Lo que derrumbó a la izquierda

Por Hernán Felipe Errázuriz Correa

La causa del derrumbe de la izquierda en América Latina es una sola: el repudio popular por el fracaso de sus gobiernos, en particular del socialismo del siglo XXI, sus otras versiones y aliados.

El desplome no proviene de haber dejado de recibir fondos del chavismo y de la corrupción brasileña. La crisis del petróleo venezolano, la corrupción y los financiamientos son marginales.

El dinero solo permitió ocultar el descalabro de los gobiernos populistas de la región. Semejante a lo ocurrido cuando quedó al desnudo el fracaso del castrismo, por el fin del financiamiento de Rusia.

Primero se terminaron los financiamientos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Luego los de la máquina de Lula, del PT, Petrobras y de las empresas constructoras del Lava Jato.

El desenlace ha tenido resultados devastadores.

Lula, varios ministros, empresarios y políticos brasileros están en la cárcel. Dilma Rousseff fue defenestrada. En Ecuador, el ex presidente Rafael Correa está prófugo en Bélgica. Su ex vicepresidente y sucesor, el presidente Lenín Moreno, se ha distanciado de Correa, de la Alianza Bolivariana y de Unasur. Moreno ha pedido la devolución del edificio sede de ese organismo, retiró sus embajadores en Bolivia y en Venezuela, y está por entregar a Julian Assange, de WikiLeaks, protegido de Correa, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres, reclamado por la justicia por violación y divulgación de documentos secretos norteamericanos.

En Colombia, el derechista Iván Duque venció al izquierdista Gustavo Petro. Mauricio Macri sucedió a Cristina Kirchner y Sebastián Piñera a Bachelet. Sobreviven asediados Nicolás Maduro, Daniel Ortega y el inefable Evo Morales. Raúl Castro prefirió retirarse y gobernar desde las sombras, con Miguel Díaz Canel como presidente de Cuba.

Se reventó la burbuja populista-socialista en América Latina. Es el fin de una era, de tres décadas, en que predominó en la región.

La izquierda chilena lo ha tenido que reconocer. Hasta el Partido Comunista, junto a ex dirigentes de la Nueva Mayoría, condena ahora a los populistas Daniel Ortega y Evo Morales. Alguna lealtad comunista se mantiene con Venezuela: mal que mal reconocieron recibir millones de dólares para financiar a la Universidad Arcis.  Mayor cuidado hay con Lula. Los ex presidentes Bachelet y Lagos, y dirigentes políticos de oposición han firmado una carta en su favor. Olvidan sus insultos. En «Viajes del Presidente», enviados de O Globo y de Folha de Sao Paulo aseguran que Lula, en una cena íntima en Japón, coincidente con la negociación de Chile del Nafta, habría señalado: «Chile es una mierda, una broma. Negocian con los americanos y se sientan en nosotros». Lula, como Trump, negó sus dichos. Mientras tanto, permanece abierta una investigación sobre financiamientos electorales del mecanismo brasilero a campañas nacionales de suscriptores de la carta de apoyo.

La «Humanidad» según quien la mire y el paraíso de Bachelet

Por Jaime Manuel Ojeda Torrent, PhD.Universidad Libre de Bruselas

Recientemente el Gobierno ha anunciado que prepara un proyecto de «Ley Humanitaria», para que quienes se encuentren en prisión cumpliendo condenas  y sufran  enfermedades invalidantes, terminales, o que por su edad avanzada resulte inhumano mantenerlos en un recinto carcelario. puedan continuar su condena en  arresto domiciliario absoluto. El Presidente del Senado, el Senador Socialista  Carlos Montes ha anunciado que  propondrá como exigencia previa, que aquellos presos que cumplen condenas por violaciones a los derechos humanos deben expresar arrepentimiento y colaborar en el esclarecimiento de los casos en los que han sido condenados, ante lo cual el Director de la División América de Human Rightsl  Watch, José Miguel Vivanco, de reconocida sensibilidad ”progresista”,  
señaló a un medio de comunicación, que conforme lo definido por la propia Corte Internacional de Derechos Humanos, en su decisión sobre la libertad del ex Presidente del Perú Alberto Fujimori, es cien por ciento  legal, otorgarle beneficios en el cumplimiento de la pena por cuestiones de salud a condenados por crímenes de lesa humanidad (Incluyendo eventualmente su liberación) y que forzar a otras condiciones, para recibir estos beneficios, sería un trato cruel, inhumano y degradante.

La verdad, que por jurisprudencia o sesgo izquierdista de los jueces, conforme lo expresado por el Ministro de Justicia, unido a los diagnósticos evacuados por el Servicio Médico Legal contradictorios con otros establecimientos de salud, los militares y policías estarían impedidos de recibir este beneficio y menos, si se les exige arrepentimiento, por estar éstos absolutamente conscientes de que legal y moralmente, cumplieron las órdenes de sus superiores, conforme al contexto político, legal y militar que se vivía cuando sucedieron los hechos, y muchos de ellos alegan haber sido condenados sin haber tenido participación en los hechos por los que fueron condenados, por lo que no tienen antecedentes que aportar.

En consecuencia, de no considerar Ley Humanitaria, la creación de una  comisión éticamente independiente de todo sesgo político, que defina el mérito o no,  para recibir los beneficios relacionados con la salud para militares y policías, éstos jamás serán beneficiados.

Por otra parte,en un reciente seminario en Río Janeiro, la ex Presidenta de la República Bachelet ha certificado y garantizado implícitamente, que el experimento comunista de Gobierno, ha sido todo un éxito en el mundo, experimento donde la supremacía del Estado se instala sin contrapeso, lo que permitió por ejemplo, que países como Alemania Democrática o comunista, Rusia comunista, entre otros, fueran  el paraíso terrenal para sus pueblos y es falso,  que sus ciudadanos ponían en peligro sus vidas, con el fin de arrancar de ese paradisiaco sistema a otros países donde imperaba el experimento neoliberal y que hoy Cuba como Venezuela, disfrutan del sistema comunista de tal manera, que sus ciudadanos por masoquismo, se arrancan sin razón alguna a vivir en Chile, en el mismísimo atroz infierno neoliberal que impuso el Gobierno Militar.

En honor a la VERDAD con mayúscula y le pese a quien le pese, sólo gracias al Gobierno Militar, nuestro país ha sido, es y será un verdadero ejemplo para el mundo, incluso considerando todas las debilidades del sistema. Es más, el país más comunista del mundo como era China Continental hace rato se contagió con el modelo impuesto por los militares en Chile, y ya Cuba anunció que va en esa misma dirección, con el cambio Constitucional de país comunista a país socialista liberal.

En síntesis lo que hizo  la ex Presidenta en Río Janeiro fue un vulgar refregado de cerebro. Si en algo son expertos los comunistas, es en restregado de cerebros, es así como nos tienen convencidos que fue falso que querían imponernos por las armas una cruel dictadura comunista y que fue el pueblo chileno quién mandó a ajusticiar al Senador Jaime Guzmán.

  ¡El burro se paró a… meditar!

Por Cristián Labbé Galilea

No en vano se dice que los mayores -me incluyo- con el tiempo vamos adquiriendo una conciencia que los más jóvenes no suelen entender o sencillamente no están dispuestos a tomar en cuenta. Sin duda los años y “los porrazos” nos han ido ilustrando que hay que tomarse el tiempo y el ritmo necesario antes de adoptar alguna decisión o antes de opinar sobre temas controvertidos.

Por lo mismo, me he restado cada vez que se me ha querido involucrar en los problemas de la Providencia de hoy, (no la “divina” sino la comunal).

Convencido de que la prudencia es una buena consejera y que hoy es el tiempo de otros, he cuidado un juicioso silencio ante polémicas en las que “mis más queridos amigos” habrían estado encantados de verme involucrado…. Sin embargo, no lo habían logrado… ¡Hasta ahora!

Pero que la actual administración de Providencia, en su legítimo derecho de reclamar que se le devuelva el edificio del ex mercado Municipal -hoy oficinas centrales de SERNATUR-, apunte sus dardos al gobierno del presidente Pinochet… me parece imposible de dejar pasar.

Es inaceptable que la actual autoridad comunal sostenga que el convenio firmado en 1986 “ocurrió en un contexto de opacidad democrática” (sic) (diario Financiero 19/07/18) porque los alcaldes de la época (Carmen Grez en Providencia) habían sido designados por Pinochet, y por lo tanto sus actuaciones eran “oscuras y afectaban a la comunidad”.

Tamaña “burrada” me saca de mis cavilaciones íntimas y de la decisión de restarme a cualquier polémica que guarde relación con esa comuna, tan querida para quienes la hemos servido con la máxima entrega.

No puede ser que: quien fuera senadora y candidata de la derecha a la presidencia de la república, hija de un miembro de la Junta de Gobierno, sostenga “ahora” que las acciones de los alcaldes, y en consecuencia de las autoridades de la época, lo hacían en un contexto de opacidad democrática, es decir en una oscura trama política.

