Desprecio a los votantes

Axel-Buchheister_avatar_1-200x200Por Axel Buchheister, abogado

El gobierno va completamente a la deriva, pues no sólo gestiona todo mal y de manera improvisada, sino que carece de cohesión en sus propios cuadros. Así lo confirma el último incidente, en que una rectora designada desafía la autoridad presidencial y se niega a renunciar, enfundada paradojalmente en la bandera de la autonomía universitaria.

No pudiera ser un escenario mejor para la oposición, que si hiciera las cosas bien, tendría que comenzar a remontar. Pero es incapaz de hacer las cosas bien. Cuando el proceso de inscripción de sus candidatos llegaba razonablemente a puerto, surge la maniobra de Francisco de la Maza y Joaquín Lavín, en que el primero hereda al segundo el puesto de alcalde en Las Condes, saltándose los mecanismos institucionales de Chile Vamos y de los partidos, y a los electores de la comuna.

Lavin-De-la-Maza

Una movida racionalmente inexplicable y que carece de presentación. Resulta sorprendente que el alcalde De la Maza, que ha venido, según nos ha dicho, luchando porque en la UDI haya un sistema de gobierno de “un hombre un voto” y porque los candidatos se nominen mediante primarias, realice una movida que implica un acto de corte feudal para traspasar su cargo a otro. Y que la presentan, además, como una generosidad de Joaquín Lavín. Un desprendimiento que, en una persona que supuestamente tiene un gran caudal electoral, debió consistir en postular en una comuna donde “las papas queman” y no en la que sería una “sandía calada”.

Es incomprensible que los demás partidos de la alianza opositora hayan aprobado los hechos consumados. Porque es un dato que el diseño, entre otras cosas, buscaba menoscabarlos: si De la Maza hubiera anticipado oportunamente su decisión de no continuar, Las Condes era terreno abierto y otros hubieran pretendido el cupo; y que la puja se habría tenido que dirimir por primarias o, al menos, por encuestas. Tanto, que la prensa ha consignado que una de las justificaciones que se habrían dado “en la interna” para actuar como se hizo, fue la necesidad de evitar que el cupo quedara en manos del concejal Carlos Larraín. ¿Es así como se construye la necesaria unidad del sector?

descarga (7)

Pero lo más grave es el efecto que la maniobra puede tener en los votantes. Porque si bien es muy difícil que Lavín pierda en Las Condes -los habitantes de la comuna difícilmente votarán por un socialista-, puede haber desaliento e incluso hastío entre ellos, y disminuir el número de los que vayan a sufragar, especialmente considerando que el voto es voluntario. Un resultado mediocre sería una victoria pírrica, que puede tener un efecto adverso en las futuras parlamentarias y presidenciales, pues los resultados no sólo son números, sino que tienen un componente de imagen y motivación que les da proyección.

Los políticos de centroderecha viven haciendo todo en función de los “votos por conseguir” y poco les importa lo que opinen los propios partidarios. No entienden que las elecciones se ganan entusiasmando primero a éstos, y que sobre esa base se impresiona y convence a los indecisos. Pasarlos a llevar y tratarlos como un voto cautivo, no es la mejor receta para entusiasmarlos.

Adiós a Ruibarbo…

descarga (9)Por Fernando Villegas Darrouy

Difícil concebir dos entidades más abismalmente alejadas entre sí -al menos a cinco mil años luz la una de la otra- que el bellísimo cuento Adiós a Ruibarbo, de Guillermo Blanco (1926-2010) y la más bien pedestre autoproclamación como candidato a la Presidencia de la República del alcalde De la Maza. Y sin embargo y pese a esa distancia cósmica, metafísica, hay un terreno común, cierto rasgo compartido aunque en un caso se muestre en tonalidad estética de gran distinción y en el otro bastante menos. Ese rasgo es la tristeza. En Adiós a Ruibarbo se trata de la más profunda, hermosa y desoladora tristeza que jamás se haya descrito en nuestra literatura y probablemente en casi cualquier otra escrita en castellano; en la proclamación de De la Maza nos tropezamos con esa melancolía en tono menor que acompaña la puesta de sol en un balneario medio pelo repleto de ferias artesanales y que suscita, en el turista, un banal y predecible sentimiento “poético” expresándose con malas fotografías.

Hablamos no del “crepúsculo” -me esfuerzo por darle siquiera algún mérito verbal, asociándolo con la trilogía wagneriana- del candidato sino del de la derecha. O tal vez más exacto sería hablar de su entrada en la noche eterna si acaso a dicha variante no la objetara el detalle de que la derecha nunca ha salido de ella. La oscuridad es su iluminación de costumbre. Nos referimos a cierta porfiada cerrazón intelectual, egoísmo brutal, afición a los remilgos, estrechez del entendimiento e inclinación a golpearse el pecho en capillas presididas por líderes espirituales devotos de la pedofilia. Tal ha sido  el ambiente en que esa sensibilidad en y de buen grado se ha movido y ha dado, por esa razón, motivo y tema a infinidad de obras literarias, entre las cuales las de José Donoso reflejan muy bien hasta el olor de ese universo de tinieblas, secretos y ferocidades.

images (4)

Multiplicación

La proclamación de De la Maza es un reflejo de todo eso no por cómo y quién sea él, el candidato, sin duda una agradable persona y productivo ciudadano, sino por el mero hecho de constituir un avatar más de la multiplicación anodina, incoherente e inane de las candidaturas de su sector. Por sí solo eso constituye una muestra de fracaso pretendiendo disfrazarse de renovación. Porque os pregunto, amados hermanos: ¿Hay algo más triste que el fracaso, en especial del que carece de épica, de lírica, de grandeza? El fracaso menor, vulgar, es fenómeno repleto hasta rebozar no tanto de tristeza como del talante tristón del incompetente que arruina todo lo que hace. Por eso peor que el traspié mismo es la mediocridad de su protagonista.

descarga (6)

Y hablando de candidaturas de la derecha, ¿cuántas van ya? En el último recuento sumaban entre cuatro y media docena. Es una multiplicación que más bien divide, contundente señal de dispersión, de carencia de ideas, un burdo pulular de ambiciones, de gran pequeñez y alegre sentido de las irresponsabilidades. Es, por definición, el cuadro que típicamente ofrece no sólo y simplemente una coalición política en busca de Su Hacedor aquí en la Tierra como en el Cielo, sino la entera cultura a la que pertenece. Las derechas y sus culturas de proveniencia, cuando están vigentes, ofrecen al observador un espectáculo de ruda solidez aun cuando en ocasiones lleguen a dividirse, como sucedió en Chile en 1891 y 1851; aun en esos casos dicha elite resulta apabullante en su fuerza y fiereza, en su ciega convicción de estar en la verdad. Y por eso los contendientes aunque luchen a muerte comparten por igual cosas graves, serias y majestuosas en las que creen fervorosamente, como lo son Nuestro Señor y la Sagrada Propiedad. La actual situación, en cambio, NO ES la de una elite de esa variedad, segura de sí misma incluso cuando se divide transitoriamente, sino lo que tenemos a la vista es el cuadro de un ejército derrotado y en retirada bajo la consigna “¡sálvese quien pueda!”. Cultural y políticamente, aunque no económicamente, la derecha chilena ha muerto; por ende la frenética actividad manifestada por los nuevos movimientos y liderazgos que emanan de ese sector casi cada semana, por lo demás efímeros, no son en absoluto un signo de vitalidad -lo llaman, con conmovedor entusiasmo, de “renovación”-, sino señalan la presencia de las bacterias anaeróbicas que acuden al festín ofrecido por un cuerpo en descomposición.

¿Y la oposición?

¿De qué descomposición estaríamos hablando? se preguntarán algunos. ¿Acaso las encuestas no revelan que entre ⅔ y ¾ de los consultados se oponen a las reformas, incluso a la Presidenta? La respuesta es simple: la oposición no es la derecha. Y además, dicho sea de paso, tampoco es siquiera sólo ella misma porque aun no existe. Una oposición digna de ese nombre es un COLECTIVO, un referente claro, aglutinante y con un liderazgo fuerte, algo que se mueve en cierta dirección; lo que hay en Chile es una suma de individuos que no están de acuerdo con el gobierno, mero agregado estadístico resultante de adicionar las respuestas que le dio una masa anónima de ciudadanos a un cuestionario. Eso NO ES una oposición. Una entidad que no se conoce o reconoce a sí misma, que existe en sí pero no para sí, no existe como cuerpo político por la misma razón que una simple pila de ladrillos, por grande que sea, no existe como edificio.

images (5)

Dicha oposición virtual, hasta ahora sin cuerpo ni alma, no lo ha encontrado y difícilmente puede encontrarlo en la decrépita oferta de la derecha. En el mejor de los casos la derecha ha ofrecido no la realidad, sino la posibilidad o dudosa perspectiva de un cuerpo unitario que represente a la oposición; para esos efectos ha celebrado reuniones -donde, por lo demás, han brillado los cuchillos largos y cortos- de coordinación que hasta en lo tocante a los asuntos más nimios han terminado donde empezaron, en la Tierra de Nunca Jamás. Es dificultoso que sea de otro modo. Los Frankenstein confeccionados con partes y piezas de cadáveres tienen la mala costumbre de desmembrarse luego de dar sus primeros pasos. No será con un monstruo de esa laya que se va a “reencantar” o siquiera alinear a nadie. No será con una mayoría silenciosa de disconformes de sofá, desconocidos unos para otros, que se construirá una alternativa. ¿Disconformes con qué y conformes con qué? Sin un “relato” unificador esa mayoría no existe ni siquiera en ese plano estadístico porque, por falta de cohesionantes, bien puede mutar mañana mismo. Un bono de más o de menos y como por arte de birlibirloque la mitad de los encuestados se puede dar vuelta de carnero.

images (6)

Minoría triunfante

Es lo que permite o hasta impone la siguiente ley de hierro de la política de todos los tiempos: una minoría organizada es “mayoría” comparada con una mayoría puramente estadística o simple colección de individuos en apariencia y/o en abstracto semejantes. La NM es esa minoría organizada. La izquierda puede ser, como tantas veces lo ha probado, incompetente para gestionar -no está en el ADN de su feligresía- pero es bastante competente para hacer política; sabe qué decir y cuándo, cómo superar el día de los quiubos sus discrepancias internas, qué prometer, cuál es la sensibilidad de turno en el cerebro promedio de la población y qué enemigos crear que sean blancos atractivos para el rencor y resentimiento, siempre tan abundantes. Con eso y su militancia dura de camaradas, compañeros, apitutados, simpatizantes y un buen porcentaje de la siempre crédula juventud a la búsqueda de causas célebres, la izquierda ya tiene suficiente para derrotar a quienquiera se ponga por delante, en especial si se ponen por delante candidaturas “testimoniales”.

Así es como volvemos a Ruibarbo, al porfiado e inconsciente caballo de tiro que pese al intento  por salvarlo de unos nenes con corazón de oro retorna al establo donde al otro día lo llevarán al matadero.

Cuestionamientos al sistema de AFP

descarga (4)Editorial diario La tercera, 31 de Julio de 2016

La masiva marcha del fin de semana (“No más AFP”) puso en primera plana la discusión respecto al actual sistema previsional chileno, en lo que se busca presentar como un descontento masivo de la población a raíz de las bajas pensiones que estarían entregando las AFP. Parece evidente que el sistema de capitalización individual, que fue diseñado hace casi 40 años, necesita una serie de perfeccionamientos de modo que el objetivo de lograr tasas de reemplazo cercanas al 70% se cumpla en la mayoría de los casos. Sin embargo, el país cometería un grave error si cambiara este sistema para volver al antiguo sistema de reparto, el que fiscalmente resultó insostenible, además de profundamente discrecional en los beneficios que entregaba.

descarga (5)Uno de los beneficios más evidentes para los trabajadores del actual sistema previsional ha sido la exitosa administración de los fondos, pues a pesar de las crisis que han afectado a la economía mundial en estas tres décadas, la rentabilidad promedio anual para sus aportantes supera el rendimiento de sistemas similares presentes en otros países de la OCDE. De los más de US$ 150 mil millones que hoy administra el sistema, algo más de US$ 50 mil millones corresponden a aportes de los trabajadores; el resto es fruto de la rentabilidad.

Quienes proponen volver a un sistema de reparto deberían transparentar que dicho esquema no sólo ha sido ineficiente en entregar las pensiones que promete -en Francia, por ejemplo, un 61% de los trabajadores recibe como pensión un monto inferior al que ese mismo país se fijó como referencia-, sino que desde el punto de vista fiscal pone una presión que resulta insostenible, especialmente cuando las expectativas de vida aumentan y las sociedades envejecen, realidad que también está ocurriendo en nuestro país. Los manejos discrecionales en el monto de las pensiones no son posibles bajo el sistema de AFP, y la posibilidad de cometer irregularidades con los fondos es muy baja -de hecho, no hay antecedentes de que algo así haya ocurrido-, dado el alto nivel de fiscalización que tiene el sistema. Un beneficio adicional ha sido el favorable impacto que los mayores niveles de ahorro e inversión han tenido sobre el crecimiento del país y desarrollo del mercado de capitales.

images (3)Sin duda, el flanco más complejo tiene que ver con el monto de las pensiones. Ello pasa en buena medida porque desde el punto de vista político se tomen decisiones complejas, pero a la vez indispensables. El gran desafío es flexibilizar el mercado laboral, de modo que más personas tengan empleos formales, coticen y eviten lagunas previsionales, la principal razón de las bajas pensiones. También cabe legislar sobre elementos fundamentales para incrementar las tasas de ahorro como el aumento de la edad de jubilación, cobertura del sistema y monto de ahorro -el 10% de la renta es insuficiente a la luz de la realidad-. Australia, Canadá, Hungría y el Reino Unido, entre otros países, han aumentado gradualmente la edad legal de jubilación. Seguir posponiendo la entrada en vigencia de la cotización de los independientes tampoco resulta razonable. Todo ello es perfectamente posible de complementar con un mayor pilar solidario del Estado.

No es afortunado que las AFP hayan desaprovechado este tiempo para sensibilizar a la población de las ventajas de la capitalización individual, y que la dirigencia política haya postergado el necesario ajuste de los parámetros del sistema. El debate que se ha abierto brinda la oportunidad de introducir estos perfeccionamientos de manera responsable.

Tenemos lo que nos merecemos

Roberto AmpueroPor Roberto Ampuero

Impresiona ver cómo un país que navega entre turbulencias, perdiendo altura y con pilotaje deficiente, termina por extenuar, desencantar y atormentar a sus habitantes. Esto acarrea pérdidas -en armonía social, tranquilidad de espíritu, felicidad y calidad de vida, entre otras- que nadie cuantifica y de las cuales nunca nos indemnizan. Al contemplar a Chile desde lejos, seguir sus medios y debates, su rumbo errático y la pérdida de la autoconfianza, uno nota que hoy es un país carente de sueños de futuro, tiranizado por la inmediatez, la minucia, la descalificación y el resentimiento.

Vivir en Chile es como viajar en un tren bala, pero no porque nos dirijamos raudos a un destino cierto, sino porque no alcanzamos a comentar el paisaje que pasa ante nuestros ojos. Son tan numerosos los desaguisados gubernamentales, los escándalos en torno a la relación entre política y negocios, los fiascos oficialistas y opositores, la crisis de las instituciones y los desórdenes, que resulta difícil digerir los problemas que se suscitan cada día. Los recientes borran los anteriores; quien se queda comentando el último traspié de La Moneda, al día siguiente está passé . Como cada jornada es más nefasta que la anterior, se torna arduo abordar en profundidad la incesante cascada de problemas y proponer soluciones razonables e innovadoras.

descarga (2)¿Hay responsabilidad de la ciudadanía en todo esto? Muchos políticos no lo dirán, pues dependen de los votos para permanecer en el poder o acceder a él, y nada peor en este sentido que leerle las levitas al pueblo. Pero nosotros, ciudadanos, tenemos gran responsabilidad por lo que ocurre. Basta de buscar culpables solo en los demás. Unos son responsables por no votar y dejar en manos minoritarias el país. Otros, por dejarse influir por la cultura del espectáculo, la adicción a la frivolidad y la adoración de la popularidad, por no votar por el más capaz, mejor preparado y con mejor currículum, sino por el más simpático, dicharachero y cercano, como si las elecciones al municipio, el Congreso o la Presidencia fuesen un concurso para paliar la falta de afecto en la familia o entre conocidos. No estamos para pensar mucho, nos embaucan con un discurso que promete un Estado rico, sabio y que lo hará todo, y una selfie con el candidato para mostrar a los amigos. Después esperamos que los ganadores actúen como gente capacitada.

descarga (3)Conviene echar un vistazo a los requisitos para postular a diputado, senador o Presidente. En rigor, basta con tener cierta edad y educación, residencia o ser chileno. No hay exigencias que filtren un poco más y seleccionen a candidatos que estén por formación a la altura de los desafíos de un mundo cada vez más complejo, en el cual al menos los parlamentarios deberían tener además nociones de inglés, legislación, computación y economía, cuando no título superior. Hay parlamentarios que en sus CV incluyen «tener estudios de», grado académico inexistente. O se tiene un grado o no. El empeño solo no debería ser registrado, pues induce a engaño.

