El brindis del olvido

j-garcia-huidobroPor Joaquín García Huidobro

«Brindo, agradecido, porque tuve suerte y no escuché sus aullidos en el momento en que, desnuda y manoseada, le pusieron electricidad en las partes más íntimas de su cuerpo. En ese momento yo solo oía tintinear mis monedas de plata, y no tenía ojos ni oídos para advertir la ominosa presencia del mal. Alzo mi copa porque soy parte de la derecha civilizada: voté ‘No’ en el plebiscito, apoyé al gobierno de Piñera, y mañana parto a los lagos del sur con regalos para mi gente. Brindo porque nuatardecer-en-lagonunca he hecho nada realmente malo y hoy elevo mi gratitud por lo bueno que soy».

«Yo, en cambio, brindo por haber votado que ‘Sí’, como todos los pinochetistas. Eran otros tiempos, el Muro no había caído, y el Pronunciamiento nos había salvado de las garras del marxismo. Me alabo porque yo puse ‘lo cívico’, en este asunto cívico-militar: arreglé la economía, logre la paz con Argentina, pinochetistasacumulé riqueza que chorreará sobre los pobres, formé empresas y le cambié el pelo a este país.  Celebro agradecido el no haber tenido que ensuciarme las manos en esta enojosa cuestión, y he permanecido limpio y bueno».

«Yo brindo porque soy la izquierda, la inmaculada, la del afán insaciable de justicia. Si ayer llamé a la lucha armada y admiré a Fidel, no puedo arrepentirme: fue por amor a esa justicia. Cuando gritaba: manifestacion-allendista‘El momio al paredón, la momia al colchón’, ponía al descubierto los anhelos más profundos de nuestro pueblo, de ese pueblo débil y oprimido que de vez en cuando necesita una satisfacción. Después pasó lo inexplicable, el mal absoluto, la conspiración letal; fue la obra maligna de la CIA y la ITT en los cerebros de unos milicos sedientos de poder. Se lanzaron contra mí, que meses antes los había sacado de sus cuarteles y les había dado los mejores ministerios para salvar al gobierno popular: a ellos, los malagradecidos».

«Ahora brindamos los jueces, el brazo de la justicia, la misma que ha determinado que los réprobos son esos uniformados que cayeron de repente desde otro planeta, y cubrieron nuestro país de sangre y fuego.

tribunales

Somos nosotros, los incorruptibles, que hemos decidido que la justicia importa mucho más que la verdad; nosotros, que un día dijimos que los desaparecidos nos tenían «curcos», ahora pronunciamos sentencias donde se dice que los muertos de ayer están hoy secuestrados; sabemos que es falso, pero por amor a la justicia nos hemos convencido de que eso no es corrupción. Hoy brindamos, agradecidos, porque entendimos que quien estaba donde no debía estar, tenía necesariamente que saber lo que, muchas veces, no podía saberse. Damos gracias a Dios por habernos delegado el don de su omnisciencia».

aylwin-frei-lagos-bachelet-pinera«Ha llegado nuestro turno, el de los presidentes y ministros de los últimos 25 años. Brindemos porque hemos tenido el valor de negar a esos presos miserables incluso los beneficios que concedemos a los que violan, a los pedófilos, a los asesinos en serie. Con estos leprosos jurídicos es distinto. Como no tenemos las manos manchadas con sangre, seguiremos resistiendo los clamores de nuestra conciencia, cerraremos los ojos ante el espectáculo de unos viejos que deambulan por Punta Peuco a la espera de la muerte; nos negaremos a albergar cualquier compasión; por más que muchos de los nuestros la hayan pedido un día, llorando de rodillas».

jovenes-chilenos«Es hora de que alcemos las copas nosotros, los jóvenes, agradecidos por no haber nacido en aquellos tiempos fanáticos. Hoy, nosotros cuidamos la ecología, construimos mediaguas, disfrutamos de las minas más bonitas, exigimos nuestros derechos y utilizamos la marihuana para fines recreativos. Brindemos conmovidos por lo buenos que somos».

«Le corresponde el turno a mi brindis. Soy la Democracia Cristiana, que ha llevado el nombre del Hijo de Dios a la política, movida por el puro interés de su dc-chielgloria sacrosanta.  Doy gracias porque en 1964 no cambié una coma de mi Programa ni por un millón de votos; porque en 1973 tuve la sabiduría para estar con el Golpe justo el tiempo necesario; porque mis fundadores defendieron en la Dictadura toda la vida humana sin admitir excepciones, mientras que en 2016 tengo la clarividencia para distinguir que en ciertas hipótesis la vida humana sí puede ser exterminada».

preso-en-la-carcel«Termino brindando yo, el columnista que siempre encuentra una buena excusa para no visitar a los presos más despreciados de Chile. Brindemos, chilenos, porque casi todos somos tan buenos».

 

Abducidos en Navidad

labbe

Por Cristián Labbé Galilea

Me aprestaba a escribir estas líneas semanales -material tenía de sobra- pero fui abducido de mis meditaciones por un amigo que me llamó y me espetó: “¡UF…, por fin pasó la Navidad! Tanto correr y apremiarse para que apenas pasadas algunas horas todo siga igual… Y se nos viene ahora el año nuevo…”

Es la pura y santa verdad, la vorágine del mundo actual nos tiene alienados… Vivimos en una lucha permanente, contra todo, contra todos, contra el tiempo; Vivimos revolcados en un “gardeliano Cambalache”… Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador / Todo es igual… lo mismo un burro que un gran profesor /…Los inmorales nos han igualao…/ Si otro roba en su ambición da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón… cualquiera es un señor…

navidad

Cuando volví de tan negativa abducción lo hice con la certeza de que estas dos fechas, a las que hacía referencia mi desanimado amigo, eran quizá las más importantes del año y a las que mayor atención deberíamos prestar… La Navidad por su carácter espiritual y valórico, nos sugiere sutilmente que la vida es algo más que lo meramente material, y el año nuevo, concreto y mensurable, nos advierte con realismo sobre un factor tan inalterable como es el tiempo…

Sin embargo, la Navidad tiene hoy un solo protagonista, el “Viejito Pascuero”… Me pregunto cuántos niños (incluso grandes) internalizan, remarcan, cultivan en esta fecha el valor de la paz, de la armonía, del entendimiento, de la concordia… tan ausentes en un mundo cada vez más odioso, con más confrontaciones, con más violencia. Basta mirar nuestra realidad…, cuánto rencor, cuánta intolerancia, cuánta tirria, cuánto resentimiento… ¿Cómo no hay algún líder, estadista, alma poderosa (de la estirpe de Gandhi, Juan Pablo II, Martin Luther King), que pacifique los espíritus de losimages chilenos, que ignore los grupúsculos odiosos animados sólo por la venganza y el lucro que puedan mal obtener con el dolor de otros? Estoy pensando en algún paladín que enarbole las banderas de la unidad, de la tolerancia, del orden, en definitiva, que se las juegue por los valores del espíritu.

Por otra parte, en las próximas horas tendremos una nueva oportunidad para relacionarnos con el tiempo… “Viene un año nuevo” y por algunas horas volverá el optimismo, pero advierto que el presente será muy corto, además el pasado está muy cerca y no lo podemos cambiar y del futuro nadie sabe nada. Ahí tenemos sin embargo una gran oportunidad… “hagamos las paces con el tiempo…”. Aprendamos que el pasado es pasado, y sea que nos genere alegrías o tristezas no puede gobernar nuestras vidas, hagamos las paces con el pasado. Así será más fácil estar en paz con el presente y poder convertir el futuro en algo diferente: es decir, en algo bueno.

nieto-y-abuelo

Alguna vez, entre Navidad y Año Nuevo,  cuando era pequeño leí una historia que hablaba de valores y tiempos… se trataba de un niño que le pregunta a su octogenario abuelo… ¿Tata, cuántos años tienes…? El anciano lo quedó mirando y le dijo: “entre 10 y 15…”  Sorprendido el niño replicó
: ¿cómo así…? El abuelo le respondió… “es lo que creo que me queda de vida… por eso estoy dedicado a vivirlos en paz y con la mayor felicidad… así que ven para acá y dame un abrazo… que eso me hace feliz”.

Evitamos la guerra civil, ¿como hoy defender ese concepto?

gabriel-alliende

Por Gabriel Alliende Figueroa

El tema es sensible y complejo, los que vivieron el tenso período en carne propia, hoy ya no están o son ancianos. El tiempo ha transcurrido, desde 1967 año que el MIR se hizo sentir, a la fecha es medio siglo.

La Concertación y la Nueva Mayoría, con el beneplácito del Pdte. Piñera, que votó por el No pero se enriqueció con el sistema, han tenido más de un cuarto de siglo, para ideologizar a los que no habían nacido con la idea mitogénita de los atroces violaciones contra los DDHH, entre ,la extensa gama de libros con cientos de nombres pero de los mismos autores, películas, documentales, museos de la memoria y las banderas de lucha, que desfiguraron la enorme obra refundacional del gobierno cívico militar de 1973, que transformó a Chile de un país pobre, a en vías del desarrollo y hoy en expansión: en lo económico, social, político, docente, cultural, deportivo, regional, administrativo, fortalecimiento de las instituciones del estado nación y con un puesto  en el sitial del planeta. De la aspiración del medio litro de .leche, estamos pensando en un sueldo mínimo sustentable, ético, equilibrado y cristiano. Sin el movimiento emancipador no habría hoy ese desarrollo.lavado-cerebral

La ideologización de los no nacidos, contra el gobierno militar, se unió con el lavado de cerebro para aquellos que en el período o eran muy jóvenes o nacieron durante el, fue la cultura que caracterizó la campaña del «NO» y que siguen esgrimiendo hoy como bandera de lucha victoriosa, con el contenido de: democracia, los derechos humanos, las necesidades del país y con ellas se adueñaron del país y los mismo que fracasaron en los gobierno de Frei y Allende, regresaron, más viejos pero ávidos de poder, de sueldos, de posiciones en la estructura del estado.

Es más, los mismos que gobernaron Chile durante la guerra fría, hoy tienen puestos exclusivos en la plaza de la constitución, ellos no supieron manejar la sociedad, la soliviantaron, trataron de manejar y «no lo lograron», las influencias externas fueron más fuertes.

boinazo

La cultura de quienes estuvimos durante el proceso y desarrollo del gobierno 1973-1990, nos impone una responsabilidad, contar la verdad y » lo hacemos sin levantar la voz», si la contamos el progresismo salta diciendo «otros ejercicio de enlace u otro boinazo», dejando un tóxico legado, acallar a los militares.

Esto de los derechos humanos y los testigos aparecidos, pondrán en jaque a la justicia cuando termine el progresismo y exista conciencia de que los soldados también pueden tener la razón. A sus cuarteles o a Punta Peuco y que guarden silencio es la consigna. El año 1973, 11-septiembreellos no podían sacar a ningún soldado fuera del cuartel sin una orden superior, que conveniente para la democracia de hoy, que es impositiva, irreal, ilógica… a veces no se dan cuenta que un mismo concepto tiene interpretaciones distintas entre un soldado, cabo, sargento o capitán. El cabo reconoce que la patrulla es eso, patrulla, para el capitán la patrulla es  parte de una escuadra que está apostada en un punto fijo.

