFAA en la lógica de lo conjunto (…) en un Estado de apresto o alistamiento de buen nivel y eso lo vamos a hacer más allá de la opinión del senador Navarro”.

“El senador Navarro a veces parece estar más cerca de las opiniones del gobierno boliviano que del que parte. Basta ya. Todo se pone en tela de juicio”, enfatizó el secretario de Estado. Senado-Alejandro-Navarro

“Va con recurso de protección en contra del Ministerio de Justicia por la huelga del Registro Civil, y ahora pide suspender un ejercicio que es necesario, que es histórico y que es indispensable para nuestro país”, concluyó Burgos.

Reunión de Bachelet con ministros por tensión con Perú

Por otro lado, el titular del Interior confirmó la reunión que sostuvo esta mañana con la Presidenta Michelle Bachelet y los ministros de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, y Defensa, José Antonio Gómez, para abordar los últimos hechos ocurridos con militares peruanos en el Hito 1.

«Efectivamente hubo una reunión, se conversó sobre el tema que se señala, pero cualquier declaración al respecto la hará el canciller de la República».

«Nuestros límites están lo suficientemente resguardado desde el punto de vista del resguardo del orden público, de Carabineros de Chile, y desde el punto de vista del resguardo en nuestra integridad territorial, Fuerzas Armadas. En consecuencia, respecto de aquello, podemos estar tranquilos como hemos estado tranquilos en la historia de nuestro país», expresó Burgos.

¿Por qué las FFAA realizan el ejercicio Huracán?

Huracán 1
El despliegue castrense ha sido duramente cuestionado por el Presidente Evo Morales, quien acusó un «afán» intimidatorio de Chile.

 

Tomado de “”La Tercera” , 10 de noviembre del 2015 / 11:40 Hrs

Angélica Baeza Palavecino

El ejercicio Huracán se realiza todos los meses de noviembre de cada año y permite evaluar el entrenamiento final de las fuerzas, a requerimiento de las autoridades del país.

Tanques Huracán

Esa es la explicación del Estado Mayor Conjunto al ejercicio Huracán, el que ha sido cuestionado por el Presidente de Bolivia, Evo Morales, por considerarlo de «afán» intimidatorio de Chile.

 

Huracán, es el ejercicio de mayor relevancia, «ya que conjuga una mayor participación del personal de las Fuerzas Armadas desplegados en un entrenamiento conjunto. Se trata de un ejercicio de comunicaciones y enlace de Puestos de Mando entre las Instituciones de las Fuerzas Armadas».

Buques Huracán

El entrenamiento está enfocado en tres áreas: defensa del territorio nacional, protección a la ciudadanía en caso de catástrofes y cooperación internacional, como por ejemplo, la participación de Chile en la Misión de Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití.

De esta forma, el ejercicio se lleva a cabo ininterrumpidamente desde el año 2000, con o sin fuerzas y medios, siendo en ocasiones de modo virtual. Permite conocer los estados de conducción y estrategia que desarrollan los integrantes de las fuerzas que participan en esta iniciativa. Sólo ha sido suspendido por situaciones de catástrofe en el país.

El Estado Mayor CHuracan avionesConjunto explica que en esta oportunidad el despliegue se concreta en la zona norte de Iquique, en el Campo de entrenamiento del Ejército en Pampa Perdiz, hasta el 13 de noviembre.

En él participarán aproximadamente 5.500 efectivos, de los cuales 2.500 pertenecen al Ejército, 2.000 a la Armada y 1.000 a la Fuerza Aérea. En cuanto a los medios desplegados, el Ejército dispondrá de taques, la Armada de fragatas y submarinos, y la Fuerza Aérea de aeronaves de combate y transporte.

En junio de este año, Chile informó a la Unasur sobre la realización del ejercicio “Huracán 2015”, dicha entidad transmitió la información a los países vecinos. La ejecución de este ejercicio se enmarca dentro de la planificación anual de los entrenamientos de las Fuerzas Armadas del país.

Perdiendo el futuro

Axel-Buchheister

Axel Buchheiter

Abogado UC. Actualmente es columnista político del diario «La Tercera» y asesor en materias políticas públicas

La lista de centroderecha resultó claramente derrotada en la elección para renovar la directiva de la FEUC. De las nueve que compiten en la Universidad de Chile, ocho son de izquierda; y por cierto, sabemos que la restante tiene nulas posibilidades. También la que representa a la centroderecha perdió en la Universidad del Desarrollo. Y para qué seguir pasando revista en las demás universidades del país.

Elecciones UC

No puede sino concluirse que tales resultados son un síntoma que la centroderecha está perdiendo a la juventud y, por consiguiente, su influencia en la futura elite profesional y pensante del país, aquella que lo dirigirá en las próximas décadas. Una paradoja, cuando se trata de la generación más privilegiada y que menos restricciones de todo orden ha sufrido en la historia del país, como consecuencia de la aplicación de un modelo económico, social y político que mejor ha representado la ideas del sector en muchos años.

Es que esos jóvenes no lo saben. Nadie les dijo que el bienestar, autonomía personal y posibilidades sin precedentes de que han gozado son consecuencia de dicho sistema. Ellos creen, por el contrario, que el modelo es culpable de todos los males y que están llamados a cambiarlo, para que haya igualdad y los beneficios de que gozan se extiendan a todos. Absurdo, pues carece de sentido creer que sustituyendo el sistema que ha generado frutos nunca antes conocidos, por otro que probadamente trajo pobreza y retraso al país, el bienestar se mantendrá incólume. Es que -otra vez- nadie les ha dicho que el socialismo jamás y en ninguna parte ha generado riqueza y bienestar, que es una doctrina experta en repartir la riqueza que previa y exclusivamente ha generado el capitalismo. Pero no sólo eso, que el socialismo es -como dijo Hayek- un camino de servidumbre, porque al igualar, para lo cual se requiere de la mano firme del Estado en todos los ámbitos, la libertad y las alternativas se van extinguiendo.

Todo lo anterior será visto como una exageración, pero los padres de esos jóvenes, los que vivieron el Chile pobre y retrasado, saben que no lo es. Pero no se atrevieron a enseñárselo a sus hijos y nietos, cediendo ante la prepotente y auto asignada superioridad moral de la izquierda. Únicamente se dedicaron a sacarse “la mugre” trabajando para darles bienestar, el mismo que los jóvenes asumen como un dato y que muchos, además, le enrostran a sus progenitores como obtenido de abusos que cometieron, pero que no les impiden seguir consumiendo a destajo, que es algo que los caracteriza.

Los partidos de centroderecha, a su turno, se dedicaron al “cosismo” y abandonaron la lucha por las ideas, y por ganar el corazón y el alma de los jóvenes, permitieron que se provocara un cambio cultural de enormes proyecciones, pues muy pocos jóvenes salen hoy a defender los principios del sector, y para los que aún los conocen, cada vez que les preguntan se llenan de excusas o se compran las banderas de la izquierda. Así es como se pierde el futuro y sería bueno saber si esos partidos creen que haciendo más de lo mismo (o nada) lo van recuperar.

 

¿Para donde vamos?

IMG_20140930_190025

Roberto Hernández M

Día a día, vemos vendedores de pomada, que nos dicen que el país necesita cambios urgentes y radicales; que se deben “efectuar cambios estructurales de fondo”. Habitualmente estamos viendo “sanadores” que nos ofrecen recetas para la cura de todos nuestros males y llegar a ser “una sociedad sana”. Muy bueno, pero ¿quién está pensando en la rehabilitación del paciente?   Lo que se hace patente cada día, y que nos está costando caro, es que Chile parece ser un país sin liderazgos ni proyectos, que  recupere su fuerza, iniciativa y espíritu colectivo para progresar como sociedad.

En los últimos años, nuestro país está asistiendo a una alarmante destrucción del capital social, el que con el paso del tiempo se ha tornado cada vez más virulento. ¿Ha sido esto espontáneo o dirigido en forma interesada?. De esta forma las empresas proveedoras de financiamiento irregular, el empresariado en general, la Iglesia,  la propia Presidenta por los negociados de su hijo  y la clase política en su conjunto se ven hoy cuestionadas.