Una población que busca a los culpables solo en los políticos y no se mira en el espejo para preguntarse si votó de modo informado y crítico ante las promesas irrealizables, también tiene responsabilidad en cuanto ocurre. No debe solo victimizarse e indignarse. Con una población así, que es acrítica, ingenua, indiferente o entiende su voto como moneda de cambio, todo es posible. Los mismos que en 2013 desconocieron el modelo que perfeccionaron desde 1990, buscan hoy en baúles los atuendos que vestirán para distanciarse de lo hecho desde 2014. Cambiarán otra vez de nombre y redactarán nuevo programa, y habrá quienes seguirán creyendo en ellos. En esto, la izquierda es magistral: desde hace cuarenta y tres años mantiene etiquetados a sus adversarios de «pinochetistas», mientras ella misma, celebrando una supuesta lealtad a los principios y al pueblo, se ha transfigurado desde entonces: de ultrarrevolucionaria pasó a images (2)socialdemócrata, luego a cuasi-neoliberal, y desde 2013 a una repentina enemiga furibunda del modelo. Ahora remienda paños para la transfiguración de 2017, cuando se cumplirá un siglo del primer modelo que celebró con pasión: la revolución rusa.

¿Hemos aprendido de los riesgos que implica votar por el candidato más acogedor o simpático? ¿Seguiremos premiando a quienes ejecutan la milagrosa transfiguración? ¿Apoyaremos de nuevo a quienes desde la calle incitan a derribar la casa común sin garantizar la existencia de un techo bajo el cual pernoctar? ¿Nos identificaremos otra vez con quienes idealizan al Estado y postulan que debe resolvernos los problemas? Habrá que ver. Pero una cosa es evidente: hoy tenemos lo que nos merecemos.

Mi pobre angelita: Roxanita la huerfanita

images

La Columna de Joe Black, El Mercurio de Santiago, 31 de Julio de 2016

Es una maldad lo que el Gobierno le hizo a Roxana Pey, la rectora de la Universidad de Aysén. Diez meses después de que la instalaran en el cargo y antes de que pudiese inaugurar el nuevo establecimiento, le pidieron la renuncia.

Para peor, como ella se resistió a dejar el cargo, le propinaron un decreto de destitución que se fue a la Contraloría.

Pero eso es una maldad. Claro, porque a ella la eligió Bachelet como rectora por ser quién es y por ser exactamente como ella es. Roxana fue -o iba a ser- la primera rectora mujer de una universidad estatal de la historia de Chile. Nombrada, además, por la primera Presidenta mujer de la historia de Chile. Todo calzaba.

images (1)Además, Roxana recibió el apoyo de todos cuando fue designada, incluidos los senadores -de la DC y de RN- de Aysén.

Roxana era, y no exagero, el «santo grial» del proyecto reformista de Michelle Bachelet. Una MUJER, de izquierda, simpatizante comunista sin militancia, idolatrada por Giorgio y por Boric, defensora de la educación pública estatal, respetada por Camila, partidaria acérrima de la gratuidad universal a partir de hoy mismo, cueste lo que cueste.

Cómo se los explico. A ver, si la retroexcavadora cobrara vida, y fuese un ser humano y tuviese una hija, ella sería Roxana Pey.

descargaLes pongo otra imagen. Piensen que el gobierno de Bachelet fuese una película, digamos «El Rey León». Bueno, Roxana Pey sería Simba, y sería alzada por los aires por Ana Lya Uriarte. Y todos nos habríamos inclinado ante ella.

Déjenme insistir: Michelle Bachelet prometió una refundación completa del sistema educacional, basada en reenfocar todo hacia el Estado. Entonces, la Presidenta crea por ley una nueva universidad estatal y nombra de rectora a una mujer que será el ejemplo, el ícono, el emblema de cómo debe ser todo de ahora en adelante…

¿Y DIEZ MESES DESPUÉS LA DESPIDE POR SER DEMASIADO ZURDA?

Excúsenme, pero si alguien tiene la culpa de todo este nuevo entuerto no es Roxana Pey. Ella es como el niño de la película «Mi pobre angelito», a la que sus papás dejan sola en la casa. O como Anita la huerfanita, que sus padres no quieren reconocer, pese a sus innegables encantos.

Pero Roxana no tiene que sentirse sola. Ella no es la única a la que han dejado sola.

descarga (1)Lo mismo pasa con los que se adjudicaron los «jubilazos» de Gendarmería. Myriam Olate y sus colegas contaron con el respaldo de sus superiores en la institución carcelaria, con la anuencia del Ministerio de Justicia y de la Contraloría, que tomó razón del trámite que autorizó las millonarias pensiones.

Y si es por eso, hasta la propia Presidenta Bachelet podría reclamar que ella también es una hija política abandonada.

Porque cuando el ex Presidente Lagos dijo esta semana que nunca habíamos tenido una crisis política e institucional tan grave como la actual y que no sabe si la situación aguanta un año y medio más -que es más o menos lo que le queda a este gobierno-, tuvo la misma actitud de un padre que no quiere reconocer a un hijo natural.

Lagos no puede negar que él engendró el fenómeno Bachelet y luego apoyó su proyecto reformista. Quiéralo o no, el ex Mandatario podría ser considerado el abuelo político de Roxana Pey.

Así es que mejor que asuma.

Crónica (parcial) de un cabildo provincial

Sebastián SotoPor Sebastián Soto V., LyD Profesor Derecho UC

El sábado pasado asistí a un cabildo provincial. Sentía curiosidad por saber quiénes participarían, qué los motivaba y cómo se desenvolvería el diálogo. Me interesaba también conocer de primera mano la crítica constitucional; cuál era el verdadero problema que tenemos con la Constitución. Y si bien no pude quedarme entre las seis y ocho horas que duraron los encuentros, en el tiempo que estuve encontré algunas respuestas.

Primero, respecto de quiénes asistimos ese día. Los que estábamos ahí éramos personas que parecíamos tener una agenda bastante predeterminada. Cabildo constitucional La mayoría había participado antes en encuentros locales y todos íbamos a influir en aquello que considerábamos como más relevante. Dicho de otra forma, ahí no estaba la «señora Juanita» ni el «ciudadano de a pie»; ahí estábamos profesores universitarios, dirigentes locales, candidatos, militantes, activistas, etcétera. Obviamente ello no desmerece a quienes asistimos, sino que simplemente contribuye a matizar las conclusiones. Estas reflejarán el interés de una minoría de intensas preferencias constitucionales y no la visión del Chile «real».

Una muestra de eso es que un joven de 14 años, articulando bien ideas y palabras, planteó como un valor esencial la democracia «popular»: «esa que existe en Venezuela y Cuba» (sic), agregó, como para ponernos al día. Sorprendido le pregunté, en voz baja y en un tono inocente, si no pensaba que en Venezuela había «algunos problemas». Con total paz me respondió que esos eran «inventos de una cadena de televisión internacional: CNN… ¿la conoces?», me dijo.

Facilitadores-De-Cabildos¿Y qué se puede decir de la crítica a la Constitución? Esta se levanta sobre un mito tan extendido como sencillo: la Constitución actual es la causa de todos nuestros problemas y por eso debe ser reemplazada para así hacer realidad nuestros sueños.

Eso se apreció desde el inicio. En la ronda introductoria cada uno debía contar qué lo había motivado a asistir. Todos criticaron duramente la Constitución. ¿Por qué? Uno le echó la culpa de ser la causa del precario acceso a prestaciones de salud de los más pobres; otra señora reclamó que la Constitución impedía la participación; otro criticó a las AFP (y por eso, intuyo, había que cambiar la Constitución), y un joven afirmó categóricamente que «la Constitución es la que nos tiene así». Por eso, cuando al final un seguidor de la doctrina de la retroexcavadora sostuvo «la Constitución es perversa; hay que destruirla», nadie mostró mayor sorpresa. Solo un asistente, a su modo, planteó un matiz: nos dijo que no debíamos gastar tiempo en la discusión de difusos «principios», porque lo importante eran las «instituciones»; ahí estaba la sala de máquinas del ejercicio del poder que traería luego los cambios. Pero, tal vez porque esas instituciones no reflejan sueños y utopías como las que nos han vendido con la nueva Constitución, su moción fue rápidamente olvidada.

8e0583_8851f01f257c4fe3b41ccf8b5be564feEntonces no es de extrañar que en este tipo de encuentros se hable mucho de los sueños que tenemos en Chile, y poco de aquello que una Constitución realmente puede solucionar.

Por último, y en relación con la dinámica de estas asambleas, palpé con claridad lo evidente: en esta instancia, y también en la próxima, la estrategia de los grupos mejor organizados es la que más influye. Muestra de ello es que, luego de la presentación, había que elegir un secretario de actas y un moderador. En mi grupo, el secretario de actas fue una joven que se ofreció gentilmente después de una conversación silenciosa con otro de los integrantes. Quién sabe si fue la proactividad de la candidata o la simple desidia lo que inhibió a los demás. Pero ella fue finalmente la elegida por unanimidad… después vine a saber que nuestra elegida es una veinteañera militante comunista con una promisoria carrera en la política estudiantil. Ella tomó el lápiz y llevó los difusos comentarios generales al acta final. El que sabe, sabe…

noticia66496_img-1743Otro ejemplo de lo mismo: al poco andar, me di cuenta de que algunos de los asistentes tenían un papel que revisaban regularmente. Cuando le pregunté a mi vecino, con toda amabilidad me dijo que eran algunas propuestas. El «papel» era una buena guía elaborada por un partido de izquierda para propagar ciertas ideas fuerza. Todo ello muy bien explicado; con frases sencillas y punzantes. Esto permite suponer que los resultados que se extraigan de los cabildos serán más fieles a la «agenda» constitucional de sectores organizados que al genuino resultado de la deliberación desinteresada.

La idea con la que quedo es que estas instancias pueden tener valor como ejercicio catalizador de esperanzas o como espacio de debate político. Pero como mecanismo para la elaboración de una Constitución, sus resultados son más que discutibles.

Falta Bonini

Andrés-Benítez_avatar-200x200

Por Andrés Benítez, Ingeniero comercial

En el fútbol, cuando un equipo juega mal, en general, cambian al entrenador. Llega uno nuevo, que puede o no renovar la plantilla, pero sobre todo se encarga de modificar la forma de juego, la estrategia. Por eso, llama la atención lo que está haciendo la Universidad de Chile, al conformar un plantel de lujo, pero mantener un entrenador que todos saben que no da el ancho. En vez de aquello, trajeron una suerte de interventor, Luis María Bonini, quien si bien entra como preparador físico, todos esperan que sea el mandamás en las sombras.

descarga (3)

Con este gobierno pasa algo similar. Ahora se anuncia un nuevo cambio de gabinete, pero todos saben que el problema no pasa por ahí. Que la verdadera razón de la situación que afecta a esta administración tiene que ver con la conducción y la estrategia. Claro, en política no se puede cambiar al entrenador. El punto es que este gobierno tampoco tiene un Bonini, un hombre fuerte que pueda enmendar el rumbo.

Lo más parecido a aquello fue Burgos. El exministro del Interior jugó un rol así, siendo una voz disonante en varias oportunidades, pero por lo mismo le costó la pega. Quedó claro que Bachelet no estaba para eso. Tan claro, que en reemplazo de Burgos puso a un ministro, Mario Fernández, que apenas asumió se declaró incondicional a ella y su programa.

Y, como era de esperar, la cosa mantuvo su rumbo. El gobierno y la Presidenta siguieron bajando en las encuestas, marcando ahora récords históricos de desaprobación, una prueba más de que hacer más de lo mismo siempre asegura los mismos resultados. descarga (4) Por eso, ahora que el cambio de gabinete está en manos del ministro Fernández, nadie espera un cambio sustancial en lo importante. La “cirugía mayor” que pide incluso el oficialismo no tiene por dónde aparecer.

En este escenario, surge un segundo problema, que ya advierte el propio Fernández: la falta de candidatos competentes. La razón es simple: este gobierno está para arrancar. Embarcarse en un barco que hace agua y que mantiene el rumbo de colisión, no parece ser atractivo para muchos. Menos si no hay un Bonini, que de seguro es la clave para que la “U” pudiera rearmar su equipo.

descarga (5)

La cosa no es menor. Todo esto sucede en la misma semana en que el expresidente Lagos sacó su dedo acusador con una fuerza inusitada. En una entrevista en este diario, no se aguantó y dijo que el país vive la peor crisis institucional desde 1973, que no sabe si se aguanta un año y medio más así y que pareciera haber un vacío de poder. O sea, un escenario incendiario.

La verdad es que la cosa está jugada. La sensación de que este gobierno terminó antes de tiempo es compartida por demasiada gente. Ya todos apuestan a que los problemas actuales se resolverán sólo cuando termine esta administración. Queda mucho tiempo, es cierto, pero parece no quedar otra salida. Por eso, el verdadero cambio en el equipo que espera el país, es el cambio de gobierno, de entrenador, con la esperanza de que el que llegue cambie las cosas, tenga una nueva hoja de ruta.

Lagos y Piñera

Alfredo Jocelyn Holt

Por Alfredo Jocelyn-Holt, historiador

No sería raro que vayan de candidatos a la presidencia de nuevo, y se enfrenten incluso. El 2014 se eligieron como aspirantes a dos hijas de generales; el 93 a dos descendientes con apellido “marca” presidencial. No es inusual el querer balancear ofertas presidenciales forzando cierta simetría capicúa.

Como en el juego del dominó en que se gana con una ficha que puede colocarse en cualquiera de los dos extremos, se hace pasar a otros jugadores, y se tranca o cierra manejando bien los dobles (chanchos o mulas). En el fondo se apuesta a diablo conocido, aunque ya dos veces se matricularon con Bachelet, y vaya cómo les fue esta última vez.

descarga (1)

Vista así, la preferencia por una dupla capicúa como ésta, huele a opción de ambidextros que leen igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda. Ambas opciones, sin embargo, tienen problemas. Si es por historia electoral pasada, está por verse si se atreverán.

Piñera va a casi todas las peleas, excepto el 93 chantado por el radiocasete Kioto, y el 2001 en la senatorial por Valparaíso, saboteado por la UDI y la Armada; lo que es el 2010, se ha dicho que no ganó, la Concertación perdió.

Lagos arrugó el 2009; ya antes el 89, le fue mal como candidato a senador, y en las presidenciales una década después, le fue apenas.

images

Ambos comparten los mismos flancos débiles: sus propias coaliciones y gobiernos previos. Lagos tiene a cuenta el Transantiago, el haber “inventado” a Bachelet, y cierto transversalismo impúdico anatema para la izquierda (“el mejor gobierno de centro derecha de la historia republicana”). No faltará alguien que le diga que “la peor crisis política e institucional que ha tenido Chile” comenzó con su gobierno. Sus dos intentos de consolidación democrática -la reforma del 2005 y el acuerdo Insulza-Longueira- hacen agua hoy. Que se le presente como estadista por cierta derecha daltónica no lo vuelve más simpático. A los políticos se les elige presidentes por ser “estadista” tanto como a los reyes se les corona porque serían “monarquistas”. Es más, cómo no recordarle a esa derecha qué significó apoyar a Frei el 64.

descarga (2)

Lo que es Piñera, se le tiene por responsable de la debacle de las derechas después de su gobierno; son muchos los que nunca le han perdonado el NO el 88, ni lo de los “cómplices pasivos”. Lo cual no significa que no terminen apoyándolo si no encuentran a otro.  Piñera es la encarnación del éxito empresarial cum político, y eso pesa.

Ahora que se tenga a ellos dos no significa que se gane a esa marea creciente que no vota y menos a los que se han vuelto comprometidos políticamente ahora último. De parecerles capicúas, no les brindarán su confianza. Ni decir lo que significará la política de reflujos por falta de imaginación y renovación. Joseph Nye de Harvard daba a entender días atrás en el diario El País que se gobierna y elige a pesar de las mentiras (60% de lo que dice Trump se ha comprobado falso, un 12% lo que dice Hillary). ¿Cuántos embustes más acarrearán los que tienen un gobierno a cuesta?

Cambio de gabinete: ¿Para qué?

 

L LarraínPor Luis Larraín A

Hay varias razones por las que la Presidenta podría querer hacer un cambio en su gabinete. Un primer motivo sería una suerte de ajuste de piezas; vale decir, hacer un par de cambios en áreas que no funcionan bien o requieren destrezas ausentes en quienes conducen actualmente esas carteras.

