Desencuentros en La Moneda

descarga

Extractado de La Tercera 30 de Diciembre de 201

La decisión de no considerar al ministro Burgos en la organización sorprendió a algunos representantes del oficialismo, ya que hace sólo un mes el secretario de Estado había estado en la zona encabezando un comité de seguridad -con los altos mandos de las policías y fiscales- y además se había reunido con víctimas de hechos de violencia, por lo que se presumía que la información podría servir de insumo para las actividades de la jefa de Estado.

“Si en el viaje se tratarían temas de seguridad, cosa que no sabemos por el hermetismo en que se realizó, pero que asumo que así fue por los hechos que todos conocemos, es evidente que debía haber estado el ministro Burgos”, dijo el presidente de la DC, Jorge Pizarro, quien en todo caso destacó que finalmente la Presidenta haya llegado a La Araucanía.

“Indudablemente que un viaje de esa naturaleza, debe ser conocido por el ministro del Interior. Si el Ministerio del Interior no tuvo conocimiento, no corresponde”, agregó el senador DC y ex titular de la cartera en el primer gobierno de Bachelet, Andrés Zaldívar.

A_UNO_623829-574x376

Más allá de que el propio Burgos ha desdramatizado el no ser parte del círculo cercano de Bachelet, la marginación de este viaje suma un capítulo más de una distante relación.

El primer episodio público de la poca sintonía entre ambos quedó en evidencia en la entrevista que la Presidenta dio a La Tercera en agosto. Bachelet defendió la impronta reformadora de su administración al señalar que “algunos leyeron sólo la palabra realismo, no escucharon el sin renuncia”, quitándole el piso a su ministro del Interior, ya que él, junto al titular de Hacienda, Rodrigo Valdés, desde su llegada el 11 de mayo, habían apostado por imponer la tesis de la gradualidad en las reformas y moderar sus efectos.

Luego, en septiembre, después de que el secretario de Estado calificara el fallo de La Haya “desde el punto de vista procesal” como “un mal resultado”, desmarcándose de la postura del gobierno que le daba una lectura positiva al 14-2 en contra, Bachelet explicó la reacción del ministro porque “es abogado y usa términos jurídicos”. Un día después, el ministro, nuevamente consultado por la resolución se limitó a responder “como quedó claro, soy sólo un abogado”.

Después, con la designación del contralor, Burgos fue notificado por la mandataria de que el elegido era Jorge Bermúdez, candidato que en un comienzo no concitaba las preferencias del ministro.

Algo similar pasó con la postulación de Jorge Abbott a fiscal nacional. El nombre por el que apostaba el ministro era Juan Enrique Vargas.

Ya en los últimos días, en el Congreso llamó la atención que el ministro del Interior no haya participado de las negociaciones para aprobar la ley corta de gratuidad.

Además, en el oficialismo fue comentario obligado el que Burgos se haya desmarcado de la postura del gobierno de “no referirse a procesos o resoluciones judiciales”, al criticar la última declaración en Fiscalía de Sebastián Dávalos.

Con todo, no es la primera vez que la Presidenta mantiene una compleja relación con su ministro de Interior. En su primer gobierno tanto Andrés Zaldívar como Belisario Velasco tuvieron traumáticos pasos por La Moneda y con Edmundo Pérez el vínculo fue más bien pragmático.

Y en este mandato, pese a que con la designación de Rodrigo Peñailillo se apostaba a una mayor sintonía personal, la relación terminó tan quebrada que la última vez que conversaron fue para el cambio de gabinete de mayo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.