El «Gran Hermano» que implementará China para monitorear y calificar a sus habitantes

por Amanda Marton Ramaciotti, publicado en El Mercurio del 26 NOV 2017

«Gran Hermano te está mirando».

Al estilo de la obra maestra de George Orwell, «1984», el gobierno chino planea lanzar un sistema de puntaje para calificar cada uno de sus 1.300 millones de ciudadanos, desde los «menos confiables», a los «modelo».

El proyecto Sistema de Crédito Social (SCS) fue presentado en 2014 y autoridades dijeron esta semana al diario China Daily que está «casi listo» para ser implementado en el país.

La iniciativa, muy similar a algunos capítulos de la serie televisiva Black Mirror, busca determinar la confiabilidad y credibilidad de los residentes otorgando un puntaje que varía desde los 350 hasta los 950 puntos. Este se basa en la información personal, el comportamiento, los hábitos, las preferencias, el historial de crédito y los cumplimientos de obligaciones de cada persona.

Un ciudadano con más puntos tendrá muchos privilegios. A partir de los 600 se le concederá, de forma automática, un préstamo de US$ 800 con intereses muy bajos para comprar por internet. Con 650 puntos, tendrá derecho a arrendar un vehículo sin necesidad de dejar un depósito de garantía porque, según el proyecto, «el sistema confía en el usuario». El SCS ayuda a un usuario con 700 puntos a obtener rápidamente una visa de viaje a Singapur y, con más de 750, el sistema apoya el permiso para viajar a Europa.

Pero, para los ciudadanos con menos puntos, las consecuencias serán graves. Sus velocidades de internet serán reducidas; tendrán acceso restringido a restaurantes y espacios de entretención; sus posibilidades de obtener un préstamo y arrendar un inmueble disminuirán.

Quienes sean considerados «menos confiables» tendrán prohibido obtener algunos trabajos, como en el campo de la medicina, el servicio civil, el periodismo y el campo legal, donde la confianza es considerada primordial. Hasta podrán tener obstáculos para poner a sus hijos en determinados colegios.

«Las transgresiones pueden seguirte de por vida, así que tu comportamiento podría tener impacto en tus hijos o nietos durante décadas», dijo a la BBC Rachel Botsman, autora del libro «¿En quién puedes confiar?».

El gobierno del Presidente Xi Jinping ha defendido el proyecto, asegurando que «alentará a mantener la confianza» y constituirá «una base gloriosa e importante para construir una sociedad comunista armoniosa». Para 2020, las autoridades estiman que el crédito social permitirá que «los más confiables» vivan «como si estuvieran en el cielo», mientras que «los desacreditados» tendrán dificultades para «dar un solo paso».

Para muchos chinos, además de frenar la proliferación de deudas incobrables del país, la iniciativa es un paso positivo para obligar a todos -incluyendo a los poderosos- de rendir cuentas.

«La sociedad civil china carece de confianza, por lo que el Sistema de Crédito Social podría alentar la confianza entre los ciudadanos y las instituciones», dijo a «El Mercurio» Jennifer Hsu, investigadora del Centro de Estudios de China de la Universidad de Sidney.

Un sondeo publicado por Ipsos en julio reveló que 47% de los chinos clasifica la falta de confianza y el declive moral como uno de los problemas más preocupantes de su sociedad. Asimismo, un análisis del Instituto Mercator para Estudios Chinos estimó que el SCS tiene el potencial «altamente innovador» de convertirse en «en el modelo más sofisticado y perfeccionado a nivel mundial para la regulación de empresas respaldadas vía internet». Esto, asegura, podría transmitir más seguridad a firmas del resto del mundo para establecer negocios con China.

El «ciudadano modelo»

El algoritmo de confianza, hasta ahora, no tiene en cuenta el contexto. Por ejemplo, no considera que una persona puede haber dejado de pagar una cuenta porque estaba en hospital, o que mató a un animal porque se le cruzó en la carretera y no alcanzó a frenar. Las calificaciones son públicas, lo que podría derivar en exclusión social.

En Shanghái, la compañía Alibaba está realizando desde el año pasado una prueba piloto del SCS a través de la aplicación Honest Shanghai, que da, entre otras cosas, descuentos en pasajes de avión y en piezas de hoteles a quienes tengan buenos puntajes.

Ser un «ciudadano modelo» se convirtió en un símbolo de estatus. En seis meses, según China Daily, más de 100.000 personas se jactaron sobre sus puntajes en Weibo (el equivalente chino de Twitter). Eso, aseguró el diario, influyó en sus probabilidades de tener una cita, porque cuanto mayor es la calificación de un usuario en Honest Shanghai, más prominente es su perfil de encuentros en Baihe (semejante a Tinder).

Uno de los directores de tecnología de la aplicación, Li Yingyun, dijo a la revista Wired que alguien que juega videojuegos varias horas seguidas «será considerada una persona inactiva», mientras que alguien que compra pañales con frecuencia «se considerará probablemente como un papá, por lo que tendrá mejor puntaje por tener más responsabilidades».

Los castigos y las recompensas por el comportamiento de un individuo se entrelazan con lo que quiere el gobierno.

«La mayoría de los gobiernos, autoritarios y democráticos, ya tienen acceso a cantidades masivas de información obtenida de una amplia gama de fuentes sobre sus ciudadanos y ciudadanos extranjeros, pero el sistema de crédito social de China puede ir más allá de las iniciativas de cualquier otro gobierno (…) Dada la amplitud de los datos, el sistema podría utilizarse para muchos otros fines, incluido garantizar un mayor control político de las personas», dijo a este diario Scott Kennedy, experto en innovación tecnológica del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Las acciones de los individuos serán juzgadas por estándares del Partido Comunista y ese juicio no puede ser borrado. Hsu argumenta que «las consecuencias no solo pueden ser preocupantes, sino permanentes».

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.