El conflicto cultural en las Fuerzas Armadas

Por Roberto Hernández Maturana, Coronel Ejército (R)

A raíz del último cambio “masivo” del Alto Mando del Ejército, el Ministro de Defensa ha manifestado que ninguno de los nuevos generales está implicado en hechos relacionados con Derechos Humanos, puesto que ellos egresaron en años muy posteriores a la época del gobierno militar, afirmación que ha causado complacencia en la izquierda y malestar en algunos sectores de militares en retiro. La verdad es que parece lógico, además del natural avance del tiempo, que quienes integraron las filas de la Institución entre 1973 y 1990 hayan dejado las filas de la institución, y que el Ejército quiera tener un alto mando que no sea permeable a ninguna acusación que siga exponiéndola ante la opinión pública. Ya tiene bastante con lo que hoy está viviendo… pasó Carabineros y con seguridad sectores interesados ya estarán hurgando en la Armada y la Fuerza Aérea.

La situación anterior ha hecho que el periodismo político especialmente de izquierda, se pregunte entonces si el Ejercito intenta desvincularse del pasado, pregunta por lo demás bastante majadera y tendenciosa con la que pareciera que ese sector de la prensa quisiera querer “meter el dedo en la llaga”.

La verdad es que las Fuerzas Armadas que sustentan su etos y su característica identitaria institucional en las tradiciones y la historia, no pueden desvincularse de su pasado…, NO PUEDEN, ES PARTE DE SU HISTORIA, no sólo de la historia que desembocó en los hechos de 1973, sino de toda su historia.

Distinto sí es el CÓMO el Ejército se hace cargo de su historia. Esta es una tarea constante y permanente, qué las instituciones armadas desarrollan bajo el concepto de «lecciones aprendidas», tratando de mejorar o corregir falencias para enfrentar situaciones similares en el futuro.

Por lo demás y esto es a mi juicio lo más importante…. Hoy, no sólo el Ejército, sino las FF.AA. tienen un gravísimo problema para poder compatibilizar su normativa interna con los «valores» de la sociedad actual, en que la libertad «a todo evento» se contrapone gravemente con los reglamentos institucionales, especialmente en tiempos de crisis y en el entrenamiento permanente en tiempo de paz.

Así, pareciera que hoy se mira a la función militar como una «pega» más, y no como una “forma de vida” que caracterizaba la vida de quienes abrazaban la carrera de las armas…, y en este país, el verdadero “barrido” que ciertos sectores quieren imponer como norma de vida al interior de las Instituciones de la Defensa y Carabineros, atenta gravemente contra la formación y eficiencia profesional de dichas instituciones. Así, cualquier individuo incluidos los miembros de las FFAA, hoy concurren a la justicia, lo medios de comunicación social, la ley de transparencia, etc., para reclamar lo que consideran la violación de sus «derechos», olvidando que es en las instituciones armadas dónde más deben primar los «deberes». Esto obviamente afecta gravemente conceptos como la disciplina y la verticalidad del mando en la que se basa el funcionamiento de las instituciones castrenses.

¿Se ha preguntado Ud. querido lector como se preparahoy a las FFAA especiales norteamericanas? ¡Su entrenamiento choca constantemente con lo que podríamos entender como “derechos ciudadanos”!… ¿y quién reclama?, ¿o que pasa en los mismos cursos de comandos franceses donde muere gente en instrucción?  ¿Se cuestiona allá de la forma que aquí lo harían, los derechos a los que esos soldados gustosamente renuncian para entrenarse en defensa de su país?

Por lo mismo, en los países del primer mundo, las FF.AA. “convencionales” se usan hoy mayoritariamente en misiones humanitarias, de ayuda en catástrofes, etc. Para misiones de combate, principalmente en el ámbito internacional, son empleadas casi exclusivamente fuerzas especiales, dotadas de una solida moral, espíritu de cuerpo,  y con un claro sentido de la disciplina y de la verticalidad del mando, que parece ser cada día mas débil en las fuerzas convencionales, permeadas por la ideología de los derechos por sobre los deberes.

Hoy el gran problema que viven las Fuerzas Armadas, es el verdadero choque cultural entre sus doctrinas y reglamentos con la desmedida demanda de derechos, en una sociedad cada vez  más  hedonista, donde el internacionalismo, la globalización y la deconstrucción cultural,  parecen estar por sobre el  sacrificio personal y las exigencias de la preparación para la guerra, que no están en las prioridades del ciudadano común.

Lo triste de toda esta situación es que viejos ex soldados, antaño jóvenes subalternos que si fueron educados en el mas irrestricto sentido de la obediencia y verticalidad del mando, son cada vez más olvidados y mueren y languidecen en prisión víctimas de una despiadada venganza que envuelve réditos monetarios para algunos  y políticos para muchos, especialmente de la izquierda y ciertos grupos de derecha, dispuesta a mentir e incumplir sus compromisos de buscar una justicia “justa”, con tal de alcanzar el poder.

Para la sociedad y para las instituciones armadas agobiadas por sus problemas actuales, que no supieron corregir a tiempo, esos viejos soldados hoy no son ninguna prioridad, agobiadas por problemas administrativos de larga data, que no supieron corregir a tiempo. Como siempre algunos pocos, los menos, sacaron provecho  y otros no respondieron por lo que ellos o sus subalternos hicieron o dejaron de hacer…

Es deber del Estado en su conjunto y del Gobierno en particular, cuidar el buen funcionamiento de las  FF.AA.  La defensa es tarea de todos, no solamente de sus militares,  La guerra no la declaran los militares la declaran los políticos;  las Fuerzas Armadas son sólo uno de los instrumentos con los que el Estado busca alcanzar sus objetivos junto a la diplomacia la economía y el manejo de su frente interno.  Descuidar a sus FF.AA. tendrá resultados nefastos para un país y manosearlas para provechos políticos puede tener consecuencias insospechadas y traumáticas como las ya vividas en el pasado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.