Hemos leído en procesos que una pareja de soldados allanaron…, nunca ha existido una orden como tal, el ejército no manda a ninguna pareja, puede mandar a dos soldados y un mando, es decir como mínimos tres personas. El tiempo todo lo desfigura, todo lo cambia, pero hay casos, que 43 años después a alguien le reconocieron la voz…sucede…

Los derechos humanos y la necesidad de compensaciones, se transformó en el «cimiento de la nueva sociedad», son miles y miles los chilenos que reciben compensaciones del estado, no solo son de izquierda, para mejor verosimilitud del sistema es transversal, son increíbles los nombres de los que hoy reciben recursos del estado mensualmente.

ppmLa verdad es que el estado debe compensar a los soldados, marinos, aviadores, carabineros e investigaciones, que trabajaron 24x7x30x365x17 años, no tenían otro sueldo que el único que la ley permite, ni sobresueldos, no pudieron ver crecer bien a sus hijos, tuvieron dualidad de cargos con la sociedad, el militar y el otro que el momento le imponía. Chile volvió a la seguridad de siempre, gracias a ellos, a los soldados del silencio.

Las banderas económicas de los derechos humanos, transformaron el concepto social, sensible y humano, en un negocio, donde el gobierno durante 26 años «consecutivos», incluido Sebastián Piñera, no tiene rivales, el ejecutivo, legislativo y judicial se han unido, no hay contrapeso, salvo lo esporádico de algunas personas que no van más allá de los dedos de una mano.

Asociaron el concepto de la vida militar, con violaciones a los derechos humanos, militares sin conciencia, algo así como bestias que emergieron de las tinieblas para causar daño «sin motivo».

carrizal-bajo

Se vivieron momentos tensos tanto en el frente interno como en el fronterizo, el 73 y años siguientes se requisaron miles de armas destinadas a lograr el poder por la vía armada, armas que llegaban desde Cuba y que esgrimidas por terroristas, subversivos y fieles a las doctrinas del castrismo-estalinista. Ellos si tienen derechos humanos, recibieron instrucción militar y tenían las competencias para hacerlo.

Hoy no hay ningún proceso que analice las competencias militares de aquellos que empuñaron las armas, es más, a Miguel Enríquez, hoy se le santifica, un hombre bueno, que bautizó a los miguelitos que destrozaban neumáticos, que no ponía bombas según su hijo MEO y que era un demócrata intachable, siendo la verdad que fue el explosivo iniciador de toda la crisis de los años de Frei y Allende.

No hay ninguna mirada del período, que permitida en el presente, contar la verdad, la razón es simple, la izquierda «reformuló el período», borró toda presencia de él, no acepta conductas de entradas diferentes a su postura.

El padre Montes, Hermógenes, José Antonio Kast, Guillof, Márquez de la Plata y unos pocos más que no suman una docena, adhieren a tener una visión distinta, pero carecen de micrófonos, pantallas, páginas y radios, no hay espacios para la verdad, la cual es una sola y es la que impone «La autoridad sin rivales.»

encarcelados-injustamente

Hoy hay «soldados del silencio», pagan con cárcel  los pecados de otros y a pesar que la pena de muerte se abolió en Chile, para los militares si la hay, muerte en la cárcel, con o sin alzhéimer, con o sin cáncer terminal, sean o no sean culpables, con o sin testigos, con o sin el debido proceso.

Se vive inquietud en la familia militar, nervios de viejos tercios, que delatan su edad de múltiples formas, sin dormir, sin salir por no tener ganas de hacerlo y con el temor de caer preso, por el simple hecho de haber estado de guardia un día x, de haber sido conductor de un vehículo o al cuidado de una central eléctrica.

Bueno la fe es lo único que nos salva a quienes vivimos el gobierno militar en grados subalternos, nos prepararon adecuadamente en lo psíquico y físico, fuimos testigos de la esperanza de un nuevo Chile y fuimos actores de ella, somos miembros dialogantes del pasado, presente y futuro.

¿Hasta cuando puede soportar el ejército pasivo?, bueno esa es una respuesta que debe hacerse la propia sociedad. Una vez soldado siempre soldados, no iremos nunca contra el Alcázar que nos vio nacer,, siempre estaremos con la esperanza, de que triunfe la razón por sobre la imposición de «una verdad exclusiva y excluyente»

Perdón en Punta Peuco

Cartas al Director, El Mercurio 25 de diciembre de 2016

Señor Director:

El tema del perdón es complejo. El viernes vimos a un grupo de ex militares pedir perdón en Punta Peuco. Hacía falta.
Entiendo también a las familias de las víctimas, que tienen derecho a sentir y decir lo que quieran. Ellos -los que quieran- tienen derecho al «ni perdón ni olvido».
Pero este no es un perdón cualquiera porque está enraizado en la historia terrible de Chile y por eso va más allá de las familias. Los chilenos tenemos la obligación de buscar caminos para dar vuelta la página de la dictadura.

enfermos-terminalesEstas personas fueron condenadas por crímenes atroces, no hay impunidad, la justicia actuó.
Chile tiene que actuar con la misma humanidad que le mostró a Honecker, a quien se le permitió morir con dignidad, la misma que él no tuvo con sus víctimas. La misma que los presos de Punta Peuco no tuvieron con sus víctimas.
Hacerlo es una demostración de humanidad, la que ellos no tuvieron y a quienes no se les puede negar.

 

Patricio Rosende Lynch
Abogado

Punta Peuco y el perdón

Carlos Peña 2

Por Carlos Peña González

Este viernes se vio a un grupo de criminales recluidos en Punta Peuco pidiendo perdón en un acto ecuménico.
Mientras esos criminales lo solicitaban, las víctimas, quienes habían perdido a sus padres, sus hermanos, sus hijos, protestaban en las afueras del penal. ¿Cómo esos reclusos infames podían reclamar el perdón -se preguntaban- frente a sus crímenes atroces?
Para analizar este problema, es imprescindible preguntar ¿qué es el perdón?
Quien ha descrito con mayor lucidez el problema que plantea el perdón no es un sacerdote ni un teólogo ni un moralista.

jacques-derridaEs un filósofo que suele ser críptico, pero que en este tema no lo es.
Jacques Derrida ha recordado que el perdón pertenece a la tradición abrahámica -la de los judíos, los cristianos, los musulmanes- y que él está preso de una suerte de paradoja casi insalvable, de un misterio que solo el fondo insobornable de la voluntad puede superar: el perdón tiene sentido solo cuando se trata de perdonar lo imperdonable. El pecado venial, las transgresiones mínimas, los errores, incluso cuando son graves, se disculpan, y no plantean problema alguno. La verdadera urgencia del perdón, y su misterio, surge frente a lo que, paradójicamente, es imperdonable. Es lo que hace difícil, y a la vez magnífico e incomprensible, el perdón: sólo se perdona aquello que es imperdonable.
Por eso el perdón no puede ser hecho, ni solicitado, en base a cálculos políticos o utilitarios. Si así fuera (si, por ejemplo, el perdón se solicitara en atención a la paz social o la cohesión), equivaldría a una medida o un instrumento de política social. Así concebido, se le devaluaría, se le degradaría.  perdonEl perdón es un acto gratuito e incomprensible que no puede ser solicitado -tampoco ofrecido- a cambio de información o de reparación. Por eso el cura Puga se equivoca cuando reclama, para conceder el perdón, un acto de reparación: eso equivale a concebir el perdón como un acto de intercambio. ¿Qué valor tendría perdonar si el perdón fuera un objeto de intercambio? ¿Qué honestidad tendría ofrecer reparación como una mercancía para obtener el perdón? El perdón, como el amor evangélico, es un acto gratuito que se da; pero que no puede ser reclamado, ni ofrecido, como un acto de intercambio.
Por eso el perdón es hasta cierto punto opuesto a la justicia.

diosa-justiciaLa justicia tiene por objeto la reparación (justicia correctiva, la llamó Aristóteles): corregir lo que el acto lesivo e ilícito alteró. A esto los penalistas llaman la función retributiva de la pena. Pero además la pena se justifica porque crea condiciones que desincentivan la ejecución de los crímenes. Esta es la función preventiva de la pena. Tanto desde el punto de vista preventivo como retributivo, los condenados de Punta Peuco no tienen salida. Ellos merecen que se les inflija un mal similar al que causaron (función retributiva de la pena), y la sociedad requiere que haya castigos que desincentiven en el futuro la comisión de crímenes semejantes (función preventiva de la pena).

Pero todo eso, nada tiene que ver con el perdón.

El perdón no tiene nada que ver con la justicia.

Se trata, simplemente -pero a la vez incomprensiblemente-, de un acto gratuito que exige un acto hasta cierto punto irracional que, justo porque es irracional, no es exigible a nadie; pero su dignidad radica justamente en que no es exigible y se da, cuando se da, sin que nada compela a darlo.

Punta-Peuco-4En muchos casos de los que hay en Punta Peuco, el destino ya derrotó a la justicia. Los criminales están dementes o ya comenzaron el descenso al precipicio. Y en esos casos ya no es asunto ni de la justicia ni del perdón.

Pero quienes rezaron en el acto ecuménico de Punta Peuco aún no están derrotados por el destino.

Y por eso piden el incomprensible perdón.

Los Presos de Punta Peuco y el Perdón

roberto-hernandez-1

Por Roberto Hernández Maturana

Nos dicen las noticias que seis prisioneros políticos militares que se encuentran cumpliendo penas en Punta de Peuco, han manifestado su intención de pedir perdón a quienes se hubieran visto afectados por su participación en hechos acaecidos con posterioridad al 11 de Septiembre de 1973.

Las acciones que de un tiempo a esta parte han venido desarrollando algunos políticos, representantes de la iglesia, como el sacerdote jesuita Fernando Montes y abogados identificados mas bien con el mundo de la izquierda, como Héctor Salazar y José Zalaquett, han buscado aliviar la situación de los presos ancianos gravemente enfermos o terminales,  para que la sociedad, responda humanitariamente a quienes se encuentran en esta condición en Punta de Peuco, y puedan terminar sus días junto a sus seres queridos, no constituyendo estos presos enfermos ningún peligro para la sociedad.

descarga

Es en este contexto, que principalmente miembros de las iglesias católicas y anglicanas han
llamado a los presos, que así lo quieran, a pedir perdón y a los  afectados a dar ese perdón, a fin de buscar la reconciliación, en un quiebre que se arrastra ya por más de 43 años.

De esta forma, prisioneros que no necesariamente son enfermos terminales, han decidido hacer una manifestación pública de solicitud de perdón, en un acto de constricción como parte de una ceremonia religiosa al interior del penal de Punta de Peuco.

También nos dice la prensa que estos hechos han generado controversia dentro de los mismos internos en ese penal, ya que…, se dice, algunos presos habrían manifestado que ellos no tienen de qué arrepentirse.

