Proyecto irreal, lenguaje de realeza

Fernando-VillegasFernando Villegas (Extractado La tercera 20 DIC 2015)

La Presidenta de la República, molesta porque el fallo del Tribunal Constitucional le echó a pique un atajo presupuestario que, por lo demás, NO materializaba su promesa de universal gratuidad en la educación superior sino todo lo contrario, ya con su célebre sonrisa convertida en un rictus nos advirtió que “no la conocíamos”. Para algunos sonó tan amenazante como si hubiera dicho “no saben lo que haré para salir con la mía”. Y en verdad la frase tuvo ese aire de advertencia previa a la comisión de un acto muy voluntarioso. ¿Cuál? Nadie tenía idea. ¿Cómo podrían tenerla?; sólo se conocen sus silencios cuando calla y sus oscuridades cuando habla y no siempre hay a mano un criptoanalista o una vidente para la debida interpretación. Entró entonces el cuoteo, una de las bellas artes del gobierno, ha sido elevado a rango institucional.

Eso no suena muy lógico, a menos que reduzcamos la lógica a las bastardas manipulaciones del cotilleo político. ¿Cómo podría serlo el financiarles TODOS sus estudios a TODOS los estudiantes aunque una masa muy considerable -véanse los resultados de la PSU- carece de condiciones académicas y sólo se los acepta en universidades de tercera categoría y para “carreras” truchas? Si el país fuera inmensamente rico quizás podría darse el lujo de enviar incluso a sus nenes de más modestas dotes intelectuales a divertirse otros cinco años.

descarga

Pero si el proyecto es financiera y académicamente inviable, a esa dificultad debe agregarse el detalle, muy poco auspicioso por sus implicaciones, de ser promovido con indescriptible porfía por la sola razón de haber sido una promesa presidencial y personal que debe cumplirse. Puede que también esté en el programa, pero los programas hacen puntos, no promesas. Pese las advertencias del ministro de Hacienda, todo lo cual hace pensar que no sólo somos gobernados por un régimen presidencialista dotado de desaforados poderes, sino en realidad estaríamos viviendo bajo un régimen monárquico donde el rey se puede permitir decir, a la Luis XIV, “el Estado soy yo”.

Mandatario significa mandatado, ordenado, puesto en un cargo para servir a quien realmente manda, en este caso la nación, no viceversa. Tampoco se trata de una promesa que TODA la nación le esté exigiendo cumplir; sólo el 24% de los ciudadanos votó por ella, de ese 24% muchos ahora no lo harían ni a la rastra y de los que volverían a votarla es de dudarse que haya alguien, aparte de sus autores, que leyera el programa de gobierno.

images

Es el caso, entonces, que esta implícita creencia de doña Michelle Bachelet de ser la Emperatriz Viuda de la Revolución y no Presidenta y servidora pública, no sólo pone al país en el aprieto de seguir ante cada situación o problema los obcecados lineamientos y porfiadas órdenes de Su Excelencia, sino además nos encamina por el pedregoso y ruinoso sendero del chavismo, que es, según muestra la experiencia, en lo que siempre se transforman las amplias avenidas de la historia de los Salvador Allende.

Las advertencias autocráticas de la Presidenta tienen su correlato y complemento natural en las expectoraciones estridentes de los sectores menos cerebrales, pero más hormonales de su sector.

descarga (1)

Entre los coristas que en esta ocasión estaban de turno para pedir cabezas se cuenta la señorita Karol Cariola, quien soltó un comentario acerca de que el TC sería el “perro guardián del pinochetismo”. Frases o más bien clichés como estos son usuales en ese sector; los oímos iguales o muy parecidos en 1971 y 1972. Toda ley o principio jurídico que no se incline servilmente ante los iluminados del momento es, por definición, un arma de las elites y los momios. En la mirada de estos sectores la ley no tiene valor per se, sino meramente como instrumento de clase. Merece respeto y obediencia, entonces, sólo si sirve “los intereses de los trabajadores”.

A la Cariola la acompañaron otras voces indignadas espetando figuras verbales de similar catadura. “Habría que revisar constitucionalmente la vigencia y existencia del TC”, arguyeron. He ahí, otra vez, la mentalidad de esta gente: la ley y de hecho la entera institucionalidad es de quita-y-pon, al servicio de estos o aquellos intereses, un arma en la guerra de clases. Es el modo como ven la historia universal.

Hoy, en Chile, los que escriben en los muros “40 años juntando odio” también sólo parecen potenciales clientes para el manicomio, pero nunca se sabe. Los extremistas de hoy pueden ser los funestos actores políticos de mañana tal como los ministros de ayer pueden llegar a ser los autócratas verbales del presente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.