Aquí las miradas se vuelven a Transportes, a Educación y a Justicia; todas áreas en que la evaluación recogida por las encuestas es muy mala o, bien, como es el caso de Justicia, tienen situaciones en los servicios dependientes impresentables para la población, ya sea por los escándalos denunciados o por una evidente crisis de gestión.

Javiera blancoTengo dudas de que la Presidenta quiera cargar el costo político de la crisis en la cartera de Justicia de la ministra Javiera Blanco; no visualizo quién podría llegar a hacerse cargo de la maldición del Transantiago; ni tampoco a alguien que tuviera disposición y capacidad para hacerse cargo de poner en marcha la compleja reforma educacional que ha hecho una intervención brutal en la educación escolar y universitaria, sin tener en mente soluciones para reemplazar lo que están destruyendo.

Otra razón, teórica al menos, para hacer un cambio de gabinete sería la voluntad de darle un impulso adicional o distinto al Gobierno. Es el clásico concepto del segundo tiempo, donde un gobernante se convence de que debe virar el rumbo de su administración, ya sea porque advierte deficiencias graves o porque, por el contrario, advierte una oportunidad para acelerar el paso en su proyecto dadas las condiciones del país.

descargaDesgraciadamente para la Presidenta Bachelet, esa es una bala que ya usó. Cuando cambió a los ministros Peñailillo y Arenas por Jorge Burgos y Rodrigo Valdés, creó la expectativa de que ello estaba ocurriendo y el Gobierno efectivamente entró a transitar por una ruta de menor conflicto que prometía restablecer la amistad cívica en la política e instalar la sensatez en la conducción del país. Pero la pronta defenestración de Jorge Burgos fue solo la culminación de un proceso de desencuentros entre el ex ministro del Interior y la propia Presidenta, quien finalmente no dejó hacer a la dupla Burgos-Valdés la tarea para la que supuestamente la convocó. Michelle Bachelet inutilizó así su propia movida y dejó al ministro de Hacienda en una posición incómoda, pues Burgos era su mayor soporte al interior del Gobierno.

Y una tercera razón para cambiar el gabinete sería más bien interna. No se trataría aquí de buscar una fórmula para mejorar la gestión de gobierno, sino acomodar las piezas para permitir que algunos ministros sean candidatos en las próximas elecciones parlamentarias, cumpliendo así con la ley que les exige dejar la administración pública al menos un año antes de las elecciones.

Esta última es la única razón que podría justificar un cambio de gabinete.

En efecto, aunque sea triste decirlo, el gobierno de images (3)achelet ha renunciado a la pretensión de hacer un gobierno de administración que aspire a conducir mejor el aparato del Estado, reparando las deficiencias de su gestión, que sería la primera razón que mencionamos para hacer un cambio de gabinete; y, con mayor razón, a la aspiración más alta de dar a su mandato un impulso adicional que eleve su condición a un estadio superior. Es posible que se haga algún cambio en las carteras de Justicia, Educación o Transportes, pero ninguno de ellos podrá cabalmente cumplir el objetivo de hacer un mejor gobierno.

A eso se refería, probablemente, el ex Presidente Ricardo Lagos, cuando declaró que no sabía si el país aguantaba un año y medio la crisis que estamos viviendo. La afirmación anterior contiene una brutal crítica a la falta de liderazgo que Lagos advierte en la conducción política y todas las miradas se vuelven a Michelle Bachelet.

El síndrome del pato cojo se instala así con fuerza en un gobierno que llegó con grandes pretensiones a tratar de imponer «el otro modelo», y que ahora constata que ha fracasado en su intento. Logró debilitar las instituciones y correr la cerca, pero lo ha hecho con tal costo para la población, que finalmente ha debilitado las ideas del socialismo.

Derecha sin proyecto

Pedro gandolfoPor Pedro Gandolfo

A medida que este gobierno declina tanto en el sentido de que comienza la cuenta regresiva para su adiós como en la sensación de que se disuelve en una nebulosa de confusión, decepción y desencanto -que incluye incluso a quienes votaron por él con entusiasmo-, la derecha política, aunque involucrada hasta el cuello en la crisis de confianza que golpea a la clase política, comienza a acariciar con ansiedad la ilusión de la alternancia. Desde la provincia, donde me sitúo al escribir estas líneas, esas expectativas crecientes y el desfile de los candidatos disponibles adquieren ribetes de comicidad y absurdo. Mientras más alto es el individualismo, la vanidad y la confianza personal, menos claro, más débil o insuficiente es el perfil de lo que se ofrece a cambio de lo que ya hay.

Reformas
En el mejor de los casos lo que se propone es una enmienda o rectificación: vamos a corregir lo que Bachelet ha hecho mal; será difícil y lento, pero prometemos retomar la senda del progreso, recuperar el tiempo perdido en este extravío de fiebre refundacional y de conato revolucionario. Ese es el mensaje que resuena no sin antigua arrogancia.

Ese proyecto -que podría llamarse de restauración- es paupérrimo y revela un vacío de contenidos penoso. La derecha no sabe qué hacer con el poder político sino ofrecer una renovación de la tecnocracia económica.

descarga (1)El malestar social, entretanto -que se desató durante el gobierno del Presidente Piñera, e incluso antes-, no ha desaparecido y las protestas masivas contra el actual sistema de pensiones son un síntoma de su palpitante vigencia.

Un grupo de intelectuales de izquierda -doctrinalmente muy sólido- realizó en su momento una lectura que sedujo a los actuales gobernantes y a la coalición que los apoya. Que esa interpretación resultó en amplios aspectos una mala interpretación solo debería plantear el desafío acerca de cómo debe entenderse ese descontento -que es real- y cómo responder de manera responsable a los requerimientos que envuelve para un gobierno. Hay un horizonte nuevo que diseñar, hay un paisaje futuro que proponer que urge ser pensado, y ese diseño importa reconocer que las carencias que perturban nuestra vida colectiva no se reducen finalmente a lo económico. Es paradójico cómo este gobierno, inspirado por ideales muy espirituales (inclusión, solidaridad, igualdad), convirtió su quehacer en una suerte de neoliberalismo al revés, calculador, contable, presupuestario, tributario.

Si la derecha política, a su vez, no se rearticula en torno a un discurso que coloque los fines en el orden correcto, que subordine la economía a la política, el negocio al ocio, la acción al pensamiento, mejor que continúe como modesta oposición.

“GAME OVER” o referéndum revocatorio

labbc3a9-4Por Cristian Labbé Galilea

En el último tiempo me he ido convenciendo de que nuestros actores políticos han perdido la noción de la realidad y han terminado percibiendo la contingencia como un escenario virtual…,donde ninguna situación pasa de ser un dato que en segundos desaparecerá, para ser sustituido por otro al que habrá que recibir con el mismo ánimo:  “esperar que pase”. Actitud que me resulta solo comparable con la de un niño que juega abstraído frente a una pantalla de computador, tablet o teléfono inteligente, esquivando obstáculos, buscando recompensas, salvando encrucijadas, sorteando rutas con alto grado de dificultad para acceder a aquellas que más puntos les otorguen, todo esto sin que por ello arriesguen algo más que de pronto aparezca en la pantalla la fatídica sentencia, “GAME OVER”, y si eso ocurre, basta un clic y todo de nuevo.

Por lo mismo, resulta desesperanzador comprobar que las autoridades y los políticos (de todos los colores), como si estuvieran en una situación virtual, no reaccionen frente al desconcierto, la violencia, la anarquía y el descontrol que estamos viviendo en nuestro país. Los atropellos a la ley, los más groseros errores e infinidad de escándalos de lo peor, se suceden a diario en una lista sin término que no pareciera impresionar a nadie en “la clase política.”

descarga (9)

Me resisto a creer que tenemos que esperar sufrida y resignadamente a que llegue el momento del GAME OVER. Me resulta inaguantable pensar que mientras eso ocurre la mayoría de los chilenos tengamos que comprobar que recién se ha cumplido la mitad del juego y que aún quedan dos largos años de este entorno en el que nada indica que las cosas pudieran cambiar.

Ante la realidad que estamos viviendo, con un 80% de la comunidad en absoluto desacuerdo con las autoridades que nos gobiernan (tanto del ejecutivo como del legislativo) y donde la legitimidad de los cambios estructurales que se le quieren aplicar a nuestro orden institucional solo cuenta con el 20% de apoyo, lo que no obsta a que se haya iniciado un proceso constituyente de dudosa constitucionalidad…, me pregunto si no llego el momento de convocar al “gran soberano” a un referéndum revocatorio para anticipar, legitima y democráticamente, el término del presente gobierno.

Nuestra democracia representativa muestra, en este sentido, una tremenda debilidad, pues no existe mecanismo alguno que ante situaciones de tan evidente perjuicio para Chile como la actual, permita revocar el mandato que la soberanía popular entregó a las autoridades, lo cual hace imposible generar cambios durante el periodo para el cual fueron elegidas. No hay nada que hacer…, excepto esperar resignadamente.

descarga (10)

Por lo mismo, entonces, es que me parece de la mayor importancia instalar en el debate público el tema del referéndum revocatorio, pues sería una gran advertencia al mundo político, cuyos integrantes, instalados en una zona de seguridad y absoluto confort, han abandonado su compromiso con los grandes objetivos nacionales del orden, la autoridad y la justicia, única forma de preservar la libertad, el crecimiento y la convivencia necesarias para lograr el bienestar, la justicia y la paz social.

Debemos inculcar a fondo en nuestros representantes políticos que no basta con ser elegidos y acceder legítimamente al poder, sino que lo que la comunidad les demanda es que mantengan su legitimidad de origen y no se aparten del mandato popular que han recibido, porque si ello ocurriera el soberano les pude decir… GAME OVER.

¿Y qué pasaría si…?

images (8)

Por Roberto Hernández M.

Imaginen si esto ocurriera:

¿Quieres igualdad de AFP?. Yo también.

Entonces solo trabajaré 48 horas semanales. La mitad saldrá de vacaciones en enero y la otra en febrero.

Sólo atenderé hasta las 6 de la tarde, luego de esa hora si algo te pasa deja tu mensaje y enviaremos alguien al día siguiente.

Tendremos sindicatos y bonos de término de conflicto millonarios.

Podré tener negocios anexos a mi trabajo sacando ventaja de mi condición.

Sábados y domingos solo habrá part times.

Si algo te pasa llama a tu compañía de seguros no a mí.

¡Te asaltaron!, lo siento,  estoy en hora de colación.

Día del trabajo libre. Navidad, año nuevo y fiestas patrias bonos extras y trabajaremos hasta medio día, el día hábil siguiente atiendo tu problema.

¿Te violaron una hija?, lamentamos informarte que estamos en negociaciones colectivas y los turnos éticos están ocupados.

Eso es igualdad….  ¿O no?

Un Carabinero.

 

¿De qué es culpable Cheyre?

Cheyre

(Extractado de Cartas al Director El Mercurio 19 de Julio de 2016)
Por  Álvaro Briones, Militante del Partido Socialista y ex Subsecretario de Economía durante el gobierno del Presidente Patricio Aylwin

Quienes conocen a Juan Emilio Cheyre han insistido en recordar la contribución del ex comandante en jefe del Ejército a la transición a la democracia en nuestro país. Sus detractores reclaman que ese no es el punto, y tienen razón. El punto es exclusivamente hacer justicia frente a hechos execrables que demandan esclarecimiento y una adecuada sanción a quienes resulten culpables, independiente del papel que hayan jugado en nuestra historia reciente. Esa verdad irrefutable se ve amenazada, sin embargo, no solo por quienes olvidan lo hecho por Cheyre como comandante en jefe, sino también por quienes hacen de la causa de condenarlo una vía para la satisfacción de objetivos políticos o morales ajenos a la realidad que se persigue sancionar.

images (2)La realidad de esos hechos es que el teniente Juan Emilio Cheyre, ayudante del coronel comandante del se encontraba en La Serena en el momento de cometerse los crímenes. También es un hecho que solo después de cometidos los crímenes, el teniente Cheyre se enteró de ellos, y no los denunció. En ambas condiciones, junto con este teniente -uno de los últimos de la fila en el escalafón de oficiales militares en La Serena en ese momento- había decenas de otros oficiales, y también civiles, ninguno de los cuales evitó los crímenes ni los denunció con posterioridad. En ningún orden jurídico estar en el recinto en que se comete un crimen convierte a alguien en cómplice o encubridor de ese crimen. Y tampoco convierte en cómplices de tal crimen a quienes no lo denuncian, más aún si la instancia ante la cual hacer la denuncia es la misma institución de la cual han emanado las órdenes de cometerlo, como era el caso de Chile en ese momento. Todas esas personas, con independencia de la opinión que se tenga sobre su moralidad o su educación, son por lo tanto inocentes del delito de complicidad o encubrimiento en los crímenes perseguidos.

descargaLa novedosa hipótesis judicial que convierte en imputable a una persona por el solo hecho de estar en el recinto en el que ocurre el ilícito encuentra así impulso y estímulo en una situación que es ajena al hecho que se busca investigar y aclarar y de cuyos culpables y responsables se busca castigo.

En su momento, los chilenos reconstruimos la democracia buscando avanzar solo en aquello en que había amplios consensos, porque no tiene sentido creer que un logro será estable si no se cuenta con una amplia mayoría. De esta forma se procuró la justicia en la medida de lo posible, y cada vez que fue posible -¿tiene sentido prometer lo imposible?- Juan Emilio Cheyre fue parte de ese proceso, y esa parece ser, hoy, su mayor culpa. Una culpa, por cierto, totalmente ajena a los hechos ocurridos hace cuarenta y tres años en La Serena y una culpa de la cual somos orgullosos reos muchos otros junto con él.

Estado y defensa personal

Joaquín-Fermandois

Por Joaquín Fernandois, Historiador, Experto en Relaciones Internacionales 

En cadencia infalible se producen en EE.UU. matanzas caprichosas e indiscriminadas, generalmente llevadas a cabo por individuos solitarios o -en estos últimos años- por un par de ellos, dos hermanos y un joven matrimonio. En estos dos casos, el fundamentalismo islámico fue el motivo más llamativo, aunque la causa operativa puede ser otra. En todos ellos, a diferencia de Europa (con la excepción de Anders Behring Breivik en Noruega el 2014, con 76 muertos), donde se despliega un aparato terrorista suicida, existe un proceso personal de autosugestión apoyado en la asombrosa facilidad para adquirir armas de alto poder de fuego. El escalofriante atentado de Niza combina la iniciativa individual con el ambiente terrorista, lo que es algo diferente.

¿Por qué esta porfía en la facilidad para adquirir armas, incluso las más potentes? Los defensores aluden a la Segunda Enmienda (1791), que garantizó a los ciudadanos el derecho de portar armas. Son aquellas partes de un orden constitucional que nacen y se agotan en una circunstancia histórica cuando el Estadodescarga (1) no alcanzaba su plenitud. No hay razón sin embargo para modificar el principio público de que el Estado es el que posee el monopolio de la “violencia legítima”, es decir, el que puede portar armas mediante cuerpos especializados y emplearlas en determinadas circunstancias supuestas por la ley. EE.UU. parece estar atrapado por un “originalismo” constitucional incapaz de distinguir lo permanente de un texto (en esto también fallamos nosotros) de lo circunstancial, por importante que haya sido en un momento dado.

Estos no son problemas tan ajenos a nuestro Chile. Aparte de la inseguridad para todos, lo que ha puesto el dedo en la llaga es el conflicto mapuche, que en 26 años con alarmante curva de crecimiento solo se ha intensificado sin parar, con incremento de la violencia directa, de modo que en nuestra población se ha producido un acostumbramiento a este hecho en cuanto “noticia”.

descarga (2)Para la amplia capa de víctimas, el problema es existencial, y no precisamente en su sentido filosófico. Curioso, los escasos esfuerzos de defensa propia originaron una crítica indignada, completamente desproporcionada al compararla con la violencia sistemática, quizás planificada. Esta azota a la región en un intento de crear las condiciones de limpieza étnica que afecta a los criollos, aunque la inmensa mayoría en realidad tienen mucho de mestizos. No importa, toda ideología radical simplifica las cosas como técnica de movilización.

La defensa propia es un derecho y en ocasiones una necesidad; no debe sin embargo convertirse en regla. Al organizarse -en “vigilantes”, por ejemplo-, siempre desarrolla conductas criminales y en nuestra América ha devenido en organización mafiosa. La tendencia es casi irresistible. Por ello hay que tener cuidado con la defensa propia, supremo derecho, arma de doble filo.

images (1)

La condición imprescindible para evitar esta manzana envenenada para La Araucanía debe ser la primacía justamente de ese principio de la sociedad moderna: la prevalencia del monopolio de la violencia ejercida por medio del aparato público con eficacia en el marco del Estado de Derecho (por ello no es cualquier legalidad), dejando la defensa propia para casos extremos y circunstanciales. El problema nuestro es que precisamente asoma una expresión fallida del Estado en esa región; recuperar aunque sea el tiempo perdido será tarea ardua y no insinúo que sea fácil. Es diferente y al mismo tiempo concomitante con el aumento de la inseguridad, a pesar -sarcasmo desalentador- de la notoria mejoría del nivel de vida de los chilenos.