Lo anterior ha llamado la atención de la prensa y la opinión pública interesada en estos hechos, y por cierto de parte del mundo político, que en una visión simplista de las cosas, vuelven a colocar los hechos y razones en blanco y negro.

PUNTA PEUCO

En Punta de Peuco hay condenados por distintas situaciones, todas ellas trágicas y dolorosas tanto para los presos y sus familias como para quienes se vieron afectados y sus familiares, en estos hechos:

  1. Hay quienes tuvieron participación en hechos de sangre, considerados abusos contra los derechos humanos, y habiéndose excedido en el cumplimiento de órdenes recibidas, hoy se sienten arrepentidos de haber participado en estos hechos, y quieren expresar su arrepentimiento.
  2. Hay otros prisioneros que sienten que cumpliendo órdenes superiores (no olvidemos que el 95% de los prisioneros en Punta de Peuco era personal subalterno que debió obedecer órdenes en un clima de guerra interna), se enfrentaron a un enemigo armado, combatieron a una subversión organizada, que ejercía el terrorismo, al que debieron enfrentar para mantener la paz y el orden interno, y por lo tanto, no sienten que deban pedir perdón, ya que muy bien ellos pudieron ser los caídos en el cumplimiento de las órdenes recibidas.
  3. Finalmente hay otro grupo de prisioneros que declara no haber sido participe de ningún hecho punible, encontrándose condenados , por testimonios de dudosa calidad, o por pertenecer a una unidad militar, en que a parte ella le cupo alguna acción en que hubo víctimas, y por lo tanto, se asume que “debió haber participado”, o al menos “debió saber”, encontrándose presos en una acción que señalan como claramente prevaricatoria, por lo que sienten que no deben pedir perdón, y si les apuran un poco, sienten que la sociedad es la que debe pedirles perdón por haberlos condenado  con pruebas que en cualquier parte del mundo, o bajo el actual sistema legal vigente que rige a todos los chilenos, no habrían sido aceptadas, no debiendo por lo tanto encontrarse en esa situación.

Tengamos claro que el arrepentimiento es un acto individual, no colectivo, donde en el fondo lo que se busca es justicia y no venganza.

¿Y por la otra parte?

Siempre es necesario conocer el contexto, por ello sólo me remitiré a lo que dice wikipedia en “Acciones armadas de extrema izquierda en Chile”, de la que he extractado algunos párrafos principales:

A mediados de los años 1960, el recién fundado Movimiento de Izquierda Revolucionaria  (MIR) realizaría algunas acciones de agitación armada, principalmente sabotajes. El MIR plantearía desde un principio su desconfió de los métodos democráticos liberales para alcanzar el poder, aprobando en su congreso de fundación el uso de la violencia política por medio de la «insurrección popular armada» en la cual señalaba: » El MIR rechaza la teoría de la «vía pacífica» porque desarma políticamente el proletariado y por resultar inaplicable ya que la propia burguesía es la que resistirá, incluso con la dictadura totalitaria y la guerra civil, antes de entregar pacíficamente el poder. Reafirmamos el principio marxista-leninista de que el único camino para derrocar el régimen capitalista es la insurrección popular armada.»

mir

Acciones del MIR

11 de agosto de 1970: Elementos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, asesinan a tiros al Cabo de Carabineros de Chile (policía uniformada) Sr. Luis Fuentes, quien cumplía servicio de guardia en domicilio del Gobernador del Departamento Pedro Aguirre Cerda, en Santiago. Le roban subametralladora Karl Gustav que portaba.

21 de septiembre de 1970: Un comando mirista asesina a Cabo de Carabineros Armando Cofré López, cuando éste trató de repelerlos durante el asalto a la sucursal de Avenida Irarrázabal del Banco Panamericano, en Santiago. Le sustraen su revólver de servicio y la subametralladora.

24 de mayo de 1971: Un grupo del MIR asalta el supermercado Montemar, en Santiago y en su retirada dan muerte a tiros al Cabo de Carabineros Tomás Gutiérrez Urrutia.

30 de agosto de 1972: Miembros de la estructura militar del Partido Socialista parapetados en la sede de esa colectividad política, en la ciudad de Concepción, disparan contra un furgón de Carabineros, Asesinando al Cabo Exequiel Aroca Cuevas.

2 de abril de 1973: Integrantes de un grupo de choque del MIR asesinan al funcionario de Investigaciones Gabriel Rodríguez Alcaíno, cuando el policía intentaba detenerlos frente al número 7630 de la calle Alvear, en el sector sur de Santiago.

29 de agosto de 1973: Un grupo de ultra izquierda, liderados por el mexicano Jorge Sosa Gil, asesinan al Subteniente de Ejército Héctor Lacrampette, en la comuna de Providencia, en Santiago.

Acciones de la VOP (Vanguardia Organizada del Pueblo)

noticia-perez-zauto-perez-z

A su vez el 8 de junio de 1971, el grupo Vanguardia Organizada del Pueblo, movimiento de ultra izquierda, cuyos miembros fueron indultados previamente por el Presidente Salvador Allende Gossens, por decreto de insistencia representado por Contraloría asesinó al ex Ministro del Interior Edmundo Pérez Zujovic.

Relacionado con la existencia de grupos de izquierda fuertemente armados, cabe mencionar que existieron esfuerzos del Gobierno de la Unidad Popular por armar a sus partidarios en especial al MIR, en dicho contexto se produjo el «incidente de los bultos cubanos» ocurrido el 11 de marzo de 1972 en donde se constató la internación de armamento de grueso calibre. Según el escritor cubano, disidente y antiguo colaborador del régimen castrista, Norberto Fuentes, durante todo el período de la Unidad Popular el gobierno de Cuba habría ingresado a Chile unos 3 mil o 4 mil fusiles de asalto AK 47, por medio de valijas diplomáticas que viajaban en Cubana de Aviación.

prensa-1970

Respecto a la ayuda del Gobierno de la Unidad Popular al MIR y la internación de armas, el ex-mirista y Ex-ministro de economía don Carlos Ominami Pascual da cuenta que el Presidente Salvador Allende fue constantemente presionado por el MIR lo que le llevó a coquetear con la vía armada al socialismo pese a su convicción democrática.

Puedo agregar como autor de esta columna que fue en este contexto donde se evidenció una descarada intervención cubana y la presencia de numerosos extranjeros con preparación militar, provenientes de países del mundo comunista.

Wikipedia omite en este tema las acciones del Partido Socialista,  en acuerdos políticos aprobados en el Congreso de Chillan, en noviembre de 1967, y en el Congreso de La Serena, en enero de 1971, por unanimidad se declaraba “como organización marxista-leninista, plantea la toma del poder como objetivo estratégico a cumplir por esta generación, para instaurar un Estado Revolucionario que libere a Chile de la dependencia y del retraso económico y cultural e inicie la construcción del Socialismo”, agregando que “La violencia revolucionaria es inevitable y legitima. Resulta necesariamente del carácter represivo y armado del estado de clase. Constituye la única vía que conduce a la toma del poder político y económico y, a su ulterior defensa y fortalecimiento. Sólo destruyendo el aparato burocrático y militar del estado burgués, puede consolidarse la revolución socialista”. En el punto 3 de esta declaración decía “Las formas pacíficas o legales de lucha (reivindicativas, ideológicas, electorales, etc.) no conducen por si mismas al poder. El Partido Socialista las considera como instrumentos limitados de acción, incorporados al proceso político que nos lleva a la lucha armada.

Tras la intervención militar de 1973 el MIR y otras organizaciones organizaron diversos focos de resistencia a lo largo del país, causando decenas de víctimas.

En los años siguientes los partidos políticos de izquierda intentaron sobrevivir en clandestinidad. En este período se produjeron numerosos enfrentamientos, principalmente durante operativos de captura que formaron parte de la política de combate al terrorismo, como por ejemplo, el que terminó con la muerte de Miguel Enríquez en octubre de 1974.

fpmr

El Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR)

En los años 1980, el congreso del Partido Comunista de Chile en el exilio decide implantar una política de Rebelión Popular, para lo que se funda el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), el 14 de Diciembre de 1983,  como brazo armado de la organización. El FPMR  buscaba derrocar al general Pinochet, por medio de una rebelión popular masiva a través de acciones audaces que mermaran la estabilidad del régimen militar y potenciaran la crisis social originada en la crisis económica de 1982,

En el momento más crítico de su plan el FPMR realizó la internación de armas de Carrizal Bajo y un atentado contra Augusto Pinochet. En este último murieron cuatro miembros del Ejército y uno de Carabineros.

internacion-de-armas-de-carrizal-bajo

Ya en democracia el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (autónomo), que se había desvinculado del Partido Comunista que había apoyado el proceso de transición democrática, asesinaría al Senado Jaime Guzmán Errázuriz, a quién consideraban el cerebro de la Constitución de 1980 y responsable de la perpetuación de las instituciones dictatoriales.

Estas son las acciones principales registradas en wikipedia, pero hay muchísimas más que sería largo enumerar, pero son los fundamentos principales en que se sostienen quienes integran el grupo N° 2  antes mencionado.

Hoy la historia contada unilateralmente omite o pone un velo en estos hechos, y miembros de organizaciones de Derechos Humanos, hoy se evidencian más preocupados de la venganza que de los derechos humanos inherentes a todos los chilenos,

justicia-ciega

Los presos de Punta de Peuco y muchos viejos militares hoy procesados, fueron y siguen siendo instrumento de la política, que en Chile mostró su peor cara de divisiones y odio…, no precisamente fomentada por el mundo militar, sino que muy por el contrario, por quienes siempre han visto a las Fuerzas Armadas como organismos represores de la clase gobernante, olvidando que las FF.AA. se deben al orden establecido y son un instrumento del Estado. Quienes aspiraban a una sociedad comunista, igualmente debían destruir a las FF.AA. y sustituirlas por otro instrumento para ese estado comunista. Es decir, el Estado necesita un instrumento armado, pero cuando quienes ejercen el poder lo hacen irresponsable o totalitariamente, serán los integrantes de esas Fuerzas Armadas los que en el futuro sufrirán las consecuencias.

Justicia no es venganza

Gulliver…. prisioneros de la mentira

Cristián Labbé

Por Cristian Labbé Galilea

En estos días se ha visto una tanda de programas, reportajes y entrevistas de la más baja estofa en torno al gobierno militar y al general Pinochet, a la que se sumaron virulentas acusaciones y denuestos de los odiosos de siempre en contra del ministro de justicia y de todos aquellos que dijeron pensar más o menos lo mismo, como el Cura Montes, en relación a la situación que afecta a los militares enfermos terminales privados de libertad.

Ver y escuchar tanta mentira, tanta maldad y miserable politiquería me recordó, en un reflejo instantáneo, aquel cuento infantil… “Los viajes de Gulliver”, famosa sátira escrita -para grandes- hace casi trescientos años por Jonathan  Swift, donde se relata que el protagonista,  hombre de la calle, común y corriente, crédulo y honesto (como cualquiera de mis lectores), despierta de un sueño y se ve prisionero de insignificantes y perversos humanoides, quince veces más pequeños que él, los liliputienses,  quienes representan al hombre violento, irracional, corrupto y agresivo…

viajes-gulliver

Pienso que así deben sentirse la verdad y la historia al oír, como en una siniestra fantasía, tanta falsedad y tanta tergiversación.  Al igual que Gulliver, se encuentran encadenadas por detestables ficciones a un pasado imaginario que trastoca e inmoviliza algo tan poderoso y grande como son los hechos tal cual ocurrieron.

