La orfandad de los soldados del ayer

Por Gabriel Alliende Figueroa

A partir de 1990 quienes eran adherentes definidos del gobierno cívico militar, se han ido desembarcando de aquel, en particular los políticos. Hoy con cientos de militares presos y más de mil causas en pleno desarrollo, quienes sostenidamente recibieron el apoyo en las urnas de la familia militar, reniegan  hasta de «nuestra existencia», descarga (11).jpgSebastián Piñera por un lado vio en ellas los votos necesarios para hacer la diferencia, prometió, dijo lo que queríamos escuchar y después nos mostró que su pensamiento era diametralmente distinto, lideró a través del subsecretario Ubilla la apertura de cientos de procesos, nombró como Ministro de Defensa a Andrés Allamand, político que siempre mostró desprecio por el mundo militar, ratificando ese desprecio al ignora las tradiciones y formalidades militares en sus ceremonias y rutinas diarias y  que presentó proyectos en defensa donde a las FFAA eran dejadas totalmente dependientes del alero político en su situación presupuestaria y sin la capacidad de programar adecuadamente la mantención de su equipamiento.

images (9).jpg

Piñera cerró el Penal Cordillera y  no tuvo misericordia ninguna con los presos en la recta final de su vida, no podrá entonces esperar nada del mundo militar en retiro.

Últimamente la UDI  a través de su actual images (10).jpg presidente ha marcado su distanciamiento del Gobierno Militar presuntamente para parecer más “democrática”, constituyéndose así en otro partido político  que va a añorar los importantes votos de la familia uniformada retirada pero activa en todos los frentes ciudadanos.
Los DDHH han sido manoseados, exagerados, aumentados y utilizados políticamente. Que hubo fallecidos por ambos lados los hubo, pero unas almas tienen redención política y las otras no. Los otrora fuertes hombres vestidos con el uniforme de la patria, han aceptado ser los únicos responsables de la crisis del 73 y años siguientes.

prison-escapes-image-6-368516258.jpgEl uniformados en retiro hoy pagan con cárcel su participación en el Gobierno Militar, pero… ¿Quiénes están  pagando? los que ayer eran cabos o sargentos, subtenientes, tenientes y capitanes. Lógico, la edad promedio de un coronel en 1973 era de 50 años y si hoy estuviera vivo tendría 96. Esas realidades conforman la incongruencia de la sociedad chilena más profunda, ayer asustados por la situación que se vivía, temerosos de perder su libertad y/o sus bienes, conminando a las FF.AA a salvar al país para evitar una guerra civil o sencillamente arrancando al exterior. Hoy que todo eso pasó muchos de ellos manifiestan  su reprobación con voz severa «por las atrocidades cometidas en cuanto a los derechos humanos».

La democracia cristiana tiene otra vez la histórica posibilidad de inclinar con sus votos el futuro de Chile, sin DC no hay nueva mayoría. Esta última cada día da pasos más largos hacia la izquierda totalitaria, un ejemplo es el camino constituyente, que tendrá un origen innoble o por mejor decirlo una suma de mentes colonizadas y hábilmente dirigidas.
El resto es izquierda pura que solos suman el 33% del electorado.

descarga (12).jpgEste análisis está pensado para demostrar que los presos políticos militares, por historia y por realidad actual, solo recibirán el pago de Chile, nadie levanta voces por ellos, la iglesia, bueno la iglesia alimentó este marketing desde la vicaría de la solidaridad, los evangélicos, me parece que de ellos se puede esperar algo, ¿pero que pasa con los hombres buenos de Chile?, ¿que le sucede a nuestra sociedad que no se da cuenta que tiene bajo rejas a los que les dieron libertad?, SÏ el tema es ese. El 11 de septiembre de 1973 pudimos ver  como la mayoría de las personas celebraban el término del caos destapando botellas de champagne, otras, en menor cantidad se opusieron violentamente.

La tranquilidad llegó y con ella la normalidad. Se restablecieron los servicios públicos, la locomoción y las ciudades empezaron con su rutina, los entes productivos se pusieron a trabajar, se devolvieron empresas, volvió la productividad, la inflación desatada empezó a bajar paulatinamente, se acabaron las colas y los productos empezaron a llegar con normalidad a los supermercados. En el verano de 1974 la ciudadanía salió de vacaciones, unos al norte, otros al sur, y los más al litoral central, era el país que volvía a vivir sin temor. Así se reiniciaba el camino hacia un mejor Chile por la senda del progreso cuyos frutos podemos gozar hasta el día de hoy.

images (11).jpg

Pero….., tenemos a viejos militares presos, enfermos, la sociedad lo sabe, pero ya conquistaron la libertad, ellos…, los militares….., ¡que se las arregle como puedan!, ya no son necesarios…, bueno, excepto en los temporales, terremotos, maremotos, volcanes en erupción, crecidas de ríos, aludes y los temibles aluviones que se llevan poblados y ciudades.

¿Acaso se puede pensar que  toda una generación de entonces jóvenes de 22 años estaba permeada por la maldad? Hoy parte importante de esa generación ha sido sancionada con medidas carcelarias para ser pagadas durante 5 vidas. Nunca es tarde los ancianos, enfermos de Punta Peuco siguen esperando ser liberados, siguen confiando…, siguen muriendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.