Buena la pareja

3Columna de Joe Black, El Mercurio 15 de Mayo de 2015

La vida funciona en pareja. En dupla. Piénsenlo un segundo. Todo suele resultar mejor si uno tiene un partner para encarar la existencia. Y da lo mismo el tipo de relación o incluso la jerarquía que exista dentro de esta dupla. Lo importante es que exista.

Don Quijote no funciona sin Sancho. Batman no es lo mismo sin Robin. O hasta el día y la noche: son antagónicos, pero funcionan como dupla, el uno no existe sin la otra.

Y así en todo.

Dios es el copiloto de los taxistas, y Waze, el amigo ideal de los conductores de Uber. Todo perro tiene su árbol, los carabineros dan sus rondas en pareja, cada Peñailillo necesita su Arenas tanto como Burgos añora a su Valdés.

descarga (7)Pensé en esto cuando leí la noticia de que Luis María Bonini llega a la «U» para hacer dupla con Sebastián Beccacece. Era obvio que el entrenador del club azul (quien alguna vez fue la dupla de Sampaoli) necesitaba un compañero de ruta. Alguien con quien pimponear. No tengo claro quién será Sherlock y quién jugará el papel de Watson, pero si los dos son inteligentes, comprenderán rápido que más vale que se transformen en el uno para el otro, que anden juntos, café para dos, fumando un cigarrillo a medias. De lo contrario, el futuro no se ve promisorio.

Es que la vida es dura cuando uno es uno y sus circunstancias, cuando nuestra única compañera es la soledad sin mayúscula.

descarga (13)Por eso me preocupó lo que pasó esta semana con la Presidenta Dilma Rousseff. Ella se quedó sola en su país y ya ven los resultados. Fue suspendida de su cargo por al menos seis meses y las cosas pintan para que no pueda volver más al cargo.

Pero como la vida también funciona como una compleja trama de relaciones en que diversas duplas interactúan con otras en miles de interminables combinaciones, la salida de Dilma produjo el quiebre de otra «yunta», la que formaba ella con la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

Las dos se habían convertido en las únicas jefas de Estado de sexo femenino del cono sur y, dada su afinidad personal y política, constituían una dupla perfecta. Como la Vicky y la Gaby, Thelma y Louise o la Pity y la Poty, si quieren llevar las cosas todavía más lejos.

Yo me percaté de la gravedad del tema cuando leí la declaración pública que emitió nuestro gobierno al conocerse la decisión del Senado brasileño de aprobar la destitución temporal de Dilma. Decía algo así como lamentamos lo que ocurrió a la «amiga» Dilma.

descarga (14)Es que ahí está la clave de todo. Para la Presidenta Bachelet, la caída de Rousseff no fue solo el comienzo del fin de una aliada política, de una congénere gobernante o de una colega querida. Representó la demolición de una potente dupla emocional e ideológica. Y el comienzo de un camino en solitario para nuestra Mandataria.

Ya los sabemos, la vida es más dura cuando es de a uno. Por eso no es poca cosa lo que ocurrió esta semana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.