Amenaza contra nuestro territorio

descarga (1)Juan Salazar Sparks La Tercera, 20 de febrero del 2016

Diplomático, ex embajador en Dinamarca

Frente al inmovilismo de Cancillería, un grupo de ex diplomáticos de carrera y especialistas nacionales en derecho internacional, han planteado la necesidad de denunciar el Pacto de Bogotá.

El espíritu de ese acuerdo era evitar los conflictos entre los países del sistema interamericano, para lo cual se convino un régimen obligatorio de solución de controversias ante cualquier diferendo en la región, con excepción de los conflictos limítrofes ya resueltos por tratados celebrados con anterioridad. Solo 14 de los 35 estados miembros de la OEA aceptaron formar parte del Pacto de Bogotá, convirtiéndolo en un instrumento que no es representativo ni indispensable como mecanismo regional. Ni Argentina ni EE.UU. lo han ratificado, y Bolivia lo hizo recién en 2011 para poder demandar a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Las disposiciones del Pacto son tan poco claras que, al final, un tercio de los signatarios nunca lo ratificó. Y, en ese contexto, Perú y Bolivia pudieron instrumentalizar el Pacto en contra de Chile, en total contradicción con el espíritu y objetivo del acuerdo.

descarga (2)

No solo nos enfrentamos al carácter compulsivo del Pacto, que obliga a sus miembros someterse a la jurisdicción de la CIJ, sino que ese tribunal ha “distorsionado” la aplicación del mismo, contradiciendo lo que los estados partes buscaban al firmarlo.

Si los colombianos se sorprendieron por un fallo “algo innovador” en materia de principios de derecho del mar (desconocimiento de tratados de límites entre las partes), nuestra defensa jurídica basada en el respeto de los tratados limítrofes fue ignorada por los jueces de la Corte.

El argumento de que el retiro no produciría ningún efecto en la presente controversia es evidente, pero ese no sería el objetivo. La finalidad es evitar sucesivas demandas ante una Corte que relativiza la prioridad jurídica del respeto a los tratados vigentes con anterioridad a 1948, objetivo central del artículo VI del Pacto. La excesiva  imaginación de la CIJ para “crear un nuevo derecho internacional” ha dejado al Pacto de Bogotá sin uno de sus objetivos centrales..

Tenemos, entonces, un tratado con ámbito de aplicación disminuido, con su objetivo principal distorsionado y con un carácter compulsivo (por demás anacrónico) que se ha transformado en una amenaza a nuestra integridad territorial. A eso agreguemos que el tribunal obligatorio ha creado jurisprudencia en contra de lo que firmamos al instituirlo.

images (1)

La denuncia del Pacto es una obligación que nuestras autoridades no pueden eludir. De no hacerlo, estarían vulnerando uno de los principios rectores de la política exterior de Chile, cual es “la preservación de la integridad de su territorio y de su independencia política».

Las razones de quienes se oponen a la denuncia tienen que ver más con sensibilidades subjetivas que con aspectos jurídicos reales, pues el retiro del Pacto de Bogotá está reglamentado en el mismo texto del acuerdo. Eso es honrar la tradición diplomática chilena de respeto irrestricto a los tratados, principio que la Corte no está reconociendo en sus fallos. Decir que la denuncia es “un acto contrario al tradicional respeto de Chile al derecho internacional», implica que la mayor parte de los países miembros de la OEA fuera del Pacto de Bogotá no respetan el derecho internacional. Aseverar que el retiro nos dejará desprovistos de un mecanismo de solución pacífica de controversias no resiste análisis, pues existen varios sistemas (negociación, mediación y arbitraje), incluyendo el de recurrir voluntariamente a la misma CI).

Romper con un sistema de jurisdicción obligatoria a una Corte “creativa” es un claro mensaje de que Chile no acepta violaciones a su integridad territorial, y que algunos estados no deben reabrir controversias sujetas a tratados vigentes, sino cumplir con lo ya pactado.

2 comentarios en “Amenaza contra nuestro territorio

  1. Un artículo realmente importante y enriquecedor para ampliar conocimientos más específicos sobre la materia.
    Yo personalmente creo que este peligro se hizo sin más grave cuando la mal llamada Nueva Mayoría, se coludió con el Partido Comunista, para obtener el poder y llegar así al la actual dictadura marxista que se vive.
    Ellos no están por las labor de trabajar por un Chile mejor o defender su soberanía, ellos están por la labor de desintegrarlo social y políticamente, para llevar a cabo su plan que es apoderarse de toda América Latina.

    © Morena Sv 1965 – 2016

    Me gusta

  2. Un artículo realmente importante y enriquecedor para ampliar conocimientos más específicos sobre la materia.
    Yo personalmente creo que este peligro se hizo aún más grave cuando la mal llamada Nueva Mayoría, se coludió con el Partido Comunista, para obtener el poder y llegar así al la actual dictadura marxista que se vive.
    Ellos no están por las labor de trabajar por un Chile mejor o defender su soberanía, ellos están por la labor de desintegrarlo social y políticamente, para llevar a cabo su plan que es apoderarse de toda América Latina.

    © Morena Sv 1965 – 2016

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.