Informe de la relatoría para la libertad de expresión

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),Extractado de The Clinic, Jorge Molina Sanhueza 20 Julio, 2016

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), criticó la presentación de la querella presentada por la Presidenta Michelle Bachelet, en contra de periodistas de la revista Qué Pasa, por la publicación de correos que constan en la investigación del caso Caval. La acción, legal, según reconoce la CIDH fue presentada por Bachelet en su calidad de ciudadana, pero fijando domicilio en La Moneda, sin renunciar al fuero.

 

La información consta en el informe publicado ayer por dicha entidad, luego de que el relator Edison Lanza revisara entre el 31 de mayo y el 4 de junio, la situación de la libertad de expresión en el país. El documento es publicado íntegramente por  The Clinic Online.

“La Relatoría Especial reitera que si bien el derecho descargaa la libertad de expresión no es absoluto, en una sociedad democrática y pluralista, las acciones y omisiones del Estado y de sus funcionarios o de quienes aspiran a serlo están sujetos a un escrutinio mayor por la prensa y la opinión pública. Ello implica que el Estado debe abstenerse con mayor rigor de establecer limitaciones a estas formas de expresión y que los funcionarios públicos deben tener un mayor umbral de tolerancia ante la crítica”.

En palabras de la Comisión “el tipo de debate político a que da lugar el derecho a la libertad de expresión generará inevitablemente ciertos discursos críticos o incluso ofensivos para quienes ocupan cargos públicos o están íntimamente vinculados a la formulación de la política pública”.

images

Le entidad del sistema interamericano de justicia, le recuerda al Estado chileno que la jurisprudencia establece que “la libertad de expresión otorga, tanto a los directivos de medios de comunicación como a los periodistas que trabajan en  ellos, el derecho a investigar y difundir, informar por esa vía, hechos de interés público”.

“La Amenaza del derecho penal -usualmente vago y ambiguo en esta materia- sobre quien se expresa contra el poder público, tiene un efecto disuasivo e inhibitorio”, sigue el informe de la CIDH.

Provocadora visita del canciller boliviano

images (3)

Editorial diario El Mercurio de Santiago, miércoles 20 de julio de 2016

Con la soberbia de un provocador, haciendo uso mediático para fines políticos, ajenos a los intereses bilaterales y de su país; con desafíos reivindicatorios, transgresores de los tratados internacionales; con propósitos de victimizarse, y apartándose de las prácticas diplomáticas, el canciller de Bolivia ha recorrido el norte de nuestro país, en especial los puertos de Arica y Antofagasta.

El jefe de la diplomacia boliviana debió haber respetado los usos diplomáticos, programando su estadía y acordando con el país anfitrión una agenda de trabajo y una fecha para la visita. De esta manera se habrían satisfecho mejor sus intereses de informarse y buscar acuerdos en beneficio de la cooperación entre Chile y Bolivia, para responder a las legítimas aspiraciones de bienestar de sus pueblos.

En cambio, optó por una ambigua visita de carácter privado, acompañado de una numerosa comitiva de parlamentarios, periodistas y empresarios que identificó tardíamente. Sin duda que su ingreso y recorrido por el territorio nacional estaban planeados para irritar al país y a nuestras autoridades. Así quedaba en mejores condiciones para capitalizar a su regreso, y en su beneficio, las reacciones a sus provocaciones. Evo

El canciller Choquehuanca es un probable candidato a la presidencia de Bolivia, luego de la estrepitosa derrota deln el referendo para reformar la Constitución boliviana a fin de reelegirse para el período 2020-2025. Mientras tanto, Evo, impopular y con una economía decadente, para sobrevivir, requiere escalar y tensionar las relaciones con Chile, sin importarle las gravísimas consecuencias de las divisiones que está creando entre ambos pueblos.

El gobierno chileno hizo lo correcto al permitir el desafiante ingreso de Choquehuanca y de su delegación, condicionando su recorrido al cumplimiento de las leyes y regulaciones nacionales, de las que ningún habitante o visitante extranjero pueden sustraerse. De allí que no correspondan los reclamos y protestas diplomáticas por los trámites provenientes de normas de aplicación general, requeridos a la delegación boliviana. Tampoco proceden sus falsas denuncias por medidas discriminatorias a las cargas y transportes bolivianos que, por el contrario, reciben tratos significativamente más favorables que aquellos otorgados a los chilenos.

images (4)Las autoridades nacionales debieron desde un principio aprovechar la visita de la delegación boliviana para publicitar la excelente calidad de los servicios portuarios y las facilidades y gratuidades para el acceso al Pacífico que se prestan a Bolivia. Aún es tiempo de hacerlo, en respuesta a las falsas denuncias del canciller boliviano al terminar su visita.

Turquía: entre el golpe fallido y la duda

descarga (1)Por Juan Francisco Coloane, Sociólogo, Ex Oficial de Naciones Unidas, Autor de” Irak: Bitácora de un Fraude”

En los despachos fotográficos se percibía una complicidad entre militares y civiles en las calles. Como si se entrara en una nueva etapa. Para un golpe militar aunque fallido, se cuenta con pocos fallecidos, y casi todo bajo un marco de civilidad en militares inédito para Turquía. Poco creíble. Muy armadito. De esto le pregunté a un turco de Estambul.

“De Erdogan se puede esperar cualquier cosa, hasta que orqueste su propio golpe como una pantomima para adquirir más poder”. Fueron las palabras de un ex colega de Naciones Unidas que pidió absoluta confidencialidad.

Cuando se produce el primer discurso de Erdogan, se ve en la foto, relajado, con el rostro de un burócrata excelso, expresando bien su libreto, sin militares cerca suyo. Todo para formar un cuadro de que no había necesidad de exhibir músculo militar en la operación antigolpe, con el llamado a los civiles a defender una democracia desacreditada.

images

Cuando su poderío se veía amenazado por errores políticos cruciales, Erdogan inventa esta parodia de golpe de estado, engañando a partidarios, aliados externos, a la oposición y por último a sí mismo. La jugada le puede resultar un Boomerang, construyendo su propio cerco de poder. Le sucede a los dictadores omnipotentes y que además exhiben el histrionismo de Erdogan.

Más allá de los 2 mil millones de dólares negociados con la Unión Europea a cambio de absorber refugiados sirios en su mayor parte, el dossier de fallas cruciales apenas lo sostenían en el poder.

El establecer alianzas espurias con Israel y Arabia Saudita, contrarias a la histórica política exterior turca, colocando además miles de terroristas en el campo de batalla sirio con el objetivo de derrocar a Bashar al Assad, su excesivo y demagógico islamismo para intervenir los poderes independientes del Estado, comprometiendo así las aspiraciones turcas de ser miembro de la Unión Europea, el descontrol del ISIS o DAESH golpeando a poderes transatlánticos, y la permanencia deAl Assad en el poder, lo tenían en la cornisa. Salvo la negociación bien poco ética de fondos por refugiados y visas para turcos, en el resto había fallado.

Tarde o temprano Erdogan iba a caer, porque proyectaba la imagen de un presidente fracasado que derrumbó los sueños turcos de sentirse verdaderamente europeos.

images (1)

La jugada es peligrosa porque en el fondo es un paso para otra purga dentro del Estado y el ejército para eliminar enemigos. Los turcos, adormecidos por décadas de gobiernos autoritarios vestidos con falsas ropas democráticas le creen. No es la fabulación de sus enemigos sempiternos.

John Kerry, el Secretario de Estado estadounidense, de hace un tiempo a esta parte se ha caracterizado por declaraciones extrañas y a veces poco sustantivas, propias de un político fatigado que no encuentra las horas de que llegue la transmisión de mando en Enero próximo.

Sin embargo negó rotundamente la afirmación descabellada de Erdogan, típica del demagogo desbocado, de que había una mano o cabeza estadounidense en el golpe. Esta vez Kerry se anticipó diciendo que el golpe en Turquía no había sido ni planificado ni ejecutado en forma muy brillante.

En otra declaración expresa que los servicios de inteligencia de los miembros de la OTAN están coordinados y esto es tan sorpresivo que nadie lo podía saber.

Los servicios de inteligencia de varias naciones miembros de la OTAN han comenzado a poner en duda la gesta de Erdogan y sus aliados internos, en detener un golpe que deja dudas por su desarrollo y desenlace.

Hay más que detalles técnicos que se desprenden de la operación según la información que aparece en los medios.

Cuando se contabilizan casi 6 mil militares y opositores civiles encarcelados y Erdogan anuncia que habrá pena de muerte por traición, es un escenario que ni un montaje de una pobre película bélica de Hollywood o de una teleserie turca pueda sostener.

Una selección de titulares apuntan a la hipótesis de un autogolpe bien simulado haciéndolo aparecer como un acto de traición de una facción dentro de las fuerzas armadas.

descarga (2)

“Una sección del ejército fue la que se rebeló”. “Apuntaban a asesinar a Erdogan mientras descansaba.”

El viernes es un día de oración en el mundo Islámico y aunque Turquía es una nación islámica, los viernes no son como en Jedah, Arabia Saudita, o Khartoum, Sudan, donde la mayor parte de la actividad se detiene. El viernes del  golpe de estado en Turquía no se detuvo porque el ultra islámico Erdogan lo quiso así.

Igualmente, es un golpe muy extraño. Se lleva a cabo en medio de una cadena de eventos críticos aglomerados. A días de lo de Niza, con el impacto de Brexit, pocos días después del atentado en Estambul, en los momentos en que se desarrollan negociaciones clave para poner fin a la guerra en Siria.

descarga (3)

Todo coincide o respalda las palabras de John Kerry de que el golpe no era obra de mentes muy planificadas ni muy brillantes.

En la mentalidad del militar turco no cabe semejante improvisación. Aunque sí cabe en la cabeza de una máquina de poder como es Erdogan, concebir desde el más puro maquiavelismo, una operación como la del viernes para reforzar su poder.

La oposición aparece apoyando el gobierno de Erdogan. Confirma que las conciencias en Turquía están adormecidas o traumatizadas por décadas y más décadas de autoritarismo y dictaduras militares disfrazadas, como la de Erdogan, el presidente que necesita de golpes de estado como el del viernes, para seguir gobernando.

La OTAN puede estar tranquila, puede hacer lo que quiera con Turquía y sus bases militares. Mientras no continúe el ISIS golpeando a poblaciones civiles en el corazón de la alianza. No es el verano que Europa y Estados Unidos esperaban, menos los turcos.

 

Fallido golpe de Estado en Turquía

images (2)Editorial diario La tercera, miércoles 20 de julio del 2016

El fallido golpe de Estado en Turquía y su trágico balance volvió a dejar en evidencia el delicado equilibrio que vive ese país, ubicado en un área estratégica, entre Medio Oriente -sumido hoy en el conflicto por la guerra civil en Siria, la presencia del Estado Islámico y la ya casi endémica inestabilidad de Irak- y la Unión Europea, que enfrenta sus propias tensiones económicas y sociales. Por ello, es positivo que el levantamiento haya sido controlado, porque de concretarse habría desencadenado en Turquía un espiral de violencia de imprevisibles consecuencias, que no sólo habrían terminado aislando a un país clave en el actual escenario internacional sino que podría haber ahondando su inestabilidad. La zona ya está sumida en una crisis profunda y presionada por el flujo constante de refugiados,  de los cuales casi tres millones viven en Turquía.
La unánime condena de la clase política turca al golpe y la masiva defensa de la institucionalidad por parte de la población civil que salió a la calle a enfrentar a las tropas sublevadas, es una señal positiva que demuestra que el espacio para acciones de ese tipo, en un país que históricamente ha tenido intervenciones militares, es hoy limitado.

La Gople Turquíafunción de garante de los principios de la Turquía moderna que el Ejército había esgrimido por décadas, parece haber quedado atrás.  El debate sobre el rumbo del país y los cambios que este debe emprender deben darse dentro de los márgenes de la Constitución y las leyes y no violando la institucionalidad o restringiendo las libertades públicas. Por ello, no deja de causar inquietud la ola masiva de detenciones emprendida por el gobierno del Presidente Recep Tayyip Erdogan tras la unánime condena al golpe.

El gobierno turco tiene no sólo el derecho sino el deber de ayudar a aclarar lo sucedido la semana pasada y llevar a los responsables ante la justicia. Pero esto debe hacerse dentro de los márgenes de la legalidad y no violando los mismos derechos que masivamente la sociedad turca salió a defender tras la intentona golpista. La detención de más de 9 mil personas desde el sábado pasado, entre las que se incluyen militares, jueces y funcionarios públicos, plantea legítimas dudas que detrás de ese proceso se esconda un intento del actual gobierno por perseguir a sus enemigos políticos, sean o no responsables de los hechos del viernes pasado. Si el artífice del levantamiento militar es efectivamente el clérigo musulmán moderado Fethullah Gullen, rival político de Erdogan, el gobierno turco debe entregar las evidencias que así lo demuestren.

descargaLas críticas opositores al estilo autoritario del Presidente Erdogan han encontrado aún más argumentos en su reacción tras el fallido golpe de Estado. En lugar de reforzar la unidad del país, aprovechando la unánime condena de la clase política al golpe, la respuesta del Mandatario ha acrecentado las divisiones. Preocupa que, como ha sucedido en otras regiones del mundo tras fallidos levantamientos militares, el gobierno turco termine restringiendo las libertades individuales y copando todas las instituciones del país. Sucedió en Venezuela en 2002 y podría volver a suceder ahora en Turquía. La respuesta al fallido golpe de Estado debería ser la profundización de los principios democráticos y no la violación de los derechos constitucionales, porque esto sólo terminará ahondando la crisis que enfrenta actualmente ese país.

Cheyre y el arte del birlibirloque

labbc3a9-4

Por Cristián Labbé Galilea

Cada día son más las personas que dicen no ver noticias ni leer diarios, especialmente entre la gente joven, en parte porque las redes sociales los mantienen”on line” en los temas que les interesa y en parte, porque lo que se dice en los medios de comunicación tradicionales, además de ser poco halagüeño, parece no importarles…, “no están ni ahí”.

Distinta es la situación que afecta a quienes siguen “con pelos y señales” la contingencia para saber lo que ocurre o puede ocurrir en nuestro entorno político social. Pero este grupo, a pesar de la noble motivación que lo inspira, ha ido perdiendo capacidad de asombro y ya nada lo impresiona, excepto lo inagotable de la vertiente que alimenta el caudal de los escándalos públicos a nivel nacional. Lo más que se dice es…. “¿Y acaso te impresiona?” o  “¡qué más se podía esperar de…!”  Así se suceden hechos y cosas, con una velocidad de vértigo y abismante obsolescencia… Lo que hoy es titular de los diarios, mañana solo sirve para envolver pescado en la feria. Maestros de las comunicaciones se encargan de mantener un ritmo difícil de seguir.

images (6)

Alguien señalaba que, por arte de birlibirloque, el “caso Cheyre” desapareció de los medios de información, con la maña con que un mago esconde un conejo en su sombrero. Hábil y diestramente, una “mano mora” logró sacar del tapete comunicacional un hecho tan grave como el sometimiento a proceso y la privación de libertad de un ex Comandante en Jefe del Ejército.

Para el mundo político nada mejor que el silencio con que se ha querido encubrir el caso, porque ello les permite mantenerse en la comodidad y abundancia de sus zonas de confort. A pesar de que se ha… “estirado la cuerda” a niveles insospechados, no ha habido reacción alguna… ¡Qué tranquilidad! Distinta es la situación desde el punto de vista de los militares: se ha afectado la máxima autoridad del Ejército y a partir de esta realidad, cualquier cosa puede suceder.

Este mutismo comunicacional advierte a gritos a las fuerzas armadas que la situación, así como se está desenvolviendo, hace impredecible el futuro para ellas, hiere la dignidad militar, debilita el orden institucional y amenaza gravemente la seguridad nacional.

descarga (13)

Lo que no extraña es lo que le pasó a Cheyre, en lo personal. A él le sucedió lo que a la rana que creyó ingenuamente en el escorpión y aceptó cruzarlo a la otra orilla del río. En su detención, el general debe haber escuchado en su interior, a aquellos que tanto lo ensalzaron, decirle “no pudimos evitarlo…, es nuestra naturaleza”.

Sí extraña, en cambio, la tenue reacción de la propia institución afectada, la nula acción de los políticos ante una provocación tan grave como esta, la candorosa pasividad de todos aquellos que en privado quiebran lanzas defendiendo a los militares y de todos aquellos que pudiendo decir algo han preferido mirar para el lado.

images (8)

De pronto pienso que, sin habernos dado cuenta, el país ha llegado a presentar evidentes síntomas del “Síndrome de Estocolmo”, que hace a la víctima (en este caso la oposición y la gran mayoría de este país) tratar de cumplir los deseos de sus opresores, cayendo en una especie de relación sado-masoquista con sus impíos verdugos (léase la nueva Mayoría), auto presentados como benefactores.

