Hacia un «punto final» en los casos de DD.HH

ravinet1_816x544

El ex ministro de Defensa de Sebastián Piñera y Ricardo Lagos, Jaime Ravinet, afirmó que se debe buscar «la verdad, la justicia y la prescripción». Se trata de un ex militante DC que nunca se sintió cómodo en un conglomerado político que también integraban marxistas.

Propuso «punto final» en los procesos judiciales por derechos humanos y desmintió la existencia de un pacto de silencio entre ex militares y agregó que el Ejército ha colaborado en esclarecer los casos durante la democracia.

Ravinet planteó que se deben establecer plazos para acortar los procesos, ya que según él, no se pueden extender por años. «Una de las instituciones fundamentales de la paz social es la verdad, la justicia y la prescripción. El tiempo cura todo», aseveró.

En cuanto a los llamados crímenes de lesa humanidad, el ex ministro subrayó que en algún momento «hay que establecer ciertas condiciones y reglas para que, al menos, el proceso se agilice», resaltando que alargar las causas es «perjudicial».

«Las reglas son parejas y deberían ser para todos», dijo Ravinet aludiendo a la tan necesaria igualdad ante la ley en nuestro país. Sus dichos son acertados, en un momento en que el gobierno ha desplegado una ofensiva comunicacional basada en la reactivación de causas por derechos humanos.

Chile merece que sus ciudadanos sean tratados por la justicia como iguales. No hay personas de primera y segunda categoría.

 

Enlaces anteriores:

El encubrimiento de la verdad

Prensa condenó por adelantado a inculpados por caso quemados

Sin Verdad, sin Derecho, sin Destino

¿Podrá el Odio Salvar a Michelle Bachelet?

big-brother-1984

Chile es parecido al país de “1984” de Orwell. Cuando en aquél el gobernante totalitario (léase “marxista” en el caso de Chile), se veía en algún apuro de imagen, concitaba a la ciudadanía a “un minuto de odio” contra el oficialmente declarado enemigo público número uno del régimen, que se llamaba Emmanuel Goldstein y, para efectos locales, Augusto Pinochet.

Acá la gobernanta marxista actual, afectada como nunca en su popularidad por las razones de todos conocidas, en este minuto está logrando convocar y distraer a la ciudadanía con su “minuto del odio”, resucitando un episodio ya aclarado, juzgado y terminado, el “caso Quemados”.

Y Carmen Gloria Quintana reapareció inmediatamente, por supuesto, ante los focos de la TV y se puso desde la partida al rescate de Michelle Bachelet. Lo irónico es que el 99,9% de los chilenos ya estaba convencido por la propaganda marxista de la mentira de que los militares habían quemado a Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana, pese a que la justicia (antes de ser copada por los marxistas) había establecido lo contrario como “verdad judicial”.

Ahora esta maniobra publicitaria, obtenida a partir de un ex militar que, con 29 años de atraso, ha experimentado una repentina epifanía o ha sido suficientemente motivado como para “darse vuelta la chaqueta”, o ambas cosas, lo ha venido a confirmar. El 99,9% de los chilenos, que de acuerdo a las normas del derecho y la razón, como normalmente sucede, estaban equivocados, ahora resulta que ¡estaban en lo cierto! “Tontilandia es así”, diría Jenaro Prieto.

Pero la opinión pública se maneja y es llevada de aquí para allá y de allá para acá a través de los medios. La maniobra político-propagandística es burda, ridícula, agujereada por múltiples contradicciones internas que no resisten ni siquiera el menor análisis lógico ni jurídico.

 

Enlaces anteriores:

¿No nos contagiaremos?

Curiosa reactivación de 6 casos de Derechos Humanos

De terrorista a sicario

Curiosa reactivación de 6 casos de Derechos Humanos

Delito-Prevaricacion

Los hechos relativos a causas de DDHH se han tornado vertiginosos durante las últimas semanas. Resulta curioso, ya que coincide con la pésima evaluación ciudadana de Bachelet, con los casos de corrupción política, y el conflicto con los profesores.

Este viernes y luego que se conocieran nuevos antecedentes en el «Caso Quemados» se conoció que los siete involucrados deberán enfrentar a la justicia, seis de ellos como autores y uno como cómplice de los hechos ocurridos en 1986.