Sin embargo, el discurso de la calle, los vociferantes de siempre y en fin, quienes pretenden que “todo cambie”, no han sido capaces de plantear soluciones concretas o alternativas valederas para superar el problema. La sensación que se está teniendo, es que no lo han hecho porque en el fondo, no saben que hacer o que quieren, o bien, porque a la luz de los resultados en países con gobiernos populistas como Venezuela, Argentina (que parece estar a punto de cambiar) y de Brasil, saben que después de todo, no es eso lo que los chilenos quieren.

Así, las élites gobernantes, políticas y empresariales, se inquietan ante una perspectiva de transparentar sus sistemas de funcionamiento, para reflejar mayor transparencia y democratización de sus estructuras.

La clase política nos muestra una alarmante inoperancia. Mientras la oposición se muestra incapaz para presentar una alternativa de futuro, nuestra Presidenta se dedica a “salvar los muebles” en el día a día, tratando de pasar su jornada sufriendo el menor daño posible.

Así lo único que Chile espera hoy, es que las instituciones funcionen y que los políticos implicados en escándalos y escandalillos se vayan a su casa o a donde sea, que la Justicia sea justa, que el Parlamento haga su pega y tramite los proyectos pendientes, y que surjan liderazgos capaces de sacarnos del marasmo.

Existe la sensación que Chile se está farreando la oportunidad de alcanzar el desarrollo, sin tampoco llegar a ser ese país “más igualitario”, que prometió este gobierno.

Parece el momento apropiado para que muchos dirigentes se vayan a sus cuarteles de invierno, se reciclen… y que por supuesto los ciudadanos vayan a votar cuando corresponda.

¿Es fome el humor político de derecha?

Jorge Arce The Clinic

Ají Verde

Corría julio de 2012 y cerca de 200 personas, en su mayoría periodistas y gente ligada a la derecha, se daban cita en el Centro Cultural Alameda para el lanzamiento del que en días previos había sido descrito como el “The Clinic Oficialista”, la revista “Ají Verde”.

Había expectación, pues el primer medio de humor de derecha con el que muchos iban a convivir en sus vidas parecía bien arropado: lanzamiento a todo trapo, 24 páginas, tapas de papel couché con gráficas a color y un tiraje inicial de 8.000 ejemplares. La sensación ambiente era que comenzaba a saldarse una deuda, a romperse un mito. Todos querían que llegara el momento… hasta que llegó.

“TE CREÍS EL MÁS CORLEONE, PERO ERÍS EL MÁS GIRARDI”, rezaba el tema central de la esperada portada. La completaba una caricatura del aludido al que mostraban mirando de frente y con la boca algo abierta, tratando sin éxito de evocar la mítica figura de “El Padrino”.

Lo que siguió fue un incómodo silencio, caras de sorpresa, otras de incredulidad. Nadie entendía mucho. Fue un augurio de lo que ocurriría menos de 8 meses después; en marzo de 2013, con 15000 seguidores en Twitter, 2700 en Facebook y un contador de visitas de su edición digital que nunca superó las tres cifras, “Ají Verde” pasaba a mejor vida.

Similar suerte corrió “The 1/2 Hour News Hour”, el Late que en 2007 levantó la Fox en un intento por competir con “The Daily Show”, de Comedy Central. Siete meses después de su lanzamiento, y con sólo 13 episodios, fue cancelado. Todo en medio de críticas especializadas que lo tildaban de plano, predecible, propagandista, una tortura…

leon-riendo

Cuando se amplía el espectro del humor político al humor gráfico, el circuito de stand-up, el humor de calle, Twitter y Facebook (y todo su hilarante sistema de tuits, memes, gifs y demases para festinar un buen rato con algo), la verdad es que cuesta encontrar expresiones que uno identifique con ese sector más tradicional y conservador de la derecha que es al que se refiere la mayoría cuando habla de “derecha”.

¿Por qué ocurre esto?

“El conservadurismo apoya a las instituciones y la sátira tiene como objetivo derribar a estas instituciones, bajarles los humos”, escribió la politóloga estadounidense Alison Dagnes en su libro “Un conservador entra a un bar…”, tratando de responder esta misma pregunta. El punto central de su argumento es que el humor político conservador, al defender ese statu-quo del que el humor político, precisamente, se burla y denuncia, pierde su esencia. Si no ataca a los que son percibidos como poderosos, y en forma oportuna, no tiene sentido y se percibe propagandista.

También hay explicaciones más radicales. Estudios sugieren que, proporcionalmente, menos personas identificadas con el conservadurismo eligen actividades creativas. Otros que liberales y conservadores tienen sentidos del humor distintos. Un estudio de la Universidad de Duke de 2008 mostró a una audiencia rutinas de Stephen Colbert, y encontró que un sorpresivo número de personas que se definían conservadoras muchas veces no entendían cuando Colbert estaba siendo sarcástico, que estaba bromeando.

Sin embargo, también es probable que no exista tal cosa como humor político “liberal” o “conservador”, “de derecha” o “de izquierda”. Siguiendo la misma lógica de que el humor político se burla de las acciones de quienes son percibidos como poderosos, cualquiera puede revisar rutinas, viñetas, memes, gifs, tuits y cuanto pueda encontrar de humor político actual y va a notar que un número cada vez mayor de actores se ríe de todos. A diestra y siniestra.

Un estudio del 2012 del Center for Media and Public Affairs de la George Mason University sobre los principales Late Shows políticos en EE.UU. reveló que, durante su mandato, los comediantes le dedicaron el 10% de sus bromas al republicano G.W. Bush, sólo un poco más que el 9% que le dedicaron al demócrata Barack Obama. Pero el más “querido” fue Bill Clinton, otro demócrata, al que dedicaron el 14% de sus bromas. El estudio señala que los comediantes se ocupan fundamentalmente de ser graciosos y oportunos, con un preciso sentido del timing en sus bromas de política actual.

gente riendo

La percepción de que el humor político es casi patrimonio de sectores progresistas o de izquierda (y un incipiente sector “liberal”) también es ayudada por una cuestión de números; por mucho poder e influencia que tenga, el sector conservador es, en número, mucho menor que, ni más ni menos, casi todo el resto. Y es esa proporción la que invisibiliza y/o desanima a los buenos exponentes y nos deja a merced de esos que repiten hasta el cansancio la consigna y/o exageran y se burlan de estereotipos como “el maricón”, “el comunista”, “la puta”, “el indio”, “el resentido”, “la gordis”…

En el actual momento político, con los niveles de confianza, credibilidad y percepción de impunidad que a la gente le transmiten los “poderosos”, el humor político es de las pocas cosas que los hacen parecer alcanzables, juzgables, humanos. Es la experiencia compartida a la que apela.

Pero el humor político no sólo se nutre de experiencias compartidas, también contribuye a construirlas. Un reciente estudio del Pew Research Center for the People and the Press mostró que un 15% de los jóvenes estadounidenses de entre 18 y 29 años que “aprendió” algo sobre las campañas de los distintos candidatos a las últimas elecciones presidenciales lo hizo a través de los Late Shows políticos, frente a un 12% que lo había hecho a través de los noticiarios de las cadenas y un 11% a través de sus periódicos locales.

Desde esta trinchera, que tampoco es decisiva, la pregunta importante no es la que encabeza este post. Para la derecha lo importante es cómo dejar de ser percibida como fome y, para la clase política tradicional en general, ser ridiculizada. Para el resto, cómo lograr que lo sigan siendo. Y esto es algo que, irónicamente, los políticos deberían comenzar a tomarse muy en serio.

Hace diez años

Alfredo Jocelyn – Holt

Columnista, comentarista historiador y escritor que centra sus estudios en el rol de las élites en Chile.

LO QUE más llama la atención de la colusión revelada no es tanto que se produjera (estamos curados de espanto) sino que estuviese operando desde “hace diez años”. ¿Sin que la autoridad gubernamental lo supiera, viniendo a enterarse sólo ahora? Mmmm. Hasta Matte ha dicho que “esto puede no ser creíble para muchos”.

