Derrota de Evo Morales

evo

Editorial diario La Tercera, 25 de Febrero de 2016

El resultado del referéndum sobre la aprobación de una enmienda constitucional que permitiría una nueva postulación a la reelección de Evo Morales en 2019, dejó en evidencia el cansancio de la población de ese país tras más de diez años de gobierno del actual mandatario. Tras un lento recuento de los votos, criticado por la OEA, el Tribunal Supremo Electoral anunció la noche del martes que con el 99,72% de las actas la opción “No” obtuvo un 51,3% de los votos frente al 48,7% de los partidarios de la reforma constitucional. Tras una desafiante declaración inicial, ayer el Mandatario reconoció la derrota, aunque aseguró que perdió “una batalla, no la guerra”.

images

Morales usó las buenas cifras económicas exhibidas por su gobierno -que se han sostenido principalmente en los altos precios de los hidrocarburos- y la demanda marítima contra Chile como sus grandes cartas a favor de cara a la consulta. Una estrategia que, sin embargo, no logró compensar el agotamiento de los bolivianos al autoritarismo, las denuncias de corrupción y el abuso de poder que ha caracterizado al gobierno de Morales. Parece evidente, además, que el uso de la reivindicación marítima como bandera de lucha -que ha sido clave en la carrera política de Evo Morales y fue fundamental en esta campaña- ya no resulta tan rentable políticamente.

La opción “Sí” sólo ganó en tres de los nueve departamentos bolivianos, lo que demuestra la magnitud de la derrota del mandatario. Fue finalmente el voto rural el que le permitió a Morales sumar apoyos que acortaran la distancia inicial entre el Sí y el No -al margen de denuncias de la oposición sobre eventual manipulación de votos en algunas mesas.  La situación no sólo prueba que los bolivianos han optado por destacar el valor de la alternancia en el poder, sino que viene a confirmar el giro que está viviendo la región frente a los gobiernos populistas de izquierda, tras la derrota del chavismo en las elecciones legislativas en Venezuela y el triunfo de Mauricio Macri en Argentina.

La gran pregunta que surge ahora es cuál será el camino que tomará el Mandatario boliviano tras su primera gran derrota electoral en las urnas, a semanas de haberse convertido en el Presidente que más tiempo ha estado en el poder en ese país. Es claro que Morales enfrentará el resto de su mandato en una posición más debilitada. Las críticas surgidas al interior de su partido (Movimiento al Socialismo) son una clara señal de ello. Sería, por lo tanto, un error de su parte no hacer cambios a su gestión y negar que ya no goza del apoyo mayoritario de los bolivianos. Ello sólo ayudaría a fomentar la tensión política y profundizar la división del país.

Es positivo que finalmente el Presidente haya reconocido inequívocamente el triunfo del “No”, pues ello evita tensiones innecesarias. No obstante, sus primeras declaraciones el lunes pasado, e incluso sus afirmaciones de ayer tras admitir la derrota, no sugieran una moderación de su discurso sino que una ratificación del estilo confrontacional que lo caracteriza, situación que abre un incierto escenario sobre el rumbo que tomará el gobierno boliviano en los dos años que aún le quedan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.