Digo que es una “burrada” porque me acuerdo de la paradoja conocida como «el asno de Buridán» (Jean Buridán, filósofo escolástico, Francia, 1300): satiriza la metáfora de un asno sediento y muerto de hambre que, colocado a igual distancia entre un cubo de agua y un cubo de avena, muere de hambre y de sed porque queriendo comerse la avena y tomarse el agua, no llega a ninguna de las soluciones posibles…

El haber dicho que el convenio entre la municipalidad de Providencia y el SERNATUR es el resultado de una época de “opacidad democrática”  es el típico caso en el que se usa la expresión “el burro se ha detenido a meditar” para indicar que algo no tiene sentido o supera lo razonable. (Es sabido que un burro siempre se va a detener de porfiado que es, pero nunca, porque se ha puesto a meditar…)

Tal como me dijo un amigo… así como va la cosa a “la señora” le va a pasar lo mismo que le sucedió al burro de Buridán, se va a quedar “sin agua y sin avena política”.

Comando Jungla: todo mal

Por Christian Slater Escanilla

Con el respeto y aprecio a mis camaradas y amigos Carabineros de Chile, quisiera hacer un humilde comentario y aporte:

Primero, una unidad Anti Terrorista como la que acaba de crear el Gobierno, no puede llamarse “Comando Jungla”, nombre muy propio de una selva densa de imposible acceso y de un clima cálido lluvioso y tropical. Algo que no es así en las latitudes en que se encuentra la Región de la Araucanía y menos Temuco.

Segundo, realmente creo que fue un error que el Presidente hiciera una presentación de esta unidad, mostrando todo el material, para conocimiento detallado del potencial enemigo. Para disuadir no hay que ser tan obvios. Una mala estrategia comunicacional que pone en riesgo la unidad y sus integrantes.

Tercero, por dos años fui Comandante de una Unidad Mecanizada de carros MOWAG (8X8), similares a los que vi en dicha presentación. Conozco muy bien sus ventajas y restricciones. Espero que quienes van a operar esos carros también lo sepan.

Cuarto, y lo peor de todo; esa unidad anti terrorista, hasta donde se sabe, no tiene ningún respaldo legal. Me gustaría saber y creo que todos los que cuidamos y queremos a nuestras instituciones uniformadas, también lo quieren saber, ¿bajo el amparo de que Ley y su Reglamento Interno va a actuar esta Unidad Anti Terrorista? O solo será, como les sucedió a muchos ex uniformados, hoy detenidos en Punta Peuco, que su actuar fue solo bajo el Juramento a la Bandera y la estricta obediencia de órdenes, en su mayoría verbales. Tranquilizador sería saber cómo se cumplirán las órdenes que recibirá el Comandante de esa Unidad y quienes deberán ejecutar lo que disponga el Gobierno. Eso de “cumplan la orden que yo apechugo”, ya no es de estos tiempos.

Quinto y último, para aquellos que tienen mala memoria, les recuerdo que el Ejército tuvo una Unidad Anti Terrorista, la “Unidad Cobra”. La vimos en motivantes y diferentes presentaciones y simulacros que demostraban su alto profesionalismo, pero nunca la vimos actuar de verdad. Nunca lo pudieron hacer porque no había una Ley y menos un Reglamento interno para operacionalizar y autorizar su acción. Una unidad creada para combatir terroristas oficialmente declarados no para combatir cuatro pelagatos que desprestigian diariamente al pueblo mapuche, tan chilenos como todos nosotros y que solo quieren vivir en paz.

China y su «Destino Manifiesto»


Por Roberto Hernández Maturana

La geopolítica  es la ciencia que se ocupa del estudio de la causalidad espacial de los sucesos políticos y de los próximos o futuros efectos de los mismos, ella se nutre especialmente de otras disciplinas de envergadura tales como la historia, las relaciones internacionales, la geografía política, la ciencia política, sociología y antropología. Realiza el estudio del medio ambiente, de acuerdo a sus características económicas, culturales y recursos de un estado y constituye un método para entender los efectos de la geografía (humana y física) sobre la política internacional y las relaciones internacionales y la política exterior de los estados permitiéndonos comprender, explicar y predecir el comportamiento político internacional a través de variables geográficas, centrando el poder político en relación con el espacio geográfico.

La geopolítica tan denostada después de la segunda guerra mundial por considerársela una “ciencia nazi” para justificar la búsqueda de expansión de la nación alemana, y en Chile con la llegada de la democracia a fines de los 80 por considerársela una “falsa ciencia de la dictadura”, vuelve hoy a demostrar su carácter de ciencia al evidenciar su vigencia ante los sucesos que nos presenta el escenario mundial.

Así, la semana pasada, los líderes de la Unión Europea y de China se reunieron en una cumbre en Beijing para dar su bendición al proyecto en marcha que une a Europa y China mediante carreteras, ferrocarriles, y tecnología, reeditando en nuestra época el mundo que de alguna forma buscaron implementar en el pasado, hombres como Marco Polo o Cristobal Colón.

China se ha embarcado en ambiciosos proyectos para unir el comercio europeo y este asiático mediante el desarrollo de una poderosa infraestructura para unir la inmensa y poco desarrollada territorio que integra hoy Eurasia, término que define la zona geográfica o continente que comprende Europa y Asia unidas. En este sentido puede considerarse el continente más grande del mundo, un supercontinente, pues Europa y Asia forman en realidad una sola masa continental.

La existencia de una Eurasia unida, sería trascendental en el surgimiento de un nuevo orden mundial que está tomando forma y que la miopía norteamericana, especialmente del gobierno de Donald Trump no ha sido capaz de ver

La importancia y trascendencia de Eurasia en realidad no es nueva;ya a fines del siglo 19, uno de los padres de la geopolítica Halford John Mackinder  (1861 – 1947) planteaba la existencia de un gran continente «la Isla Mundo» dividida en 6 regiones Europa Costera (Oeste y Centro Europa), Asia Costera (India, China, Sudeste Asiático, Corea y Este de Siberia), Arabia (Península Arábiga), el Sahara (Norte de África) el Sud-Centro del Mundo (Sudáfrica)) y el más importante el Centro del Mundo o «Heartland» (Eurasia) lo que denominó el Pivote del Mundo en su ensayo de 1904. «Quién controle Europa del Este dominará el Pivote del Mundo quien controle el Pivote del Mundo dominará la Isla Mundo quien domine la Isla Mundo dominará el mundo».

Hoy pareciera que los conceptos geopolíticos de, Asia Central, del Este y del Sur tienen cada vez menos significado  y la globalización, la tecnología y la geografía está llevando a Eurasia, el supercontinente a significar algo mucho más que aquellos  antiguos conceptos de los estados nación que integran la región.

China tiene claro que es el comercio y no la guerra la que le abrirá las puertas para expandir su poder y ante el autocentrismo norteamericano implementa todo su potencial para restituir el antiguo concepto de la antigua “ruta de la seda” que le servirá para el desarrollo de un neocolonialismo. Cabe hacer presente aquí que otros viejos imperios como Rusia con la implementación de la “Unión Económica Euroasiática” intentan también jugar un papel relevante en este “nuevo orden mundial.

Robert Kaplan, periodista y estudioso de las formas con que la geografía configura el destino del hombre y su entorno, plantea en su libro, “El retorno del mundo de Marco Polo» que la nueva conectividad de Eurasia en carreteras, ferrocarriles, gasoductos y cables de fibra óptica implica que las antiguas categorizaciones regionales de, digamos, Asia Central, del Este y del Sur tienen cada vez menos significado como conceptos geopolíticos. Agrega que la importancia de los estado nación en esa zona del mundoes cada vez menor y que es  supercontinente euroasiático gracias a la interacción de la globalización, la tecnología y la geografía está llegando a “convertirse… en una unidad fluida y comprensible. Eurasia simplemente tiene un significado en la forma en que no solía tenerlo». La conectividad, dice Kaplan, «ha forjado un mundo más claustrofóbico y ferozmente disputado». La revolución de las comunicaciones niega a los imperios una ventaja inequívoca. En un nivel, permite que las soberanías se multipliquen, a medida que prosperan las ciudades-estado, piense en Singapur o Dubái. Cuando la globalización debilita la religión y la cultura, estas se reinventan «en forma más severa, monocromática e ideológica», no tanto por el choque de civilizaciones como el choque de las reconstruidas artificialmente.

Estados Unidos de América fundamentó su expansión en la doctrina del “Destino Manifiesto”, que expresaba la creencia en que Norteamérica era una nación destinada a expandirse desde las costas del océano Atlántico hasta el Pacífico. Ella  fue usada ampliamente por políticos y gobernantes del imperio para justificar sus adquisiciones territoriales, manifestando que la expansión no solo era buena, sino también obvia (manifiesta) y certera (destino). China parece hoy tener claro cual es su “Destino Manifiesto”, no solo en Eurasia, sino también en el mundo, el gigante asiático ha invertido 46 mil millones de dólares en carreteras, ferrocarriles y un puerto para conectar sus tierras centrales con el Océano Índico a través de Pakistá, lo que podría generar suficiente crecimiento local para calmar las insurgencias de larga data a lo largo de las fronteras de Pakistán…., un Destino Manifiesto al que hoy Norteamérica parece haber renunciado…, y no solo en Eurasia… en el mundo

El Caso Sánchez

Orlando Sáenz Rojas

Hace apenas un semestre, casi un sufragante chileno de cada cuatro consideró que Beatriz Sánchez tenía méritos para ocupar el cargo de Presidenta de la República e impulsar como tal el programa de gobierno que le proponía a la ciudadanía.  Hoy su influencia política es inferior a la del último de los diputados que obtuvieron su investidura con el raspado de la votación que ella atrajo.  ¿Es que su propuesta de gobierno era una charada para incautos?¿Es que ella era solo un títere de quienes la promovieron como portada publicitaria?¿Es que tenía un compromiso de riguroso eclipsamiento después de la campaña electoral?.  Es difícil saberlo, pero lo que sí es seguro es que su actual destierro revela la profundidad de las grietas que amenazan la estructura de la democracia chilena.