Lo de los diez años es llamativo porque nos remonta a plena recuperación de Ricardo Lagos. Recordemos la secuencia: estalla la corrupción que apunta, entre otros focos, a Obras Públicas, su antigua cartera; cae Carlos Cruz (“the fall guy”); se piensa que el Presidente no va a terminar su mandato; Lagos se quiebra por radio; proceden las negociaciones entre Insulza y Longueira y, por último, sigue el final cómico donde todo sale bien, que es cuando a Lagos lo salvan, resucita de entre los muertos y pasa a reinar en gloria y majestad. De entonces data el comentario de Somerville que Lagos es “amado por sus banqueros”, sus visitas al CEP, los elogios a Berlusconi (su agenda de Gobierno “es también la mía”), y otro tanto Carlos Altamirano calificándolo del mejor gobierno de centroderecha en un siglo. A 2004-2005 se remonta también la recuperación económica que había estado arrojando resultados mediocres, inferiores a las administraciones previas.

¿Cómo? ¿Estamos hablando del mismo Lagos que apuntó con el dedo a Pinochet o, incluso, del que escribió La concentración del poder económico donde abogaba por la abolición de la propiedad privada de los medios de producción? Sabemos tan poco de esta repentina conversión, como de la que siguió al triunfo del “No” el 88. La explicación que el veto de la derecha pinochetista los habrían forzado a lo peor de la maldad no es creíble. David Gallagher tachó esta auto-exculpación de “chiva”. Los principales funcionarios de gobierno, post salida de escena de Lagos, se trasladaron en masa al sector privado, y uno que otro empresario de derecha aportó fondos para la fundación del ex Presidente, estimándola “transversal”. ¿Qué pasó?

Muy simple, se acordaron muchas cosas que han estado haciendo agua ahora último: para empezar, su sucesora -Bachelet- elegida a dedo por Lagos y quien le ganara el 2006 a Piñera, siendo este último nunca del gusto de los empresarios; los acuerdos sobre financiamiento de la política (según Insulza, no una propuesta de la derecha: “era un asunto mezclado: de ambas partes había la idea de que la donación de las empresas había que mantenerla”); el fin de las penas de cárcel, lo que Piñera y otros han estado recordando desde hace días; también la Constitución del 80 versión 2005 (“por fin una Constitución democrática, acorde con el espíritu de Chile, del alma permanente de Chile”, Lagos dixit). Y, bueno, sí, sorpresa de sorpresas, han estado saliendo a luz todo tipo de negocios higiénicos no muy limpios amén que huelen, tras lo cual, Lagos ha decidido no ser candidato porque, según él, los políticos no entienden el mundo actual, sus tecnologías, el empoderamiento ciudadano y la Red. Quod erat demonstrandum.

Dos héroes urbanos

Esta Carta al Director de «El Mercurio» de Santiago del 8 de Noviembre de 2015, alienta esperanza de que Chile aún mantiene activo su mejor capital: Su gente.

Señor Director:

El viernes, a las 11:00 a.m., tomé un bus de la línea 116 en Ciudad Empresarial con destino al centro de Santiago. Me senté en el asiento del fondo, al lado de la puerta trasera. Cuando pasábamos por Avda. El Salto con Zapadores (en Recoleta), un muchacho me arrebató mi celular de las manos y huyó del bus corriendo por el vecindario. Dudé qué hacer. ¿Correr detrás, metiéndome al corazón de una población que desconocía? ¿Dar por perdido mi teléfono? Mi decisión final se vio influida por otros dos muchachos que saltaron del bus persiguiendo a quien me había hurtado el celular. No me quedó alternativa que salir tras ellos.

Mientras corría, pensaLadrón a escapeba en que me adentraba en un sector que desconocía y que se percibía hostil. Pensé luego que quizás estas dos personas que corrían delante de mí podrían estar coludidas con el ladrón y esperarme a la vuelta de la primera esquina para robarme también mi mochila y mi billetera. Así es que decidí detener la carrera en la primera esquina. Allí, sin que yo lo solicitara, un par de señoras me indicaron en forma muy silenciosa y procurando pasar desapercibidas que mi celular había sido lanzado a un pastizal. Busqué en el pastizal y encontré mi teléfono. Supuse que el ladrón esperaba recuperarlo cuando la persecución concluyera. Entonces, un señor me indicó desde la vereda del frente que ahora que había recuperado mi celular debía ir a buscar a mis amigos. Mis amigos… personas a las que no les había visto ni la cara.

Partí a contarles que ya tenía mi celular en la mano. Para mi mayor sorpresa, uno de ellos regresó forcejando con el ladrón a quien tenía bajo control. Le exigía que me pidiera perdón, que esto no se hace. Y me preguntaba si lo llevábamos a la comisaría, mientras el ladrón me pedía disculpas, se justificaba por falta de trabajo y me decía que lo golpeara en reprimenda. Finalmente, le dije unas palabras torpes y lo dejamos ir.

Volvimos los tres a El Salto a tomar el bus otra vez, y descubrí que ellos no se conocían. Saltaron espontáneamente en mi defensa en forma independiente. Consideraban que era lo correcto de hacer. Esta vivencia protagonizada por tres jóvenes de edades similares me conmueve. Uno de ellos comete un delito que seguramente a pocos sorprenderá. Pero en paralelo surgen dos héroes urbanos que generosamente resuelven la situación. Pienso que al concentrar nuestra atención en el primer joven, perdemos de vista que tenemos también una juventud extraordinaria, que aspira a construir una sociedad mejor y está dispuesta a sacrificios y esfuerzos que ni nos sospechamos. Son esas las historias que más debemos alimentar para construir el Chile amable que todos queremos.

Juan Carlos Muñoz Abogabir

Multigremial de las FF.AA., Carabineros y PDI en retiro emite nuevo pronunciamiento ante petición de Diputados de cerrar Punta Peuco

FRENTE AL ACOSO SISTEMÁTICO QUE HEMOS SUFRIDO POR PARTE DE PARLAMENTARIOS QUE SÓLO PIENSAN EN SUS PROPIOS INTERESES, SOSTENEMOS CON ÍMPETU QUE NO NOS ACOBARDARÁN.

¡SÓLO LA UNIDAD HACE LA FUERZA!

COMPARTAN ESTA CARTA ABIERTA CON TODOS SUS AMIGOS Y CAMARADAS, PORQUE NOSOTROS TAMBIÉN REPRESENTAMOS A UN SECTOR IMPORTANTE DE ESTE PAÍS.

CARTA ABIERTA

La venganza institucionalizada ataca de nuevo

La solicitud, nada inesperada para nosotros, del cierre del Centro de Detención Preventiva y Cumplimiento Penitenciario Especial Punta Peuco, por parte de Diputados pertenecientes a las bancadas PPD y PS, no es más que el clásico ejercicio de venganza Institucional por parte de los representantes de la izquierda en nuestro país.

Nos referimos a la resolución 416 con el término “venganza” porque la conducta del grupo de Diputados vinculados a la solicitud, tiene por objetivo hacer valer su interpretación de la justicia a cualquier costo, incluyendo el de debilitar las estructuras mismas del Estado chileno. Decimos esto porque a lo largo de estos años marcados por la persecución -tanto de jueces como de legisladores- hemos recibido todo tipo de ataques, los que van desde allanamientos a nuestros hogares hasta intentos de chantaje a muchos de nuestros asociados pertenecientes a los cuerpos de sub-oficiales de las distintas ramas de uniformados, los que cumplían con su deber en la álgida década de los setenta. A este sector de los nuestros se les han hecho verdaderos “ofertones” para inculpar a sus comandantes, y con ello, construir casos artificiales con claro objetivo político.