Pareciera que las cosas en nuestra realidad se suceden como en la sátira de Swift:  la memoria colectiva está encadenada por la mentira, se han tergiversado completamente los hechos, pocos dan crédito a que nuestro país estaba invadido por extremistas, guerrilleros, francotiradores, violentistas extranjeros y cordones industriales armados, en múltiples focos de violencia… Hoy nada de eso pareciera ser real, lo único que se juzga es que los militares son los responsables de la violencia y del quiebre institucional del 73…

La verdad sea dicha: nuestra historia es más real que los sueños de Gulliver y de ello dan cuenta:

corte_113545

  • El Presidente de la Corte Suprema el 12 de septiembre del 73 manifestó la “íntima complacencia del poder judicial por la intervención militar”. ¿Olvidó usted qué les gritaban?  “jueces vendidos, ladrones y corrompidos”… “viejos carcamales, serán los primeros en ser llevados al paredón…”
  • La Social Democracia decía “la responsabilidad histórica de lo sucedido corresponde exclusivamente a la UP… habían formado un ejército paralelo.”
  • La Democracia Radical: “las FFAA debieron hacer el sacrificio para salvar la soberanía y la democracia.”
  • La Democracia Cristiana: “los antecedentes demuestran que las FFAA han asumido (la tarea) para evitar la destrucción y el totalitarismo.”
  • El después Presidente Patricio Aylwin… “Allende se aprontaba a consumar un auto golpe… tenían (el gobierno) armas para formar un ejército paralelo… existía la presencia de más de diez mil extremistas extranjeros…”

aylwin-y-frei-montalva

  • El Presidente Eduardo Frei Montalva… “los marxistas chilenos disponían de armas superiores en número y calidad a las que tenían las FFAA.”
  • La Conferencia Episcopal reconocía el 13 de septiembre del 73 que “los miembros de la Honorable Junta de Gobierno han sido los primeros en lamentar el desenlace de los acontecimientos”

Es hora de rescatar la verdad y cambiar la fantasía de Gulliver liberándolo de la farsa liliputiense, debemos defender con fuerza la razón contra lo espurio, debemos salir al paso de la farsa, debemos fortalecer el pensamiento propio y nuestra razón… ¡Quizás sea este el mayor de los desafíos y la mayor de las esperanzas de nuestro tiempo…!

Comunismo una religión política sin Dios

roberto-hernandez-1

Por Roberto Hernández Maturana
En general se piensa que el comunismo se opone a las religiones, promoviendo estado ateo. Karl Marx veía a la religión como una herramienta utilizada por las clases gobernantes para adormecer a las masas trabajadoras, utilizando a la religión como recurso para aliviar su sufrimiento y entregarle conformismo en espera de una próxima vida mejor, instalando así la idea de que el sufrimiento presente conducirá a la felicidad futura, en la otra vida. De esta forma, la fe religiosa evitará cualquier intento serio para entender y superar la verdadera razón de sus sufrimientos, que según Marx provenía del capitalismo. En ese sentido, Marx consideraba que la religión podía ser definida como el «opio del pueblo».
Sin embargo, resulta interesante leer la entrevista que diera el filósofo ruso afincado en Berlín Michail Ryklin al periodista Caspar Melville de The New Humanist (https://newhumanist.org.uk/). Ryklin, autor de “El comunismo como religión: Los intelectuales y la Revolución de Octubre”, libro que se centra en el período 1917-1939, publicado el año 2009, sostiene que si queremos entender el comunismo es mejor verlo como una forma de religión que como un sistema político ateo.

michail-ryklinAfirma Ryklin que “El comunismo, ha sido considerado por pensadores como Raymond Aron y algunos autores alemanes como una especie de sustituto de la religión, o una pseudo-religión, tal vez una parodia. Reconocen que tiene un parecido a una religión, pero nada más. Ryklin, por otro lado, dice que para él, el comunismo era en realidad una auténtica religión, quizás la más importante del siglo XX”.
Agrega que tras la Revolución Soviética de Octubre muchos intelectuales europeos de izquierda estaban fascinados por la idea de un país que carecía de eso que llamamos Dios, pero en el corazón del comunismo hay una paradoja dice, y es que la renuncia a Dios es su artículo de fe fundacional. En el celo que ponen en la creencia de haberse trasladado más allá del reino de Dios y de la fe, al ámbito de las leyes científicas de la historia, los revolucionarios y sus simpatizantes se revelan precisamente como los verdaderos creyentes.

marx-weber-durkheimAunque ninguna de las religiones monoteístas aceptaría la definición del comunismo como religión, porque para ellos la presencia de Dios se encuentra en la raíz de su definición, padres de la Sociología moderna como Emile Durkheim y Max Weber, definen la religión como una especie de experiencia totalizante, algo por lo que la gente está dispuesta a sacrificarlo todo y que da sentido a sus vidas. Desde esta perspectiva, afirma Michail Ryklin, el comunismo es una religión afirmando que “Para millones de personas, el sentido de su vida fue definido por el comunismo como un conjunto de creencias. El comunismo era la verdadera religión “.
Autores como Bertrand Russell que compartían el desencanto general con el capitalismo, extendido tras la Primera Guerra Mundial. Admiraron realmente el giro radical que ofrecía la revolución bolchevique. Sin embargo Russell no creía que la justicia se pudiera conseguir a través de la violencia, lo cual fue su principal argumento contra el bolchevismo. Russell gran crítico de la religión militarizada comparó el bolchevismo con el Islam.

revolucion-bolcheviqueRussell, dice Ryklin, no vio en el marxismo ningún signo de ciencia. Los comunistas eran, a su juicio, creyentes, fundamentalistas, fanáticos. Afirmaba que “hay algo interesante en su fanatismo, pero no tiene nada que ver con las leyes de la historia, que de todos modos considera subordinada a la ciencia como método de análisis. Desde el principio, entiende que es un problema de fe y no de ciencia”.
Por otra parte nos dice Ryklin, el autor húngaro Arthur Koestler fervoroso comunista, desilusionado posteriormente, en su novela “Oscuridad al mediodía”, manifiesta que la condición previa para ser un creyente comunista es verse a sí mismo como no-religioso. Uno entiende el carácter religioso de sus creencias cuando ya no es un creyente. Durante el acto de fe, sin embargo, uno sólo se entiende ayudando a poner en juego la lógica inevitable de la evolución de las leyes de la historia “.

En la entrevista a The Humanist nos dice el filósofo ruso que el famoso dramaturgo alemán Bertolt Brecht ferviente comunista, concluyó que aquél era lo suficientemente potente como para cegar a sus defensores ante las incoherencias y las atrocidades del estalinismo.

fusilamientos-en-union-sovieticaBrecht creía que cualquier sistema que hubiera sido capaz de acabar con el concepto de propiedad privada era superior, por definición, a las democracias burguesas que permitían e incluso alentaban la desigualdad económica. Brecht se aferró ciegamente a esta fe frente a los excesos del régimen soviético, incluso siendo testigo de la muerte por parte del régimen de varios de sus cercanos y amigos
Ryklin afirma que hacia 1939, en la ex Unión Soviética la fase de comunismo religioso se había agotado, sustituyendo la fe por el terror. Mientras el estalinismo prosperaba en pompa religiosa la verdadera devoción del pueblo (el culto de la imagen, la adoración oficial de santuarios como la tumba de Lenin o el desfile del Día de la Revolución son posteriores a la era religiosa) se convirtió en algo cada vez menos importante. Una de las razones fue que Stalin había sacrificado a los apóstoles originales de la revolución; otra fue la nueva organización de la sociedad soviética.

soldado-muro-de-berlinRyklin, concluye finalmente que “El estalinismo no se basa en la fe, sino en el control. La igualdad de la primera fase se ha sustituido por una estricta jerarquía de comités, policía secreta, espías. Todo ello diseñado para controlar la sociedad. Stalin tenía una frase para todo eso: vigilancia revolucionaria. Eso significa la condición de la denuncia universal – la gente perdió la fe en la revolución, en sus vecinos y en ellos mismos”.
Podemos ver que esta afirmación se ha hecho palmaria con la reciente muerte de Fidel castro en Cuba.
De esta forma surgió en la URSS una nueva forma de creencia que fusionó el cristianismo ortodoxo con el nacionalismo ruso y el culto a la personalidad de Stalin.
En lugar de una creencia en la superioridad del socialismo, marx-cristoMichail Ryklin afirma que hasta hoy en Rusia hay un sentimiento de excepcionalidad, una paranoia, un vestigio del estalinismo y su “denuncia universal”, según la cual se considera a los demás países como una amenaza. “Son mitos que muchos millones de rusos creen hoy”, dice Ryklin. “Creen que el resto del mundo odia a Rusia, porque Rusia es buena y el resto del mundo es malo”.
Finalmente parece oportuno citar al autor mexicano Jesús Félix-Díaz Manríquez que en su libro “Mentiras contra mentiras”, concluye que “así como para los comunistas recalcitrantes, la religión es el opio de los pueblos, en justo rebote el comunismo sería el opio de los idealistas, o por lo menos de algunos soñadores.”

Crimen ¿y castigo?

Carlos Peña 2

Por Carlos Peña González

Entre los violadores de derechos humanos hay algunos que vagan en medio de las nubes de la memoria, y otros que sobreviven apenas atrapados por alguna enfermedad terminal.
¿Tiene sentido -se preguntó esta semana- seguir castigándolos?
El problema surgió a propósito de quienes violaron los derechos humanos; pero, para que se le plantee correctamente, no ha de referirse solo a ellos. Una regla, cualquiera, para ser justa ha de satisfacer un mínimo requisito de imparcialidad: aplicarse a todos quienes caen bajo la circunstancia que la regla juzga relevante.

Así las cosas, no cabe preguntarse si acaso los violadores de derechos humanos dementes o enfermos deben ser entregados a sus familias para que curen sus heridas o los acompañen a morir, sino si cualquier criminal en esa situación debe recibir esa postrera (y ya inútil) indulgencia.
Son varias las razones para sostener que sí.
La más obvia es que, en general, la pena tiene sentido si el sujeto que la sufre la vive como tal. Pero si el condenado es incapaz de tener la vivencia del castigo, si por padecer alzhéimer u otra forma de demencia no sabe dónde está, ni sería capaz de explicar por qué está en esta enfermo-terminalo en cualquier otra parte, si no es más que un cuerpo abandonado a sí mismo y al compás del olvido, ¿qué sentido tiene el castigo? ¿Cuál es el sentido de privar de libertad a quien ya no es capaz de experimentarla ni anhelarla? El criminal ya no está ahí (el yo que él alguna vez fue ya no existe, se extravió en las nubes de la memoria), y sus víctimas solo cuentan con un cuerpo para castigar, pero no con un sujeto (un enfermo de alzhéimer es un cuerpo que, al no tener memoria clara y no poder narrarse a sí mismo, podría ser cualquiera).