Y ello porque un candidato que obtiene la votación que alcanzó la Sra. Sánchez no solo tiene un trofeo para sus memorias, si no que ha contraído un compromiso de consecuencia política con los centenares de miles de compatriotas que creyeron en ella y,  al aceptar el ostracismo político al que la han confinado los propios mentores de su candidatura, no solo lo está incumpliendo si no que lo está traicionando.  ¿Es que todo lo que les prometió en su campaña era una patraña que no merece ni siquiera defenderla después de la derrota?

Hay algo obsceno en la forma con que los conglomerados políticos tratan a quienes han sido sus abanderados, que por un periodo han quintaesenciado lo que le proponen al país.  Como el actor en un escenario que, cuando vuelve al camarín, se despoja de la corona con que representó al Rey Lear y, con su chaquetita de todos los días, se va solo al café de la esquina para rumiar lo ocurrido.  Pero las campañas presidenciales no son un escenario si no que algo muy serio que debería estar a cubierto de mercenarios o de malos actores.

El caso de la Sra. Sánchez es el mas extremo, pero se parece mucho a lo ocurrido con el Sr. Alejandro Guillier o la Sra. Carolina Goic, a quienes pusieron en el limbo político los conglomerados que sostuvieron sus candidaturas en cuanto se apagaron las luces de sus comandos.  La única diferencia es que ellos tenían un asiento parlamentario propio y regresando a él evitan, hasta cierto punto, el riguroso ostracismo en que aquellos los colocaron.  Pero eso no evita la demostración de inconsecuencia de los partidos que los apoyaron, los que al dejarlos de lado, no solo reniegan de ellos si no que del programa que representaron.

Alguien podría pensar que la orfandad política de los ex candidatos no importa para nada.  No es así, porque una democracia como la chilena necesita conglomerados políticos responsables, consecuentes, coherentes y gestores de líderes renovados, prestigiados y potentes.  Y esos líderes no surgirán con comportamientos como los señalados.

Una persona que ha llevado con dignidad y considerable éxito una campaña presidencial, con todo lo que ella implica, es un capital a cuidar y no un despojo a desechar en cuanto termina el recuento.  Debería haber posiciones establecidas para conservarlo, como ocurre en Colombia en que el candidato que llega al balotaje es senador por derecho propio en el caso de la derrota.  No debe mirarse eso como un premio de consuelo si no que como exigencia de la responsabilidad de administrar el respaldo parlamentario que obtuvo como consecuencia de su propia votación.  Nosotros deberíamos disponer de similar estrategia para quienes hubieran obtenido una votación significativa en una campaña presidencial.

No obstante, el caso de Beatriz Sánchez desnuda otro peligro para nuestra democracia cuando surgen conglomerados que, como el Frente Amplio, son verdaderos grupos de patotas acaudilladas a las que solo une su común rupturismo.  Cuando esos conglomerados logran representación parlamentaria significativa, tienden a desnaturalizar el papel del poder legislativo porque solo son capaces de concordar en lo negativo y no lo son para gestar iniciativas creativas y razonables.   Es precisamente esa falta de congruencia de base lo que les impide respetar y valorar el liderazgo que por un corto periodo representó su olvidada candidata.  Cuando un parlamento se fracciona al punto de incapacitarse para legislar positivamente, el sistema democrático no funciona y, por tanto, invita a sustituírsele.

Considerando todo lo anterior, surge nítida la necesidad de los partidos políticos chilenos – de todos ellos – de meditar sobre la forma en que se están comportando y están consecuentemente desilusionando.  Cada vez que anonadan a un candidato que exaltaron durante un corto tiempo, le están trasmitiendo al pueblo un mensaje que dice “era solo un cuento del tío, por si pasaba”.

Mala cosa es esa para una democracia. Y peor lo es para el país porque, a veces, el “cuento del tío” sí pasa y las consecuencias son impredecibles.  Por ese camino llegó Venezuela a Maduro, Argentina a la Kirchner y Estados Unidos a Donald Trump.

Chilenos de segunda clase

Por Roberto Hernández Maturana

Dos hechos ocurridos la reciente semana, volvieron a colocar en el tapete la dramática situación que hoy vive una generación completa de militares que en un período trágico de nuestra historia, desempeñando grados subalternos, en cumplimiento de su deber militar y las ordenes de sus superiores, debieron actuar para sacar al país del caos, desgobierno y peligro de guerra civil que se cernía sobre Chile, un Chile que una vez superadas sus angustias y olvidado la incertidumbre y la inestabilidad vivida, espoleado por la izquierda nacional e internacional, transformó la necesaria búsqueda de justicia en una vesánica venganza, que operó solo contra los ex uniformados y nunca contra quienes llevaron al país  a la crisis que llevó a su población a clamar por la intervención de sus FF.AA. y policías para evitar el desastre de la escases, la inflación descontrolada, las tomas ilegales alentadas por el gobierno, el enfrentamiento diario de ciudadanos contra grupos armados y organizados, los desembozados llamados de los extremistas a la rebelión y el quiebre de las FF.AA. y Carabineros y el enfrentamiento constante entre el gobierno de Allende con el Poder Judicial y el Congreso.

Hoy los  subalternos de entonces y ahora viejos uniformados en retiro, enfrentan la indiferencia de una ciudadanía manipulada desde hace ya largos años y una ofensiva judicial que mas que justicia parece venganza…

Así, la mañana de este jueves se confirmó el deceso del primer uniformado condenado por Derechos Humanos que cumplía pena en Colina 1, el otro penal donde un número creciente de ex uniformados son enviados a cumplir condenas,  el Suboficial en retiro de Carabineros Leonidas Bustos San Juan (QEPD) de 87 años, quien cumplía condena desde 2015 acusado por tener participación  en la muerte de 5 personas en el sector de Portezuelo, comuna de Quilicura en septiembre 1973. El Suboficial Bustos presentaba una deteriorada condición de salud producto de su avsnzava edad, murió en su celda, esperando un auxilio medico que nunca llegó. Su deceso se suma así a otra veintena de muertes de condenados que han ocurrido en los últimos años.

El promedio de edad de los ex uniformados presos supera los 75 años de edad, y muchos de ellos presentan una grave condición de salud. Se espera una resolución gubernamental respecto a indultar en vida al General (R) Héctor Orozco, hoy de 85 años, y al ex inspector de investigaciones Altez España de 92, para que puedan pasar sus últimos días en algún lugar que les permita contar con los cuidados adecuados a sus deterioradas condiciones médicas.

De esta forma los reos ancianos y enfermos continúan esperando un gesto humanitario de las autoridades mientras sus vidas se consumen.

Por otra parte, las prensa nos dice que en Argentina, en Mar del Plata (provincia de Buenos Aires), fue detenido el Coronel en Retiro (Subteniente en 1973) Sergio Jara Arancibia, quien desde el mes de de agosto de 2017 se encontraba prófugo de la justicia, y por ende, pesaba sobre él una orden de detención para ser puesto a disposición de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, por lo que se tramita su extradición  para ser “puesto a disposición de la Justicia para su debido proceso”, según difundió el Ministerio de Seguridad argentino en una nota de prensa.

El Coronel Jara decidió fugarse del país y evadir lo que consideraba una absoluta falta de justicia, cuando la Corte Suprema de Chile confirmó el año pasado su condena a prisión por el asesinato de un médico y un funcionario público opositores al régimen militar, hechos en los cuales niega su participación y en los que manifestaba la injusticia de ser condenado  por ningún otro hecho probatorio que el sólo testimonio de terceros, en un proceso efectuado bajo un sistema derogado en Chile el año 2005, pero que rige hoy exclusivamente para los ex uniformados que son sometidos a proceso, sin tener estos las garantías procesales que se otorgan a todos los chilenos, como son la presunción de inocencia, la presencia de un juez de garantía, de un abogado  en las diligencias del tribunal, la absoluta necesidad de probar los hechos por los que son imputados, en fin de todo un sistema del cual se excluyó a los ex uniformados acusados (muchas veces a la bandada),  por los hechos ocurridos durante el periodo del gobierno militar.

