¿Podrá el Odio Salvar a Michelle Bachelet?

big-brother-1984

Chile es parecido al país de “1984” de Orwell. Cuando en aquél el gobernante totalitario (léase “marxista” en el caso de Chile), se veía en algún apuro de imagen, concitaba a la ciudadanía a “un minuto de odio” contra el oficialmente declarado enemigo público número uno del régimen, que se llamaba Emmanuel Goldstein y, para efectos locales, Augusto Pinochet.

Acá la gobernanta marxista actual, afectada como nunca en su popularidad por las razones de todos conocidas, en este minuto está logrando convocar y distraer a la ciudadanía con su “minuto del odio”, resucitando un episodio ya aclarado, juzgado y terminado, el “caso Quemados”.

Y Carmen Gloria Quintana reapareció inmediatamente, por supuesto, ante los focos de la TV y se puso desde la partida al rescate de Michelle Bachelet. Lo irónico es que el 99,9% de los chilenos ya estaba convencido por la propaganda marxista de la mentira de que los militares habían quemado a Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana, pese a que la justicia (antes de ser copada por los marxistas) había establecido lo contrario como “verdad judicial”.

Ahora esta maniobra publicitaria, obtenida a partir de un ex militar que, con 29 años de atraso, ha experimentado una repentina epifanía o ha sido suficientemente motivado como para “darse vuelta la chaqueta”, o ambas cosas, lo ha venido a confirmar. El 99,9% de los chilenos, que de acuerdo a las normas del derecho y la razón, como normalmente sucede, estaban equivocados, ahora resulta que ¡estaban en lo cierto! “Tontilandia es así”, diría Jenaro Prieto.

Pero la opinión pública se maneja y es llevada de aquí para allá y de allá para acá a través de los medios. La maniobra político-propagandística es burda, ridícula, agujereada por múltiples contradicciones internas que no resisten ni siquiera el menor análisis lógico ni jurídico.

 

Enlaces anteriores:

¿No nos contagiaremos?

Curiosa reactivación de 6 casos de Derechos Humanos

De terrorista a sicario

¿No nos contagiaremos?

a326a043a05f26b66381f759b5b89316

La mandataria debe afrontar el desencanto popular, los deseos de impeachment de la oposición, la corrupción y una economía agrietada. Brasil se encuentra en una profunda desdicha y la presidenta Dilma Rousseff vive su propia tragedia política. El gigante sudamericano no levanta cabeza: la corrupción se amplifica, la economía no da señales de mejoramiento, la popularidad de la mandataria está por los suelos y cada vez más piden su destitución.

La indignación popular –especialmente generada por el escándalo de Petrobras– es el reflejo de un país que ha dejado de creer luego del espectacular boom económico que vivió en 2010, cuando todo eran aplausos y se lo consideraba como sólida potencia política y financiera.

Rousseff lleva seis meses de su segundo mandato, pero el gobierno tiene una aprobación semejante al fin de su administración luego de una pobre gestión: un 7,7%, de acuerdo a la encuesta realizada esta semana por la firma MDA bajo encargo de la Confederación Nacional del Transporte (CNT). La figura de Rousseff tiene el 15,5% del apoyo. Además, el 70,9% de los consultados consideró que el gobierno actual es «malo o pésimo».

Incluso, desde la oposición se reclama llevarla a un juicio político para discutir la destitución. Para completar el cuadro crítico, existe un divorcio entre el gobierno y el Parlamento.

David Fleischer, profesor de política en la Universidad de Brasilia, dijo a El Observador que en Brasil existe una crisis política, entre la presidenta y el congreso y con el PMDB, y añadió que la mandataria «está muy sola» y que es «posible» que «no termine su mandato en 2018».

Rousseff intenta enfrentar la situación «generando una agenda positiva, pero es muy difícil», afirmó Fleischer de la Universidad de Brasilia.  Ante este panorama, la mandataria prefiere mantenerse firme. «Yo no voy a caer», afirmó Rousseff durante una entrevista con el diario Folha de Sao Paulo a principios de julio, en relación a rumores de renuncia o de una destitución parlamentaria.

 

Enlaces anteriores:

Curiosa reactivación de 6 casos de Derechos Humanos

De terrorista a sicario

En estado crítico carabinero baleado en Peñalolén