La situación no es muy distinta cuando el criminal está asolado por una enfermedad terminal que lo ha transformado en un doliente de tiempo completo. Si hizo daño, ya no puede hacerlo a nadie; si hizo sufrir, ahora es él quien sufre; si no quiere reconocer el pasado ya poco importa, porque no tiene ningún futuro; si no muestra arrepentimiento es irrelevante, porque un moribundo arrepentido y otro pertinaz solo se diferencian por la suerte que cada uno tendrá en el improbable juicio final del que ninguno será testigo. En este caso, la pena carece de sentido y arriesga deslegitimarse a sí misma porque, aun dictada con justicia, en medio del sinsentido de la enfermedad terminal se parece mucho a la crueldad. Y la crueldad tiene un lugar en la condición humana, sin ninguna duda, pero un Estado respetuoso de los ciudadanos no puede tolerarla por medios públicos, ni siquiera cuando quien la padece hizo gala de ella y la ejerció con innoble y perfecta maestría.

enfermo¿Y si quien está ahora desmemoriado o carcomido por el cáncer fue alguien que se sirvió de los medios del Estado para violar sistemáticamente los derechos humanos?
El violador de los derechos humanos mató o hizo desaparecer personas por motivos políticos y llevó a cabo sus actos de crueldad con la sistematicidad de un burócrata, sirviéndose para ello de los medios del Estado. Y, a diferencia de sus víctimas, la pena que él ahora padece fue el resultado de un juicio justo, en el que tuvo la posibilidad de defenderse. Y sus crímenes son, por eso, imperdonables.
Pero aquí no se trata ni de negar los crímenes ni de perdonarlos.
Se trata de reconocer que, bajo ciertas condiciones, la pena penal perdió todo sentido, porque el criminal a quien se quería castigar se le arrebató al Estado por la mano impredecible del destino. ¿O acaso tiene sentido castigar a quien ya no es un yo capaz de vivenciar la experiencia del castigo, o a un viejo a quien el cáncer lleva a empellones hacia la muerte?

viejo-con-bastonComo se ve, no es la justicia, tampoco la moral ni menos la misericordia, tampoco el cálculo, la que obliga a liberar a quienes padecen alzhéimer o cáncer terminal.
Es la razón.
Castigar a un sujeto que ya no es tal, o a un cuerpo empujado dolorosamente hacia la muerte, no es injusto o inmoral.
Es simplemente irracional.

Crónica de las declaraciones del ministro de justicia

roberto-hernandez-1

Por Roberto Hernández Maturana

En entrevista con El Mercurio, el 11 de Diciembre pasado, ministro de Justicia, Jaime Campos, se mostró a favor de que los condenados enfermos terminales o los que padezcan enfermedades graves en cárceles como el penal Punta Peuco, puedan quedar en libertad. El titular de la cartera de Justicia afirmó: «Este es un tema de la máxima importancia y no hemos tenido el coraje para abordarlo. (…) Creo que los derechos humanos son válidos para todo el mundo, sin distinción de ninguna especie. Pero parece que algunos no lo creen así».

El ministro de Justicia manifestó a la sazón que los chilenos tenemos «un doble discurso» al no estar estipulado esto en la ley. «Hoy día, los tribunales, como pasó con Pinochet, pueden sobreseer a un procesado por falta de salud mental y con eso termina el juicio.ministro-campos

Pero ni los tribunales ni el órgano administrativo pueden permitir que un condenado que está enfermo vaya a morir tranquilamente a su casa», recalcó el ministro de Justicia. El secretario de Estado aseguró que se debe tener «un mínimo de humanidad» y enfatizó a que no se refiere particularmente a Punta Peuco. «Me parece obvio que los enfermos terminales o las personas que padezcan enfermedades graves, invalidantes, complejas, salgan. Es que hay que tener un mínimo de humanidad en la vida y de compasión. Si por muy delincuentes que sean, también son seres humanos, señaló. Y agregó que «si hemos de legislar sobre el particular, se debe legislar en general. Y si dentro de la generalidad caen algunos casos particulares, caerán. Me llama la atención que las instituciones morales de Chile, como las iglesias de cualquier signo, no hayan tenido sobre esta materia una posición más firme, más clara, más decidida, que les permitiese a los actores políticos obrar de un modo más consecuente».

hugo-dolmestch

Las declaraciones de la autoridad de Gobierno, se suman así a las que anteriormente había efectuado el  Presidente de la Corte Suprema Hugo Dolmestch, quien  apuntó a que los beneficios carcelarios a los condenados por violaciones derechos humanos buscaría la reconciliación del país. La máxima autoridad del poder judicial había entregado así su respaldo a una iniciativa presentada por varios senadores  especialmente de oposición,  para liberar a los reos  aquejados de enfermedades graves e incurables.

Esta inquietud por los derechos conculcados a los militares presos y la falta de humanidad con quienes se encuentran ancianos y enfermos, comenzó a manifestarse con fuerza el presente año, con declaraciones de personeros como el padre jesuita Fernando Montes o el abogado de la Vicaría de la Solidaridad Héctor Salazar, quienes  se destacaran en la defensa de los DD.HH. de quienes fueron perseguidos por el Gobierno Militar, acusados por delitos terroristas o ejercer la subversión.

No obstante lo anterior, los diputados Sergio Aguiló (IC) y Hugo Gutiérrez (PC) presentaron una carta en la Corte Suprema para pedir que no se otorguen más beneficios carcelarios a los condenados por delitos de lesa humanidad.

aguilo

El diputado Aguiló explicó que «queremos establecer una advertencia de que en la Cámara de Diputados estamos observando con especial rigurosidad la forma en que los tribunales de justicia, en democracia, están aplicando las leyes y los tratados internacionales que, de acuerdo al artículo 5° de la Constitución, son obligatorios y parte del ordenamiento jurídico interno».

Omite el diputado aclarar que el Estado de Chile  promulgó el Estatuto de Roma, que ratifica la adhesión de Chile a la Corte Penal Internacional por crímenes de lessa recién en 2009, bajo el primer gobierno de Michelle Bachelet.  El Estatuto de Roma, que instauró la Corte Penal Internacional, fue adoptado en el mundo en  1998 y entró en vigencia internacional en 2002, creando una instancia jurisdiccional internacional, mediante un aparato judicial autónomo, compuesto por jueces y fiscales, cuya función es juzgar y condenar a individuos (no Estados) que sean declarados culpables de graves crímenes contra la humanidad.

Es decir los crímenes por lessa humanidad comenzaron a existir en Chile a partir de 2010, sin embargo se usa esta figura para perseguir y condenar hechos ocurridos 37 años antes de esa fecha, aunque solo a los militares, no a acusados o condenados por delitos terroristas, a quienes se aplicó la amnistía en su totalidad (entre ellos varios parlamentarios).

hugo-gutierrez

En tanto el diputado comunista Hugo Gutiérrez aseguró: «El ministro de Justicia tiene que velar para que los derechos humanos sean respetados y defendidos (para todos) y lo que está haciendo es avalar para que el día de mañana esos derechos sean violados. Decir que a los presos de Punta Peuco se les viola los derechos humanos es de una inexactitud, de una prepotencia, de una estupidez que no tiene nombre. Él debería retractarse de sus dichos», demostrando una vez más su odiosidad y espíritu de venganza contra los militares en retiro.

Los mencionados parlamentarios también emplazaron al ministro de Justicia a retractarse de sus dichos ya que anunciaron que desde el Gobierno les informaron que las palabras del ministro no tienen relación con el Ejecutivo y que no representan el sentir de la Presidenta Michelle Bachelet.

lorena-pizarro

A este coro reclamante, no tardo en sumarse la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, quien  calificó como «una burla» y «una falta de respeto» los dichos del ministro,

p-narvaez

A su vez, desde el Gobierno, la ministra vocera, Paula Narváez, aseveró que «los derechos humanos de las personas que están recluidas hoy día en Punta Peuco son derechos humanos que están resguardados. Otra cosa son los beneficios carcelarios, que es una discusión que hay que dar como país».

Ante esta avalancha de declaraciones, El ministro de Justicia, Jaime Campos, “aclaró” sus dichos sobre conceder beneficios a condenados por violaciones a los DD.HH. y aseguró que se refería al trato de todos los presos en general. Al respecto fue enfático en señalar que el no se refirió específicamente a los condenados en Punta de Peuco, sino que sus dichos fueron de manera general. “Considero que ha habido una falta de coraje para abordar el tema de los delincuentes que han sido condenados y que se encuentran en una situación muy grave y terminal y con riesgo de muerte“, señaló. “Hay falta de comprensión de lectura porque por lo que leo hoy, algunos creen que a través de mis declaraciones lo que yo pretendo es darle una solución a los que están condenados en Punta de Peuco, y lo que estoy dando es en una afirmación general, estoy hablando de cualquier delincuente, estoy pensando en un violador, en un parricida, que está sufriendo una enfermedad terminal”.

images-1

«Yo, por lo menos, tengo compasión con el moribundo y si por eso me quieren llevar a una corte internacional, que me lleven, pero es lo que yo pienso, y lo que he dicho es mi opinión personal, no es la opinión del Gobierno ni mucho menos. Es mi opinión personal y me hago responsable de mis dichos», sostuvo el secretario de Estado.

«No conozco ninguna norma internacional, ningún tratado internacional que le prohíba a un país, a una sociedad, por razones humanitarias, permitir que los condenados por cualquier delito, y que irremediablemente van a fallecer como consecuencia de una enfermedad terminal y grave, no puedan pasar los últimos días de sus vidas, por ejemplo, en arresto domiciliario», añadió.

raul-meza

En tanto, Raúl Meza, abogado de la Multigremial de los militares en retiro, sostuvo en CNN Chile que «los derechos humanos corresponden y deben ser respetados a todos los chilenos sin ningún tipo de excepción, y particularmente respecto de aquellas personas que están condenadas en condiciones de estados de salud física y mentalmente precarias».

La crónica en comento revela como las pasiones alimentadas desde hace décadas por la izquierda y los gobiernos de izquierda, pero también y muy especialmente por el gobierno de Sebastián Piñera,  siguen a flor de piel. Hay muchos,…, muchísimos intereses creados entre quienes no quieren dar vuelta la página y mirar hacia el futuro en un Chile reconciliado. libro-de-paul

El manido tema de los DD.HH. transformado en bandera de lucha, pero además manipulado desde una versión unilateral de la historia dejaría de redituar para muchos que lo alzan como bandera política según cuando les convenga, o continúan desangrando económicamente al Estado en varios millones de dólares pagados en indemnizaciones verdaderas o inventadas.

Sin embargo…, lentamente la ciudadanía comienza a darse cuenta, y la indiferencia, cuando no desprecio por la suerte de los militares presos, hoy comienza lenta pero inexorablemente a revertirse.

La balanza de la historia siempre equilibra los hechos del pasado. Ojalá para los ancianos y enfermos en Punta de Peuco no sea demasiado tarde.