Queremos decirles a todos nuestros persecutores que la interpretación antojadiza de la ley y los deseos fervientes de venganza, además de la instrumentalización de los aparatos del Estado por parte de los que buscan ganar popularidad a costa nuestra no nos acobardarán, sin embargo, tenemos el deber moral de recordarles a estos legisladores que la justicia no es venganza y que las aporías en las que caen constantemente sólo los dejan en ridículo. Un ejemplo de estas contradicciones es que exigen que se nos trate como prisioneros comunes, cabe preguntarse si esto tiene algún sentido reconociendo que la enorme mayoría de los actos acontecidos en el periodo fueron cumpliendo órdenes y producto de una crisis institucional que hacía al país ingobernable, si ellos, reconocen a todos los terroristas que tomaron las armas con el objetivo de instaurar un Régimen comunista con la categoría de “torturados” o “detenidos” “políticos”, habiendo además sido generosamente indemnizados: ¿por qué nosotros somos prisioneros comunes?, ¿qué sentido guarda esta lógica? por lo bajo, encontramos este comportamiento vergonzoso, propio de personas que realizan un ejercicio político sin escrúpulos, ya que esta búsqueda obsesiva de humillar a cualquier costo a un grupo de personas que defendieron su patria de una ideología totalitaria, no puede ser entendida bajo ninguna óptica como justicia. También cabe preguntarse si estos legisladores quieren a su país, realmente dudamos de ello, esto porque el tipo de prácticas en las que incurren sólo avivan las llamas del resentimiento, rompiendo cualquier dinámica relacionada con la generación de una reconciliación duradera.

Para terminar queremos pedirle un favor a estos “Honorables”: Por favor no hablen en nombre del país, hablen en nombre de sus intereses porque sus palabras tienen que guardar relación con sus actos.

“Derechos humanos de los militares. Infracciones a garantías constitucionales en procesos penales”

Jose Luis López

Publicado el 22 octubre 2014 por Ed. Microjuris.com ; Inteligencia Jurídica

   José Luis López Blanco (1)

 

 El presente artículo sirve para entender la situación que hoy viven un número creciente de militares carabineros y policías en retiro y sus familias. La mayoría entonces (1973), en grados subalternos , con edades  de entre 20 a 30 años y hoy 42 años después, procesados o condenados siendo sexagenarios, septuagenarios u octogenarios.

Ellos sienten que con su desempeño en sus instituciones y cumpliendo las ordenes recibidas, evitaron una guerra civil y permitió que Chile se encaminara hacia la senda del progreso que llevó al país a ser señero en América Latina.

Fue la generación callada que estuvo en la frontera norte cuando Perú pretendió reivindicar los territorios del Norte del país,  y aquella que soportó estoicamente enterrados en las trincheras del Centro y Sur del  país, la crisis con Argentina, en ese entonces  potencialmente muy superior, evitando con su firmeza y disciplina un conflicto que amenazaba incendiar el cono Sur y del cual  esperaban beneficiarse también Perú y Bolivia. Fue la generación que entonces, al igual que ahora estuvo presente para ser un soporte y ayuda vital en las catástrofes que asolaron al país en esos años.

CHILE MERECE

 

 

No deja de extrañar el título del presente artículo. Sin embargo, muchos ciudadanos, integrantes de las Fuerzas Armadas, aunque ya en situación de retiro, pero formando parte de la “familia militar”, sufren las angustias y la soledad de procesos en su contra, en que no se cumple enteramente con el rito y garantías que imponen las normas constitucionales vigentes.

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS PROCESOS JUDICIALES (2)

Estos juicios se iniciaron después del proceso de transición del gobierno militar a los gobiernos civiles, dirigiéndose, en primer lugar, en contra de los oficiales superiores que desempeñaban cargos en el gobierno y en organismos de inteligencia. Posteriormente, continúa la presentación de diversas acciones legales, las que se han extendido también a Oficiales que tenían un rango subalterno en el año 1973. También afectan a Sub-Oficiales, Cabos y conscriptos.

Al mes de Mayo de 2014, en todo el país, existe un total de 700 personas de las Fuerzas Armadas y de Orden, procesadas y 82 cumpliendo condena, en virtud de los juicios penales llamados “de derechos humanos”.

En el caso del Ejército,  hay más de 400 procesos vigentes.

Adicionalmente, el abogado, Eduardo Contreras, ha presentado 345 querellas, a las que se suman 745, que interpuso doña Beatriz Pedrals, Fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago. Por estas vías, se agregarán más de 1000 procesos criminales en contra de  militares chilenos.

NOTA DE CHILE MERECE Actualmente se tramitan más de 1500 causas en tribunales (Noviembre de 2015), con un número mayor de procesados por  hechos ocurridos a partir de Septiembre de 1973. Hoy hay 125 condenados en el penal de Punta Peuco, el promedio de edad de los militares y policías que cumplen condena es de más de 70 años, con presos de más de 80 90, varios de ellos impedidos o seniles. El gobierno ha habilitado el penal de Colina 1 habilitado para presos de la tercera edad, para albergar a 60 presos.

Los juicios se originan a raíz de situaciones relacionadas con delitos tales como apremios ilegítimos, personas desaparecidas o muertas, vinculadas a grupos de izquierda, ocurridas a partir del golpe militar de Septiembre de 1973. Se acusa, a uno o más militares, de haber tenido participación, como autor, cómplice o encubridor en esos delitos. Los  imputados tenían diversos grados cuando ocurrieron los hechos investigados. En varios juicios, se acusa a personas jóvenes en esa época,  que tenían el grado de Teniente, o cumplían con su servicio militar. Hoy día, al ser procesados, son personas mayores y se les pide responder por situaciones ocurridas hace ya mucho tiempo. En algunos casos, más de 40 años atrás.

La parte actora de esos juicios contempla, además de los querellantes particulares, a los abogados del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, agregándose, en muchos casos, al Consejo de Defensa del Estado y, eventualmente, al Instituto de Derechos Humanos. Los diversos actores despliegan una gran actividad procesal en contra de los militares imputados y procesados, generalmente coordinada entre sí y, también, con los jueces instructores.

Estos procesos penales, que se refieren, todos, a hechos ocurridos antes del año 2000, se tramitan y rigen de acuerdo a las normas establecidas por el antiguo Código de Procedimiento Penal, promulgado en el año 1906 y que se reemplazó, a partir del año 2000, por el nuevo Código Procesal Penal (3).

Este nuevo Código, que se dictó con motivo de una trascendente Reforma Procesal Penal, consagra principios esenciales de garantía, de carácter constitucional, para las personas a quienes se les imputare alguna conducta criminal.

Existen importantísimas diferencias entre uno y otro sistema de investigación y de sanción de delitos, cuyas principales características se detallan, más adelante, en este artículo.

El nuevo sistema, del Código Procesal Penal, conocido como esencialmente “garantista”, otorga derechos fundamentales al imputado (que no pueden ser violentados durante el proceso penal) beneficiándose éste por el principio de la “inocencia”. Se requieren pruebas muy convincentes y decisivas, en primer lugar, para restringir sus garantías constitucionales durante la investigación – (por ejemplo, someter a prisión preventiva o embargar bienes)- y, finalmente, para formar la convicción de los jueces sentenciadores, más allá de toda duda razonable, que el imputado es, efectivamente, autor del delito que se le acusa.

El sistema penal antiguo, del Código de Procedimiento Penal, – que es el que se sigue aplicando sólo a militares – es conocido como “inquisitivo”, en donde una misma persona, el juez del crimen de primera instancia, investiga, somete a proceso, determina medidas restrictivas de libertad, ordena cautelares patrimoniales, acusa, dirige el contradictorio en su parte final y dicta sentencia. En este sistema, que rigió en el pasado, las garantías procesales que contempla el nuevo ordenamiento, no se entienden formar parte de su estructura propia, por lo que, como se ha visto en la práctica, los jueces tienden a dirigirlo con su impronta personal, sin que se advierta la existencia de un control y supervisión, que pudieren calificarse, respecto de esas garantías,  como eficiente o significativo.

LA REFORMA PROCESAL PENAL

En el mes de Octubre del año 2000 se promulgó la ley por la que entró en vigencia, después de un largo período de estudio y de discusión pública, el nuevo Código Procesal Penal(4).