La situación descrita no puede dejar de ser comparada con la del terrorista Galvarino Apablaza, el “Comandante Salvador” del FPMR Autónomo, acusado por su participación en el asesinato del senador Jaime Guzmán y en el secuestro de Cristián Edwards, ambos hechos ocurridos en 1991 durante el gobierno de Patricio Aylwin, por los que Apablaza huyó a Argentina donde fue detenido el 2004, permaneciendo recluido durante siete meses en la Cárcel de la Unidad de Investigaciones Antiterroristas de Buenos Aires, hasta que el 4 de Julio de 2005, el juez del caso, Claudio Bonadío, decidió no conceder el pedido de extradición a Chile, entendiendo que en nuestro  país se vería afectado su derecho al debido proceso y a la defensa, permaneciendo entonces en el país vecino hasta nuestros días.

Se debe felicitar a la izquierda  por su habilidad para manipular gobiernos y la opinión pública nacional e internacional. Apablaza  alega falta de garantías para enfrentar la justicia chilena… Sería bueno que nuestros juristas y nuestros diligentes parlamentarios averiguaran… sólo un poco, qué garantía procesales tuvo Jara y qué garantías procesales tienen hoy los ex uniformados sometidos a proceso.

Desorientación en gobierno, izquierdas y derechas

Extractado del Boletín Informativo del Movimiento Nacional Sindicalista – MNS Nº 120 – 16 de julio 2018

Estamos asistiendo a un triste espectáculo de desorientación política simultánea en el gobierno y en las organizaciones de izquierda y derecha. El gobierno cede y trata de hacerse el simpático ante la presión de la izquierda, adaptando el protocolo sanitario del aborto al gusto de la Nueva Mayoría, activando con publicidad la extradición de ancianos militares retirados, dejando que se mueran presos políticos seniles en la cárcel de Colina, renunciando a aspectos programáticos que hicieron posible su elección. A menos de cinco meses de instalado, ya se contabilizan varias renuncias de autoridades y otras aún no se nombran. Evópoli hace a un lado a su senadora por oponerse al “matrimonio homosexual”. La UDI, a pesar de un proceso electoral interno mejor de lo esperado, no termina de definirse y vacila entre un movimiento valórico y un populismo instrumental. RN sigue con problemas internos y con sus aliados. En la izquierda, el Partido Socialista pone en juego acuerdos con la democracia cristiana para acercarse al Frente Amplio.

EL PDC se divide entre los que defienden la corrupción de Lula y los que no quieren seguir aliándose con el PC. El Frente Amplio muestra grietas entre Revolución Democrática, que quiere parecer “más seria” y la mayoría de sus aliados más pequeños, que apuestan por una línea más dura. Sólo el PC se maneja con cautela y eficacia, proyectando a su mediático alcalde Jadue y siendo constantes en la aplicación de las recomendaciones de Gramsci, con la alegre colaboración de sus compañeros de ruta, optan por “movilizaciones sociales”. Mientras, la gran mayoría de la gente se desilusiona aún más de la política y se resta a participar activamente, dejando el campo libre a la acción de aventureros y extremistas. Es indispensable levantar banderas que puedan entusiasmar a los renuentes, para apoyar a ideas, personas y organizaciones libres de la corrupción y que antepongan el interés de Chile a sus apetitos personales. Este debe ser el papel del nacionalismo.

Carta Abierta a los Comandantes en Jefe de las FFAA, al General Director de Carabineros, al Director General de Investigaciones y a todos los chilenos respetuosos de la Justicia, de la Vida y amantes de su Patria

Por Multigremial Nacional del Personal en Retiro de las FF.AA., Carabineros, PDI y Montepiadas

Con gran pesar y creciente indignación, nosotros, el personal en retiro de las FF.AA., de Orden y Seguridad Pública hemos tomado conocimiento del fallecimiento en cautiverio de uno más de los nuestros, esta vez el Sargento de Carabineros Don Leonidas Bustos San Juan, fallecido en crueles circunstancias luego de una larga y angustiosa agonía, cuyos pormenores son difíciles de transcribir, pues no fue sólo el cáncer que lo afectaba, la causa de su muerte.

El Sargento Bustos, funcionario de larga trayectoria profesional en Carabineros de Chile, donde alcanzó el alto grado de Suboficial, de 87 años de edad, aquejado también de otras graves dolencias, falleció lejos de su hogar y de su familia como prisionero político en el Penal Colina 1 sin recibir los cuidados y tratamientos que su delicada condición requería, ni la oportuna y adecuada atención médica al momento de hacer crisis.

En nuestra condición de demandantes del respeto a la dignidad humana que todo chileno merece y con mayor consideración de quienes integran la tercera o cuarta edad, se nos hace imperioso denunciar y resaltar ante la ciudadanía, que, al momento de la notificación de su condena, por su edad y condición, y por decisión de su familia, el Sargento Bustos se encontraba viviendosólo asistido por su hijo y familiares, quienes le brindaban cuidados y atención médica, y desde el cual fue arrancado por disposición de jueces chilenos, e internado sin cuidado alguno en el Penal Colina 1.

Resulta inconcebible e inaceptable la indiferencia, cobardía e irracionalidad con que actúan quienes, desde el gobierno, parlamento y judicatura, tienen la responsabilidad de velar por el respeto a los derechos humanos de todos los chilenos, aun de aquellos que están privados de libertad, pues de ellos depende que situaciones como las que rodearon la muerte del Sargento Bustos no ocurran. Sin embargo, la negligencia y falta de sabiduría con la que actúan, tiene mucho más de deliberada venganza que de justicia justa.

A diferencia de ello, la formación de quienes hemos integrado las filas institucionales, que constituye el cimiento en que se asienta el Poder Militar, se basa en valores permanentes de la sociedad chilena, como la moral, la ética y la disciplina. Esta formación da confianza a quien manda, de que será inteligente y comprometidamente obedecido. El subordinado por su parte, tiene a su vez plena certeza en que su superior nunca lo abandonará: esto es un punto clave para el ejercicio del mando.

¿Con qué moral se le va a pedir a un subordinado que entregue su vida por la Patria, si es un hecho histórico comprobado, que aquellos que en el pasado obedecieron órdenes superiores para salvar a la Nación, hoy han quedado abandonados tras las filas enemigas? Es penoso usar esta expresión, “filas enemigas”, pero así se está escribiendo la historia y situaciones como la del sargento Bustos la demuestran.

Es por ello que es incomprensible, inconcebible e impresentable la situación político – judicial que viven los militares que en décadas pasadas, fueron enviados por sus mandos legales a enfrentar y a derrotar a violentistas que formaban parte de fuerzas armadas bajo las ordenes de potencias extranjeras.

La responsabilidad de cuidar a Chile es de todos los chilenos pero, muy en especial, de aquellos a quienes el Estado les ha entregado el monopolio del uso de las armas. Impedir el debilitamiento de las bases de sustentación de la Instituciones militares y policiales es tarea fundamental e ineludible de quienes nos gobiernan. Por el contrario, continuar socavando el espíritu solidario, la disciplina y el irrestricto amor a la Patria de quienes han jurado dar su vida por ella, seguirá debilitando las capacidades de disuasión y de defensa del país, así como  la paz y seguridad interior.

Nada es Imposible

Por Cristián Labbé Galilea

Cada vez que en nuestras conversaciones semanales analizamos la contingencia, aparecen invariablemente los flemáticos (por algo nos dicen los ingleses de América), a quienes pareciera que todo les da lo mismo y que no dicen “ni chus ni mus”. Pero también  asoman  los pesimistas para quienes no hay mucho que hacer… “los políticos hace tiempo que no dan el ancho”.

Entremedio de estas posiciones están “los sensatos”, los que creen que hay que despercudir a la opinión pública para evitar: que los primeros -los impertérritos- entren en ese peligroso letargo que anula toda capacidad de acción; o que los auto-flagelantes se resten a la tarea de apoyar los cambios que son necesarios.

Un sereno habitué, trató de “prestarles a todos un poco de ropa” señalando que: “la verdad es como reza el dicho popular “uno ve caras y no corazones‘, y no hay nada más cierto. Basta caminar por la ciudad o entrar a cualquier café para darse cuenta de que esa es una realidad “del porte de una catedral”.

A nadie pareciera importarle mucho lo que pasa en el país…. ¿Qué importancia tiene que la presidente Bachelet esté abogando por la libertad de su amigo el presidente Lula da Silva, condenado por ser parte de una red de corrupción sólo comparable con la mafia siciliana?

¿A quien le importa la inhumana muerte de un suboficial de 90 años en el interior de la cárcel de Colina, los efectos políticos que pueden llegar a tener, la acusación por notable abandono de deberes que pesa sobre el Fiscal Nacional Abbott, o la torcida información sobre un inexistente fraude al interior del Ejercito por 200 millones de dólares?

Cuando uno trata de responder esas preguntas, a través de la expresión de los rostros ciudadanos, da la impresión de que… todo está en “estado de régimen” es decir normal, como siempre, ahí no más. Pero también es cierto que si uno conversa con cualquier persona (taxista, asistente, empleado, despachador, etc…) da la sensación de que se ha ido perdiendo el optimismo y, como nadie quiere ver ni escuchar lo que no le gusta, es mejor y más tranquilizador… vivir como si nada pasara.