Recapitulando la historia

Labbe-123

Por Cristián Labbé Galilea

 Influido por las circunstancias, desde hace algún tiempo dedico algunas horas en las noches a lo que no es ni más ni menos que el intento de escribir un relato ordenado y didáctico de lo ocurrido en la historia política de nuestro país a partir de la crisis final de la constitución de 1925 y hasta la plena vigencia la constitución de 1980, al término del gobierno militar.

Muchos de mis cercanos, además de no estar para nada convencidos de la conveniencia de esta empresa historiográfica -que espero vea la luz el próximo marzo- coinciden en que dicho periodo ha sido tan estigmatizado y satanizado que ningún esfuerzo, por serio que sea, logrará cambiar la percepción que dé él se tiene. ¡Como a porfiado nadie me gana…! sigo adelante con la idea de refrescarles la memoria a quienes vivieron parte de ese periodo y a quienes como “loros insulsos” repiten… mentiras verdaderas.

mentira

La persistencia en mi solitario y nocturno desafío radica en la insoslayable responsabilidad que tenemos los protagonistas de esa época de responder con valor y entereza a la tendencia de los tiempos… la mentada “post verdad”, o posverdad.

La posverdad (existe desde hace tiempo pero se populariza con Trump) es un neologismo que describe esta situación en la cual, a la hora de crear y modelar opinión pública, los hechos objetivos pierden influencia porque se apela directamente a las emociones y a las creencias personales. En la posverdad (o política posfactual) algo que simula ser verdad… es más importante que la propia verdad, y las referencias concretas, verdaderas, son sencillamente ignoradas. Para algunos autores la posverdad es simplemente mentira, estafa o falsedad encubiertas con términos políticamente correctos.

manipulacion-informativa

En Chile vivimos esta experiencia desde hace tiempo… En nuestra realidad los hechos objetivos han sido menos concluyentes que las impresiones, las emociones o las percepciones a la hora de crear opinión. Hace largo rato que vivimos bajo el imperio de la posverdad, donde la vida política y las comunicaciones han sido dictaminadas y contaminadas por muchos factores, entre los que la veracidad casi siempre está omitida… ¡Hoy la verdad no tiene el mismo valor que tuvo! En este entorno, los “maestros” de la posverdad ignoran los controles de veracidad o son desestimados con la argucia de que están motivados por prejuicios.

PUNTA PEUCO

Solo un ejemplo. Han pasado 43 años el pronunciamiento militar y 26 de la vuelta a la democracia y nuestra sociedad política, en relación a los procesos contra los militares, aun no da muestras de respetar: la igualdad ante la ley, el debido proceso, la prescripción,  la presunción de inocencia, la irretroactividad de la ley, (nulla poena sine lege) o las garantías constitucionales. Más parece actuar en el ámbito de la diosa de la venganza (Némesis), que de la diosa de la justicia (Diké). Cómo no, si para un vengador lo más conveniente es mantener las heridas abiertas y eso es lo que han logrado nuestros políticos… sin excepción.

descarga-1

La posverdad, la retórica y la desinformación,
así como, la alteración de hechos, han sido la forma de vengarse y de reivindicarse que ha usado la izquierda respecto a sus responsabilidades en la ruptura institucional de 1973. Sándor Márai, escritor húngaro, escribió “Nunca son tan peligrosos los hombres como cuando se vengan de los crímenes que ellos han cometido”.

Ante esta realidad que en nuestro país se instaló hace tiempo, y aun cuando a muchos pueda acomodarles la posverdad,  ¡imposible quedarse dormido…, seguiré recapitulando la historia real!

 

Ministro de Justicia critica falta de «coraje» al abordar situación de condenados enfermos

ministro-de-justicia-jaime-campos

Por Héctor Aravena, El Mercurio 11 de Diciembre de 2016

El ministro de Justicia, Jaime Campos, criticó la falta de «coraje» con la que se ha tratado la posibilidad de permitir a los condenados enfermos de gravedad o terminales de salir de la cárcel. «Es un tema de la máxima importancia y en Chile no hemos tenido el coraje para abordarlo. Desgraciadamente, todos vamos tomando posiciones sobre esta materia en base a lo que son nuestras visiones o intereses particulares, y no tenemos una mirada colectiva de país. Creo que los derechos humanos son válidos para todo el mundo, sin distinción de ninguna especie. Pero pareciese que algunos no lo creen así», dijo en entrevista con El Mercurio. «Por muy delincuentes que sean, también son seres humanos» Jaime Campos A juicio de Campos los chilenos tenemos «un doble discurso» al no estar estipulado esto en la ley. Palacio_Tribunales_de_Justicia «Hoy día, los tribunales, como pasó con Pinochet, pueden sobreseer a un procesado por falta de salud mental y con eso termina el juicio. Pero ni los tribunales ni el órgano administrativo pueden permitir que un condenado que está enfermo vaya a morir tranquilamente a su casa», recalcó el ministro de Justicia. El secretario de Estado aseguró que se debe tener «un mínimo de humanidad» y enfatizó a que no se refiere particularmente a Punta Peuco. «Me parece obvio que los enfermos terminales o las personas que padezcan enfermedades graves, invalidantes, complejas, salgan. Es que hay que tener un mínimo de humanidad en la vida y de compasión. Si por muy delincuentes que sean, también son seres humanos, señaló. Y agregó que «si hemos de legislar sobre el particular, se debe legislar en general. Y si dentro de la generalidad caen algunos casos particulares, caerán. Me llama la atención que las instituciones morales de Chile, como las iglesias de cualquier signo, no hayan tenido sobre esta materia una posición más firme, más clara, más decidida, que les permitiese a los actores políticos obrar de un modo más consecuente».

baldo-prokuricaDesde Chile Vamos vino el primer respaldo a los dichos del ministro de Justicia, Jaime Campos, quien acusó «falta de coraje» para abordar la situación de los militares (r) condenados por delitos de lesa humanidad y de sentenciados por delitos comunes que están enfermos. A juicio del presidente de la Comisión de Defensa del Senado, el RN «ha faltado valentía» y «cumplir con la legislación» en cuanto a los condenados con problemas de salud. «Yo quiero felicitar al ministro de Justicia, Jaime Campos, por salir a decir la verdad. A mí me parece una crueldad lo que está ocurriendo con los reos de Punta Peuco que tienen enfermedades terminales, aunque no solamente con ellos. Algunos tienen más de 85 años», afirmó. El parlamentario aseguró que «yo creo, como él dice, en esto ha faltado valentía, pero, sobre todo, cumplir con la legislación vigente: Los pactos que Chile ha firmado como el de San José de Costa Rica y la DeclaraciónUniversal de Derechos Humanos». Prokurica finalmente cuestionó a los organismos que «crean que los derechos humanos son sólo para algunos» y no para militares (r) «que no han perdido sus derechos humanos», si bien cometieron «delitos complejos y horribles».

Rol del PC en la Nueva Mayoría

nmEditorial diario La Tercera 11 de Diciembre de 2016

La Entrevista que dio a este medio Jorge Burgos -ex ministro del Interior de esta administración y militante de la Democracia Cristiana-, generó amplios comentarios en círculos políticos, por la crudeza de su diagnóstico sobre la actual coalición y su futuro. Entre otros aspectos señaló que de continuar unidos en la Nueva Mayoría era segura una derrota en las próximas presidenciales. Apuntó también al rol que ha jugado el Partido Comunista -con el que dejó en evidencia profundas diferencias- y señaló que la presencia del PC está sobrevalorada.

Burgos1_816x544

Burgos volvió a insistir en una alianza de centroizquierda como la mejor alternativa de gobernabilidad para el país. Para ello ve necesario consensuar un proyecto programático y no volver a caer en el error de elegir candidato simplemente en función de las encuestas. Bajo estas definiciones, el exministro nuevamente hace explícitas las dificultades que ha supuesto para la coalición, en especial para la DC, sostener una alianza de gobierno con el Partido Comunista, cuya presencia hace incompatible cualquier signo de moderación en un diseño de gobierno.

Parece evidente que la Nueva Mayoría deberá definir de cara a las próximas elecciones si pretende insistir en el camino del reformismo desbocado, o en cambio decide volver a una senda más moderada; una u otra decisión dependerá fundamentalmente del rol que juegue el PC. Aun cuando optar por la línea más radicalizada le ha causado un duro desgaste a la actual coalición, sorprende que sus principales cartas presidenciales insistan en mantener algún tipo de alianza con los sectores extremos. La DC jugará aquí un rol decisivo; si bien ha enviado una confusa señal al concurrir a aprobar proyectos que han dañado al país, su propio debilitamiento electoral y pérdida de influencia obligarán al partido a tomar una decisión sobre qué camino privilegiar.

La izquierda a la deriva

Por Héctor Soto, Periodistahector-soto

Pareciera que la izquierda chilena todavía no se hace cargo del lastimoso estado en que se encuentra  después de tres años de gobierno de la Presidenta Bachelet. Sus principales banderas de lucha -la desigualdad y la falta de legitimidad de las instituciones- están desgastadas. Carece de liderazgos claros. Está desanimada, aparte de dividida. El gran temor de La Moneda, en orden a que surgiera otra izquierda a la zurda de la Nueva Mayoría, ya es un hecho. Tampoco el sector tiene un diagnóstico certero de su fracaso. No solo eso: ni siquiera ha tomado nota del portazo que recibió de la ciudadanía en la última elección municipal.r-lagos-e

a-guillier

Sin embargo, cuando uno escucha a sus dirigentes y precandidatos -el Presidente Lagos, el ex ministro Insulza, el senador Alejandro Guillier- pareciera que la izquierda sigue creyendo que el actual escenario político es el mismo del 2013, cuando el país venía creciendo a tasas superiores al 4% anual, cuando la economía había creado un millón de nuevos empleos, cuando el Fisco aún tenía holguras y cuando Chile estaba dando pasos importante en todos los indicadores de desarrollo e integración social.

m-insilza

Pasaron solo tres años y el actual panorama parece ser el de otro país. La reforma tributaria cumplió con el propósito de proveer mayores recursos al Estado, pero frenó completamente la inversión. Lo que se dijo que no iba a pasar ocurrió: la economía está paralizada. Está claro que la reforma laboral que se aprobó no va a facilitar la expansión de la fuerza de trabajo ni tampoco va a dejar a la estructura productiva en mejores condiciones para responder a los desafíos de productividad e innovación que el país tiene pendientes. La reforma educacional del ministro Eyzaguirre y Revolución Democrática se tradujo en un inmenso operativo inmobiliario y contable que, tras haber consumido gran cantidad de recursos, dejó a los colegios subvencionados donde mismo y a los públicos en una posición todavía más desmedrada y menos competitiva que antes. A pesar del gasto, la educación sigue siendo malaeducacion-gratis El país está embarcado en un costoso programa de gratuidad para la educación superior que seguirá consumiendo muchos recursos por varios años antes de estabilizarse, y eso significa que el país tendrá que seguir postergando a los que más apoyo necesitan -los niños que no tienen educación preescolar o que van a malas escuelas- en favor de quienes tuvieron la suerte de llegar más lejos y no siempre pertenecen a los estratos más vulnerables.

