¡Por favor, seamos sinceros!

Por Roberto Hernández Maturana

Se evidencia cada día que muchos políticos de derecha – perdiendo sintonía con la ciudadanía – no se la juegan por quienes votaron por ellos y prefieren quedar bien con Dios y con el Diablo, creyendo así que esto les dará réditos en las encuestas y en la próximas elecciones.

Esto que en una primera mirada pareciera ser “conveniente” para sus intereses, a la larga les terminará pasando la factura.

No llama entonces la atención que hoy Joaquín Lavín, declarado “Bacheletista – Aliancista”, político camaleónico y edulcorado, fiel servidor del gobierno militar y antiguo férreo admirador de Pinochet (no olvidar su libro “La revolución silenciosa”, todo un panegírico al gobierno militar), devenido después en crítico del mismo, arrepentido de haber votado por el “sí”, haya sido nombrado en la última encuesta CEP con un 48% de evaluación positiva, con un solo 20% de rechazo.

Ese 20%, obviamente no significa que el otro 80% lo apruebe, sino sencillamente  que muchos de quienes no piensan como él, es decir los votantes de izquierda que no votarían por él, no lo rechazan.

Por el contrario, lógicamente al parecer todo político que toma una posición medianamente clara -sea de derecha o izquierda- tiene un tercio de los encuestados en contra: una desaprobación automática de los que están en las antípodas, que lo rechazan por principio.

Por ello  las encuestas son engañosas,  y especialmente la derecha, preocupada de gobernar “cosísticamente” y con efecto inmediato, traiciona tan a menudo su propio programa de gobierno, olvidando sus compromisos de lograr mayor seguridad, justicia “justa”, probidad y mejoramiento económico.

Pero al final las cosas naturalmente toman su curso, más allá de las acciones de esos políticos y de lo que dicen sesudos periodistas y analistas políticos, convencidos de que la mayoría en Chile somos un conjunto de estúpidos a los que es necesario “traerles la luz” cada día.

No llama entonces la atención del ciudadano común, pero al parecer sí a los políticos y analistas, que al término de la reunión del comité político -que fue liderado, de manera inusual, por el el Presidente Piñera – el jefe de bancada Evópoli, Luciano Cruz-Coke señalara que podría existir una fuga masiva de militantes de los partidos oficialistas para ir a apoyar a José Antonio Kast, advertencia que lanzó tras la renuncia del diputado Ignacio Urrutia a la UDI, quien se sumó a Acción Republicana.

A lo anterior, se suma la muy ovacionada declaración de la Diputada Camila Flores en el último Consejo de RN: «Soy pinochetista y lo digo sin problemas», llamó a sus partidarios a «dejarnos de complejos, porque nosotros cumplimos», también está la reciente reelección de la Senadora Jacqueline van Rysselberghe como presidenta de la UDI, en lo que va pareciendo un lento pero continuo alineamiento de las fuerzas políticas.

Los Chilenos necesitamos dejar atrás los eufemismos y tener las cosas claras sobre sus autoridades o quienes pretenden serlo…, eso se agradece, y que ello sea ahora y no solo en tiempos de elecciones…

Por otra parte, en una muestra clara de incumplimiento a los compromisos  contraídos y al programa propuesto a todos los chilenos, el gobierno de Sebastián Piñera persiste en mantener la injusta situación procesal y penal que aflige a cientos de ex uniformados, la mayoría hoy ancianos, que son perseguidos bajo un sistema procesal penal derogado en Chile el año 2005, pero que continúa aplicándose sólo al ellos, acusados y condenados muchas veces solo a base de testimonios vagos y sin pruebas concretas, y a los que se les niega persistentemente cualquier beneficio penitenciario, no importa la irreprochable conducta antes o durante la prisión del ex militar.

De esta forma, el Ministro de Justicia Hernán Larraín manifestó que el gobierno no recurriría al Tribunal Constitucional para impugnar el proyecto de ley sobre libertades condicionales, que hoy se tramita en el congreso y que ya aprobara la Cámara de Diputados, reformando  el sistema de libertad condicional para las personas condenadas a penas privadas de libertad, y que endurece los requisitos para los sentenciados por violaciones a los derechos humanos (léase ex uniformados),  incorporando requisitos adicionales para postular a dichos beneficios, como el «cumplir con los dos tercios de su condena» y «haber colaborado sustancialmente en el esclarecimiento de los delitos», o bien «haber aportado antecedentes serios y efectivos en otras causas criminales similares, además de haber manifestado arrepentimiento mediante una declaración pública que signifique una condena inequívoca a los hechos y conductas por las cuales fue condenado y por el mal causado a las víctimas y familiares».

Así, el ministro Larraín sostuvo que el Ejecutivo iba a esperar el fallo del TC “sin otra intervención”, aludiendo a que ya habían argumentado su posición durante la tramitación del proyecto en el Congreso, aunque agregó, solo se remitirán a enviar un informe con observaciones al tribunal, pero en ningún caso se harán parte del proceso y, por tanto, no enviarán un abogado a alegar a ese tribunal.

Deja en claro entonces el Ministro, la verdadera posición del gobierno, que una vez más y por segunda vez, traiciona los compromisos adoptados con el “mundo militar en retiro”… en las campañas electorales de Sebastián Piñera en 2009 y  2017.

Sin embargo, poco a poco las cosas comienzan a sincerarse entre nuestros políticos. Los diputados de la UDI Juan Antonio Coloma y Osvaldo Urrutia le pidieron hoy al gobierno hacerse parte del proceso que se abrió en el Tribunal Constitucional en torno al proyecto de ley de libertades condicionales.

La normativa efspachada en noviembre pasado por el Congreso, fue impugnada por los diputados y senadores de RN y la UDI, bajo el argumento de que parte del texto contravendría una serie de derechos consagrados en la Constitución.
En concreto, el requerimiento de los parlamentarios oficialistas pide al organismo dejar sin efecto el artículo 3° bis, el que establece que en caso de delitos de lesa humanidad, los condenados deberán haber cumplido, al menos, dos tercios de la pena, haber colaborado de manera sustancial con la investigación y haber manifestado “arrepentimiento” por los crímenes cometidos, requisitos que, a juicio de los requirentes, harían prácticamente imposible que esa población penal pueda optar al beneficio.

Los diputados fueron más allá y apelaron ante Larraín, manifestándole que “el Ministerio que usted dirige, y el gobierno del cual formamos parte, no puede ni debe permitir que disposiciones contenidas en esta ley nazcan a la vida jurídica, porque sería la consagración de la venganza por sobre el derecho, ya que la libertad condicional en los términos planteados constituiría una infracción grave a los derechos humanos…”.

El gobierno hasta este momento prefiere hacerse el sordo, sigue mirando las encuestas, pensando en ellas  en forma oportunista, olvidando que ellas son una fotografía del momento. Pero más que fotografías, la gente al final quiere ver una radiografía…, algo más profundo, algo que le muestre el alma, el interior de quienes les gobiernan…, y eso al final es lo que queda. Por ello, hoy pareciera que aburridos de ambigüedades y este “buenismo maniqueo” impuesto por foros y organismos internacionales,  los ciudadanos se están sincerando en sus posiciones…, quieren identificar claramente a sus políticos: sean de derecha o de izquierda, y ello no significa necesariamente la eliminación del otro… sino el ejercicio democrático de las mayorías… Los del “centro” deberán escuchar lo que un vez dijo Abraham Lincoln, presidente de los EEUU: Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

2 comentarios en “¡Por favor, seamos sinceros!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.