El mensaje del proyecto, enviado al Congreso en el mes de Junio del año 1995, por el entonces Presidente de la República, don Eduardo Frei Ruiz-Tagle, siendo Ministra de Justicia doña Soledad Alvear, expresaba lo siguiente:

“Desde el punto de vista político y constitucional, el mayor defecto del sistema penal en Chile es que carece de un genuino juicio contradictorio que satisfaga las exigencias del debido proceso. El sistema penal en Chile, en su fase procesal, contradice así una de las garantías inherentes al sistema político. Según lo acreditan diversos estudios, y la observación histórica lo pone de manifiesto, el proceso penal en Chile posee una estructura inquisitiva, absolutista y secreta, que despersonaliza al inculpado y que no se corresponde con la noción de ciudadanía propia de un Estado Democrático. La consolidación de la democracia exige la reforma al proceso penal de modo que satisfaga las exigencias de un juicio público y contradictorio. La reforma al proceso penal que proponemos constituye, entonces, una profundización de las instituciones democráticas que conforman al Estado chileno”.

“Pero no se trata sólo de satisfacer las exigencias del debido proceso, llevando así a término el desarrollo del Estado Constitucional. Todavía esa reforma resulta exigida por la idea y el principio de los derechos humanos que fundan al sistema político y que constituyen, como es sabido, uno de los compromisos más delicados del Estado ante la comunidad internacional”.

“Se ha dicho, con razón, que los sistemas de enjuiciamiento criminal son los más elocuentes indicadores del grado de respeto por los derechos de las personas que existe en un ordenamiento estatal o, dicho de otro modo, que el autoritarismo se revela en la forma en que los poderes públicos encaran el reproche a las conductas desviadas o a las formas de comportamiento anómico”.

En síntesis, el nuevo sistema establece una serie de garantías básicas para el imputado de algún delito, las que se fundan, a su vez, en el pleno respeto a los derechos constitucionales.

A continuación se comentan las normas contenidas en la parte dispositiva de este Código en donde se recogen tales principios:

-Pleno respeto al debido proceso.

Ninguna persona podrá ser condenada, ni sometida a una medida de seguridad, sino en virtud de sentencia fundada, dictada por tribunal imparcial. Toda persona tiene derecho a un juicio previo oral y público, desarrollado en conformidad a la ley.

-Presunción de inocencia.

Ninguna persona será considerada culpable ni tratada como tal, mientras no sea condenada por sentencia firme. Esto significa que en el proceso de investigación, durante las citaciones e interrogatorios no se le podrá tratar jamás como un presunto culpable, ni tampoco hacerle “advertencias” que puedan significar alguna forma de amenaza oculta. Este principio adquiere un rol fundamental en el establecimiento de los límites que deben entenderse impuestos a las medidas cautelares personales, particularmente la prisión preventiva, en donde si bien éstas no se excluyen de plano, sólo pueden decretarse en la medida que no tengan por consecuencia anticipar los efectos de una eventual sentencia condenatoria, sino que asegurar los fines del procedimiento. Asimismo, otra de las manifestaciones esenciales de este principio consiste en que la carga de la prueba en el juicio penal corresponde al Estado, de manera tal que, si éste no logra satisfacer el estándar probatorio impuesto por la ley procesal penal, la consecuencia necesaria del incumplimiento de esa carga es la absolución del acusado.

-Separación de funciones judiciales y de investigación.

La investigación de un delito corresponde al Ministerio Público quien tiene la función, exclusiva, de la investigación de los hechos que constituyen delito.

Corresponde al Ministerio Público presentar las pruebas ante el tribunal que puedan destruir el principio de inocencia del imputado.

Este es uno de los aspectos más novedosos y trascendentales de la reforma al proceso penal. Se separan en tres las funciones que cumplía el antiguo juez del crimen.

En primer lugar, el Ministerio Público tiene la exclusividad de la investigación y debe adquirir la convicción respecto de la presunta culpabilidad del imputado para proseguir con la investigación. En caso contrario, el Fiscal puede decidir que no continúa con la misma y le pone término.

En segundo lugar, el Juez de Garantía cautela que la investigación que realiza el Ministerio Público se conduzca dentro de los cauces legales y que no se violen las garantías constitucionales del imputado.

En tercer lugar, los jueces del Tribunal Oral en lo Penal deben convencerse, a través de las pruebas que presente el Ministerio Público, que el imputado es efectivamente culpable de un delito, más allá de toda duda razonable.

-Separación de funciones jurisdiccionales.

La función jurisdiccional que antiguamente, en primera instancia, correspondía a los jueces del crimen se separa, como se ha dicho recién, en dos niveles.

Los Jueces de Garantía. Tiene la tuición respecto de la investigación del delito y su función principal es conocer y resolver sobre las autorizaciones judiciales previas que solicite el Ministerio Público y que priven, restrinjan o perturben el ejercicio de derechos asegurados por la Constitución.

Tribunales de Juicio Oral en lo Penal. Conocen del proceso penal propiamente contradictorio, una vez que un imputado ha sido acusado de la comisión de un delito en donde, el acusado tiene derecho a ejercer todos los medios legales en su defensa. Vale decir, los jueces que deben dictaminar nunca participaron del proceso de investigación.

-Legalidad de medidas restrictivas.

Toda medida como citación, arresto, detención, prisión preventiva o cualquier otra forma de privación o restricción de libertad, sólo procederá en los casos y forma señalados por la Constitución y las leyes. Todas las disposiciones legales que autorizan estas restricciones serán interpretadas en forma restrictiva y no podrán aplicarse por analogía.

El nuevo Código Procesal Penal consagra requisitos muy exigentes y severos para que el Tribunal de Garantía pueda decretar la prisión preventiva del imputado. La redacción del artículo 140 es muy clara y extensa y no deja lugar a dudas en el sentido que la prisión preventiva constituye una medida cautelar absolutamente excepcional.

Se ha entendido, por la doctrina y la jurisprudencia, que estos requisitos constituyen una garantía de orden constitucional, por lo que no se les considera una simple norma de procedimiento penal, sino que su trascendencia es aún mayor.

-Autorización judicial previa.

Cuando alguna diligencia de investigación pudiere restringir o perturbar derechos constitucionales el fiscal deberá solicitar, previamente, autorización al juez de garantía.

-Derechos del imputado.

Entre otros, el imputado tiene derecho a que se le informe de manera específica y clara, acerca de los hechos de que se le imputan y tiene derecho a guardar silencio.

-Duración de la investigación.

El Juez de Garantía fijará un plazo a partir de la fecha de formalización, el que no podrá exceder de dos años.

-Condena.

Nadie podrá ser condenado por delito sino cuando el tribunal que lo juzgare adquiriere, más allá de toda duda razonable, la convicción de que realmente se hubiere cometido el hecho punible, objeto de la acusación y que en él hubiere correspondido al acusado una participación culpable y penada por la ley. El tribunal formará su convicción, solamente sobre la base de la prueba producida en el juicio oral.

EL SISTEMA DE PROCEDIMIENTO PENAL APLICADO A MILITARES

Es, como se dice, el que regía bajo el antiguo Código de Procedimiento Penal promulgado en el año 1906.

Es un sistema totalmente diverso del recién comentado proceso penal, y que no contenía, dentro de su propia normativa, los principios que consagra el nuevo Código Procesal Penal.

A continuación se indican algunas de sus principales características:

-No se reconoce el principio de inocencia.

Por diversas causas, y por fuentes de distinto origen, se ha ido formando, en la sociedad civil chilena, una especie de “conciencia colectiva” de que todos los militares que ejercían funciones desde 1973 en adelante, tienen alguna forma de responsabilidad en los crímenes y delitos que se cometieron en el país a partir de aquella fecha, los que son investigados en estos juicios de “derechos humanos”(5). Ejemplos, hay muchos. Basta sólo recordar que en fecha reciente, con motivo de haberse encontrado en las cercanías de la comuna de Santo Domingo, Quinta Región, algunos huesos humanos con motivo de excavaciones, aparecieron inmediatamente, declaraciones públicas, incluso de autoridades, señalando que ello era otra demostración de la violación a los derechos humanos durante el Gobierno Militar. Finalmente, se confirmó que ello correspondía a un antiguo cementerio indígena.