Mientras escuchaba las sabias argumentaciones de mis parroquianos, me vino a la memoria la película “La sociedad de los poetas muertos”, protagonizada por Robin Williams en el rol del profesor John Keating, quien, desafiando a un conservador claustro de viejos maestros, convence a sus alumnos de que no hay que entregarse, de que hay que luchar… “No caminen por la orilla, miren a su alrededor, atrévanse a ir lejos y encuentren nuevos horizontes”.

Después de escuchar pacientemente los  argumentos de unos y de otros, hice referencia a la citada película concluyendo que el profesor Keating fue capaz de revolucionar una simple clase de literatura atreviéndose a desafiar el conformismo y la resignación que dominaba a sus discípulos, motivándolos a que hay que vivir la vida e ir más allá, donde nadie más ha ido, porque: ¡nada es imposible!

Hallazgo de osamentas en AFDD.

Por Multigremia FACIR
“No me cabe duda alguna que esta información sería titular de portada y noticia principal de los noticieros de Televisión si las bolsas halladas hace unos días con restos óseos en la sede de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos –AFDD- hubiesen sido encontradas en alguna repartición militar o cuartel policial. Incluso me atrevo a creer que el Ministro Carroza hubiera adoptado una actitud distinta frente al hecho y hoy se estaría hablando o acusando de obstrucción a la Justicia”.

Así lo aseveró el presidente de la Multigremial de Militares y Policías (R), Alejo Riquelme Solis, quien agregó que extraña que los voceros de siempre que hacen ardid con el tema de los Derechos Humanos no hayan dicho absolutamente nada sobre esta inédita situación, y estén guardando un sepulcral silencio, es más circunscriben lo ocurrido a una crisis interna colectiva de la Agrupación, lo que no guarda relación con el impacto que este hallazgo hubiese tenido si se hubieran encontrado en otro lugar vinculado a las instituciones castrenses. 

Añadió Alejo Riquelme que este “olvido” no hace más que confirmar que el compromiso con la verdad y el respeto por sus posibles deudos no siempre anima a quienes dirigen la organización, y el silencio de los paladines de los Derechos Humanos también revela ese doble estándar tan propio de la izquierda, de la Ex Nueva Mayoría y de su versión renovada llamada Frente Amplio, quienes frente a situaciones propias de gente de su sector aplican el “Perdón y Olvido”, pero frente a temas de los Militares “Castigo y Oprobio”.

Murió en brazos de sus compañeros en Colina 1

Por Gabriel Alliende Figueroa

Una dramática carta manuscrita, envió un preso político militar desde la cárcel de Colina 1, describiendo el sufrimiento del suboficial de Carabineros Leonidas Bustos San Juan (QEPD), quien murió en el Penal, sin atención médica, en estado terminal y sin enviarlo a un hospital para que muriera al menos sedado. Murió a las 05.40 AM en su celda, el cuerpo fue levantado 9 horas después.

¿Quienes fueron los insensibles?, Gendarmería, la Justicia, los políticos,las leyes,  la prensa o la sociedad?, todos los anteriores con igualdad de responsabilidades.

La memoria histórica fue reescrita por la izquierda radical, se pretende que los acontecimientos de los 60, 70 y 80, fue producto de la sensibilidad de jóvenes, algunos de ellos heroicos demócratas como Miguel Enriquez, Che Guevara, Cura Camilo, Ominami, Teillier, Altamirano y cientos más.

La guerra fría y la revolución cubana afectaron el tranquilo vivir de américa latina, utilizando la violencia política, al amparo de gobiernos revolucionarios y el terrorismo para desestabilizar las repúblicas desde México hasta Chile.

Destacaron entre los grupos guerrilleros, los Tupamaros de Uruguay, los Montoneros de Argentina y el Mir en Chile, más otros grupos que operaban en Brasil, Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador, quienes operaban libremente en toda américa. Asesinaron, secuestraron, organizaron guerrillas, ingresaron armas en forma clandestina, se infiltraron en la sociedad, para imponer sus ideas románticas venidas desde la URSS y de Cuba.

Han pasado más de tres décadas desde que los gobiernos militares, llamados a terminar el terrorismo, la guerrilla, la subversión y la internación de arma, entregaron el poder, en esos 30 años los únicos que han respondido ante los tribunales por supuestas violaciones a los DDHH, son las FF.AA. de centro y Sudamérica

Los terroristas nunca han dado cuenta ni pagado con cárcel por las atrocidades cometidas, como tampoco han pedido perdón a la sociedad, por el contrario se han mostrado muy orgullosos y desafiantes en la defensa de sus acciones, como es el caso de Teillier y el asesinato de la seguridad del Pdte. de la República. Los pocos presos han sido amnistiados o convenientemente fugados de cárceles al alta seguridad.

Los museos de la memoria han reescrito en forma miserable, artera y pérfida, los sucesos que realmente ocurrieron, cuando en toda la américa morena se demandaba acción militar para dar término al caos y a la destrucción de las naciones. El Mir y el socialismo chileno querían para nuestro país un paraíso socialista, al estilo de la Isla-cárcel de Cuba.

Lo que convenía a los propósitos de la izquierda progresista, marxistoide y socialista, era un continente con al menos tres o cuatro Vietnam, la dictadura marxista fue impedida gracias a los movimientos militares en América, el tema no se agotó con los gobiernos democráticos, llegó otra forma de lacra social, la corrupción y el populismo.

En Chile empezaron los procesos junto con el acceso de Aylwin al poder y fueron creciendo en la medida que se fue transformando en un negocio que fomento votos hacia la izquierda gobernante y que aún continúan.

La justicia ha resuelto sucesivamente con parcialidad :»TODOS SON CULPABLES», como autores, cómplices, por asociación ilícita, encubrimiento, secuestro permanente:

¿Que dicen los abogados penalistas?

¿Que dice el colegio de abogados?

¿Puede un poder del estado tener tendencia ideológica?

¿Porqué hay diferencias judiciales?

¿Porqué los militares no tienen garantías?

¿Porqué los gobiernos desde 1990 hasta la fecha coinciden en ser indiferentes con sus responsabilidades políticas?

¿Porqué la prensa, radio y televisión no investiga las atrocidades que se cometen legalmente contra los militares?

¿Es realmente toda la prensa de izquierda?

¿Porqué no hay igualdad ante la ley?

¿Tenemos sociedad sensible?

La sociedad es indiferente, está inerte y endurecida por la política y mira con frialdad los sufrimientos de quienes cumplieron órdenes y conscientes de que su deber era recuperar a Chile de las garras ideológicas, en septiembre Chile estaba al borde de la guerra civil.

La carta que se envía desde Colina 1, va destinada a los chilenos, jueces y políticos, donde relatan la agonía en el penal de un preso político que falleció en la celda 43 a los 87 años, murió como un judío en cautiverio en campo de concentración. ¿Que dice el Ministro Larraín y el Presidente de la República con esta aberración inhumana?

Suboficial Leonidas Bustos San Juan, descansa en paz.

Día del Periodista

Por Christian Slater Escanilla.

Este 11 de julio pasad0, además de saludar a todos aquellos periodistas que honestamente hacen su trabajo, quise traer a la memoria parte de algo que ya escribí en otra oportunidad.

El año 2010, el periodista de radio Bío – Bío, Nibaldo Mosciatti Olivieri, agradeciendo un premio por su trayectoria, estableció la existencia de dos tipos de periodistas.

Unos, al servicio de la sociedad y otros, que les hablan a los poderes. A estos últimos los encasilló como aquellos que viven en “un rincón un poco humillante, como esas casuchas para los perros guardianes, que te guarece de la lluvia pero que incuba pulgas y garrapatas, pero allí nunca falta el tacho con comida. Sabe mal, pero alimenta. Y, en general, engorda.”

Otro por ahí, afirma que los periodistas no deben mostrar la verdad sino que, “contar lo que está pasando”.

¿Es esta la verdad, con que algunos periodistas, le habla a la sociedad y a los poderes que individualiza Mosciatti?

Una vez más recurrí públicamente a la conciencia de los periodistas. A quienes sean totalmente independientes y alejados de las organizaciones, de los partidos políticos o de las empresas. A todos aquellos que éticamente estén dispuestos a transparentar otra posible realidad.

La realidad de los inocentes, la realidad de los injustamente perseguidos e injustamente encarcelados, la realidad de los soldados que servimos bajo el mando de quienes hoy son investigados. Incapaces de creer lo que algunos jueces dicen de ellos y menos aceptar – después de más de 40 años – los relatos de quienes nos violentan con inverosímiles testimonios o sentencias que hablan de enajenados mentales o de criminales que nunca conocimos. No niego que pueden haber casos emblemáticos pero que también habría que situar en el contexto y la época en que ocurrieron. Pero más que eso, me refiero a la búsqueda de la verdad.

La verdad de una Justicia justa y no de una venganza que acepta y aplica un sistema judicial que no existe, apoyándose en una ficción jurídica para condenar a supuestos culpables, utilizando ilegalmente la retroactividad de la ley que sanciona los delitos de lesa humanidad.

Una verdad que carece de imparcialidad. Una verdad que es contada por aquellos que odian a las Fuerzas Armadas, con el apoyo de los sectores de la sociedad civil y política, que hoy quieren exculpar sus responsabilidades a costa de los mismos útiles de siempre: los militares, los marinos, los aviadores, los carabineros o los de la policía de investigaciones. Qué importa. Siempre habrá un uniformado a quien recriminar pero nunca felicitar.

