Año Nuevo y viejos soldados

images

A escasos días de despedir el año, y desplegando las capacidades anticipatorias para visionar como se nos viene el 2016, llega también la hora de los recuentos. Se hace memoria tanto de lo bueno como de lo malo y, claro, con unas “gotitas” de egoísmo, nos concentramos en lo personal y en lo que nos afecta más directamente, dándonos raras veces el tiempo de reflexiones sobre terceros no emparentados.

Este contexto hizo que me sorprendiera mucho cuando un cofrade brindó por… “los soldados de mi país”. Automáticamente lo relacione con las bravatas fronterizas bolivianas y peruanas del año que termina… ¡Oh sorpresa! su reflexión era mucho más profunda…, se refería a los militares privados de libertad en Punta de Peuco. “…Difícil imaginarse dónde estaríamos de no haber mediado la acción de  las fuerzas armadas en las décadas del 70 y de los 80…” fue parte de su emotivo brindis.

¿Por qué mi asombro? …Porque en nuestra democrática sociedad ya no existen voces que denuncien a viva voz, y mucho menos en forma pública, la asimetría que se evidencia a la hora de juzgar los sucesos de entonces y el precio que han tenido que pagar los militares por su actuación.

images (2)

Solo algunos datos que dudo que mi ilustrado lector conozca. Entre los años 2014 y 2015 aumentaron en un 250% los militares que se encuentran cumpliendo condena por causas de Derechos Humanos cuyo promedio de edad es de 75 años, de los cuales catorce tienen entre 81 y 90 años. ¿Como se explica que siete de ellos sean enfermos terminales? ¿Que otros 25 sufran enfermedades que los tienen postrados? ¿Que otros deban dializarse regularmente y que los más padezcan enfermedades propias de la edad, como demencia senil y  Alzheimer, sin que para ellos se cumplan las normas internacionales de trato a los adultos mayores, aun cuando estén privados de libertad, ni se respeten las normas carcelarias universales que establecen que ninguna persona sobre 65 ó 70 años puede estar detenida?

images (1)

Súmese a lo dicho que hoy día hay más de 1600 procesados, algunos de los cuales han estado en procesos que han durado entre 12 y 20 años, reabiertos una y otra vez. Téngase en cuenta el efecto que ello tiene en las respectivas familias, tanto de encarcelados como de acosados. Se comprende así que ya vayan a la fecha más de veinticinco suicidios.

Mi cofrade estaba en lo cierto… cuando hablamos en estas fechas de paz, concordia y unidad nacional, no es menor tener presente que la mayoría de los militares afectados, hace cuarenta y dos  años eran oficiales o suboficiales, incluso conscriptos, la mayoría subordinados y en los grados más bajos del escalafón, sin ninguna responsabilidad de mando.

Por último, es justo preguntarse ¿cuántos terroristas que se alzaron en armas contra el país y que mataron a cientos de uniformados se encuentran presos o cumpliendo condena?  ¡Ninguno!

Un viejo general  Napoleónico dijo… “un soldado no muere cuando cae, sino cuando sus compañeros lo olvidan y sus compatriotas lo ignoran”. Ese es el honor militar, la lealtad del camarada y el orgullo de una nación que, en una fecha como esta no podemos olvidar… ¡usted tiene la palabra!

Cristián Labbé G.

2 comentarios en “Año Nuevo y viejos soldados

  1. Ante este artículo también cabe recomendar la lectura del libro “PARANOIA. La locura que hace la historia” del psicoanalista y escritor italiano Luigi Zoja, editado por el Fondo de Cultura Económica, comentado ante el artículo del Almirante Vergara, por una objetividad respaldada por más de 30 páginas de bibliografía de carácter histórico y científico. Y por sus mismas REFLEXIONES NO CONCLUSIVAS de la página 461 de 567. También por que permite definir la dictadura que se atribuye al General Pinochet y a los militares y FF.AA. y de Orden chilenas, dentro del contexto de las dictaduras reconocidas por la Historia Universal y de las ocurridas paralelamente en otros países en el mismo año 1973 y siguientes, dimensionadas estadísticamente por los horrores y genocidios históricamente acreditados. Y por que permite aquilatar a lo que nos vimos potencialmente expuestos de haber caído en una dictadura de ideología marxista-leninista a la que nos tenía destinado el Gobierno del Presidente Allende – con su OLAS y la asesoría y recomendaciones de su amigo Fidel Castro – o, si no, la Unidad Popular corriendo con colores propios. Cabe también recomendar su lectura para todos los que deban aplicar y defender la dictación de leyes, la aplicación de justicia, de la amnistía y de la prescripción, en forma ecuánime, y su promoción y difusión a todos los niveles. ¡Les aseguro que no los defraudará y encontrarán un material muy valioso para sustentar sus ideas y polémicas!

    Me gusta

    • Estimado lector :
      Muchas gracias por sus comentarios. De todas maneras leeré él libro en comento. Es un agrado recibir una opinión seria y documentada ante tantas otras que repiten como autómatas críticas muchas veces groseras que demuestran que en nuestro país si hubo y hay una «damnatio memorie»

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.