Al perecer fue el corolario de la acción prevaricadora de los jueces. ¿Se habrán concertado para dictar resoluciones al mismo tiempo con el afán de copar la agenda informativa nacional? ¿Y de ser así, que tipo de acciones gubernamental hubo sobre los tribunales supuestamente imparciales y objetivos?

También la opinión pública conoció novedades en el caso Víctor Jara. En la resolución, Vázquez procesó como autores de los delitos de homicidio calificado a los ex miembros del Ejército: Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Jorge Smith Gumucio, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso.

En el caso Frei Montalva, el 19 de mayo, y luego que el caso fuera cerrado en octubre de 2014, la Corte de Apelaciones de Santiago ordenó reabrir la investigación por la muerte del ex Presidente a solicitud de la defensa del doctor Valdivia, y los querellantes en la causa: Carmen Frei y el Consejo de Defensa del Estado (CDE).

Caso Degollados: ha vuelto a reflotar luego de que la Corte de Apelaciones otorgara libertad condicional a Alejandro Sáez, uno de los condenados a cadena perpetua por los asesinatos. Familiares de las víctimas han denunciado el hecho y han presentado recursos para que se revoque el beneficio.

Operación Colombo: Hernán Crisosto, ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los DDHH de la Corte de Apelaciones de Santiago, condenó el pasado  miércoles a 76 ex miembros de la DINA por el secuestro calificado del militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Sergio Arturo Flores Ponce,, víctima de la denominada “Operación Colombo”. El ministro dictó una condena de 13 años de presidio, en calidad de autores, a Manuel Contreras, César Manríquez, Pedro Espinoza, Marcelo Moren, Miguel Krassnoff y Raúl Iturriaga.

Caso Gervasio: El pasado 28 de mayo el Servicio Médico Legal exhumó el cuerpo del cantautor uruguayo Gervasio para establecer si se trató de un crimen o un suicidio, tras petición de su hermana Blanca Viera.

 

Enlaces anteriores:

De terrorista a sicario

En estado crítico carabinero baleado en Peñalolén

El Estado de Derecho puesto en duda

Violación sistemática de Derechos Humanos en Punta Peuco

mgr_puntapeuco

Las personas mayores privadas de libertad en el penal de Punta Peuco están siendo vulneradas en sus derechos fundamentales. El régimen intra-penitenciario que les ha impuesto Gendarmería no les permite acceder a beneficios propios de su edad y deterioradas condiciones de salud.

Las convenciones y tratados internacionales suscritos por Chile y, por lo tanto plenamente vigentes para todos nuestros ciudadanos, imponen la obligación al Estado de adoptar las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos tales derechos y libertades.

Los exuniformados no reciben “Cuidados paliativos”. La atención y cuidado activo, integral e interdisciplinario de pacientes cuya enfermedad no responde a un tratamiento curativo o sufren dolores evitables, es un derecho humano, que busca mejorar su calidad de vida hasta el fin de sus días.

En Punta Peuco los presos son sometidos a “Discriminación”. Cualquier distinción, exclusión, restricción que tenga como objetivo o efecto anular o restringir el reconocimiento, goce o ejercicio en igualdad de condiciones de los derechos humanos, es un atentado a la dignidad personal.

Tampoco se les garantiza un “Envejecimiento activo y saludable”. Es el proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, mental y social, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable.

Lo más grave, son sometidos a “Maltrato”, ya que Gendarmería y sus medidas les produce daño a su integridad física, psíquica y moral, y vulnera el goce o ejercicio de sus derechos humanos y libertades fundamentales.

 

Enlaces anteriores:

Prevaricación judicial, un delito que no prescribe (4)

Los Derechos Humanos de las personas mayores

El populista alienta la lucha de clases

Los Derechos Humanos de las Personas Mayores

manos-mayores

La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y la Declaración Universal de los Derechos Humanos han reafirmado la necesidad de consolidar un régimen de libertad individual y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos fundamentales de la persona.