Los jóvenes soldados y su convicción por el cumplimiento del deber


Por  Humberto Oviedo Arriagada,Ex comandante en jefe del Ejército

Otro anciano al cautiverio

Por Gabriel Alliende Figueroa
En el proceso de Litre Quiroga y el cantautor Victor Jara, se condeno al coronel Hugo Sánchez Marmonti, oficial en retiro con más de 90 años, con sus facultades perturbadas,a una pena de 18 años.
El coronel Sánchez trabajaba en el comando de apoyo administrativo del ejército, fue enviado para ver los requerimientos de los detenidos en el estadio Chile, craso error, por haberse comprobado su presencia en el estadio, fue condenado como autor del delito.
Hubo 9 condenados, 8 como autores y uno como encubridor, sin que se aceptaran las pruebas que confirmaban la absoluta de inocencia, quebrando un proceso judicial, a una sola idea, la que está en la mente del ministro, eso no es justicia, es prevaricación de principio a fin.
Nuevamente ante la opinión pública se expone al ejército pasivo, imponiendo culpables sin evidencias, imputando, calumniando e incriminando «simplemente a todos los que les correspondía estar» y que obedecían órdenes de custodia de detenidos,  estaban con misiones administrativas.
Los supuestos son que el ex director de un penal, habría ordenado apremios ilegítimos al general Roberto Viaux quien se encontraba detenido por los sucesos del tacnazo y Victor Jara figura popular por sus canciones de protesta. ¿Alguien reconoció eso? o es tema exclusivamente periodístico mezclado con judicial?
El entonces mayor Hugo Sanchez, no tenía autoridad, por no ser el comandante del centro de detención temporanea del estadio Chile, para ordenar muerte alguna, ni menos ser un ejecutante, simplemente tenía que tomar los listados de los detenidos, cuyas cifras bajaron, por liberación,  hasta que se terminó el lugar como centro de detención.
Hoy se quiere convencer a la opinión pública que no había ni terroristas, ni guerrilleros, ni subversivos ideólogos, ni extranjeros ingresados ilícitamente al país, como tampoco que había gran cantidad de armamento de guerra distribuido, la forma de penetración en las mentes del colectivo nacional, es la condena masiva de miembros de las FFAA y Carabineros, con condenas sin derecho a defensa ni a presentar sus pruebas de inocencia.
La justicia de Chile carece de conciencia, presenta fallos donde gran parte de los acusados no tienen  responsabilidad alguna, algunos ni siquiera estaban en el lugar de los hechos. Pero los procesos siguen abiertos, a pesar de que muchos de ellos habían sido cerrados por otros ministros…..la justicia en Chile no es tal y las ffaa y policiales, en condición de retiro no tienen defensa de nadie en la sociedad. Ese es un tema país.
Sin considerar lo anterior, ¿que se pretende con encarcelar a un anciano con alzheimer?

¡Si la cosa se está chacreando… hay que sacar a Portales!

Por Cristián Labbé Galilea
Cada vez que se sabe de la condena de militares por su actuar en el pasado o del pago de millonarias indemnizaciones a “víctimas” del gobierno de la fuerzas armadas, a cualquier persona meridianamente sagaz le debiera surgir la inquietud sobre si dicha información no es, además de desnaturalizada, al menos incompleta.
A todas luces resulta poco explicable que los militares aparezcan como seres despiadados y las victimas se muestren como inocentes intelectuales, cantautores o simplemente como ciudadanos cuyo “único pecado” era ser de izquierda…. Pensar así es cómodo, es desconocer que en la historia de la humanidad todo tiene causa y efecto.
Surge entonces la inquietud sobre el papel que, en nuestra época, deben cumplir los medios de comunicación, y la responsabilidad que sobre el tema tienen los cronistas y especialmente los  historiadores.
Discutiendo sobre el tema, en nuestra lluviosa tertulia semanal, un desazonado parroquiano argumentó: “vivimos en una época (la posverdad) donde todo está fundado en la verdad que construyen las historias oficiales y las redes sociales; son pocos los que se interesan objetivamente por nuestro pasado”.
“Bueno, ese es exactamente el sentido de nuestras tertulias, no comulgar con ruedas de carretas y formarse una visión objetiva e histórica de nuestro pasado y de nuestra realidad”, sentenció uno de los presentes.
No perdí la oportunidad para remarcar que: “la historia cumple una función esencial en cualquier sociedad, porque: además de contribuir en la conformación de la identidad nacional, genera cohesión en la comunidad y cultiva el espíritu patrio; por ello, la historia está ligada a la creación y consolidación de los estados nacionales.”
Un ecuánime y sesudo contertulio interrumpió: “lo que aquí no se ha dejado claro es que la verdadera historia (la que nos enseñó Heródoto) es aquella que reconoce que todos los bandos tienen: historias dignas de ser relatadas, héroes propios, líderes reconocidos además de posiciones, ideas y argumentos dignos de ser considerados… Nada de eso ocurre en nuestra realidad, aquí solo existe un bando y una sola verdad… la oficial; eso no es historia, eso no pasa de ser una caricatura política”.  
Después de varios comentarios, más profundos unos que otros, alguien hizo referencia a lo inexplicable que resulta, en relación al tema de la historia, de los hombres y de sus obras, que con la instalación de nuevas estatuas (Pedro Aguirre Cerda y Patricio Aylwin) se estuviera transformando la Plaza de la Constitución y el entorno del Palacio de Gobierno en una verdadera “fantasilandia”.
Las risas y las bromas no se hicieron esperar, hasta que uno de los más sagaces parroquianos concluyera… “dejen de preocuparse de leseras; es cierto que el primero que llegó allí -y con méritos de sobra- fue don Diego Portales. Si ahora la cosa se está “chacreando” entonces la solución es muy simple: en honor a la historia, lo que hay que hacer es… sacar a Portales y ponerlo en un lugar más digno”.

Dialogo de Chilenos

Extractado de las redes sociales… pero dice toda la verdad…
En un correo electrónico, un Chileno le envía le pregunta a otro Chileno radicado en los Estados Unidos de norte América porqué os Chilenos no salimos del subdesarrollo y seguimos siendo pobres:
Respuesta :
Amigo, cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque.
-¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de bencina más del triple de lo que pago yo?
-Cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y celular, un 80% más caras de lo que me cuestan a mí.
-Pagas comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito del triple de lo que aquí nos cuestan, o cuando por un AUTO que a mí me cuesta 2,000 dólares tú puedes pagar por el mismo 15,000 dólares.
¡NO TE ENTIENDO!
Nosotros somos pobres, los habitantes de La Florida. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (hay otro 4% que es Federal; total = 6%) Y no el 19% como a ustedes los ricos de CHILE. Además, son ustedes los que tienen Impuestos al Lujo como son los impuestos por gasolina y gas, alcohol, cigarros, puros, cerveza, vinos y hasta por los libros, etc.) que alcanza hasta el 320% del valor original, y los otros Impuestos como: a la RENTA (impuesto sobre las utilidades y sueldos), Impuesto sobre automóviles nuevos, IMPUESTO A LOS BIENES PERSONALES (contribuciones), Impuesto por uso de automóvil, autopistas concesionadas, (obligándote a contratar un pésimo servicio el cual si ocupas por equivocación estas obligado a pagar una multa que supera el 500%).
Los pobres somos nosotros los que vivimos en USA que NO pagamos
Impuesto sobre la Renta si ganamos menos de $3,000 dólares al mes POR PERSONA (más o menos $ 1.500.000.- pesos CHILENOS).
En Chile hasta tienen que pagar por los colegios a cambio de una mala educación, y mira si seremos pobres aquí en EE.UU., que mandamos a nuestros hijos a las escuelas de nuestros barrios o comunidades, que son públicas, en donde hasta nos prestan los libros de estudio previendo que no tienes con qué comprarlos.
A veces me asombra la riqueza de los chilenos que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar 38% anual de intereses, como mínimo.
No como aquí, que apenas llegamos al 8% (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.
Saca la cuenta. ¿Quién es el rico, y quién el pobre? Por último, más del 10% de la población económicamente activa en CHILE NO TRABAJA .
Aquí, en cambio, sólo hay un 4% en la misma situación.. ¿No te parece que el vivir sin trabajar es un lujo que sólo los ricos se pueden dar?
Vamos hermano, te quedaste en CHILE porque eres RICO.
Son los pobres como yo los que nos fuimos a probar suerte a otros lados.
Y son tan ricos allá en Chile que a los jubilados de la Tercera Edad se les saca un 2% de su aporte previsional para financiar las licencias médicas (días no trabajados) de los trabajadores activos ¿En dónde se había dado tanta abundancia para darse esos lujitos que no se dan en los otros países del mundo?
MORALEJA. Ante esta indesmentible realidad sólo hay dos explicaciones:
O los chilenos son más ricos que acá, o son más ESTÚPIDOS. Así de simple.
La segunda opción pareciera ser la que más les calza ¿O no?
Bueno amigo te mando un abrazo y ahí luego me cuentas cómo les sigue yendo por allá…, ¡qué buena suerte la de ustedes!… Lo único malo es que tienen gobernantes manilargos para agarrar el buen billete de todos los chilenos para hacer más ricos a sus amigotes empresarios y familiares.
Atentamente: .Tu pobre amigo inmigrante.