Insaciables Cocodrilos

images (5)Por Fernando Villegas Darrouy

El caso de la ex señora de Osvaldo Andrade, conocido y locuaz Benefactor del Pueblo, así como el caso de un “actor social” que contaba ya con un expediente de beatificación en el Vaticano pero que, pese a eso, ha financiado sus diligencias como dirigente y su campaña como candidato a diputado con dineros provenientes del arcón del enemigo -aunque se trataría de un lamentable caso de excesiva inocencia; el receptor de los dineros, lejos de ser cómplice, sería víctima de las acciones corruptoras de la derecha- nos ilustran de modo pintoresco y anecdótico que no hay modo de satisfacer a un cocodrilo hambriento, pero además tampoco es fácil reconocerlo porque suele deslizarse disfrazado de inocente tronco o aguarda su presa escondido en el agua cenagosa.

Posiblemente, nos ilustra “Animal Planet”, sea casi tan insaciable como los lobystas y los operadores políticos.
Hay quienes han pretendido domesticar a unos y a otros, a cocodrilos, lobystas, operadores y camaradas por igual, pero hasta la fecha han fracasado.

images (6)Por muchas salchichas que les arrojen, siempre piden más y no dejan de apuntar hacia el aterrado benefactor una bocaza repleta de filosos dientes. Cada porción adicional no aplaca sino aumenta su hambre. Al final el amable distribuidor de salchichas, sea el amaestrador o el Estado, termina como plato de fondo. El cocodrilo, sin embargo, podría argumentar en descargo que es un niño de pecho en comparación con la clase política, infinitamente insondable en sus demandas y depredadora en casi todos sus actos. Podría decir que a él sólo lo mueve el hambre fisiológica, mientras a sus colegas de depredación los moviliza el apetito, de naturaleza cerebral y por ende sin fondo conocido.

file_20160706062026

La ex señora de Andrade, es verdad, hizo algunos méritos; laboró 21 años despachando -con estufa y vaporosa tetera debajo del escritorio- tal vez hasta un comunicado de gendarmería a la semana, pegando recortes de prensa para el jefe y posiblemente dirigiendo la revista institucional para informar a los funcionarios que el equipo de baby fútbol de Punta Peuco ganó 5 a 4 al de la cárcel pública de Santiago. En su último período esa ardua labor le significó un salario de media docena de palos o más y cuando jubiló logró una apetitosa pensión de unos cinco millones. Al hacerse público dicho milagro administrativo, en el acto hizo estallar un escándalo. A raudales brotó la irritación envidiosa de don Juan y doña Juanita, la plancha de su exmarido fue colosal, la del partido de la señora – el socialista- no fue menor, hubo los habituales anuncios de “tribunales supremos”, se presentaron demandas judiciales, se iniciaron investigaciones y la prensa y las redes sociales dedicaron casi todo su espacio y su tiempo paleando carbón al horno de la ira pública.

Y sin embargo, ¿qué hizo ella de distinto a lo que haría cualquier otro ciudadano si se le ofreciera una pensión de ese calibre? Seguramente en cinco minutos ya habría encontrado buenas razones para justificarla y legitimarla. ¿Quién está en condiciones, en Chile, dulce patria de la deshonestidad expresa o tácita, de arrojar la primera pensión?

Los Insaciables
La ex señora Andrade no está sola en su disfrute de tan generoso aporte del Estado. Muchos funcionarios de la misma repartición se beneficiaron de algo parecido, aunque su número no es nada comparado al de los MILES de camaradas, combatientes y comandantes de ambos sexos que han entrado a la administración pública para promover la causa popular. Aún no jubilan, pero si algún día se descubre su insuficiencia y los despiden, entonces podrán alegar la patética condición de “exonerados”, esto es, de víctimas, con la cual adquirirán derecho legal y moral para estirar la poruña.

Pero si por razones de alta política se abrieron las Grandes Avenidas del saqueo al erario público y los camaradas se han puesto insaciables, no son los únicos a merced de dicho impulso tan primario. Insaciables son los estudiantes, quienes partieron con el humilde tema del carnet escolar y ahora no están satisfechos con que un 70% de ellos obtenga total gratuidad para la universidad, nada menos. Insaciables son los dirigentes sindicales no bastante contentos con sus fueros, cotizaciones y cómodas jornadas laborales, por lo cual pretenden ahora el monopolio, al estilo de El Padrino, del manejo de todo lo que los trabajadores pretendan, demanden o ambicionen. Insaciables son los rectores de las universidades tradicionales pues no cejan en encontrar “insuficientes” los aportes basales donados para la alimentación de sus caimanes académicos. Insaciables son las demandas de ese barril sin fondo que es la salud modelo 2016, la cual recibe un aporte fiscal tras otro sin más resultado que déficits en escala cada vez mayor. Insaciables los profesores, el grupo que más aumentos ha recibido en los últimos diez años, pero siempre dispuestos y ganosos para exigir otros nuevos. Insaciable el sector público, cuya productividad es discutible y/o se mide por los estorbos que pone en el camino de los privados. E insaciable es la oligarquía política, la cual por el afán de satisfacer sus ambiciones, está dispuesta a transar con el Diablo a cambio de dinero para empapelar el país con sus gigantografías.

descarga (11)

El Chancho y el Afrecho
Enormemente injusto sería concentrar el tema de la insaciabilidad en las personas y sus presuntas “malas prácticas”. Ninguno de los protagonistas es otra cosa que un ser humano, frágil criatura a merced de todas las tentaciones. Cabe aquí un simple silogismo: “Todos los humanos son insaciables, Pedro, Juan o Diego son humanos, ergo, son insaciables”. Más vale centrar el análisis en las condiciones que permiten crecer dicha propensión más allá de lo que es normal y tolerable. Y aceptado ese punto es cuando y donde entra a tallar en el debate no el tema de la presunta “mala práctica”, sino el del una mala política. En efecto, la insaciabilidad que ha llevado y sigue llevando a toda laya de distorsiones se ha manifestado y ha crecido porque ha sido abonada a porfía. Se le ha dado abundante afrecho. En verdad se le dio afrecho aun antes que los actuales gobernantes entraran a la bodega donde se guardaba el ahora agotado producto. Se prometió a borbotones y desde el primer día se estuvo dando sin que hubieran “brotes verdes” para reproducirlo; además y a poco andar el chancho engordado se convirtió en un cocodrilo famélico que no se llena con nada.

Estas políticas alimenticias jugando contra el tiempo tienen nombres glamorosos: pensiones “dignas”, inversión social, emparejamiento de la cancha, subsidios, deuda histórica, aportes basales, equidad, gratuidad, etc. Y al mismo tiempo estas políticas tienen resultados desastrosos, descarga (12) como lo vemos en un caso extremo, de caricatura, con el proceso revolucionario y bolivariano de Venezuela en virtud del cual miles de ciudadanos de esa nación, lucero de Latinoamérica a juicio del senador Navarro, deben cruzar la frontera hacia Colombia para ir a comprar papel higiénico. Venezuela sencillamente agotó su stock de salchichas.

El cocodrilo
Todo eso es lo que hace del cocodrilo una metáfora servicial porque, como sucede con las masas, es muy difícil convencerlo de que se acabaron las salchichas. El gobierno sabe que debe interrumpir o acotar el suministro, pero no quiere hacerlo con la voz y el rostro de Su Excelencia, de modo que endosará el deber y el poco querer al ministro Valdés. Sin embargo a La Moneda no le será posible lavarse las manos.

images (7)

Hay un solo Pilatos, el PC, el cual desde la cómoda postura de un pie en el gobierno y otro en la calle afirmará que se privilegia la satánica calculadora financiera del capitalismo en vez de priorizar al encantador mantra “cambiar las estructuras”. Todos los demás habitantes de Palacio quedarán haciendo de Herodes y no se avizora cómo se sacarán el bulto. O tal vez se lo sacarán con un último espasmo de voluntarismo suicida y seguirán adelante con la idea de resolver “la cuestión del poder”. Después ya se verá si el país sigue a flote.

 

Buscando las causas de la obstinación presidencial

descarga (7)

Por Roberto Ampuero, El Mercurio, domingo 17 de julio de 2016

Tal vez una de las grandes preguntas que nos plantea el actuar del Gobierno es la siguiente: ¿Por qué si su programa de reformas causa vasto rechazo ciudadano e inquietantes resultados, Michelle Bachelet insiste en implementarlo de modo cabal? ¿Se debe a una perseverancia inagotable, al respeto dogmático a lo que prometió como candidata pero casi nadie leyó, al deseo de dejar un legado histórico, a simple contumacia, a una incapacidad para enmendar, o a una lamentable desconexión con la realidad? ¿O hay otras razones? ¿A quién hace la Presidenta un guiño al insistir en medidas nocivas e impopulares sin cambiar una coma del programa?

descarga (8)Si hacemos memoria, Bachelet obtuvo en la elección un caudal de votos que, en relación con el universo electoral, llegó a 26%, y si añadimos la considerable merma en aprobación popular, hoy parecería razonable, responsable y realista admitir ante la ciudadanía los tropiezos y desavenencias entre las fuerzas gobernantes, los errores de cálculo y las dificultades económicas que se avecinan, y reajustar el rumbo. Al final de cuentas, las críticas no vienen solo de la oposición. Por el contrario, a esta le resulta difícil superar el calibre de la munición que emplean sectores oficialistas contra La Moneda. Vivimos bajo el peor gobierno desde el regreso a la democracia, pero la Mandataria sigue sin dar señales de querer rectificar. ¿Por qué?

Supongo que la causa de la terquedad con que la administración se aferra al programa es de carácter ideológico. images (4)Tal vez se debe al historicismo, a esa convicción esencial para la izquierda que bebe del marxismo, siente nostalgia por el socialismo real o simpatiza con íconos como Castro, Guevara o Chávez; es decir, una izquierda que goza de una desproporcionada influencia en el Gobierno. Para esa izquierda, el advenimiento del socialismo es una ley de la historia, y su reciente desplome, un accidente por errores de conducción, mas no su muerte definitiva.

Karl Popper, Isaiah Berlin y Friedrich Hayek advirtieron, en otro contexto, que el historicismo genera una filosofía determinista de rasgos no democráticos que, en ciertos casos, como en Stalin, Castro o Guevara, desemboca en totalitaria. ¿Qué es lo clave del historicismo?  descarga (9)Un postulado que Karl Marx eleva a la categoría de científico: la historia del ser humano está escrita y tiene un trazado definido: comenzó con el comunismo primitivo, transitó a la esclavitud, luego al feudalismo, y siguió al capitalismo, y desde allí -gracias a la conciencia política de los partidos «proletarios»- avanzará hacia la construcción del socialismo y la instauración del comunismo.

Lenin, Stalin, Honecker o los hermanos Castro rechazan las elecciones libres no solo porque son políticos totalitarios, sino también porque creen que el capitalismo tiene sus días contados y será sustituido por el socialismo. Para ellos, la tesis marxista es correcta, la historia tiene su final establecido, el socialismo representa la nueva etapa, y es lo mejor para el pueblo. Esta «revelación» mayor no es discutible. La gran responsabilidad de sus líderes es saber conducir al pueblo al socialismo. Creen que si en algún momento un pueblo no coincide con sus líderes, a la larga comprenderá que ellos tenían la razón. Tras el desplome del socialismo real, la izquierda populista modificó su estrategia: acepta en un inicio las formas democráticas de la sociedad que aspira a sustituir, pero convencida de que la historia está escrita, destruye las formas parlamentarias: solo el líder y el partido saben guiar al pueblo.descarga (10)

Supongo que la Presidenta, al igual que Salvador Allende, socialistas y comunistas, cree que el socialismo está inscrito en el horizonte del país, que es superior al capitalismo y que su misión es acercarlo en alguna medida. Si no fuera así, no sería socialista. Por eso no debe extrañarnos la obstinación con que insiste en un programa impopular y de efecto desalentador. Los líderes que conocen el rumbo de la historia saben qué le conviene al pueblo, y aunque éste no los entienda hoy, a la larga sí lo hará. Quien siente nostalgia por la vida detrás del Muro y admira a Fidel cree de buena fe que su medicina es la adecuada, que quien conoce el curso de la historia sufre a veces la incomprensión temporal de quienes lo ignoran, pero que el futuro le dará la razón. Por ello, no hay nivel de desaprobación alguna que lo desaliente u obligue a rectificar. La cuestión no es medir qué siente una mayoría circunstancial sino contribuir a que la historia avance en la dirección de su utopía.

¿De mal en peor?

descarga (4)Por Sergio I. Melnick, La Tercera, domingo 17 de julio de 2016

Hay países que progresan, avanzan, construyen, y hay otros que se deterioran y se van encaminando a grandes crisis que son por cierto recurrentes en la historia. Hay buenos gobiernos y malos gobiernos. Los imperios también caen. La causa de estos ciclos es cuando se abandona la lógica de la colaboración y se reemplaza por la descalificación del adversario, que se lo ve como enemigo. Cuando una ideología se victimiza y acusa de todos sus problemas a sus adversarios, o cuando reclama una superioridad moral que nunca es tal. También ocurre así cuando un sector aprovecha su ventaja transitoria y pasa por encima de los otros. El fundamentalismo (los dueños de la verdad) y el populismo (los caricaturistas de la sociedad) son los peores obstáculos para el progreso de las sociedades complejas de hoy.

Es lo que está ocurriendo en nuestro país. Cada día está efectivamente siendo peor. Uno de cada cuatro chilenos piensa que el gobierno es muy malo, y que el país va por mal camino. Hace dos años las cifras eran exactamente al revés.

descarga (6)La explosión pública de la total incompetencia del Sename muestra cómo el gobierno vive en la estratósfera, en permanentes disquisiciones ideológicas, en sueños refundacionales y completamente alejada de los temas propios y concretos de un poder “ejecutivo”. No son las instituciones las que funcionan, son los medios de comunicación que denuncian.

A eso debemos sumar los nuevos escándalos de Gendarmería, uno de los varios cotos de caza de la repartija política. Las “malas prácticas” diría Velasco con razón. Lo relevante en este caso es la incoherencia del discurso de la izquierda. Una vez más queda en evidencia lo fácil que es ser generoso con la plata de los demás, las arbitrariedades del poder, y el peso de la influencia política en temas personales. Qué fácil es hablar de un sistema de reparto sin hacer los números y ver la evidencia de sus distorsiones. Ahora revienta además el escándalo de las licencias médicas en Gendarmería, que ya había tenido otros escándalos de boletas a honorables políticos. images (2)Esto va acompañado por la oscuridad de una votación en la que se dice que por error alguien votó por Andrade. Ya nada es creíble. En paralelo también hemos visto el escándalo de las pensiones truchas de falsos exonerados amparados por cartas de recomendación de algunos parlamentarios, incluso una precandidata a la Presidencia.

El ex comandante en jefe, Juan Emilio Cheyre, es un personaje brillante intelectualmente, como pocos. Pero es muy poco querido por sus pares militares, y muy querido por la Concertación. Da la impresión que se equivocó de equipo y confió en quien no debía. Los odios son muy profundos. cheyre-1-620x413La peor herencia de Cheyre es la Ordenanza General del Ejército, hoy escondida lo más que se pueda por el Ejército. Es como la ley de reforma agraria de Alessandri, que fue posteriormente usada por Frei y Allende. En el proceso de Cheyre, se le pide innecesariamente prisión preventiva, y al día siguiente se le da la libertad bajo fianza. Es obvio que no era peligro para la sociedad. ¿Es racional todo esto?

Las malas noticias siguen. El proyecto de educación superior es literalmente un mamarracho, y ni siquiera los ministros se entienden entre sí. Siguen los slogans ideológicos, y la pobreza técnica de las propuestas. El objetivo es claro y ya se anuncia: cerrar universidades privadas y pasar los alumnos a las estatales.

images (3)Ahora se suma el escándalo de Iván Fuentes manipulado por la DC, mostrando la mala calidad de nuestra política y la falta de competencia de algunos honorables. Vuelve a emerger el tema del avión de ME-O, siguen las protestas estudiantiles, TVN sigue su crisis esperando el maná estatal para cubrir su incompetencia.

Para rematar la mala semana, las cifras económicas empiezan a anticipar una crisis mayor. Nuevamente el gobierno baja su pronóstico de crecimiento tanto para este año como el próximo, sube la predicción del déficit fiscal corriente y estructural, y se anticipa nueva disminución en crecimiento del consumo, que es lo único que sostiene el pequeño crecimiento actual. Los analistas coinciden que la próxima proyección será nuevamente a la baja. Ello significa más desempleo, menos productividad, menos inversión. La venta de acciones de Falabella y Cencosud, y el nuevo socio de Latam es el mejor predictor de los problemas que prevén los dueños de esas empresas. Codelco anuncia uno de los peores años para la empresa.

