Reunión y unidad de las fuerzas

Labbé 4Cristián Labbé Galilea

Resulta sorprendente ver y escuchar lo que hoy se dice respecto al Gobierno Militar y al tema de los derechos humanos en entrevistas o reportajes de los medios de comunicación social. Ver imágenes y oír relatos increíblemente sesgados, dar oídos a parlamentarios que hablan con todo desparpajo  de una época que ignoran, saber que terroristas reciben millonarios beneficios, genera una desazón tremenda. Hace daño constatar cómo la historia es ultrajada y falseada, traicionada y manipulada al amaño de una minoría tan audaz como siniestra…

¿Acaso nadie se acuerda de esos días? ¿Nadie se anima a denunciar  que cuanto se dice hoy día falta a la verdad?  ¿Nadie se pregunta por qué y cómo ocurrieron los hechos?

La gran mayoría prefiere callar: “Los militares ya están en sus cuarteles y los que están presos, ¿qué se puede hacer? ¡Nada, así es la vida!”

Me resisto a este letargo, a este aturdimiento, a esta parálisis de la que el país es víctima, a manos de un puñado de falsarios arteros y promotores de discordia y odio…  ¿Hasta cuándo (los soldados) vamos a soportar ser humillados, encarcelados, olvidados… por aquellos a quienes dimos libertad y progreso?

Las cosas están yendo demasiado lejos. Creo que llego el momento de cerrar filas, de sumar fuerzas, de dejar las zonas de confort, hay que unirse y participar, para desenmascarar a quienes, desde circunstanciales posiciones de poder, intentan mancillar… el honor militar! ¡Urge la unidad y la participación para reivindicar el actuar de nuestros soldados en las décadas  70, 80 y 90!

roto chilenoPreocupa que en nuestro país donde ha existido históricamente una relación ejemplar entre el soldado y la sociedad civil, en el último tiempo, por razones de contingencia y de mezquindad política, se  busque generar una disociación entre la historia, el soldado y su pueblo.

No es difícil imaginarse cómo los memoriales y los museos que se han construido con la intención de falsear la historia, darán cuenta a las nuevas generaciones de un periodo del acontecer patrio totalmente tergiversado… ¡Para entonces ya no habrá nada que hacer! Los actores que vivieron la época, habrán desaparecido de escena y, si ya son raros los que actualmente levantan su voz para denunciar este engaño, en el futuro serán aún más escasos.

Cerrar filar y despertar en el alma nacional la mítica figura del “soldado chileno” que tiene componentes del “roto chileno” que  derrochó valor en Yungay y del “soldado desconocido”, que cayó cumpliendo su deber, y que como pago nunca fue  homenajeado oportuna y públicamente…  ¡es lo que necesitamos!  Si lo hacemos con fuerza, ímpetu y convicción, surgirá espontáneamente la motivación, la mística, el impulso, que nos falta para hacer… lo que hasta aquí no hemos sido capaces de conseguir.

Debemos encontrar el camino que articule, espiritual y anímicamente, a los soldados entre sí y con la comunidad nacional para corregir la asimetría jurídica que mantiene a más de un centenar de viejos soldados privados de libertad y para reivindicar en el alma nacional… el honor y la gloria de ser soldado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.