Refregado de cerebros

Por Jaime Ojeda Torrent, Phd U Libre de Bruselas

A propósito de los homenajes del Partido Socialista al Presidente Allende, al cumplirse 110 años  de su nacimiento, oportunidad que por razones más que obvias, se ocultó psico comunicacionalmente,  hablar de su Gobierno. Es oportuno recordar que los Socialistas y Comunista han sido en el mundo los máximos expertos psico políticamente en » Refregados de Cerebros»( REDEC) . Técnica psicológica utilizada para invadir el cociente y el inconsciente de las personas, para calar ideas falsas, como verdaderas en el cerebro de sus víctimas.

Los socialistas, comunistas y afines, son tan excelentes en REDEC, siendo  capaces de convencernos que bíblicamente Abel fue el victimario y Caín la víctima. Y es lo que hoy estamos viviendo análogamente en Chile, respecto de las FF.AA. y los «Terroristas», que durante el Gobierno Socialista Comunista, quisieron imponernos por las armas un cruel dictadura marxista, los mismísimos, que asesinaron fría y cobardemente al Senador Jaime Guzmán y que secuestraron y torturaron al hijo del dueño de El Mercurio.

En nuestro país, socialistas, comunistas y afines, han sido  sido tan eficaces en Refregados de Cerebros, que una gran parte de los ciudadanos los vota por creer que sus recetas para Gobernar son las que Chile requiere en materia política, económica y social, como si pudieran mostrar donde en el mundo han funcionado. No tienen ningún ejemplo, todo lo contrario vean sólo Venezuela, Cuba y Corea del Norte. China en forma subrepticia está abandonando sus postulados.

La verdad donde si, los comunistas, socialistas y afines, dictaron cátedra y son dignos de un premio Nobel, en Refregado de Cerebros, es en materia de DD.HH. En Chile llevan el estandarte, pese a que internacionalmente han superado con creces en número y crueldad a los nazis. Hoy  los chilenos a sus terroristas los ven como víctimas y por ello, son millonariamente indemnizados por el Estado, en cambio  las FF.AA y Policías, encarcelados por combatirlos como enemigos de la patria que fueron.

Una clase magistral en Refregado de Cerebros fue la que dictó la Diputada Comunista que interpeló al Ministro de Justicia y muy pocos de dieron cuenta. Vean como todas las preguntas contenían en su introducción, una repetida un falsedad. Todo fría y vilmente preparado para continuar el Refregado de Cerebros

Allende, el PS y la tragedia de Chile

Por Sergio Muñoz Riveros, Doctor en Literatura U de Amsterdam

El poder de la izquierda en los medios Chilenos

Por José Francisco Cuevas Vila

Los medios de comunicación tienen un rol protagónico en la percepción de la realidad de un país. Por tanto es de esperar que sean extremadamente cuidadosos y que los periodistas sean rigurosos y profesionales, ya que están ahí para entregar una información y no dar su opinión respecto a la información.

Hoy prácticamente existe un cártel de periodistas, son siempre los mismos, quienes a través de su opinión quieren influir en la sociedad. En las pasadas elecciones presidenciales, eran siempre los mismos, Paulsen, Matamala, Rincón, Pizarro, Núñez, Del Río, Saavedra, por nombrar a la mayoría. Quienes con el entonces candidato Piñera fueron letales, parecía más la inquisición, que una entrevista a un candidato presidencial. Le hicieron juicios de valor muy serios y muchas acusaciones, pero finalmente igual gano el presidente Piñera. Curiosamente con Sánchez y Guillier fueron bastante diferentes, y se autodenominan objetivos e imparciales.

Ahora ¿pueden tener aspiraciones políticas los periodistas? Claro que sí. Pero si lo quieren hacer, que entren a la política activa y no utilicen un medio donde las personas no los eligieron, solamente los eligió, el ejecutivo de un canal, no las personas. Más impresentable, es aún si el canal es estatal, como TVN.

El lenguaje genera realidad. Y mientras más se repita la palabra dictadura, inclusión, matrimonio homosexual, adopción homoparental, aborto libre, más se sensibiliza a la sociedad. Ya que todos los canales, en todos los horarios ponen el zoom en esos temas. Y los invitados son los mismos de siempre, para apoyar estas causas. Entre ellos Rolando Jiménez, Boric, Jackson, Vallejos, Cariola, Sánchez, etc.

Ahora que estos periodistas sean de izquierda, no lo creo. Son todos burgueses que trabajan para quienes los financian y dicen lo que les mandan a decir o los convencen, ya que ninguno tiene principios muy sólidos. Y de esto hay mucho, en el impresentable CNN, dicen que Trump se juntara con Putin en Finlandia, probablemente en Julio. Pero dicen el mandatario de Rusia y el magnate Norteamericano. Es decir, Trump no sería el presidente de estados unidos.

Estos periodistas y medios de comunicación están usando la encerrona, lo han hecho con varios, donde ponen un panel donde todos piensan distinto al invitado y le han faltado el respeto muchas veces a muchos invitados, modificando la realidad nacional a través de un panel que no es representativo de la sociedad.  A cualquiera que piense distinto lo tratan de modo grotesco y violento, a José Antonio Kast lo han tratado de Nazi, otra víctima fue Aldo Duque a quien trataron de racista y xenófobo, Tomás Jocelyn- Holt fue considerado un misógino. Es decir no se puede pensar distinto, de lo contrario se asume un tremendo costo.

Estos medios nos quieren hacer creer que todo Chile es de izquierda y no lo es. Todos estos periodistas hablan de la educación estatal pero sus hijos y ellos fueron a colegios privados, tienen Isapre y no Fonasa, poseen autos de alta gama, viven en los sectores más acomodados y sus ingresos los ubican dentro del 2% más rico de nuestro país, pero ellos dicen representar a los más pobres y simpatizar con la izquierda. Lo cual es de un doble estándar propio de la izquierda Chilena, esta sería eso sí, la izquierda chic.

El Ethos del Ejército de Chile

Por Christian Slater Escanilla, Coronel(R) del Ejército de Chile

Homo homini lupus est (El hombre es el lobo del hombre), es la eterna lucha de la que nos habla el filósofo inglés Thomas Hobbes en su famosa obra “Leviatán”, cuando en el año 1651 se refiere al egoísmo del comportamiento humano y los intentos de la sociedad para favorecer la convivencia. Situación que hoy se confirma con la sórdida actitud de unos soldados del Regimiento Calama, donde se confunden agresores y agredidos transformándose -en pocas horas- en la principal preocupación del Alto Mando del Ejército.

Ante la pregunta de los medios de comunicación sobre dos videos en que se aprecia una golpiza a un soldado de la unidad militar en Calama, el Comandante en Jefe del Ejército Ricardo Martínez, señaló: “…ese video y el anterior video demuestran una acción cobarde de soldados conscriptos contra un camarada y eso es repudiable…”. Agregando a continuación: “…obviamente que acá hay responsabilidades de mando y control y esas van a ser despejadas el día viernes…”

Un vergonzoso y repudiable hecho que afecta a una unidad militar y que se suma a otras acciones que, en esta semana, han afectado a integrantes del Ejército. Todas ellas en proceso de investigación para determinar los grados de responsabilidad, el tipo de falta cometida o la posibilidad de existencia de un delito.

Para aquellos que han mandado una unidad militar, saben muy bien -por responsabilidad de mando- lo fácil que resulta terminar con una hoja de vida manchada con rojo.Peor aún, cuando la sociedad, la opinión pública y los Medios de Comunicación, se apuran por culpar de todo lo ocurrido a quienes están al mando de aquellos soldados. No buscan la cabeza ni el cuello de los abusadores. Tampoco la cabeza de sus padres, responsables de su formación, menos aún, admiten -como sociedad- que una vez más han fallado. Hoy, pareciera que los únicos responsables fueran aquellos militares que hace unos pocos días atrás los recibieron en el cuartel a estos jóvenes, para iniciar su servicio militar. Aquí no hubo una irresponsabilidad o una aberración profesional durante una instrucción militar. Nada de eso. Lo que hubo aquí es una acción cobarde de un grupo de soldados conscriptos durante un tiempo de ocio o de descanso. Un grupo de jóvenes representantes de nuestra sociedad. La sociedad que hoy tiene Chile.

Para comprender mejor, basta con observar en nivel de delincuencia de los alumnos de diferentes colegios o universidades que, en las últimas tomas, han destrozado sus establecimientos educacionales. Se suma a ello la escasa edad de los delincuentes que participan en los robos a mano armada, de tiendas, autos, casas o transeúntes. Algo que también es parte del bullying escolar, hasta en los mejores Colegios del país. Jóvenes que en unos años más serán llamados al Servicio militar y oportunidad en que, si cometen un delito, el Ejercito -inmediatamente- será injustamente catalogado como el responsable. No el Estado, no la sociedad, no sus padres, no sus maestros. Tal como hoy, lo estamos viendo en Calama.