Si a lo anterior se agregan las incógnitas que plantea el proceso constituyente abierto por el gobierno -cumplidas ya dos etapas, con bajísima convocatoria, de la hoja de ruta establecida-, lo que se obtiene es un cuadro que ya era malo, y ahora podría volverse incluso más deprimente.

En este contexto, la izquierda, que debería estar dando explicaciones, sigue tratando de dar con las huidizas causas del malestar que observa en la sociedad chilena. Es su obsesión y salta de una hipótesis a otra con destreza de trapecista. Da por descontado que fenómenos tales como la abstención electoral, congresoel desprestigio de los partidos políticos, el aumento de la conflictividad social o el cuestionamiento de las elites dirigentes son parte de una misma cadena tóxica que hay que romper y presume que no bien el país apruebe esta o aquella reforma, o se dé una nueva Constitución -no importa lo que diga-, el malestar se va a transformar en bienestar como por arte magia. Obviamente, es un despropósito. En el voluntarismo envuelto en estas percepciones no sólo hay candor, sino también pertinacia. Lo que la izquierda no toma en cuenta es que todos los procesos modernizadores conllevan de suyo decepciones y desacomodos, conflictos y malestares. Nada es simple, lineal y ecuménicamente exitoso cuando las sociedades crecen. El desarrollo deja con frecuencia heridos en el camino, y lo que corresponde hacer no es detener la modernización -tampoco refundar el país desde cero, como lo quiso hacer esta administración-, sino operar en los márgenes para acompañar y aliviar las tensiones o cargas que las nuevas circunstancias van imponiendo a los grupos más débiles o más afectados. La desafección, el malestar, la sensación de soledad y ruptura -debiéramos haberlo aprendido- es parte del paisaje contemporáneo. Eso no significa que sean manifestaciones irrelevantes o que haya que desatender; significa solo que es completamente ilusorio pretender disiparlas a punta de reformas o de una nueva Constitución.

La curiosa muerte de Ricardo Lagos

joaquin-garcia-huidobro

Por Joaquín García Huidobro Correa

Lagos está muriendo. Los últimos exámenes de Adimark le arrojan apenas un 7% de probabilidades de sobrevivencia. Muchos piensan que él mismo se quitó la vida cuando, en vez de insistir en los grandes temas y reivindicar su legado, comenzó a coquetear con las ideas novomayoritarias. De pronto, se olvidó de su Constitución; dejó de amar a los empresarios; despreció a las AFP, y le dio la espalda al Chile de la Concertación. Pero ese nuevo engendro político no es Lagos, no al menos el que pasará a la historia y que suscita el respeto y admiración de muchos.
Si sigue ese camino le espera el destino de Buffalo Bill, que, de héroe del Oeste, terminó armando un circo del Far West.
Las pistas, sin embargo, parecen indicar que la causa de la defunción de Lagos es un homicidio. Ha sido víctima de una serie de puñaladas.

BacheletLa primera estocada provino de Michelle Bachelet, su hija política: quería resarcirse de la humillación que le significó haber tenido que gobernar con la lógica de la Concertación. Ella, la estudiante de Medicina en la República Democrática Alemana, tuvo que dejar la economía en manos de Andrés Velasco, y la política a cargo de un hijo de Pérez Zujovic, el enemigo mortal de la izquierda.
Era demasiado. Michelle se tomó su tiempo, pero finalmente decidió castigar a Lagos. ¿Cómo? Armando la Nueva Mayoría, que significa la negación de la seriedad, los consensos, el sentido de autoridad y todos los atributos que habían caracterizado a Ricardo Lagos durante su presidencia. Fue un parricidio.
Pero en este crimen Bachelet no actuó sola. Millones de chilenos se sumaron a su aventura, apoyándola. Hoy, unos bailan frenéticos en torno al cuerpo moribundo de Lagos, asestándole golpes, mientras otros pasan indiferentes ante ese cuerpo que se desangra.
No se crea que el problema es la edad. Para ellos Fidel Castro seguía siendo una fuente de inspiración aunque estuviera repleto de años.

ricardo-lagossalvador-allende

¿Por qué ese odio contra el ex Presidente? ¿Por qué la necesidad de la izquierda chilena de deshacerse de la figura más grande de su propia historia, más allá de lo que digan los mitos?
La explicación es muy antigua y también tiene que ver con un asesinato. En efecto, en el año 2000 Lagos tuvo que matar a Allende para asegurar un futuro político para el socialismo. Había que mostrar que los socialistas eran capaces de gobernar e incluso de hacerlo bien. Se trataba de culminar el intento de Salvador Allende, pero sin reventar la economía, dividir el país y conducir a una tragedia. Por eso Lagos apostó su vida política al éxito de la Concertación, que fue la negación de la Unidad Popular.
Ricardo Lagos no puso a obreros sin experiencia como ministros, sino a personas muy preparadas. En el segundo piso no estaban los jóvenes que, metralleta en mano, defendieron a la Unidad Popular el 11 de septiembre de 1973, sino Ernesto Ottone y un equipo dotado de sofisticadas herramientas conceptuales de la sociología y la comunicación. El socialismo de Lagos no tenía sabor a empanadas y vino tinto, sino que estaba preparado por chefs muy refinados y dirigido a los paladares internacionales más exigentes.

congreso-ps-chillanAllende reconocía su filiación marxista-leninista y estuvo en el Congreso del PS en Chillán, donde se reivindicó la legitimidad de la lucha armada. Lagos gobernó como un socialdemócrata.
Si la izquierda radical quería vengar la muerte del proyecto de Allende y hacer trizas el ideal representado por la Concertación, tenía que ajusticiar a Lagos.
Ahora somos testigos del desquite de la izquierda, pero añade la ignominia a los efectos propios del delito. No solo mata a Lagos, sino que empieza a irse detrás de Guillier. La humillación para el ex Presidente es grande.
Se dice que el senador es una nueva versión de la primitiva Michelle Bachelet. Pero Bachelet 1.0 era una creación de Lagos y administraba su herencia política. Guillier, en cambio, sale de la nada y lleva a la nada. Hasta ahora, es el candidato nihilista.
Lagos aceptaría resignado ser derrotado por la derecha, o caer víctima de una compleja conjuración. Uno puede tolerar la guillotina, el veneno, el fusilamiento o una puñalada, pero ninguna cosa puede haber más dura para un político que ser reemplazado por la nada. Aunque sea una nada sonriente y repleta de buenas intenciones. Este es el homicidio político más cruel que quepa imaginar.

“El diablo ha muerto y… hasta beato se ha puesto”

Cristián Labbé

Por Cristián Labbé Galilea 

Pensé que la muerte del dictador cubano sería una excelente oportunidad para medir las reacciones de nuestras autoridades y no me equivoqué, pero sí me sorprendí. Lo que pudo ser una ocasión de mostrarle al país la profundidad de sus convicciones democráticas y de su compromiso con los valores de una sociedad libre, justa y moderna, resultó ser la más evidente constatación de que el “establishment” nacional sufre de una tremenda carencia de principios y una  monstruosa falta de coherencia a la hora de relacionar el decir con el hacer.

Quedé “epaté” cuando la presidenta Bachelet, cabeza del Poder Ejecutivo de nuestro país, definió a Fidel Castro como… el líder de la dignidad y de la justicia social en Cuba y en América latina ¿Qué se puede esperar de un mandatario que así piensa?  ¡Nada!  Excepto lo que estamos viendo y viviendo, una autoridad omitida, preocupada solo de dejar que las cosas pasen, sin importarle el desvanecimiento de su gestión, ni el grado de aceptación que tenga en la comunidad nacional. Lo que importa es llegar al final “sin amargarse el pepino”.

terrorismo-araucania

Qué duda cabe que la interpretación romántica y populista del dictador por parte de la mandataria oculta a la opinión pública su propia carencia de “auctóritas” y de la capacidad de su gobierno para garantizar el orden y la seguridad interior, dando espacio para que en la Araucanía turbas terroristas controlen parte del territorio. Ni que decir del comportamiento del ejecutivo en materias económicas: países que antes nos miraban con celos por nuestro nivel de desarrollo, hoy crecen a niveles envidiables y somos nosotros quienes sufrimos la caída del crecimiento, el desempleo y la falta de expectativas en  los sectores productivos.

Si en estos días hemos comprobado lo perdido que anda el Ejecutivo, poco más podemos esperar del Poder Legislativo. Sumidos en profundo desprestigio, los parlamentarios parecieran deambular más cerca del irreal “Macondo” de García Márquez  (Cien años de soledad)  y del mágico pueblo “Comala” de Juan Rulfo (Pedro Páramo) que de sus electores. Diputados y senadores han dado muestras de estar tan lejos de la realidad que sus electores prefieren actuar mediante movilizaciones de todo tipo y motivo… que a través de sus representantes. Obvio, ¡la calle se oye más que el congreso en pleno! Así y todo, “no tiene nada de malo que nuestros representantes le brinden un reconocimiento al comandante Castro… total casi todos lo fueron a ver”.

200px-cortesupremachile

La situación de nuestro Poder Judicial no es más satisfactoria: después de años de la Reforma Procesal Penal se ha sumido no solo en conflictos internos sino con los otros poderes del estado, en especial el Ejecutivo, lo que demuestra la fragilidad del sistema y la existencia de una justicia que no obedece al deseo de todos de vivir en un verdadero estado de derecho. Fiscales con sobre exposición comunicacional, con reiteradas faltas a la discreción, y jueces garantistas que debilitan el poder disuasivo de la justicia, hacen que cada día más el ciudadano común se sienta en la indefensión y el delincuente en la impunidad. ¿Será por esto que la no condena y el silencio a la inexistencia de un estado de derecho en la Cuba de Fidel Castro… se escuchó tan claro?

Por último, me pregunto, ¿estará en estos conflictos la explicación de tanta incoherencia política y del magnánimo tratamiento que nuestras autoridades le han dado al dictador cubano? Sin duda, no se sorprenda mi querido y fiel lector: para el establishment nacional  “… el diablo ha muerto y hasta beato se ha puesto”.

La discusión sobre la Ley Reservada del Cobre

roberto-hernandez-1

Por Roberto Hernández Maturana

La “Ley Reservada del Cobre”  y el uso y aporte de sus utilidades se origina en algunas leyes reservadas que al respecto se dictaron en 1938 y más específicamente en el año 1958.

Hoy, los malos resultados de CODELCO debido a la baja del precio internacional del cobre, han reabierto la discusión y las objeciones  al aporte de la Ley Reservada del Cobre al gasto de defensa. El debate en el congreso acerca de esta ley fue postergado una vez más en la última discusión parlamentaria del presupuesto para el año 2017. La discusión sobre el aporte equivalente al 10 por ciento de las utilidades de las ventas  de CODELCO para la adquisición de material bélico, se ha generado en el hecho de que la cuprífera estatal no ha tenido utilidades. No parece lógico que CODELCO se endeude para poder cumplir con este compromiso legal.

extraccion-cobre

Sin embargo, necesario es hacer presente que  en los años de alto precio del cobre, los  distintos gobiernos prefirieron ahorrarse los gastos de defensa antes que modificar la ley, así el Ministerio de Hacienda conseguía más seguridad fiscal y últimamente CODELCO no ha capitalizado debido al retiro de las utilidades de los gobiernos para destinarlos a  otras prioridades, lo que ha dificultado a la empresa enfrentar la actual situación del bajo precio del cobre.