Mientras tanto, se despliegan ya abiertamente las candidaturas presidenciales de Lagos, Allende, Piñera, Walker, Goic, Guillier, Ossandón, Velasco, y la Mandataria y su ministro del Interior siguen esencialmente ausentes de la realidad nacional. El pronóstico es delicado.

Doble estándar

images (1)

Por Luis Larraín Marín, El Mercurio, Sábado 16 de julio de 2016

Las revelaciones de Informe Especial acerca del financiamiento a actividades del diputado Iván Fuentes por parte de empresas pesqueras lo ponen a él y al senador Patricio Walker en situaciones similares a las que han enfrentado el senador Jaime Orpis (que está preso por ser un peligro para la sociedad según el tribunal), al senador Pablo Longueira (con acusaciones de cohecho y medidas precautorias privativas de libertad) o a Jovino Novoa (condenado por delito tributario y «facilitar» la evasión tributaria).

Las conductas de Fuentes y Walker corresponden, en cada caso, con algunas de las que tuvieron los políticos citados. No hay diferencia cualitativa alguna.descarga (3)

Pese a esta similitud, las reacciones no han sido similares. Ni entre políticos ni en los medios de comunicación. Otra cosa es ya la reacción judicial.

Hay una diferencia sí en estos casos, pero es de otra índole. Orpis, Longueira y Novoa pertenecen a la UDI.

Se ha destacado, en favor de Fuentes, que es pobre. No sería parte de los poderosos, eximente que no alcanza a Patricio Walker. Ojo con este argumento, porque en él podría estar la clave para entender por qué algunos en nuestra sociedad están empeñados en esta caza de brujas, en que cae un par de políticos a la semana a estas alturas. Es decir, no se objeta una conducta indebida, sino que el que la realice sea poderoso. Una negación de uno de los fundamentos de un estado de derecho democrático que es el principio de la generalidad de la ley.

Se argumenta también a favor de Fuentes que este no ha votado beneficiando a las empresas en iniciativas como la ley de pesca, sino que ha favorecido a los pescadores artesanales. Se supone que un legislador debiera perseguir el interés general, no el de un grupo determinado.

Además, los intereses de los pescadores artesanales, las más de las veces, coinciden con las de los pescadores industriales. Pero en fin. Algunos periodistas se preguntan al observar las conductas de Fuentes y sus explicaciones: ¿cómo podría financiar su actividad política alguien que es pobre? ¿Acaso hay que ser rico para participar en política? Y así exculpan a Fuentes.2296612

Nadie se preguntó, en cambio, si Jaime Orpis podía financiar su campaña a senador con fondos propios.

Patricio Walker ha dicho que él jamás votaría influenciado por un aporte económico. Fuentes asegura lo mismo. ¿Y Orpis y Longueira no han declarado acaso lo mismo? ¿Por qué algunos le creen a Fuentes y empatizan con él y no a los senadores UDI? ¿Por qué suponen que ellos sí se dejan influenciar por quienes aportaron a sus campañas?

Las acusaciones de cohecho contra parlamentarios tienen una falla lógica difícil de superar. Cuando un funcionario de gobierno concede un permiso (o lo niega) yendo contra el texto expreso de la regulación y, al mismo tiempo, recibe dinero de un tercero que se ve favorecido por esa actuación, resulta posible concluir que ha actuado de esa manera respondiendo al pago que recibió.

Pero en el caso de un parlamentario, ¿cuál es la manera correcta de votar? ¿Hay un deber ser en el voto parlamentario? Claramente no; si lo hubiese, habría sólo una manera correcta de votar cada proyecto de ley. Pero no es así. La democracia permite opiniones distintas sobre la bondad de una regulación. Por algo hay votación. Será extraordinariamente difícil, entonces, probar un delito de cohecho a un parlamentario, aunque su voto coincida con el interés de una empresa. Claro, eso suponiendo que alguien en nuestro país está preocupado de que los tribunales de justicia fallen conforme a derecho y no al ambiente que prevalezca en la opinión pública.

Si los tribunales de justicia condenan a Orpis y a Longueira por cohecho, es impensable que no lo hagan con Fuentes y Walker. ¿Si condenaron a Novoa por delito tributario, por qué no habrían de hacer los mismo con la gran cantidad de políticos de la Nueva Mayoría que han extendido boletas «ideológicamente» falsas?

El doble estándar para evaluar y juzgar las actuaciones irregulares en el financiamiento de la política no aguanta más.

 

El Problema de Lagos no está a la Derecha

hermogenesPor Hermógenes Pérez de Arce

Hace un tiempo escribí que entre dos males de segunda vuelta – Lagos y Piñera— los votantes de derecha nos íbamos a inclinar mayoritariamente por Lagos. Eso llamó la atención y ganó espacios en los diarios.

Corresponde exactamente a lo que yo palpo entre la verdadera gente de derecha, que es la que defiende la obra del Gobierno Militar, es partidaria de una sociedad libre y no se ha comprado las consignas de la izquierda sobre la desigualdad, los “atropellos a los derechos humanos” y otras patrañas y consignas que han usado para lavar los cerebros de la gente.

En un almuerzo semanal al que vamos unos veinte comensales que piensan de la manera antedicha, la segunda vuelta Lagos- Piñera se resuelve 15 contra cinco a favor del primero. A los pocos días de que publiqué esto, hace un tiempo, el PPD comenzó a moverse para proclamar a Lagos, porque obviamente si consiguen un candidato que agrupe al centro y la izquierda y, además, consiga votos de derecha, dejan de tener perdida la próxima elección presidencial, como la tienen hoy. Es verdad que Piñera cordescarga (2)re con ventaja y ya tiene comprado al establishment de la derecha. A simple vista uno advierte dónde ha puesto sus fichas. No es que necesariamente la gente se venda (aunque alguna se vende, obvio, y esos saltan a la vista o al oído, según el medio en que se expresan) sino que reciben aportes generosos para sus beneméritos fines y automáticamente quedan cooptados por Piñera. Pero la verdadera gente de derecha sabe que él es de otras ideas, es un hombre del “No” y no es ni se siente de derecha.

Sabe que traicionó a los militares cuando les prometió velar, en los juicios ilegales iniciados contra ellos, por el debido proceso y la prescripción, para después de llegado al gobierno triplicar las querellas y hacerse parte activa de la prevaricación contra ellos. Es socialista de alma, mantuvo a un mirista como funcionario de su confianza en un cargo clave y cuando puede sube los impuestos y agranda el Estado, creando burocracia, nuevos ministerios, subsecretarías, superintendencias y agencias. Y además insultó a la derecha urbi et orbi, calificándola de “cómplice pasiva” de delitos.

Lagos, en cambio, fue menos odioso con los militares y con ella y gobernó mejor en todos esos aspectos que Piñera. Por algo durante su gobierno un dirigente del sector privado dijo que “los empresarios aman a Lagos”. Es verdad que como político está casi siempre equivocado, pero menos que Piñera. Por eso es un mal menor.

En todo caso, hoy el problema de Lagos no está a la derecha, y ni siquiera lo tiene con el centro, porque sobran voces DC que miran con simpatía su postulación, sabiéndolo un moderado. Su problema está con la izquierda revolucionaria. Y por eso quienes lo consideramos un mal menor entendemos que diga algunas tonterías estatistas, como lo ha hecho en estos días, porque el sector que necesita asegurar está a su izquierda, y ese sector se pone díscolo apenas su candidato deja de decir tonterías.

CEIR8mPUMAAXWXo

De modo que en la derecha no sobornada estamos tranquilos. De partida, ya tenemos un candidato propio ya resuelto, que es José Antonio Kast, para primera vuelta. Ha prendido tanto que los panegiristas de Piñera se cuidan de no nombrarlo cuando repasan la lista de presidenciables, porque saben que ahí está la verdadera competencia. Ya Kast tiene un centenar de notarías recibiendo firmas para presentarse a la primera vuelta presidencial y estoy cierto de que apenas se mueva un poco va a reunir las 35 mil necesarias. isA la vez, el coronel Labbé también ha anunciado su decisión de postular y es seguro que tendrá como base el respaldo de la familia militar. Y otro hombre de derecha, el senador Manuel José Ossandón, también es una opción plausible para nuestro sector, porque es un tipo decente, cuyo lema, “manos limpias”, tiene obviamente incómodo a Piñera.

Es decir, tenemos opciones variadas y un seguro de segunda vuelta contra el mal mayor.

Que Lagos se preocupe de su izquierda, porque de acá no tiene para qué. Los de la “derecha de verdad” estamos, entonces, tranquilos, y podemos afirmar, como cuando decíamos con toda verdad bajo el gobierno benemérito que salvó a Chile y lo pasó de la retaguardia y la inminente guerra civil a la vanguardia del hemisferio y la paz social, “vamos bien; mañana mejor”.

 

El caso Cheyre

labbc3a9-4Por Cristián Labbé Galilea

Resulta casi imposible asimilar todo lo que está ocurriendo en el país desd e hace algún tiempo. La mujer del Presidente de la Cámara de Diputados se asigna una desvergonzada pensión, la economía sigue cayendo, aumenta el desempleo, las reformas carecen de financiamiento y por lo tanto no avanzan, los brasileros desmienten a MEO y dicen que si le financiaron el avión, el Subsecretario de Gobierno es acusado de irregularidades…, la Presidenta Bachelet llega a los mayores límites de rechazo. Lo escandaloso y sorprendente es que todo esto y mucho más se produce mientras l a mayoría observa atónita, sin reacción, y las autoridades políticas… como si vieran llover.

Es en estas circunstancias que la comunidad es sorprendida con el “caso Cheyre”, traducido en el procesamiento y detención preventiva del ex Comandante en Jefe del Ejército.

Al revés de lo esperable ante un hecho de tamaña gravedad, las reacciones, aunque diversas, en general han sido todas endebles y desenfocadas. images (6)Algunos ingenuos creen que solo es una cortina de humo para distraer la opinión pública del grave momento que vive el gobierno. Ese análisis resulta simplista, pues no hay proporción entre querer levantar una típica cortina de humo y la detención de un ex Comandante en Jefe del Ejército. Otros no han pasado de analizar la figura del General Cheyre y “su nunca más…”

Lo que no se percibe por parte alguna es conciencia y coincidencia de que se está ante un caso que no afecta solo a una persona, por importante que sea, sino que toca la investidura del cargo de Comandante en Jefe del Ejército, máxima autoridad de una institución permanente de la república. Cómo omitir o minimizar el hecho de que esta aberración jurídico-política lesiona gravemente el prestigio y el honor de toda la institución Ejército de Chile, pasado, presente y futuro,  produciendo en sus integrantes un daño moral irreparable y una vulnerabilidad al rol histórico del Ejército en la marcha de la patria.

Esta agresión al Ejército en la persona de un ex Comandante en Jefe no solo lesiona el honor militar sino que es una acción con ribetes de carácter terrorista y de delito de lesa humanidad, al propiciar indirectamente la alteración de la jerarquía, el orden y la disciplina militar.  images (1)Al actuar sobre la máxima autoridad institucional se desestabiliza el funcionamiento de sus estructuras y se crea en sus integrantes, así como  en las otras ramas de las Fuerzas Armadas, un estado de confusión e inseguridad.

A quienes se han querido dar un irresponsable “festín” con el tema, hay que recomendarles que piensen las repercusiones que puede tener lo ocurrido con el ex Comandante en Jefe del Ejército, por lo que significa en el orden institucional y porque la opinión pública, en casos como este, reconoce la existencia de una vergonzosa asimetría jurídica: los militares son procesados y los terroristas dejados en libertad. Todo ello se acerca más a la venganza que al estado de derecho, ynadie puede asegurar que no altere la paz pública, la reconciliación y la unidad nacional.

En este caso, más allá de lo que cada uno piense del General Cheyre, es al Ejército de Chile, al histórico, al de siempre, al que se ha agraviado. Su reacción, por eso, ha sido considerada demasiado cuidadosa y con pocos visos de querer representar el dolor que lo afecta. No estaría de más que nuestras autoridades  recordaran el viejo refrán que dice… “cuando uno juega con fuego y estopa… de pronto viene el diablo y sopla”.

«Persecución política en sede judicial contra los miembros de las FF.AA. y de Orden»

descarga

Discurso del abogado y Capitán de Navío (r) Adolfo Paúl Latorre en sesión inaugural de la Multigremial de las FF.AA. Orden y Seguridad, Valparaíso; Octubre de 2015

 

Estimados amigos:

¿Qué tiene que ver el Che Guevara con el tema de mi exposición? se estarán preguntando ustedes.

En mi opinión tiene mucho que ver, porque fue la adopción de la ideología de la Revolución Cubana por parte de Salvador Allende y de su gobierno, lo que condujo a Chile al desastre que todos conocemos y que obligó a las FF.AA. y Carabineros a intervenir.

Y esa intervención, que salvó a Chile y a los chilenos, acarreó por otra parte trágicas consecuencias para los militares y carabineros: una de ellas es la persecución política en sede judicial que están sufriendo, a la que yo he calificado como “terrorismo jurídico”.

descarga (4)

Otra razón por la que me remito a la Revolución Cubana es porque la historia hay que contarla completa; si bien no comenzando desde Adán y Eva o desde los fenicios, sí con un horizonte de tiempo lo suficientemente extenso como para poder comprender la génesis, el desarrollo y los resultados de los diversos procesos.

Esel proceso que llevó a esta persecución lo que trataré de explicar, apoyándome en una serie de proyecciones en las que indicaré ciertos hitos históricos y transcribiré algunas citas que he seleccionado y que me parecen de enorme interés.

Además del origen de esta persecución, expondré las razones que la motivan y mi apreciación acerca de lo que ocurrirá en el futuro inmediato; la que lamentablemente no es muy auspiciosa, pues considerando la actual vorágine de procesamientos y de condenas sin freno se puede ver claramente que la intención de los persecutores es que el máximo de militares y de carabineros muera en la cárcel y en las condiciones más ignominiosas posibles.

No me referiré a los simulacros de juicio que están llevando a efecto nuestros tribunales de justicia—que más se asemejan a un circo romano— pues ese tema lo trato en profundidad en mi obra titulada Procesos sobre violación de derechos humanos. Inconstitucionalidades, arbitrariedades e ilegalidades; un libro que tiene cerca de ochocientas páginas y cuya versión resumida ustedes tienen en sus manos.

Ahora bien, entrando en materiales diré que, a mi juicio, el telón de fondo que está detrás de esta persecución contra los militares es la ideología comunista; ideología que también está detrás del cambio de la Constitución Política de 1980 que busca la actual coalición gobernante —conformada por los partidos de la Concertación más el Partido Comunista—, cuyo propósito es el de convertir a Chile en una república socialista y completar la obra que Allende dejó inconclusa.

Ahora, los invito a dar un vistazo a las proyecciones con hitos históricos que les había anunciado, las que debido a limitaciones de tiempo no alcanzaré a comentar, pero que ustedes podrán leer en el texto de esta conferencia que dejaré a vuestra disposición.

descarga (5)

Manifiesto comunista(escrito por Karl Marx y Friedrich Engels, publicado en Londres en el año 1848)

“Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos solo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente”.

Revolución socialista rusa (octubre de 1917)

Vladimir Lenin, de pensamiento político marxista —líder del sector bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata—, fue el principal dirigente de la Revolución de octubre de 1917. Es considerado una de las figuras más destacadas e influyentes del movimiento comunista internacional.

Revolución cubana (enero de 1959)

Condujo al poder a Fidel Castro, líder del Ejército Guerrillero, en el cual el Che Guevara tuvo una destacada participación.

descarga (6)

Ernesto Guevara (el “Che”, 1928-1967)

El Che Guevara —quien estuvo a cargo de los “juicios revolucionarios” y de las ejecuciones en los paredones de fusilamiento— fue un gran glorificador del odio y de la violencia, y el principal exportador de la Revolución Cubana y de la guerrilla en el continente, para lo cual contó con el decidido apoyo que La Habana le brindó a los diversos movimientos revolucionarios.

“Crear dos, tres… muchos Viet-Nam, es la consigna”.

«Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado; fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”.

“Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico. ¡Esta es una revolución! Y un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro.”

“El odio implacable hacia el enemigo, como factor de lucha, nos impulsa por encima y más allá de las naturales limitaciones del hombre y nos convierte en una eficaz, violenta y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así”.

Primera Conferencia Tricontinental de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina

Efectuada en La Habana, en enero de 1966, cuya finalidad era apoyar a los movimientos revolucionarios del Tercer Mundo.

En la declaración general de esta conferencia se expresaba: “La Conferencia proclama el derecho inalienable de los pueblos a la total independencia política y a recurrir a todas las formas de lucha que sean necesarias, incluyendo la lucha armada, para conquistar este derecho”.