Los organismos internacionales señalan la obligación de eliminar todas las formas de discriminación, en particular, por motivos de edad; resaltando que la persona mayor tiene los mismos derechos humanos y libertades fundamentales que otras personas, y que estos derechos, incluido el de no verse sometida a discriminación fundada en la edad ni a ningún tipo de violencia, emanan de la dignidad y la igualdad que son inherentes a todo ser humano.

Surge la evidencia de dar cumplimiento a las leyes y programas de prevención de abuso, abandono, negligencia, maltrato y violencia contra la persona mayor, y la necesidad de contar con mecanismos nacionales que protejan sus derechos humanos y libertades fundamentales.

En Chile estas normas tienen plena vigencia y los órganos del Estado y la Justicia son los encargados de velar por su cumplimiento. Sin embargo, el respeto a los Derechos Humanos de las personas mayores que están presas en el penal de Punta Peuco no se aplican, ya que se les niegan beneficios intra-penintenciarios para los cuales cumplen los requisitos legales.

Muchos de los internos cuya dignidad no es garantizada, padecen enfermedades crónicas y se encuentran permanentemente en cama. Es urgente que la autoridad política y los tribunales den cumplimiento a las convenciones y tratados internacionales suscritos por nuestro país.

 

Enlaces anteriores:

El populista alienta la lucha de clases

Situación de Derechos Humanos en Punta Peuco

Hermógenes Pérez de Arce habla de Chile

Situación de Derechos Humanos en Punta Peuco

Penal de Punta Peuco

Penal de Punta Peuco

Gendarmería ha implementado acciones administrativas tales como obligar e los internos a formarse para inspección, cuatro veces al día. También redujo sus horarios de visita, con un control minucioso y lento para disminuir el tiempo de permanencia. La pregunta lógica es si dichas medidas nacen de las autoridades penitenciarias u obedecen a directrices de gobierno.

Los presos de Punta Peuco tienen un nivel cultural alto, ya que egresaron de Escuelas Matrices, con cursos de especialidad y de idiomas. Hay enfermos crónicos que no se levantan de sus camas; sin embargo, y pese a su avanzada edad, mantienen orden y aseo de los espacios.

A todos se les impide el acceso a la  computación y a la telefonía, como si el castigo, impuesto por la sentencia, fuera más allá del encierro o, pudieran usar la tecnología para generar algún daño.

Hace algún tiempo fueron sometidos a o una inspección de amanecida con perros. Son hechos expresivos de una falta de respeto hacia los derechos humanos de los condenados.

 

Enlaces anteriores:

Hermógenes Pérez de Arce habla de Chile

Comentario de Fernando Villegas

 El partido comunista dicta pauta al gobierno de Bachelet

Condenados por delitos de DD.HH. exigen sus derechos legales

gendarmes-3-1900x700_c

Cuatro recursos de protección fueron presentados por un grupo de nueve uniformados en retiro del Ejército, Armada y Carabineros, recluidos en el penal Punta Peuco. Ellos denunciaron ser víctimas de un trato desigual por parte del Tribunal de Conducta de ese recinto.

Dicho tribunal tiene la facultad de calificar a los internos en base a su conducta, así como también incluirlos en talleres, cursos y trabajos. En base a estos antecedentes, Gendarmería los cataloga en lista uno y lista dos.

El recurso presentado en la Corte de Apelaciones fue interpuesto por el abogado Maximiliano Murath. Explicó que sus representados fueron notificados el 5 de mayo de su inclusión en la “lista dos”, aún cuando, detalla, participaron en talleres, tuvieron buena conducta y han cumplido el “tiempo mínimo exigido”. Murath puntualiza que la decisión del Tribunal de Conducta de Punta Peuco se aplicó “arbitrariamente”.

La actitud de Gendarmería es inexplicable, ya que el 30 de junio envió cuatro informes reservados al tribunal de alzada. Entre otros puntos, dice que los reos tienen un “bajo compromiso delictual” y que “corresponde a la Comisión de Libertad Condicional la facultad exclusiva de resolver la concesión o no del beneficio”.

Esta situación se arrastra desde hace años y representa un entredicho a la igualdad ante la ley de todas las personas en nuestro país.

 

Enlaces anteriores:

Gobierno insiste en no otorgar beneficios a condenados por DDHH

Diputado comunista niega igualdad ante la ley en Chile

La imagen del gobierno en el exterior