Con motivo de esta nueva “conciencia colectiva”, en estrados judiciales, por lo general, no se reconoce, efectivamente, el principio de inocencia de un militar acusado.

Ello contrasta, dramáticamente, con la defensa, y varias resoluciones judiciales en casos que han conmocionado al país respecto de delitos de gran violencia.

Esta comparación se hace aun más dolorosa, en estos días, en que el país se ha visto impactado por atentados con explosivos y bombas en recintos públicos, en donde se han provocado severas heridas a personas inocentes y modestas.

Confirmando la extensión y la falacia jurídica de esta nueva “conciencia colectiva”, en que se atribuye responsabilidad inmediata a los militares, un Senador de la República sugirió, como línea de investigación, que se buscara entre los antiguos “agentes de la dictadura”.

-No existe separación de funciones.

Esta es, sin duda alguna, la principal infracción en estos procesos a las garantías constitucionales y a los principios que consagra el nuevo Código Procesal Penal.

Los jueces instructores de primera instancia (que generalmente son Ministros de Corte designados en Visita Extraordinaria), en estos juicios contra militares, cumplen, en primer lugar, la función de investigadores del delito y tienden a formarse, en esa perspectiva, la convicción de que se encuentran frente a un presunto culpable, cuando se trata de un  caso que afecte a militares inculpados de participar en delitos de estos llamados de “derechos humanos”. El mismo juez investigador tiene también las facultades de juez instructor del sumario, acusador y sentenciador por lo que no existe, en tales casos, aquella trilogía de intervinientes, separados y distintos entre sí, que establece el nuevo Código Procesal Penal.

Por lo tanto, una vez formada la convicción del investigador, este mismo juez dictará, con mucha facilidad y rapidez, órdenes de detención y autos de procesamiento. La sentencia definitiva, que será dictada por el mismo juez, sin duda que no puede apartarse de aquella convicción inicial.

Al respecto cabe agregar que la concentración de funciones de investigar y decidir en manos de una misma persona que era una de las características del diseño del procedimiento consagrado en el Código de  Procedimiento Penal de 1906, lejos de obedecer a una preferencia del legislador de la época, tiene su origen en la imposibilidad de establecer un régimen distinto atendidas las condiciones económicas y culturales del país a esa fecha, como se desprende del propio Mensaje de ese cuerpo legal, el que  señalaba lo siguiente:

Todos los argumentos aducidos en contra de este sistema pueden resumirse en uno solo. El juez sumariante adquiere la convicción de culpabilidad del reo tan pronto como encuentra indicios suficientes en los datos que recoge. Este convencimiento lo arrastra insensiblemente, y aun sin que él lo sospeche, no sólo a encaminar la investigación por el sendero que se ha trazado a fin de comprobar los hechos que cree verdaderos, sino también a fallar en definitiva conforme a lo que su convicción íntima le viene dictando desde la instrucción del sumario”

-No existe el derecho a guardar silencio.

Dentro de la misma consideración recién descrita, en varios casos, los jueces instructores reprochan a los inculpados que no está permitido que guarden silencio, o bien, que es inaceptable que exista lo que algunos han calificado como “pacto de silencio”(6). De esta manera, un derecho que tiene el imputado en el nuevo proceso penal, pasa a tener una calificación de conducta inaceptable en los procesos que se siguen a militares. Ello, a lo menos implícitamente, ha servido de fundamento para imputarle al militar inculpado algún grado de participación en hechos en que manifiestamente no han intervenido y, consiguientemente, para justificar una prisión preventiva, esperando con ello que modifiquen lo que se considera una conducta inaceptable.

Se toman declaraciones indagatorias incompletas.

La declaración indagatoria del inculpado, en el antiguo sistema de procedimiento penal, constituye un acto procesal de la mayor trascendencia.

En esa oportunidad el juez instructor notifica a la persona que comparece, que ella lo hace en calidad de inculpado, debiendo advertirle con claridad los cargos que existen en su contra, de manera que ésta pueda ejercer legitimamente su derecho a defensa.

Existe jurisprudencia que ha resuelto, expresamente, lo siguiente:

                            “Si se considera que, dada la naturaleza del sumario criminal, con sus características de ser simplemente investigativo, preparatorio, provisional, inquisitivo, unilateral y, además, secreto, las garantías de todo imputado frente a estas condiciones se ven seriamente comprometidas en el plano del ejercicio de su derecho a la defensa y por ello es, que si bien también es característico del sumario, de ser del orden consecutivo discrecional, el legislador se preocupó de establecer algunas garantías y derechos mínimos en favor de los imputados, especialmente aquellas contenidas en el artículo 67 del Código de Procedimiento Penal, para que de este modo, en algunas decisiones trascendentales se permita el pleno ejercicio del derecho al debido proceso de ley, uno de los cuales, naturalmente, es el que tenga todo imputado la posibilidad de ser oído”(7).

            En otro fallo se ha establecido, complementariamente a la doctrina recién transcrita, lo siguiente:

El derecho a defensa no se agota como pudiera pensarse en una primera aproximación, con la facultad para designar abogado letrado defensor. Este derecho tiene la enorme significación y trascendencia que antes se ha advertido y comprende en él, entre otros, el derecho  a conocer los cargos que se le formulan y a desvirtuarlos, a presentar sus propias pruebas para establecer su inocencia, a formular sus propias conclusiones de la prueba rendida. Todos, derechos y garantías que la doctrina y la jurisprudencia unanimemente reconocen como las propias de un justo y debido proceso”.

“Por lo razonado, con arreglo a este estatuto de garantías y derechos sobre el que se ha venido reflexionando necesariamente ha de concluirse que resulta improcedente recibir la declaración indagatoria de un imputado bajo juramento o promesa, pues al deponer en tal situación se le impone la obligación legal de decir verdad, y por ende, de autoinculparse, impidiéndole así en el proceso el cabal ejercicio de los derechos establecidos en su favor”(8).

            La doctrina recién transcrita consta en fallos de la Corte de Apelaciones de Santiago dictados en casos que tuvieron gran trascendencia pública.

Llama la atención que en esos fallos se reconozca, claramente, que en el proceso sumario criminal, seguido bajo el antiguo sistema, “las garantías de todo imputado se ven seriamente comprometidas”, por lo que, agrega la propia Corte, debe, respetarse los derechos mínimos de los imputados.

Sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos, a los militares inculpados no se les advierte que están frente a una declaración indagatoria. Por el contrario, se les “exhorta a decir verdad”,  lo que es inaceptable, como lo dice la Corte, si se trata de un inculpado y, por otro lado, produce una suerte de confusión en el declarante, quien podría pensar que declara como testigo.

En otros casos, se han revivido procesos que estuvieron inactivos durante años y se dictan, con absoluta informalidad, autos de procesamiento respecto de militares que declararon hace ya un buen tiempo, quienes estimaron que aquella declaración la hicieron en calidad de testigos.

-Se dictan autos de procesamiento sin mayor fundamento.

Según se ha visto en muchos juicios, los autos de procesamiento, que suponen una prisión preventiva inmediata, no tienen, en muchos casos, una fundamentación adecuada y consistente, como, incluso así lo exige, la antigua normativa de procedimiento penal. En la mayoría de los casos, al juez instructor le es suficiente que se haya acreditado la comisión de un delito, y no se exigen, por el contrario, probanzas significativas para acreditar que existen “presunciones fundadas” de que ese militar ha tenido participación efectiva en tal delito.

En varias situaciones, incluso en declaraciones a la prensa, se ha comentado por algunos jueces, y también por autoridades de Gobierno, acerca de la existencia de un “pacto de silencio” entre militares inculpados, que impedirían avanzar en la investigación.