En esta reunión se acordó crear, a proposición de Salvador Allende, la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), de la cual Allende fue director, no obstante estar ejerciendo la presidencia del Senado chileno.

images (2)

Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS)

La Primera Conferencia de la OLAS se llevó a efecto en La Habana, en agosto de 1967. Su objetivo central era elaborar las líneas fundamentales para el desarrollo de la revolución continental, impulsar la solidaridad revolucionaria y lograr unidad para construir el socialismo.

En su declaración general se decía: “El triunfo y consolidación de la Revolución Cubana puso de manifiesto que la insurrección armada es el verdadero camino para la toma del poder por el pueblo trabajador, y a la vez, que los ejércitos profesionales pueden ser destruidos… El primer objetivo de la revolución popular en el continente es la toma del poder mediante la destrucción del aparato burocrático-militar del Estado y su reemplazo por el pueblo armado para cambiar el régimen social y económico existente: dicho objetivo solo es alcanzable a través de la lucha armada”.

Resolución del XXII Congreso del Partido Socialista de Chile, Chillán, noviembre de 1967

Esta resolución, del partido al que pertenecía Salvador Allende, acoge las ideas contenidas en la precitada declaración de la OLAS, y se inclina abiertamente por la vía violenta para la toma del poder.

“El Partido Socialista, como organización marxista-leninista, plantea la toma del poder como objetivo estratégico a cumplir en esta generación, para instaurar un Estado Revolucionario que libere a Chile de la dependencia y del retraso económico y cultural e inicie la construcción del socialismo. La violencia revolucionaria es inevitable y legítima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del Estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico, y a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del Estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista. Las formas pacíficas o legales de lucha no conducen por sí mismas al poder”.

descarga (7)Primer discurso del presidente Allende(en el Estadio Nacional)

En su primer discurso como presidente, el 5 de noviembre de 1970 en el Estadio Nacional, donde había una gran imagen del Che Guevara, Salvador Allende instó a los jóvenes a seguir su ejemplo.

Declaraciones de Gregorio José Liendo

Gregorio José Liendo, el jefe miristaconocido como “comandante Pepe”, que se había tallado un imperio —un territorio libre— mediante la ocupación por la fuerza de varias decenas de miles de hectáreas madereras en la zona de Liquiñe, declaró: “Tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se compenetre de la revolución y ésta se haga realidad. Con menos muertos no va a resultar”.

Declaraciones del presidente del Senado, Eduardo Frei Montalva, a dirigentes de la SOFOFA

Eduardo Frei Montalva, presidente del Senado, el 6 de julio de 1973, cuando los dirigentes de la Sociedad de Fomento Fabril le fueron a pedir que tomara medidas, les respondió: “Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema sólo se arregla con fusiles”.

images (3)

Conversación entre Francisco Bulnes y Eduardo Frei

El senador Francisco Bulnes, refiriéndose a una conversación sostenida con quien a la sazón era Presidente del Senado, señaló: “Frei y yo consideramos el 20 de agosto de 1973, en una larga conversación, que Chile no tenía otra solución que la militar. El análisis que hicimos en esa ocasión nos llevó a la conclusión de que aún en el caso de que Allende renunciara, el substituto no podría gobernar a la nación dado el estado casi caótico imperante”.

Historiador Mario Góngora

Con respecto a la situación que se vivía en aquella época, el destacado historiador Mario Góngora expresó: “La perspectiva general de esos años, sobre todo la del último, 1972-1973, es la de una guerra civil todavía no armada, pero catastrófica, análoga a los últimos meses de la República Española, antes de julio de 1936”.

Conversación entre Hugo Miranda y Enrique Silva Cimma

En relación con la inminencia de la guerra civil, citaremos a Enrique Silva Cimma: “Como el polen que comenzaba a flotar en el aire anunciando la llegada inevitable de las alergias primaverales, el sonido crepitante del aire tenso y enrarecido era el preludio de un desenlace. El 7 de septiembre me visitó el presidente del Partido Radical, Hugo Miranda:

—¿Qué te parece lo que viene? —fue su saludo algo sorprendente.

—¿A qué te refieres?

—Me refiero a la guerra civil. Si la tenemos a la puerta”.

descarga (8)Mensaje del Cardenal Silva Henríquez

En un mensaje difundido a comienzos de septiembre de 1973, titulado “Congoja y esperanza”, dirigido a todos los chilenos ante la situación de violencia que se vivía, el cardenal Raúl Silva Henríquez decía: “El apocalíptico fantasma de la guerra entre hermanos aparece, inquietante, a nuestro atribulado espíritu”.

Acuerdo de la Cámara de Diputados del 22 de agosto de 1973

En el acuerdo de la Cámara de Diputados del 22 de agosto de 1973, se decía, textualmente: “Quinto: Que es un hecho que el actual Gobierno de la República, desde sus inicios, se ha ido empeñando en conquistar el poder total, con el evidente propósito de someter a todas las personas al más estricto control económico y político por parte del Estado y lograr de ese modo la instauración de un sistema totalitario absolutamente opuesto al sistema democrático representativo que la Constitución establece. (…) congreso_nacional_de_chile_1895La H. Cámara de Diputados, en ejercicio de las atribuciones que le confiere el artículo 39 de la Constitución Política del Estado, acuerda: PRIMERO: Representar al señor Presidente de la República y a los señores Ministros de Estado miembros de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Carabineros, el grave quebrantamiento del orden constitucional y legal de la República que entrañan los hechos y circunstancias referidos en los considerandos quinto a duodécimo precedentes. SEGUNDO: Representarles, asimismo, que, en razón de sus funciones, del juramento de fidelidad a la Constitución y a las leyes que han prestado y, en el caso de dichos señores Ministros, de la naturaleza de las instituciones de que son altos miembros, y cuyo nombre se ha invocado para incorporarlos al Ministerio, les corresponde poner inmediato término a todas las situaciones de hecho referidas que infringen la Constitución y las leyes, a fin de encauzar la acción gubernativa por las vías de derecho y asegurar el orden constitucional de nuestra patria y las bases esenciales de convivencia democrática entre los chilenos”.

Opiniones sobre el Acuerdo de la Cámara de Diputados del 22 de agosto de 1973

Dicho acuerdo fue, según el senador y destacado miembro del Partido Socialista Erich Schnake, “simplemente una autorización al golpe de Estado” y según Enrique Silva Cimma “un llamado al golpe”. Edgardo Boeninger, por otra parte, expresó: “El 22 de agosto la Cámara de Diputados otorga a las FF.AA. el certificado que requerían para dar el golpe en nombre de la Constitución y de la ley. El 11 de septiembre de 1973 se produce —aunque duela decirlo, con el respaldo de una amplia mayoría ciudadana— la intervención institucional de las Fuerzas Armadas, iniciándose un interregno de 17 años de gobierno militar”.

Declaraciones del ex diputado comunista Luis Guastavino

Este destacado dirigente comunista, diputado durante tres períodos, en el año 2005 mientras era intendente de Valparaíso—designado por el presidente Lagos—, confiesa que el objetivo de la UP era establecer un gobierno totalitario: «En la Unidad Popular se postulaba honestamente el socialismo donde no iba a haber sino una educación, una televisión, un diario, una filosofía, partido único, todo lo que ocurría en el socialismo real» y admite la inevitabilidad de la intervención militar:»La política que nosotros llevamos en los tiempos finales… iba inevitablemente a un choque que tenía que producir efectos tremendos… Era inevitable la interrupción del proceso. Esa realidad no podía continuar».

images (4)

Memorias del ex presidente Gabriel González Videla

El ex presidente de la República Gabriel González Videla concluye con la siguiente frase el capítulo de sus memorias titulado “Quiebra del régimen institucional chileno”: “Sólo las Fuerzas Armadas podían, con el filo de sus espadas, cortar este nudo gordiano fabricado por el propio Allende”.

Declaraciones de Eduardo Frei Montalva (con posterioridad al pronunciamiento militar)

Refiriéndose al gobierno de la Unidad Popular:

“Cuando un Gobierno procede así, el derecho a la rebelión se convierte en deber”.

Y refiriéndose al pronunciamiento militar:

“Los militares han salvado a Chile y a todos nosotros. Las fuerzas militares han salvado realmente al país de su total aniquilamiento”.

“Los militares nos salvaron la vida y de una degollina”.

Pensamiento del cardenal Raúl Silva Henríquez

Estas últimas palabras de Frei están en consonancia con la respuesta que el cardenal Raúl Silva Henríquez le dio a William Thayer Arteaga cuando éste le preguntó: Dígame, Eminencia, ¿no cree usted que si no es por los militares, a muchos de nosotros nos habrían asesinado? “No solo a ustedes, sino que a mi también. A todos nosotros”.

En relación con la Ley de Amnistía (D.L. 2191 de 1978), el cardenal Silva apoyó la dictación de dicho decreto, pues lo veía “como un gesto de reconciliación que iba a beneficiar a uno y otro lado”, como una forma de contribuir al término del clima de enfrentamiento y “pensando que de esa forma podría lograrse el entendimiento entre los chilenos”.

El Cardenal no solo era partidario del perdón “para que la población de Chile, tan dividida, pudiera encaminarse hacia una convivencia democrática y pacífica”, sino que estaba convencido de que «la mejor forma de asegurar la futura democracia es abandonar toda clase de venganza contra los militares» y que “es torpe, aunque humano, exigir justicia y venganza tras el término del régimen militar, porque eso nos conduciría a una espiral de violencia. Los militares chilenos no querían entrar en el gobierno, pero los chilenos en su mayoría les exigimos y les impulsamos a esta tarea. Contribuyó también la torpeza de socialistas y comunistas, que intentaban instaurar la dictadura del proletariado».

images (5)

Declaraciones de Patricio Aylwin (con posterioridad al pronunciamiento militar)

Respondiendo la pregunta de un periodista sobre los abusos denunciados por algunos medios internacionales, declaró: “Es muy fácil convertirnos en juez de otros que están peleando, mientras uno está sentado en el escritorio. Yo no me siento con autoridad moral para juzgar si han sido excesivos o no, porque lo cierto es que los militares han tenido muchas bajas y han sentido la acción.

Nosotros tenemos el convencimiento de que la llamada ‘Vía Chilena de Construcción del Socialismo’, que empujó y enarboló como bandera la Unidad Popular y exhibió mucho en el extranjero, estaba rotundamente fracasada y eso lo sabían los militantes de la Unidad Popular y lo sabía Allende, y por eso ellos se aprestaban, a través de la organización de milicias armadas muy fuertemente equipadas y que constituían un verdadero ejército paralelo, para dar un autogolpe y asumir por la violencia la totalidad del poder. En esas circunstancias pensamos que la acción de las Fuerzas Armadas simplemente se anticipó a ese riesgo para salvar al país de caer en una guerra civil o en una tiranía comunista”.

descarga (2)

Conversación entre Rafael Retamal y Patricio Aylwin

Finalmente citaré las palabras expresadas por el ministro de la Corte Suprema Rafael Retamal a Patricio Aylwin, cuando éste le hizo saber su preocupación por las acciones de las Fuerzas Armadas y Carabineros que afectaban la libertad y los derechos de las personas: “Mire, Patricio: los extremistas nos iban a matar a todos. Ante esta realidad, dejemos que los militares hagan la parte sucia, después llegará la hora del derecho”.

Sin embargo, pasado el peligro y cuando los políticos y los jueces ya estaban seguros de que no los iban a matar a todos, nada había que agradecerle a los militares; se comenzó a criticar la severidad de la represión y de la labor antisubversiva, a perseguir a los militares que habían estado peleando con riesgo de sus vidas, a enjuiciarlos y a meterlos a la cárcel, acusándolos de violaciones a los derechos humanos.

Lamentablemente, quienes angustiados y desesperados imploraban la intervención de los militares hoy reniegan del Gobierno Militar y se alían con los grandes causantes de la tragedia.

El hecho es que una vez restaurada la democracia, de acuerdo con el cronograma establecido en la Constitución Política de 1980, los mismos sectores que promovían o amparaban la violencia armada asumieron el poder político, pletóricos de odio y de deseos de venganza contra los militares que les habían impedido consumar su proyecto totalitario.

Así fue como las autoridades del Poder Ejecutivo, con la complicidad o connivencia de los poderes Legislativo y Judicial, en lugar de promover la reconciliación nacional y la pacificación de los espíritus —como lo había recomendado el cardenal Silva Henríquez— se dedicaron a hurgar en las heridas y desencadenaron una implacable persecución contra los militares; persecución a la que posteriormente se sumó con mucho entusiasmo el presidente Sebastián Piñera.

Para llevar a cabo la construcción del socialismo en que está empeñada la actual coalición gobernante, dichos sectores consideran perentorio castigar el poder, la influencia, el prestigio y la capacidad de reacción de los institutos armados, para así asegurarse de que ellos “nunca más” vuelvan a intervenir en caso de que nuevamente se produzca, como en el año 1973, una situación que ponga en riesgo intereses vitales de la patria.

descarga

Por eso promueven, como lo establecen los documentos del Foro de Sao Paulo,la “desvalorización de los símbolos patrios”, la “persecución mediática y judicial de quienes combatieron en la guerra contra la subversión durante la década de los 60/70” y la “destrucción moral y física de las Fuerzas Armadas y de Seguridad”.

Lo que se pretende es la neutralización de las FF.AA. mediante un proceso de destrucción, descomposición o desnaturalización, cambiándoles su rol de fuerzas al servicio de la nación por el de fuerzas al servicio del gobierno socialista de turno.

Es dentro de este proceso de destrucción de las FF.AA. donde se inserta la inicua persecución contra sus miembros.

Este objetivo de destruir a las Fuerzas Armadas, junto con el objetivo de sustituir el modelo de sociedad libre y de Estado subsidiario por un modelo socialista, estatista, igualitarista y colectivista, constituyen las dos grandes razones del empeño por cambiar de raíz la Constitución de 1980 que actualmente nos rige.

En fin de cuentas y a modo de conclusión, podríamos decir que la persecución política en sede judicial contra los miembros de las FF.AA. y de Orden obedece a los siguientes motivos u objetivos:

  1. Odio y venganza de los sectores de izquierda, que reconocen en los institutos armados a quienes les impidieron consumar su proyecto totalitario.
  2. Contribuir al objetivo de destruir o de desnaturalizar a las FF.AA.; convirtiéndolas en fuerzas al servicio del gobierno (transformarlas en brazo armado del socialismo).
  3. Eliminar el escollo que representan las FF.AA. para convertir a Chile en una república socialista.
  4. Destruirle a los militares su capacidad moral para volver a intervenir y asumir el poder político.
  5. Afán de los políticos de ocultar su incapacidad, fracaso e impotencia, que llevó a Chile al borde del abismo y que puso en peligro intereses vitales de la patria; riesgo del que fue rescatado, precisamente, por los actuales perseguidos.
  6. Afán de esos mismos políticos de ocultar los éxitos del Gobierno Militar, que logró reconstruir un país en ruinas y al borde de la guerra civil, y lo llevó al umbral del desarrollo.
  7. Enviar un mensaje fuerte y claro a los militares en servicio activo, y a las futuras generaciones, sobre lo que les podría ocurrir si volviesen a intervenir.
  8. Aprovechamiento político de quienes piensan que persiguiendo a los militares lograrán captar más votos.
  9. Motivaciones de carácter económico (el enorme y lucrativo “negociado de los derechos humanos”).

Lamentablemente, no se ve cercana una solución al problema de la persecución que afecta a los veteranos del 73, porque incluso quienes pidieron a gritos la intervención militar y apoyaron al Gobierno de las Fuerzas Armadas y de Orden les han dado vuelta la espalda. Y no solo eso, sino que se han sumado al coro de quienes injusta e ilegalmente persiguen a quienes salvaron a Chile y le dieron orden, paz y progreso a los chilenos.

images (11)

Tal y como están las cosas en la actualidad, la única esperanza de solución reside en un milagro o en que a los jueces les sobrevenga un ataque de cordura y que, recapacitando, vuelvan sobre sus pasos y apliquen rectamente la Constitución y las leyes; o bien que tal ataque se produzca en la mente de los legisladores, que los lleve a aprobar una nueva ley de amnistía general como la que propongo en la obra original y que es, a mi juicio, la única vía para poner término a la iniquidad judicial.

Considerando que los militares y carabineros en servicio activo no pueden emitir sus opiniones —so pena de ser fulminantemente destituidos—, pienso que para evitar la destrucción de las FF.AA. y de Orden, y para lograr una solución al problema de los militares presos políticos, es fundamental la unión de las diversas asociaciones y organizaciones de personal en retiro de las FF.AA. y de Orden.

Una entidad potente, que agrupe a varios cientos de miles de personas, seguramente va a ser escuchada y tomada en consideración; no así la de cientos de agrupaciones pequeñas actuando en forma individual, independiente y descoordinadamente.

De allí nace la imperiosa necesidad de unirnos y de lograr que otras fuerzas se unan a nuestra causa. De allí nace, también, la enorme importancia de esta reunión y de las que, espero, vendrán en el futuro.

