Una crisis autoinfligida e innecesaria

images (1)Editorial Diario La Tercera 31 de Diciembre de 2015

Aunque el ministro Secretario General de Gobierno se ha encargado de enfatizar que “lo esencial” de la visita de la Presidenta de la República a la Región de La Araucanía es que “se adoptaron compromisos importantes, se hicieron anuncios y se inauguraron obras relevantes”, lo cierto es que la percepción pública y los comentarios de integrantes de la propia coalición oficialista apuntan en otra dirección.

images

En lugar de representar el cumplimiento de un compromiso asumido por la Mandataria con la única región que le restaba por visitar, de forma oficial, durante su gestión, el viaje a La Araucanía quedará marcado como uno de los episodios de crisis autoinfligida más evitable e innecesario de la actual administración.

Los responsables de la visita no solo excluyeron de la organización a la cartera directamente encargada de la seguridad nacional y coordinadora de todos los esfuerzos para enfrentar los conflictos que afectan a La Araucanía, sino que llevaron a cabo una actividad presidencial bajo un nivel de secretismo pocas veces visto en democracia.

Mención especial merece, en este sentido, el aparato de seguridad que rodeó la presencia de la Mandataria en la región, lo que no hizo más que evidenciar la alta percepción de riesgo que percibe en la zona el propio equipo presidencial. Un nivel de seguridad que no se condice con la tesis de que los conflictos en La Araucanía tienen como única explicación una delincuencia que se sirve de las demandas indígenas para cometer sus delitos.

Si bien no corresponde esperar de una única visita a la zona una solución a problemas que se arrastran por ya demasiados años, los habitantes de esta región difícilmente pueden mostrarse satisfechos con los resultados de una gira organizada bajo estos parámetros y carente de los espacios de diálogo que se generan cuando todos los participantes cuentan con tiempo suficiente de preparación y evaluación de sus requerimientos y prioridades.

“No le demos tintes dramáticos a un hecho que no los tiene”, ha señalado el vocero de Gobierno. “Como se están haciendo las cosas es imposible seguir”, advierte el presidente de la Democracia Cristiana. “En el futuro no puede repetirse una cosa de esta naturaleza”, puntualiza el ministro del Interior.

imagesdescarga (2)

Las diferencias al interior del Gobierno resultan tan elocuentes como la escasa deferencia que el equipo asesor de la Presidenta tiene hacia el jefe de gabinete. Una vez más saltan a la vista no solo problemas atribuibles a una eventual falta de afinidad, sino a percepciones distintas sobre la forma como se administra el Gobierno y, lo que es más notorio, sobre el derrotero que deben seguir las reformas que forman parte del programa presidencial.

Bajo estas circunstancias, nuevamente, lo que corresponde es que los actores de este conflicto se definan y transparenten sus posiciones. Quienes creen representar las visiones más conservadoras al interior del bloque oficialista, en la práctica solo están sirviendo a los propósitos de aquellos sectores que reniegan de los logros alcanzados durante dos décadas de democracia e impulsan reformas al margen del diálogo y el interés ciudadano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.