Llamado a los encapuchados sin capucha

descarga (7)Por Roberto Hernández Maturana

Encapuchados atacan la iglesia de La Gratitud Nacional.

Encapuchados atacan con bombas molotov y piedras a Carabineros.

Encapuchados destruyen la propiedad pública y privada durante las manifestaciones callejeras.

Encapuchados  instalan barricadas en Avenidas de Santiago interrumpiendo el tráfico vehicular.

Excepto la primera noticia, las demás son calcadas de cualquier protesta estudiantil.

images (1)

Y no hablemos de la Araucanía en que encapuchados  queman iglesias, atacan a Carabineros, o dan entrevistas a TVN.

Carabineros, tantas veces agredidos por encapuchados debe “medir” su respuesta para no ser después cuestionados por autoridades, políticos  y sectores de la sociedad claramente determinados, pudiendo costarles la baja, e incluso procesamientos judiciales por “uso desmedido y abusivo de la fuerza”.

Una justicia garantista asegura que en general, estos encapuchados eviten una sanción penal, cuando no ella es mínima. ¿Llegará el día en que veamos encapuchados condenados o encarcelados, o pagando al estado o particulares los graves daños causados?

¿Cuál es el origen dimages (2)e los encapuchados?…, ¿Anarquistas?…, ¿Jóvenes “idealistas”?…, ¿jóvenes “progresistas?…, ¿lumpen “infiltrado”?… ¿Todas las anteriores?…, ¿ninguna de ellas?… Ciertamente una cosa es segura, son cobardes, que se escudan en movimientos protestatarios, para desde el anonimato, agredir y destruir, vomitar su rabia, o “divertirse”  desde la psicopatía del negativismo y la destrucción.

Cabe aquí preguntarse: ¿cuándo darán la cara los “encapuchados sin capucha”?. Sí, ellos son aquella sociedad silenciosa que mira con espanto las noticias de la barbarie, se escandaliza, pero no hace nada…, nada. Cautivos de una prensa ideologizada, de una minoría que quiere convencernos de que vivimos en una sociedad de libertades, sabiendo que en lo que en realidad vivimos es en una sociedad que se desenvuelve en la permisividad y el libertinaje.

descarga (3)

Es la hora de que estos “encapuchados sin capucha” pierdan el miedo a expresarse, que recupere los espacios públicos y aquellos que les da la libertad de expresión, sin temor a las descalificaciones y a la intolerancia de quienes hacen enjuagues con la palabra “tolerancia”. Los chilenos comunes y corrientes, aquellos que día a día van a sus trabajos y actividades, aquellos que quieren disfrutar de sus espacios públicos. Estos “encapuchados sin capucha”  no pueden, ni deben seguir escondiéndose de los delincuentes, y menos aún de quienes se esconden detrás de una capucha para expresarse violentamente.

bombas_11147

Los traumas del pasado no pueden paralizar al país y a sus instituciones. El Estado tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos con las armas que le entregan sus leyes. Si existe temor a usar la palabra “represión”, entonces  que sea la obligación del Estado y sus instituciones, no con las minorías vociferantes y destructoras, sino la obligación que tiene con la mayoría silenciosa, la que finalmente las empuje a  actuar en defensa de la sociedad:

Con una policía respaldada por las autoridades.

Con un sistema judicial que sancione de acuerdo a los delitos cometidos

Con un gobierno que garantice las libertades de sus ciudadanos y no las de los delincuentes que se escudan en “movimientos sociales”.

Con dirigentes sociales y estudiantiles que se hagan responsablemente cargo del orden de sus convocatorias, y/o respondan pecuniaria y/o  judicialmente de los perjuicios que en ellas ocurran.

images (3)

En el próximo año y medio tendremos elecciones, y por tanto  la oportunidad de expresarnos en las urnas, y en ellas, la oportunidad de respaldar promesas populistas, ambiguas  o derechamente irresponsables, que promueven gratuidades a diestra y siniestra (camino fácil de clientelismo estatal), anarquía y lucha de clases, o respaldamos el camino del respeto a nuestras leyes, el respeto a la autoridad, y el trabajo responsable, que nos llevó en un tiempo cada vez más lejano, a tener una posición señera entre los países de América Latina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.