Muchas gracias.

El derecho y los fusiles

descarga

Por Gabriel Alliende Figueroa

La detención del ex Comandante en Jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre es sin duda una noticia que a unos alegra y a otros no, dentro de los últimos me incluyo, respeto la institución jerárquica institucional, ¿qué hay detrás de esto?, hay mucho, es la institución más antigua de la república, denostarla, atacarla, herirla y castigarla, entra dentro de los parámetros de la izquierda más dura, que captó la esencia del problema, los soldados no saben rebelarse, ni defenderse, siempre han recibido apoyo de la sociedad, hoy eso cambió. Los procesos siguen su curso y los soldados los acatan, nadie quiere huir o esconderse de la justicia, simplemente, aceptamos que lo que nos tocó vivir, algunos abogados apoyan (a qué precio), éxitos han habido pocos, la justicia, mirada como unidad orgánica, juzga y condena.
El código de justicia militar quedó obsoleto, el reglamento de disciplina es letra muerta, los usos y costumbres de las FFAA fueron derogados, 200 años a la basura, estaba y tiene que saber, la condición de cómplice o encubridor ronda entre varios miles, ¿cuántos? bueno la planta de oficiales que son los más afectados pudo ser entre los 4 y 5 mil, con una rotación anual por ingresos y egresos de centenas, ¿cuántos oficiales permanecieron en el escalafón entre 1973 y 1990? clarificar cifras no es conveniente, pero esas cifras consideradas anualmente en un universo, el 99,8% de ella, fueron simplemente soldados, marinos y aviadores, seres profesionales, que nunca vieron ni torturas, ni muertos, como tampoco fusilamientos.

descarga (3)Que difícil es escrutar lo imposible de la justicia, 43 años de vida institucional, es complejo definir parámetros sensibles de veracidad, por no decir casi imposible, más aún hoy, donde lo económico juega un rol, personas que reconocen voces, bocas, timbres, actitudes, nombres y sucesos acaecidos más de 4 décadas atrás, son muy neuronales, ya quisiera tener esas capacidades, pero la justicia «les cree».
Quien escribe se dedica a la investigación histórica, miro gruesos volúmenes donde se atesora la historia, pero la historia carece de interpretación cuando se narra, es simplemente historia, a la cual hay que atribuirle un método de análisis, para concluir, sin pretender ser dueño de esa palabra llamada «verdad», alguna condición que nos pueda clarificar los hechos. ¿Cómo se estructura hoy un proceso de 43 años atrás? La memoria juega a favor o en contra, ¿quién se acuerda lo que hizo hace 43 años?
La historia de 1973, se escribió primero por los medios oficiales del gobierno, que Chile aceptó y cooperó para salir de las crisis y después la segunda historia, la de los nuevos nazis latinos, que sofocaron a su pueblo con fusiles, pero durante esos 17 años Chile siguió viviendo normalidad, creció, se desarrolló e impactó como alumno destacado de la vecindad, lo que no fue reconocido por los entes de la izquierda más dura, hijos no del marxismo de la URSS, fueron hijos del castrismo, sin ideologías filosóficas de respaldo, solo la brutalidad del poder. Como me contaba un amigo coleccionista que es ruso, me confidenció que el comunismo chileno es de la embajada de Cuba, no adhieren a ninguna filosofía conocida del marxismo, son Castristas.
Hoy juzgar a un joven subteniente o cabo, es simple, el ministro es un Dios, su opinión vale para el actual sistema, no hay otras instancias, la Corte Suprema los respalda, pero pareciera que es proceder para la galería, para lo que la izquierda no pudo en Latinoamérica, salvo en Cuba y algo en Nicaragua, la sociedad americana no siguió esos dictados, pero la izquierda chilena si, recorrieron el planeta llorando que la junta de gobierno desayunaba guaguas y que 15 millones de chilenos fueron torturados de alguna de sus muchas formas. Bueno ese gobierno entregó el poder después de haber perdido el plebiscito con un 44% de apoyo después de 17 años, Una hazaña.
Me cuido mucho en mis expresiones y opiniones, soy académico en mis análisis, lo que me tortura es identificar a personas, que vestidas de uniforme o de civil, no fueron o no han sido capaces, de frenar esta ofensiva contra el ejército pasivo, que es lo que nos duele.
Francisco Vidal fue cadete de la escuela militar, hoy habla para la galería, dice que fuimos un ejército de ocupación, pero en su yo interior es un soldado frustrado, no es un civil y tampoco un soldado pero hace daño cada vez que habla.descarga
Cabe recordar aquí las palabras del ex  presidente Eduardo Frei Montalva, presidente del Senado, el 6 de julio de 1973, cuando los dirigentes de la Sociedad de Fomento Fabril le fueron a pedir que tomara medidas, les respondió: “Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema sólo se arregla con fusiles”, o lo que expresara  el ministro de la Corte Suprema Rafael Retamal a Patricio Aylwin, cuando éste le hizo saber su preocupación por las acciones de las Fuerzas Armadas y Carabineros que afectaban la libertad y los derechos de las personas en los días inmediatamente posteriores al 11 de Septiembre de 1973: 
“Mire, Patricio: los extremistas nos iban a matar a todos. Ante esta realidad, dejemos que los militares hagan la parte sucia, después llegará la hora del derecho”. Hoy eso nunca fue dicho, por ministro ninguno y menos por un presidente de la Corte Suprema.

La justicia hoy afecta a viejos entre 70 y 90 años, los que aún viven. El Coronel Lapostol hoy difícilmente podría acordarse con nombre de su ayudante, ¿qué quieren?, ¿Cuál es la idea? Claro meter preso o procesar a los más posibles. ¿Posibles de qué?

 

¡Hasta cuando!, ¡hasta donde!

descargaPor Orlando Sáenz R.

Durante la campaña electoral de la Concertación a fines de 1989, centré mi discurso en la absoluta necesidad de denunciar y castigar las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante la dictadura de Augusto Pinochet.  Aplaudí  y me congratulé de los castigos que alcanzaron a infringírseles a algunos de los culpables de esos crímenes y lamenté que las condiciones políticas de entonces, o las desapariciones naturales, impidieran el castigo de la mayoría de ellos.  Mi actitud entonces fue impulsada por un obvio y apasionado imperativo ético y por una serena preocupación por la consolidación de la nueva democracia, que habría sido imposible sin la catarsis de esa profunda herida a través de la exposición y el castigo.

Es la actitud de entonces, que se sumó a las denuncias y protestas que me fueron dificultosamente  posibles durante la propia dictadura, lo que cimenta la autoridad moral conque hoy puedo expresar mi más profundo rechazo y mi más categórica denuncia por el injusto, repugnante y peligroso sainete en que, casi un cuarto de siglo después, se ha convertido el procesamiento de militares que eran subalternos absolutos en los tiempos en que sus supuestos crímenes eran cometidos por superiores que abusaron de la rígida “obediencia debida”, que es la espina dorsal de todos los ejércitos del mundo.

slide4

Los fanáticos políticos que alientan y orquestan este destructivo sainete porque creen que obtienen de él dividendos de corto plazo, son los mismos que se lanzaron como lobos a sacarle provecho al caso Penta y ahora no encuentran cómo parar el verdadero agujero negro que crearon y que se ha devorado a toda la clase política y hasta a la propia Moneda.  Es bueno que sepan que será insignificante al lado del abismo que han creado entre la civilidad y los uniformados y que, si no nos ponemos de cabeza a solucionarlo, el día menos pensado se va a tragar algo más que a los partidos políticos.  Y lo que sería hasta divertido si no fuera patético es que, cuando estalla la cacofonía prejudicial que estos casos conllevan, creen que engañan a alguien con la seria cara con que enfrentan las cámaras de televisión para, hasta impostando la voz, soltar esas frases tan manidas e hipócritas como “hay que dejar que la justicia haga su trabajo”.  Y  la justicia que no le aplica a los militares el derecho que  les corresponde, es la misma que les negó justicia a las victimas cuando los crímenes se cometieron y sus culpables estaban a su alcance.

images

Pero, si el sainete era solo injusto y repugnante hasta anunciarse el procesamiento del General Cheyre, con él se ha convertido en letal.  Según lo que se ha informado, el general será procesado como cómplice y encubridor porque, siendo teniente, servía en un regimiento cuando allí se produjo la ejecución de quince personas.  El cargo, es de suponer, se justifica porque supo momento a momento lo que ocurría y no hizo nada para evitarlo o denunciarlo.  Dejando de lado el hecho de que, si lo hubiera hecho, probablemente habría sido el decimosexto ejecutado, ese cargo evidencia un argumento de complicidad y encubrimiento que se podría esgrimir para todo el regimiento, para no hablar de los propios conscriptos que tuvieron que pasar por el horror de empuñar los fusiles de la muerte.

Si lo del General Cheyre sigue adelante, los políticos pueden frotarse las manos porque habrán abierto la puerta a todos los extremistas y carroñeros profesionales que existen en Chile para que terminen de destruir la lealtad y la confianza que debe existir entre los uniformados y el cuerpo de la nación.

Es de esperar que todavía queden en Chile políticos y estadistas que reconozcan la hora de poner coto al abuso público de las tragedias ocurrida hace casi medio siglo.  Hoy hay que legislar para terminar con él “¡hasta cuando!¡hasta donde!” porque en ello va el destino de la democracia chilena.

 

Avanzar sin transar

descarga (6)

Por Joaquín García – Huidobro

¿Por qué cierta izquierda ha arremetido con tanta furia contra Cheyre? ¿No fue él quien despinochetizó al Ejército y quien hizo un mea culpa oficial por la responsabilidad institucional en las violaciones a los derechos humanos? Muchos duros lo miran todavía con muy malos ojos, y más de alguno habrá dicho por lo bajo: «con su pan se lo coma». ¿No era una de las figuras favoritas de Lagos, que todavía en 2013 no tenía ninguna duda a la hora de exculparlo de cualquier responsabilidad? Todo Chile oyó sus palabras cuando dijo el ex Presidente: «¿Qué otra cosa podría haber hecho un teniente de 25 años, cuando se está en estado de guerra?».

Por eso, la dureza de la izquierda radical y su preocupación por vincular al ex comandante en jefe del Ejército con un episodio que es como el prototipo de la maldad, la tristemente célebre «Caravana de la muerte», es, en primer lugar, el ajuste de cuentas de esa izquierda con la lógica benevolente de la Concertación. En tiempos de Aylwin, Frei Ruiz-Tagle o Lagos, lo más importante no era lo que alguien podía haber hecho en el pasado, sino el papel que debía desempeñar en ese delicado proceso que llamamos «transición»; la suya era una lógica política. Por esta razón, Cheyre era para ellos una suerte de superhéroe, el hombre llamado a poner al Ejército en la lógica de una moderada socialdemocracia. Juan Emilio Cheyre Espinosa
Pero no todos estaban contentos. Esas transacciones y acomodos graduales resultaban insoportables para algunos, y la manera de cambiar las cosas y abandonar los criterios concertacionistas se resume para la izquierda más radical en dos conceptos: jueces y Nueva Mayoría. Como los jueces no tienen por qué seguir la lógica de los procesos políticos, fueron poniendo la mano dura que la izquierda pedía y que la Concertación no estaba demasiado interesada en aplicar, en virtud de la «justicia en la medida de lo posible» de Aylwin. La segunda rebelión de la izquierda se llama Nueva Mayoría, cuyos frutos ya hemos ido conociendo en los últimos dos años.

Pero hay más. Cheyre pertenece a aquellos militares que, aunque probablemente no tienen problemas a la hora de hablar de «golpe» en vez de «pronunciamiento», estuvieron convencidos de que la intervención castrense era necesaria (con una postura análoga a la de Eduardo Frei Montalva, Patricio Aylwin y otros). Y eso la izquierda no lo perdona, porque el «nunca más» de Cheyre se refiere a la tortura, a los abusos y al «terrorismo de Estado», pero no a la intervención misma que puso fin al gobierno de Allende.

En un contexto de Guerra Fría, sostenía Cheyre en 2004, el Ejército actuó «con la absoluta certeza de que su proceder era justo y que defendía el bien común general y a la mayoría de los ciudadanos». Más allá de lo que haya hecho o no cuando era teniente -es decir, por encima de la lógica comprensiva de Ricardo Lagos-, esa es una cuenta que para cierta izquierda debe ser pagada.

slide4Resulta hoy muy difícil medir si el imputado en este proceso tuvo alguna participación y en qué consistió, atendido que las acusaciones conocidas todavía dejan muchos hilos sueltos. Además, las probabilidades del ciudadano Juan Emilio Cheyre de ser juzgado con justicia son más bien escasas, de modo que tampoco es seguro que el futuro despeje nuestras perplejidades actuales. Pero una cosa es cierta: nos guste o no, una enseñanza quedó marcada en la historia nacional desde el día en que el general Cheyre fue detenido. De ahora en adelante será muy difícil, casi imposible, que un militar que haya vivido en esa época quiera prestar la más mínima colaboración al esclarecimiento de esos hechos que tienen a un gran número de familias chilenas en la incertidumbre respecto del destino de sus familiares desaparecidos. Si todavía albergaban alguna esperanza, ella se ha transformado en quimera, porque todos los ex uniformados se preguntarán: «si eso le pasó a Cheyre, ¿qué quedará para el resto?».

Esta constatación es, ciertamente, terrible, pero es la manera en que reaccionan los seres humanos. Ella significará que las familias de los desaparecidos nunca recibirán el último de los consuelos humanos, el de devolver a la tierra a quien de la tierra viene. Es terrible, pero debemos tener el valor de reconocerlo y no hacernos falsas ilusiones. La justicia absoluta que impulsa cierta izquierda nos lleva a palpar, hasta las últimas consecuencias, el hecho de que los chilenos somos hijos de una historia terrible.

Inocencia comprobable

descarga (4)

Axel Buchheister, Abogado UC. Actualmente es columnista político del diario La Tercera y asesor en materia de políticas públicas.

 El General Juan Emilio Cheyre fue procesado por el ministro Mario Carroza como cómplice en el homicidio de 15 personas, hecho acontecido hace 43 años atrás en La Serena, en el caso “Caravana de la Muerte”.

He escrito columnas argumentando que los juicios de derechos humanos no cumplen un estándar básico del debido proceso. En este caso además, como en otros, se procesa a un inocente. ¿Cómo lo sé? Muy simple: leí el auto del procesamiento -antes que el procesado, porque se publicó en la página web del Poder Judicial previo a notificárselo a él, con lo que parece que darlo a la publicidad era prioritario a cumplir con las formalidades procesales- y lo que ha publicado la prensa en estos días.

descarga (5)

En la resolución judicial, en lo referente a la existencia del delito, el ministro precisa con cierto detalle que a las víctimas se les ajustició “sin juicio previo”. En cuanto a la participación de Cheyre en este hecho, no contiene ni una sola reflexión que explique en qué habría consistido concretamente. Debemos ser el único país de la OCDE (estándar que hoy ocupamos para atribuirnos el carácter de país serio), en que a alguien se le inculpa de participar en un delito sin que se le explique, al menos sucintamente, cómo se habría materializado su participación, especialmente cuando la niega vehementemente. Se afecta así gravemente el derecho a la defensa.

images (9)

Por la prensa, el ministro Carroza nos ha aclarado que “en el fondo el elemento esencial es el conocimiento de lo que se estaba realizando en las tres horas que estuvo la comitiva en La Serena”. Una precisión que a usted, que cree que Cheyre es culpable por eso, debiera preocuparle, porque si va a cobrar un cheque y en ese momento asaltan el banco, sucede que estaba ahí y tuvo conocimiento de lo que estaba ocurriendo.Por algo el Código Penal establece que “cómplice” es quien, sin estar concertado previamente, coopera en la ejecución del delito. Hay una diferencia entre tener conocimiento y cooperar, que es la que separa a un testigo de un cómplice.

La resolución enumera sólo datos formales y nombres de testigos. La prensa se extendió más, señalando que dos testimonios son claves. Uno, de un ex carabinero que asegura que Cheyre fue muy activo en los consejos de guerra, que son una forma de juicio. Citar este testimonio es incoherente y no prueba nada sobre los homicidios, que se cometieron “sin juicio previo”. El segundo, de alguien que declara que el día anterior Cheyre lo habría torturado a él y otras personas. Aunque esto fuera cierto, ¿de qué forma prueba la participación en los homicidios al día siguiente de personas distintas?

images (11)

A los individuos, sin distinción, se les debe presumir inocentes mientras no se demuestre lo contrario. Si lo antes expuesto es todo lo que tienen, no hay duda de la inocencia del general. Difícilmente tengan más, porque ya lo habrían hecho saber, cuando se ve que el caso amerita dar prontamente a la publicidad.

Hay quienes dicen que el general Cheyre tiene bastante “culpa” en lo que le sucede. Opino como ellos, pero de ahí a aceptar que se condene a un inocente por eso, hay un trecho demasiado largo.