Mi pobre angelita: Roxanita la huerfanita

images

La Columna de Joe Black, El Mercurio de Santiago, 31 de Julio de 2016

Es una maldad lo que el Gobierno le hizo a Roxana Pey, la rectora de la Universidad de Aysén. Diez meses después de que la instalaran en el cargo y antes de que pudiese inaugurar el nuevo establecimiento, le pidieron la renuncia.

Para peor, como ella se resistió a dejar el cargo, le propinaron un decreto de destitución que se fue a la Contraloría.

Pero eso es una maldad. Claro, porque a ella la eligió Bachelet como rectora por ser quién es y por ser exactamente como ella es. Roxana fue -o iba a ser- la primera rectora mujer de una universidad estatal de la historia de Chile. Nombrada, además, por la primera Presidenta mujer de la historia de Chile. Todo calzaba.

images (1)Además, Roxana recibió el apoyo de todos cuando fue designada, incluidos los senadores -de la DC y de RN- de Aysén.

Roxana era, y no exagero, el «santo grial» del proyecto reformista de Michelle Bachelet. Una MUJER, de izquierda, simpatizante comunista sin militancia, idolatrada por Giorgio y por Boric, defensora de la educación pública estatal, respetada por Camila, partidaria acérrima de la gratuidad universal a partir de hoy mismo, cueste lo que cueste.

Cómo se los explico. A ver, si la retroexcavadora cobrara vida, y fuese un ser humano y tuviese una hija, ella sería Roxana Pey.

descargaLes pongo otra imagen. Piensen que el gobierno de Bachelet fuese una película, digamos «El Rey León». Bueno, Roxana Pey sería Simba, y sería alzada por los aires por Ana Lya Uriarte. Y todos nos habríamos inclinado ante ella.

Déjenme insistir: Michelle Bachelet prometió una refundación completa del sistema educacional, basada en reenfocar todo hacia el Estado. Entonces, la Presidenta crea por ley una nueva universidad estatal y nombra de rectora a una mujer que será el ejemplo, el ícono, el emblema de cómo debe ser todo de ahora en adelante…

¿Y DIEZ MESES DESPUÉS LA DESPIDE POR SER DEMASIADO ZURDA?

Excúsenme, pero si alguien tiene la culpa de todo este nuevo entuerto no es Roxana Pey. Ella es como el niño de la película «Mi pobre angelito», a la que sus papás dejan sola en la casa. O como Anita la huerfanita, que sus padres no quieren reconocer, pese a sus innegables encantos.

Pero Roxana no tiene que sentirse sola. Ella no es la única a la que han dejado sola.

descarga (1)Lo mismo pasa con los que se adjudicaron los «jubilazos» de Gendarmería. Myriam Olate y sus colegas contaron con el respaldo de sus superiores en la institución carcelaria, con la anuencia del Ministerio de Justicia y de la Contraloría, que tomó razón del trámite que autorizó las millonarias pensiones.

Y si es por eso, hasta la propia Presidenta Bachelet podría reclamar que ella también es una hija política abandonada.

Porque cuando el ex Presidente Lagos dijo esta semana que nunca habíamos tenido una crisis política e institucional tan grave como la actual y que no sabe si la situación aguanta un año y medio más -que es más o menos lo que le queda a este gobierno-, tuvo la misma actitud de un padre que no quiere reconocer a un hijo natural.

Lagos no puede negar que él engendró el fenómeno Bachelet y luego apoyó su proyecto reformista. Quiéralo o no, el ex Mandatario podría ser considerado el abuelo político de Roxana Pey.

Así es que mejor que asuma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.