Muchos de ellos vienen de familias de alto riesgo social y de barrios o poblaciones donde deben convivir con bandas de delincuentes, con la prostitución, con grupos armados o traficantes de drogas. Un ambiente en que lo peor de nuestra sociedad ha sido el ejemplo de vida para varios de estos jóvenes que recién inician su servicio militar y cuyas malas costumbres y modo de vida han acarreado a los cuarteles militares.

En esta oportunidad, hay una gran diferencia. Ya no están al amparo de la pandilla del barrio. Están bajo la custodia de una institución que, pese a todo, ha hecho, hasta lo imposible, por cumplir y ser consecuentes con lo exigido y recomendado en su reciente manual sobre el Ethos de la Profesional Militar. Un manual donde se consagra, se profundiza y se recomienda, la moral y conducta deseada para un militar. Documento avalado por un sagrado juramento y una espada de Damocles que los obliga a denunciar y perseguir toda falta o delito. Una situación que involucra al propio Comandante en Jefe, responsable de liderar esa visión y de proteger el bien superior: El Ejército de Chile. En eso, el General Martínez ha sido muy claro. La institución no avala ni protege a aquellos que cometan faltas o delitos o atenten contra la disciplina y la conducta que debe observar todo militar. Una tarea que, en beneficio del bien común, debería ser replicada por la sociedad toda.

La sociedad y las familias de los soldados que desean tener una experiencia positiva en su relación con el Ejército de Chile, deben saber que al interior de las unidades militares, donde están sus hijos, existe una cadena de mando con responsabilidades de control para impedir todo acto de indisciplina.

El primer responsable es su Comandante de Escuadra, normalmente un joven suboficial o Clase que debe velar -día y noche- por la salud, bienestar y formación militar de los ocho, diez o doce soldados bajo su mando. Después esta el Comandante de Sección. Un joven Oficial que diariamente debe revistar a sus 30 soldados y con solo mirarlos a los ojos, debería tener la capacidad para detectar su estado de ánimo, preocupaciones y de predisposición al servicio. Así hacia arriba, encontraremos al Capitán, Comandante de la Compañía, al Mayor, Comandante del Batallón y finalmente al Coronel, Comandante del Regimiento. Además, en las horas antes de las 6 de la mañana, al medio día durante el almuerzo y después de las 6 de la tarde, adquieren principal relevancia en el control de los soldados, el Oficial de Ronda, el Oficial de Guardia, el Oficial de Semana y el Clase de Servicio. Por lo mismo, el Comandante en Jefe habla de las responsabilidades de mando y control. Es justamente la investigación ordenada, la que debe determinar quiénes y en qué momento falló un probado sistema de mando y control que, por muchos años, ha sido efectivo y útil para asegurar la integridad de los jóvenes soldados que cumplen con su Servicio Militar. Normalmente no es el sistema el que falla, son las personas encargadas de ejecutarlo las que cometen los errores.

En lo particular, considerando que quienes ingresan al Ejército para ser Oficiales, Suboficiales o Soldados, son una muestra de nuestra sociedad, alarmante situación y motivo más que suficiente para poner especial atención a los procesos de admisión y selección, aumentando su rigurosidad, aunque con ello se impida cumplir con las metas o dotaciones requeridas. Eso, al ingreso y, durante su formación, un exigente sistema disciplinario basado en una irreprochable conducta de superiores y subalternos, donde el trato amable, educado y la acumulación de buenos y positivos ejemplos, deberían ser el mejor sinónimo de liderazgo.

Para terminar, no está de más recordar dos cosas. Primero, es el propio Ejército quien denuncia y persigue estos hechos ya que jamás los aceptará y menos hará una defensa corporativa de aquellos que se apartan del Ethos Profesional Militar. Segundo, no se debiera estigmatizar la difícil y delicada responsabilidad de mando ante situaciones que son inmanejables e imprevisibles. La desmedida asignación de responsabilidades para sancionar situaciones como estas, que han ocurrido anteriormente y probablemente seguirán ocurriendo, solo conseguirá aborrecer el deseado y necesario ejercicio de mando o peor aún estaremos formando comandantes timoratos, débiles, sin carácter e irresolutos. Esos que consultan todo a su Escalón Superior.

He ahí la difícil tarea de quien deberá resolver esta situación que exige la aplicación de las virtudes cardinales de la cual nos habla el Ethos de la Profesión Militar:

·        La Fortaleza, para actuar con decisión e inteligencia,

·        La Templanza, para utilizar adecuadamente la autoridad jerárquica,

·        La Justicia, para dar a cada uno lo que le corresponde,

·        La prudencia, para analizar con total imparcialidad los hechos ocurridos.

Ladra y no muerde

Por Jaime Manuel Ojeda Torrent, PhD.Universidad Libre de Bruselas
El Gobierno como un  gran logro,  presentó una nueva unidad de Carabineros, para enfrentar el terrorismo en la Región de la Araucanía. Unidad policial muy bien entrenada para combates en zonas selváticas, con equipos y tecnología de punta, como  visores infrarrojos, apoyo aéreo, vehículos no tripulados, cámaras térmicas,etc.
Sin duda, que muchos de los aterrados habitantes de la Araucanía, ingenuamente sintieron una gran tranquilidad por lo que está haciendo el Gobierno por su seguridad, como fortalecer técnica y materialmente a Carabineros, para un eficiente y eficaz combate al terrorismo.
La verdad es que de nada sirve dotar a Carabineros de los mejores equipos y materiales para el combate del terrorismo, como tampoco que aumente considerablemente el número de efectivos altamente capacitados en la Región, si no hay una ley antiterrorista que les permita actuar, sin el temor a que los izquierdistas Derechos Humanos, los encarcele por cumplir su misión. Derechos Humanos, que sólo en Chile, ampara terroristas y encarcela a los agentes del Estado.
Sin una ley antiterrorista que blinde legalmente a los agentes del Estado, en el complejo y arriesgado combate al terrorismo, donde para estos delincuentes no hay ni Dios ni Ley. Lo  hecho por el Gobierno, es como haber adquirido y entrenado para la seguridad del hogar, un enorme perro que ladra y pero no muerde.

¡Pongámonos la camiseta!

Por Cristian Labbé Galilea

El mundial de fútbol ha logrado despertar en muchos de nosotros una “sana envidia” (¿?) al ver a los hinchas de los países participantes vibrar con sus selecciones, no sólo en los estadios rusos sino en diversas partes del mundo, incluso en los más variados restoranes de nuestra capital.

Mientras en todas partes campean las caras pintadas, las pelucas de colores, las banderas y las vuvuzelas, nuestros futbolizados parroquianos se limitan a cruzar débiles apuestas o a aventurar osados pronósticos; nada que hacer… ¡no estamos en las grandes ligas!

Lo anterior, a pesar de ser una constatación esencialmente deportiva, advierte sobre un aspecto político estratégico no menor: la importancia de levantar banderas que unan, que movilicen voluntades y que generen sanas pasiones, que consigan que, al margen de las diferencias que siempre van a existir… ¡todos nos pongamos la misma camiseta… la rojita!

Mi escéptico lector estará pensando que esa aspiración no es más que un “delirio mundialero” sin cabida en una sociedad política fragmentada como la nuestra, donde priman los individualismos, los mezquinos intereses, y donde los representantes políticos, que debieran convocar  y movilizar las voluntades ciudadanas, sufren el mayor de los desprestigios.

Quienes así piensan, tienen en parte, algo de razón, pero el punto es que ello ocurre porque desde hace algún tiempo nuestro país perdió lo que los expertos llaman… “el relato”.

Nuestra realidad se mueve sin cuento, sin sueños. Todo no es más que una sucesión interminable de presentes episódicos, datos, estadísticas, acusaciones, recusaciones y de un cuanto hay.

Hemos perdido -no la clasificación al mundial- sino algo mucho más importante, ese reconocimiento que: en lo político, lo económico, lo social, lo aspiracional, a nivel mundial se le otorgaba a nuestro país, y que nos ha disminuido ese entusiasmo que brota cuando se comparte un “destino país”.

Como “todo el que critica tiene que proponer algo…” pienso que un camino (no el único) sería que la sociedad política y en general todos los actores (grandes, pequeños, de allá o de acá)  concentremos los esfuerzos en robustecer ese intangible que podríamos llamar: “el alma nacional”.

Desde una mirada más futbolera, esta mundialera propuesta no tiene nada de sofisticado; es sólo una cuestión de actitud, es equivalente al /chi, chi, chi, le, le, le, chileeeeenochileeeeeno de corazón/.

No se trata de renunciar a nada, sino más bien de reinstalar “un relato”, de activar un intangible, de potenciar las energías disponibles, de nutrir el cuerpo social y productivo de nuestro país, con nuevos bríos y renovado entusiasmo… ¿será mucho pedir?

Por último y conciente de que “el relato” como concepto se ha convertido en un término poco doctoconcluyo que el mundial ha sido una feliz oportunidad para pensar en que debemos cambiar nuestra actitud de “sangre de horchata” y que debemos fortalecer los vínculos sociales y las fuerzas motivadoras que le dan sentido a nuestro ser nacional… ¡de una vez por todas, pongámonos la camiseta!