La pandemia política chilena…. Chile después del confinamiento

Por Roberto Hernández Maturana

Chile vive una espiral de desobediencia y enfrentamiento que se ha manifestado en forma creciente desde el 18 de Octubre de 2019, adormecidos hoy por una parte por la pandemia del COVID 19, pero, paradojalmente agravada debido a la misma, siendo cada vez más claro que la clase política «no da el ancho», con un congreso desautorizando al gobierno y viceversa; políticos promoviendo indicaciones y proyectos de ley abiertamente inconstitucionales; ataques físicos y verbales a las FF.AA.  y Fuerzas de Orden; destrucción de bienes públicos y privados; atentados y abiertos llamados a la insurrección en la Araucanía; unidades militares y de Carabineros asaltadas; monumentos profanados, , patrullas de Infantería de Marina y del Ejército atacadas en el ejercicio de sus funciones, ataques, Iglesias quemadas etc., evidenciándose así una descomposición social, de la que nuestros nuestros actores políticos son responsables, y una opinión pública sumida en la confusión, avivada por los medios de comunicación social. , pendientes en subir el rating, mas que en en transformarse en un elemento de cohesión social, donde la noticia que importe es la sensacionalista; Con un Presidente progresivamente rechazado por sus electores, ante el no cumplimiento de sus compromisos de programa electoral, y vanos intentos éste de ser aceptado  por la izquierda, en pugna con el Poder Legislativo, ninguneado por el Poder Judicial, sin control del orden del orden público ante la violencia de la izquierda y con el país sumido en la incertidumbre.

El caos existente deja en evidencia un proceso de descomposición de la democracia, en que apreciamos el atrincheramiento de una clase política, en la que la ciudadanía se siente cada vez menos representada, ante el agravamiento de sus necesidades, acosada además por la violencia, el terrorismo y el narcotráfico, con una oposición empeñada en el fracaso de Piñera, al que ha  obligado a comprometer los ahorros del Estado y de la gente ,comprometiendo las arcas fiscales, al punto de vulnerar la Seguridad Nacional.

Así las cosas, al Presidentlo único que parece sostenerlo hoy es el apego de las FF. AA. a la ley y la Constitución que el mismo ha traicionado, al permitir un plebiscito derogatorio, ante la presión de la oposición,  amedrentado por la violencia desatada en Octubre pasado; y aún así las sigues maltratando y manoseándolas. De esta forma ¿Cómo sostenemos la realidad de unas FF. AA. no participativas y no deliberantes más allá de los resguardos legales y constitucionales?, ¿Estamos o no empujando a las Fuerzas Armadas en las circunstancias actuales, a situaciones que las involucren en la contingencia política?

Difícil encrucijada tienen los Jefes de las Instituciones armadas y de orden y seguridad.

Evidentemente las condiciones de hoy son distintas a las de 1973, cuando vivíamos en un mundo bipolar, y en el mundo, y especialmente en Chile, una derecha y una izquierda muy definidas. El globalismo imperante hoy, empujado por el neo comunismo y la izquierda mundial, provocarían con seguridad un repudio mundial a una intervención militar, mayor aún a aquél que vivimos el 73. Estados Unidos parece cada vez menos dispuesto a intervenir, aunque sea ideológicamente en el concierto internacional, y al mismo tiempo cada vez más dispuesto a ceder espacios de poder regionales a viejas viejas potencias rivales como Rusia, o nivel mundial a potencias emergentes como China. Un ejemplo casero lo vemos en nuestro propio país… ¡Hace un año y medio que EE. UU. no nombra un embajador en Chile!, y su gobierno deja cada vez más en evidencia que los problemas del mundo hoy, a diferencia de 1973, no son su prioridad… «América primero».

¿Y en Chile? Las viejas instituciones son cuestionadas, la clase política desprestigiada, el poder judicial victima del cuoteo político, la iglesia ya no es un referente. La derecha  vota  con la izquierda y paradojalmente tenemos un gobierno de derecha que gobierna para la izquierda y como lo dice el mismísimo Ministro de Interior, la derecha vive «una crisis de convicciones», manteniendo así a la ciudadanía sumida en la incertidumbre.

Entonces, cuál sería el propósito de una intervención militar… ¿un gobierno refundacional de larga duración?, ¿una intervención transitoria al estilo boliviano?, ¿una intervención de un par años para evitar un conflicto civil y llamar a elecciones?…

En todos los casos el costo sería altísimo en vidas y sufrimiento, que con seguridad las FF.AA. y de Orden no están dispuestas a pagar; más aún, viendo la persecución implacable que hasta hoy vive la generación de 1973, especialmente de quienes siendo jóvenes oficiales subalternos, suboficiales o soldados, debieron intervenir cumpliendo órdenes de sus superiores, para evitar una guerra civil, viviendo hoy  en el ocaso de sus vidas, el abandono de quienes alguna vez le imploraron su intervención, la indiferencia de la sociedad, y de ellos mismos (las actuales FF.AA y de Orden).

Es difícil prever que pasará en Chile cuando vuelva la “nueva normalidad”. Quienes alguna vez vivimos una historia parecida, vemos con preocupación la incubación de “nuevas” viejas ideas, que nos encaminan al odio, la descalificación, y el enfrentamiento.

La tragedia de nuestro tiempo es que la izquierda se ha mostrado tremendamente eficiente para alcanzar el poder…, y tremendamente ineficiente para administrarlo. Y la derecha, cuyo plus era su eficiencia para gobernar, hoy se ha mostrado incapaz de gobernar en la crisis y ejercer su autoridad.

Hoy, difícilmente alguien podría pronosticar si nos encaminamos a un gobierno de izquierda dura, o hacia una derecha populista y demagógica, tan bien representada por Joaquín Lavín.

Ninguna de esas perspectivas se ven muy halagüeñas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.