Es frecuente la utilización del auto de procesamiento y la prisión preventiva, como una especie de forma de presión para obtener mayores datos y antecedentes que permitan al juez conocer los hechos investigados.

En otras palabras, se adoptan, a propósito, resoluciones, no aceptables en el nuevo sistema procesal penal – al constituir infracciones a garantías constitucionales -, pero que en el caso del antiguo sistema de procedimiento penal, aplicado sólo a militares, parecen ser un cauce adecuado, de amedrentamiento de los inculpados y de avanzar en la búsqueda de la verdad.

-Los autos de procesamiento pasan a producir el efecto de sentencias definitivas.

En muchos casos, por la gravedad del delito que se le imputa al militar procesado, considerando que, además, los Tribunales Superiores de Justicia no han acogido los amparos ni las apelaciones, se producen de inmediato efectos de carácter permanente, muy dramáticos. Es así que, varios de estos militares procesados han perdido su fuente de trabajo, o se les ha cancelado la visa para residir en otro país, se les niega el acceso al crédito y se les impide cualquier actividad docente. Al quedar, prácticamente, marginados de toda actividad laboral, financiera o educacional, se provoca una especie de “muerte civil” para los militares procesados. Varios de ellos han perdido todo su patrimonio.

Todo lo anterior en el contexto de la inexistencia de la garantía de ser juzgado en un plazo razonable, por lo que las consecuencias antes señaladas, en la práctica se transforman en permanentes sin necesidad de sentencia condenatoria, puesta que  sólo basta el auto de procesamiento.

-Los amparos y apelaciones son generalmente rechazados.

A pesar que, en muchos casos, en el auto de procesamiento no se cumple con el requisito que establece el artículo 274 del Código de Procedimiento Penal, en el sentido de que existan “presunciones fundadas” de la participación del militar inculpado, las Cortes de Apelaciones, en general, rechazan los amparos y las apelaciones, sosteniéndose que la calificación de esa conducta corresponde al juez instructor de primera instancia. Muchos de los alegatos de los abogados querellantes dedican tiempo importante a defender la paciente, cuidadosa y exhaustiva labor investigadora del juez. En otras situaciones, se detallan los aspectos más censurables y dolorosos de algunos de esos crímenes, lo que naturalmente, provoca un gran impacto en la audiencia, aun cuando, en la práctica el imputado no haya tenido una participación cercana en tales hechos. Se utilizan, también, argumentaciones genéricas en contra de la “dictadura”, lo que viene a acrecentar en la audiencia una imagen muy negativa respecto del Gobierno Militar y de cualquier persona vinculada a éste aunque se trate sólo de un Teniente de aquella época.

-No existe una norma especial de protección de garantías del imputado.

En el nuevo Código Procesal Penal, en sus primeros artículos, se contiene una serie de disposiciones, reseñadas en este informe, que se denominan principios básicos y que protegen al inculpado. Estas normas son imperativas y corresponde, principalmente, al Juez de Garantía supervisar la investigación para que estas disposiciones se respeten, cualquiera sea la gravedad del delito, su impacto público, o el horror que este produzca.

En el antiguo Código de Procedimiento Penal no existe una descripción de tales garantías, por lo que el juez instructor conduce, en la práctica, la investigación y el sumario, del modo que mejor le parezca.

-El trato de jueces y actuarios no siempre es el adecuado.

Suele ocurrir que, como consecuencia del amplio grado de libertad de que disponen los jueces en este procedimiento, en las declaraciones que presten militares imputados existan expresiones de incredulidad, por parte del juez, respecto de la falta de memoria del inculpado sobre algunos hechos, o de su silencio, lo que en algunos casos conduce a “advertencias”, no exentas de un tono que puede ser más bien intimidante, característica que también se ha transmitido a los actuarios.

-Los procesos no tienen plazo determinado.

A diferencia de la expresa norma que contiene el nuevo Código, estableciendo un plazo máximo de dos años para la investigación, en estos procedimientos que se aplican sólo a militares, los procesos pueden prolongarse por muchos años, efectuándose citaciones reiteradas a militares, sea como testigos o inculpados, en que se produce una dramática situación y la conciencia de verse enfrentado a un proceso judicial que no terminará jamás.

Hay procesos criminales que han tenido una duración superior a los 15 años.

-Existe jurisprudencia contradictoria: No siempre se respeta el concepto de autoría establecido en el Código Penal.

En algunos casos se ha sostenido por la Corte Suprema que un Teniente de Ejército que recibe una orden de proceder a la detención de una persona y entregarlo posteriormente en alguna unidad militar, no comete delito alguno ya que esa conducta no se encuentra entre las descritas en el artículo 15 del Código Penal.

En ese caso, la Corte Suprema en sentencia de 2 de Diciembre de 2010, rechazó los recursos interpuestos por los querellantes en contra del fallo de la Corte de Apelaciones de San Miguel, confirmando que, “la intervención comprobada sólo se limitó a la detención y traslado de la víctima a dependencias de la Escuela de Infantería, pero esas acciones no constituyen el hecho típico descrito”….. Agrega el mismo fallo que atento al grado de jerarquía que el querellado desempeñaba a la época bajo subordinación directa de un Capitán “y de todo el  mando de jerarquía de dicho establecimiento militar, constituye un elemento que constituye a impedir imputar alguna conducta de autoría al enjuiciado, esto es, tomar parte en la ejecución conforme lo describe la citada disposición legal del artículo 15 del Código Penal”(9).

Sin embargo, en otros casos, en situaciones similares, relacionadas con detención de personas en esos años, se ha considerado que un Teniente de Infantería de Marina poco menos que forma parte del Gobierno Militar y se le condena como autor de un delito, pudiendo éste ser de secuestro o de homicidio.

Es así que en sentencia del año 2014 se expresan los siguientes conceptos: “Que no resulta verosímil que un oficial, partícipe en un golpe de Estado pretenda minimizar su responsabilidad alegando ignorancia de lo que ocurría en la época”…..”Que a lo anteriormente señalado debe agregarse que el condenado, aunque muy joven, era oficial de la Armada de Chile, es decir, no se trataba de un marinero haciendo su servicio militar. Se trataba de un engranaje de la institución naval”…..”Que, finalmente, señalar que su participación se limitó a trasladar al detenido, hoy desaparecido, desde el lugar en que ése trabajaba hasta el Ministerio de Defensa y desde ahí no haber sabido nada de él, a juicio de estos sentenciadores es una excusa inaceptable para un oficial”(10).

CONCLUSIONES

Las observaciones contenidas en el presente informe han sido tomadas de una gran cantidad de casos que han afectado a militares en los últimos años.

Desde el traspaso del gobierno militar a gobiernos civiles, el país, en este nuevo escenario democrático ya ha visto sucederse a seis períodos presidenciales.

Los distintos gobiernos han hecho esfuerzos, a veces en medio de un áspero debate , por consolidar la institucionalidad del país, reforzando, en todo aquello que sea posible, la vigencia y reconocimiento de todos los derechos ciudadanos.

Sin embargo, en lo que se refiere a estos procesos a militares, que se efectúan todavía en Chile bajo la normativa del sistema anterior, sólo queda ratificar aquellos sabios dichos del Mensaje Presidencial:

1) El proceso penal en Chile posee una estructura inquisitiva, absolutista y secreta, que despersonaliza al inculpado y que no se corresponde con la noción de ciudadanía propia de un Estado Democrático.

2) El autoritarismo se revela en la forma en que los poderes públicos encaran el reproche a las conductas desviadas.

Las conclusiones que se obtienen de todo lo anterior, no hacen otra cosa que confirmar el Mensaje Presidencial del año 1995, que proponía sustituir el antiguo sistema procesal penal por uno nuevo, en donde se reflejara la consolidación de la democracia y que se profundizaran las instituciones democráticas que conforman el Estado chileno.

Lamentablemente, esas conclusiones se refieren sólo a una parte del sistema procesal penal chileno, en cuanto aquellas características de reflejar un sistema autoritario, en una estructura inquisitiva, absolutista y secreta, que despersonaliza al inculpado, se están refiriendo sólo a los procesos a militares, a quienes inculpa por graves situaciones ocurridas, como consecuencia de la profunda fractura ideológica que dividió al país en la década de los años 70.

