La familia militar y la política, el recado del Sr. Piñera.

Por Gabriel Alliende Figueroa 

Es una costumbre, dentro de los uniformados en retiro, el no afiliarse políticamente, costumbre sana, republicana y loable.

La falta de afiliación, no significa que no existan tendencias al interior de la familia militar, las cuales, antaño, por respeto a las instituciones, no se evidenciaban, quedaban en la reserva de las conversaciones, o de las reuniones, teniendo cuidado de no tocar el tema en presencia de personal activo.

El término del gobierno cívico militar, marcó un tiempo diferente, la política se «enmascaró de revanchas», al trabajo sufrido, arduo, honesto de quienes tuvieron o tuvimos responsabilidades, le tendieron velos, cortinas y falsedades, para evitar reconocer lo que era obvio, el crecimiento y desarrollo de Chile. 

El país dejó de ser netamente fiscal, hubo emprendimientos notables en todas las áreas del quehacer nacional, prosperó la banca, el comercio, la industria, el agro, surgieron universidades, el retail, los supermercados, las prospecciones mineras en todo el territorio, nos mostramos como una potencia alimentaria, con productos de la tierra y el mar, las obras públicas se multiplicaron, lo mismo que la cobertura de agua potable, luz y alcantarillado, además de viviendas, postas y consultorios, hospitales públicos y privados. Más innumerables caminos y Carreteras.

En uno de esos expectantes momentos, el Sr. Sebastián Piñera hizo su fortuna, la cual hoy disfruta, su origen era de la más rancia clase media chilena, sufrida, espartana y cumplidora de todos los compromisos, ahí saltó hacia el espacio de las posibilidades del nuevo Chile. Salió el Sebastián Piñera de hoy.

El Sr. Piñera, levanta estandartes como votante por el «NO», ¿le consta a alguien? y ahí también se hace parte del cuento de la izquierda soviética y castro-comunista de la guerra fría, de las atrocidades que se cometieron contra los derechos humanos en Chile.

Lo que hubo, con el decreto del estado de excepción correspondiente, fue una lucha contra la guerrilla, la subversión, el terrorismo, la infiltración de armas, la sedición, los atentados contra los servicios de utilidad pública, los atentados contra las autoridades. Habían 10.000 guerrilleros extranjeros en Chile, caso curioso, llegaron al país y fueron rápidamente «acogidos» en casas de apátridas del MIR, el PC, el PS, La VOP, los diferentes Frentes, en especial el Manuel Rodríguez y otros incautos que preferían no saber.

La familia militar Sr. Piñera, trabajó honestamente durante los más de 16 años del gobierno cívico-militar, no solo los uniformados y las policías, también lo hicieron las esposas, suegras, hermanas, cuñadas, tías e hijas, en las distintas organizaciones de voluntariado femenino, con coloridos delantales, que se desplegaron en todo el territorio nacional, para apoyar a las madres, a las mujeres, a los ancianos, a los jardines infantiles, a los niños en situación irregular, niños quemados, asilos y un poderoso Comité de ayuda a la Comunidad que estaba organizado en todas las comunas del país, y que recibía apoyo en medios, víveres, leche, vestuario, alimentación, ropa de cama, medias aguas y centenares de otros items, por la empresa privada, que apoyo con seriedad esa labor.

Trabajar en voluntariados, sin recibir retribución por el esfuerzo que en la mayoría de los casos era diario, es loable, meritorio y realzable. Lo mismo quienes en servicio activo desempeñamos cargos de gobierno interior, o en subsecretarías, ministerios, y en toda la administración del estado. Hoy eso sería impensado, trabajar por la patria es casi un mal chiste.

Esa familia Militar Sr. Piñera, apolítica, pero republicana, sana, sensata y honesta, accedió a enviar a sus representantes al Círculo Español, para reunirse y escuchar al candidato a Pdte. de la República, donde logró repetidos aplausos de los inocentes soldados, que le creyeron, como si estuvieran escuchando a un superior. Una vez en el cargo, Ud. Sr. Piñera nos defraudó.

Hoy la familia militar tiene una tendencia, muy concreta, que nadie puede cuantificar, por ser territoriales desde Parinacota a la Isla Grande de Tierra del Fuego. Estamos muy repartidos, pero muy unidos en torno a centenares de organizaciones donde se reúne la familia militar de las FFAA y Policiales, tenemos la gran sensación de sentir objetivos homogéneos a lo largo y ancho del país.

En los más de 1.200 procesos que Ud. Sr. Piñera reabrió con su subsecretario del interior Ubilla, hay personas desde Arica Putre y Parinacota, hasta Natales, Punta Arenas y Porvenir, personas hoy ancianas, bisabuelos la mayoría, al igual que los presos políticos militares de Punta Peuco y Colina 1, todos abuelos y bisabuelos. 

Ud. Sr. Piñera no nos puede decir lo que deberemos hacer en la soledad de las urnas, pero recordaremos y nos aseguraremos que toda la familia militar escuche por enésima vez el vídeo con su actuación en el Círculo español.

Lo que nadie había logrado en la historia, la familia militar, hoy si tiene total unidad, los unos y los otros, nos hemos aunado frente a la ignominia y a la expoliación del estado o del erario nacional, a la mentira, la revancha, la odiosidad y a los falsos testigos.

No hubo jamás en Chile campos de exterminio, los integrantes de la gran familia militar, somos sensibles seres humanos, hijos, esposos, padres, hermanos, nietos, abuelos y bisabuelos, el 99,9% de quienes vestimos el uniforme, jamás torturamos a nadie y quienes lo hicieron, si es que sucedió, fue por objetivos de la lucha anti terrorista que se enseñoreó en la américa morena, entre las décadas de los 60 y 70, que terminó con millares de muertes en Argentina, Uruguay, Colombia, Perú, Bolivia, Cuba, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Paraguay, Venezuela y en Chile, con sensibles 900 desaparecidos, de ellos varios aparecidos.

Jugaron con el sensible tema de los derechos humanos y lo usaron para beneficiar a cientos de miles falsos desaparecidos, torturados, asilados, etc. El tema es de alta sensibilidad humana y nunca nadie ha aceptado enfrentar la crisis desde sus orígenes, la política hizo sus museos de la memoria, la familia militar tiene la realidad sincera, honesta, verdadera, de haber vivido con total intensidad, para el bienestar de Chile, el gobierno cívico militar.

Si Ud. busca Sr. Piñera algún uniformado de las FFAA o policías que adhiera a sus postulados, es probable que los encuentre, pero serán bastante pocos, casi sin marcar tendencia alguna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.