Hoy, al discutirse la derogación de la Ley Reservada del Cobre, se plantean dudas y controversias de difícil solución. Tanto el destino de los ahorros  que se obtengan  como el piso mínimo anual que deberá asegurarse para el equipamiento de las FF.AA. son las aspectos más relevantes que sin duda deberán ser considerados en la discusión, pero la proximidad de las elecciones  que se realizarán en 2017 dificultará la el tratamiento adecuado del tema.

f-16-chile

El gobierno de Sebastián Piñera presentó un proyecto de ley que derogaba la ley en comento, pero el actual gobierno quiso hacerle una indicación sustitutiva que a la fecha duerme el sueño de los justos

Una solución que se ha planteado es el establecimiento de presupuestos plurianuales, revisados cada año para permitir que las necesidades de defensa del país sean satisfechas.

La discusión sobre este tema para los políticos siempre será ingrata. La defensa Nacional es un bien intangible y que no les reditúa votos, sin embargo el sistema vigente respecto a las utilidades del cobre que definía automáticamente los recursos para las FF.AA., les evitaba  esta controversia que ahora se ve venir

La discusión es delicada y lo menos que podemos pedirle a la clase política es responsabilidad y dejar a un lado los populismos.

 

CEPAL celebra al dictador

por-roberto-ampuero-e

Por Roberto Ampuero Espinoza

Puedo entender que las diputadas Karol Cariola y Camila Vallejo manifiesten su congoja por el deceso de Fidel Castro y su admiración por él y la dictadura, pues se trata de militantes comunistas. Puedo entender también el elogio de Castro por parte de la Presidenta Bachelet, porque su corazón está atado al socialismo real, pero me cuesta comprender la apología del «máximo líder» de Alicia Bárcena, directora ejecutiva de CEPAL, por cuanto ella dirige una de las 5 comisiones regionales de la ONU, a la que uno supone identificada con derechos humanos, progreso, libertad y democracia. images

Quiero imaginar que esta apología cepaliana causó escozor e irritación en algunos sectores de Naciones Unidas. Una cosa es expresar luto oficial entre países u organizaciones por el fallecimiento de figuras políticas, pero otra muy diferente es que una institución financiada con fondos internacionales celebre a un dictador sin mostrar el más mínimo respeto, pudor o sensibilidad hacia sus millones de víctimas.

Y no hablo solo del drama de Cuba, que ha pasado más de la mitad de su vida independiente bajo los Castro. Chile -CEPAL tiene sede en Santiago- también exhibe un historial de violencia, dolor y muertes debido al castrismo. Como sabemos, el dictador instigó y financió la vía armada en Chile desde la década del 60, descargacuando éramos una democracia ejemplar, y entre 1971 y 73 hostigó la vía pacífica del gobierno de Salvador Allende a través de las acciones de la ultraizquierda. El dictador caribeño contribuyó así también al surgimiento de un dictador en nuestra patria. Es lamentable que una representante de mi querido México muestre esta falta de sensibilidad hacia cubanos, chilenos y latinoamericanos.

La laudatio de Bárcena es deplorable e impresentable: define al dictador como «uno de los gigantes de nuestra historia compartida». Afirma que América Latina «lleva impreso en sus rasgos la huella de su presencia, el timbre de su voz, los colores de los sueños que animó». Y añade que el siglo XX del continente no se comprende «sin ubicar a Fidel como protagonista de primer orden». Como si no bastara, sostiene que ante la América Latina actual «la figura de Fidel se constituyó, en palabra y acción, en una demostración tangible de que otro camino era posible».

human-rights-watch-hrw-jose-miguel-vivancoEl director para las Américas del Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, dijo que esta desmesura en favor del totalitarismo constituye «un homenaje objetivamente inmerecido… un panfleto ideológico», «un escándalo». Y tiene razón: «Es una vergüenza» que Cepal «coloque en entredicho su credibilidad con un pronunciamiento que más bien parece haber sido redactado por (Nicolás) Maduro o por el propio Fidel Castro».

Pero más allá de las loas a Castro provenientes del PC, la Presidencia, CEPAL o la izquierda, lo que no debe olvidarse es el saldo humano hasta la fecha: al menos 5.700 ejecutados, cientos de miles de torturados, detenidos o presos políticos, un número indeterminado de balseros ahogados o devorados por tiburones mientras intentaban escapar de la miseria y tiranía, y la existencia de un exilio de 2,5 millones de personas. Hay más: el castrismo prohibió a los cubanos dejar el país, y hasta hoy necesitan una visa de entrada a su patria y autorización para mudarse a La Habana u otros puntos. Hay mucho más: Cuba lleva 58 años sin elecciones libres y sin un solo partido político, periódico, radio o canal de tv de oposición, y los isleños reciben un salario mensual promedio de US$ 20, es decir, 14.000 pesos chilenos.

vallejos-y-cariolaPuedo entender que para el PC «las reflexiones de Fidel son luz y esperanza para Chile» porque entre los 17 y 23 años también fui comunista y porque su monolítica visión de mundo se basa en cinco convicciones esenciales: 1) la democracia liberal es una fachada, y el Partido Comunista debe utilizarla para avanzar hacia el socialismo, sea por la vía electoral o las armas; 2) las leyes de la historia, descubiertas por Carlos Marx, conducen inexorablemente al comunismo a escala mundial; 3) al partido comunista, «vanguardia del pueblo», le corresponde dirigir la construcción del socialismo; 4) no importan los medios ni los costos que exija la causa porque ella -como creían Marx, Lenin, Stalin y Castro (también Kim Il Sung, Honecker, Ceaucescu, etc.)- permite instaurar igualdad, justicia, paz, prosperidad, felicidad y la auténtica democracia, tras eliminar la propiedad privada y a la burguesía. ¿Quién puede oponerse a esta idea de establecer el paraíso sobre la Tierra? Solo vendepatrias, agentes de la CIA, ingratos y traidores.

fidel-castroCelebrar hoy a Fidel Castro no es solo celebrarlo a él. Implica también aprobar la sucesión al poder que estableció e identificarse con la visión que el «máximo líder» trazó para el futuro de la isla. Siguiendo las instrucciones de su hermano, Raúl ya comenzó a materializar ese sueño de eternidad megalomaníaca: no solo llamó a los cubanos a despedir los restos de su hermano sino a suscribir al mismo tiempo «el solemne juramento de lealtad al concepto de revolución de Fidel».

La dictadura debe ser eterna. Y para ello necesita aliados eternos.

Insultos bárbaros y coprolalia política

gerardo-varela

Por Gerardo Varela Alfonso

Parece que después de la elección de Trump se ha puesto de moda el insulto y la vulgaridad. Ha dejado de ser políticamente correcto hacer uso adecuado del lenguaje. En lo que nos evoca los peores períodos de nuestra convivencia democrática, como fue el 70-73, el respeto y buenas maneras parecen haberse perdido.

Una cosa es la salida de micrófono del vicepresidente de Codelco, cuando nos iluminó con su famosa frase «no hay un p… peso» -que fue muy aclaratoria para todos los chilenos sobre el destino de una empresa que, siguiendo los vientos gobernantes, ha renunciado al fin de lucro-, y otra cosa la sarta de garabatos que se mandó la cada vez menos flamante presidenta de la CUT. Ella, que ha denostado el lucro a diestra y siniestra, pierde toda compostura por un 0,8% de reajuste. Se le olvidó que ella defendió la reforma tributaria que subió a perpetuidad en un 30% los impuestos a las empresas, porque había que hacer un esfuerzo por el país. Sin embargo, cuando a los empleados públicos se les pide un esfuerzo de 0,8% por un año, ella despliega una codicia impúdica y un lenguaje que sonrojaría a la «Garra Blanca».

barbara-figueroaOlvidándose del fair play que enseña que la madre es sagrada, trató al ministro de Hacienda de «hijo de p…». Su desprecio por la profesión más antigua del mundo no deriva, sin embargo, de un reproche moral (que no sería progre), sino económico. Esas profesionales no se sindicalizan; sus precios los fija el mercado; sus remuneraciones se asocian a su productividad y como empresarias, procuran extraer completo el excedente del consumidor.

Pero eso no es todo. Ella, además, mostró sus verdaderos sentimientos hacia la comunidad gay tratando al ministro de «mar…ón de m…», olvidándose que hemos aprendido que la homosexualidad es una orientación sexual y no una debilidad de carácter. Sin embargo, echa por tierra años de educación y asimila esa condición a la de tacaño, miserable y traicionero.

winston-churchillLa historia destaca a grandes políticos que dominaron el arte de insultar con ingenio y elegancia. Sir Winston Churchill describía a su archirrival socialista Clement Attlee como «un hombre modesto con buenas razones para serlo». Y con respecto a Sir Stafford Cripps, dijo: «Tiene todas las virtudes que desprecio y ninguno de los vicios que admiro». Golda Meir, por su parte, bajaba a tierra al héroe Moshe Dayan con un certero: «No seas tan modesto, si no eres tan fantástico».

La verdad sea dicha, al ministro Valdés le faltó oficio para defenderse de las invectivas de la sindicalista. En la historia de los insultos políticos hay muchos fajadores que salían contraatacando frente a un improperio de mal gusto. Don José Victorino Lastarria, cuando un rival le imputa ser hijo bastardo, contestó: «Soy hijo del amor y no del deber como su señoría». Al León de Tarapacá le cuelgan que frente al grito desaforado de una dama diciendo: «¡Abajo Alessandri!», él la habría mirado con detención y le habría respondido: «Con usted arriba o abajo me da igual». El mismo sir Winston, un maestro del contragolpe, frente al insulto de Lady Astor, de que si fuera su esposa le serviría té envenenado, él le contesto: «Y si yo fuera su marido me lo tomaría». En nuestro Chile querido, un ministro apremiado majaderamente en el Congreso por la senadora María de la Cruz para que respondiera sobre un tema, le disparó: «No tengo por costumbre contestar a tontas y a locas».

a-guilliuerPero ahora que se inicia la campaña, y con ello la temporada de insultos, un nuevo integrante se ha sumado a esta galería. Está por verse si él honrará la tosca y vulgar coprolalia de la sindicalista o el sutil ingenio de Sir Winston. El senador Guillier debutó mofándose del ex Presidente Lagos, tratándolo con ironía de Bernardo O’Higgins. Acto seguido insultó al ministro del Interior preguntándole si tenía alzhéimer, ofendiendo a miles de personas que padecen esa enfermedad. Hasta el momento, el senador está al debe en ingenio, ironía y sutileza. Le tengo fe, sin embargo, porque, la verdad sea dicha, sería el primer radical sin ingenio.