La manera en que hoy día, con los valores que rigen actualmente en la sociedad chilena, se está mirando y juzgando un período crítico de nuestra historia, se efectúa sólo respecto de aquellos  militares inculpados, sin considerar las garantías judiciales, de orden constitucional, que se aplican a todo el resto de los ciudadanos, inculpados de una conducta delictuosa.

Notas:

 (1) El autor es abogado y se ha desempeñado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile como profesor en distintas cátedras: Derecho Constitucional Económico, Administración del Estado y Desarrollo, Derecho Comercial, Derecho del Comercio Internacional y Magister de Derecho. Ha impartido, también, cátedras, en cursos de pre y post grado en la Universidad Católica de Santiago de Chile, Universidad Mayor, Universidad Diego Portales y Universidad del Desarrollo. También, dictó, por varios años, una cátedra de Economía y Derecho en la Academia de Guerra del Ejército de Chile. Ha otorgado asesoría profesional a Oficiales del Ejército en retiro por causas penales seguidas en contra de ellos.

(2) Las cifras estadísticas de este párrafo han sido extractadas de un informe del abogado Marcelo Elissalde.

(3) El artículo 483 del Código Procesal Penal, dispone lo siguiente: “Las disposiciones de este Código sólo se aplicarán a los hecho acaecidos con posterioridad a su entrada en vigencia”. El artículo 484 del mismo Código dispone que éste comenzará a regir, para las Regiones de Coquimbo y de la Araucanía desde el 16 de Diciembre de 2000, agregándose un programa de vigencias posteriores para el resto de las distintas regiones, culminando con Santiago el 16 de Junio de 2005.

(4) Ver nota 3.

(5) Ver artículo “Responsabilidades Colectivas en Materia Penal”, publicado por el profesor José Luis López Blanco, en la revista digital MICROJURIS, con fecha 15 de Noviembre de 2013.

(6) Ver nota 5.

(7) Corte de Apelaciones de Santiago. Sentencia Rol: 84142-2000. Considerando Undécimo. Cita MJJ 3649.

(8) Corte de Apelaciones de Santiago. Sentencia Rol: 6176-07. Doctrina. Cita MJJ 5828

(9) Sentencia Corte Suprema. Causa Rol:3881-2009.

(10) Corte de Apelaciones de Santiago. 3ª Sala. 07/07/2014. Secretaría Criminal Rol:2113-2013.

Otras consideraciones de Chile Merece

El 6 de julio de 2009, durante el primer gobierno de Bachelet se promulgó el Estatuto de Roma que ratifica adhesión de Chile a la corte Penal Internacional.

El Estatuto de Roma, que instauró la Corte Penal Internacional, fue adoptado en 1998 y entró en vigencia internacional en 2002. Crea una instancia jurisdiccional internacional, mediante un aparato judicial autónomo, compuesto por jueces y fiscales, cuya función es juzgar y condenar a individuos (no Estados) que sean declarados culpables de graves crímenes contra la humanidad.

En la actualidad, a quienes sirvieron en las Fuerzas Armadas y de Orden y son procesados por hechos acaecidos hace más de 40 años, se les aplica este tratado en forma retroactiva para someterlos a proceso y condenarlos. Sabido es que siempre las leyes rigen “hacia adelante” y nunca “hacia atrás”, son los militares  en retiro los únicos chilenos a quienes se discrimina de esta manera.

Hoy no queda ningún condenado por delitos terroristas del periodo 1973 a 1989 (año del advenimiento de la democracia), en prisión. Fueron todos amnistiados. Sólo a los militares condenados no se les aplica la amnistía.

La prescripción de la pena, es la imposibilidad que el condenado cumpla dicha pena asignada por el tribunal pertinente cuando se da el requisito de que se haya dictado una sentencia ejecutoriada que aplica una pena ejecutoriada por los tipos de delito en los plazos que se indican:

  1. La de muerte, en eclusión, relegación, cadena perpetuas en quince años;
  2. Las penas de crímenes en diez años;
  3. Las penas de simple delito en cinco años, y
  4. Las de falta en seis meses.

El tiempo de la prescripción comenzará a correr desde la fecha de la sentencia de término o desde el quebrantamiento de la condena si hubiere esta principiado a cumplirse.

Para los militares condenados no ha habido prescripción por ser considerados sus delitos “crímenes de Lesa Humanidad” signados en el tratado de  Roma. Hechos ocurridos hace mas de 40 años no prescritos por la aplicación retroactiva de un tratado al cual nuestro país adhirió recién el año 2009.

 

 

Declaración de Multigremial de Personal en Retiro de las FF.AA. y de Orden

 

Multigremial

Multigremial de Personal en Retiro de las FF.AA. y de Orden

Frente a la Resolución N* 416 aprobada por la Sala de la Cámara de Diputados el pasado Martes 3 de Noviembre, la Multigremial del Personal en Retiro de las Fuerzas Armadas, Carabineros, Investigaciones y Montepiados, organización nacional recientemente formada en Valparaíso, se hace un deber en declarar:

1.- Que el Penal Punta Peuco es un centro de cumplimiento de condena cuyas característicasque parecen “especiales”, en su mayoría son acomodaciones y espacios que se han procurado los propios internos, con su propio esfuerzo y con la ayuda de sus familiares, amigos y camaradas, que no los han dejado solos. El que sea un lugar digno habla de la calidad de personas que son y del buen cumplimiento de normas carcelarias por parte de Gendarmería.

2.- Que la propuesta de “degradar” a los militares presos políticos solo demuestra el ánimo revanchista y vengativo de sus autores, que no han podido superar el odio que los corroe y que con su actitud, en nada contribuyen a superar hechos ocurridos hace más de cuarenta años en beneficio de la tranquilidad que el País necesita.

3.- Que en mérito de las facultades fiscalizadoras que los enviste su condición de Diputados, harían bien cumpliendo su deber constitucional orientando su accionar en resguardar el correcto cumplimiento de las leyes por parte de los jueces, que para condenar recurren día a día a ficciones jurídicas tales como el “secuestro permanente”, desconociendo además leyes vigentes como la amnistía y otras normas básicas del derecho penal.

4.- Finalmente recomendaría a los diputados que en su condición de representantes del pueblo, visiten los hospitales públicos, y que con el mismo entusiasmo utilizado para causar el mal, exijan que los médicos cuenten con los medios indispensables y que a los pacientes se le entregue los medicamentos que por ley, les corresponde recibir.

¡BASTA DE TERRORISMO JUDICIAL!

Departamento de RRPP
Multigremial de las Fuerzas Armadas, Carabineros y PDI

Víctimas de la Dictadura tendrán bono

Pese al voto en contra del Diputado UDI Ignacio Urrutia, y 24 abstenciones, del gremialismo y Renovación Nacional, la Cámara Baja aprobó el proyecto que otorga un bono a las víctimas de prisión política y torturas.

“Estos bonos no los reciben los verdaderos patriotas, ésos que están en  Punta Peuco”, espetó el Diputado Urrutia tras votar en contra, lo que el Diputado PC Hugo Gutiérrez calificó como una “confesión brutal pero honesta que retrata a la derecha”.

En definitiva con 59 votos favorables el bono consistente en un millón de pesos se entregará a  los 29.910 titulares vivos de las nóminas del informe Valech 1 y 2, además se dará un bono de $600.000 a las 6.251 viudas de dichas víctimas.   El costo de este beneficio representa un gasto total de $ 33.661.000 (treinta y tres mil seiscientos sesenta y un millones de pesos).

Los votos a favor provinieron de la nueva mayoría e independientes, además de los RN Germán Becker, Gonzalo Fuenzalida, René Manuel García, Nicolás Monckeberg, Diego Paulsen y Leopoldo Pérez; Pedro Browne y Joaquín Godoy de Amplitud, y el EVOPOLI Felipe Kast