Educación en Finlandia, la fórmula del éxito (2)

gfgfgfgfgfg

La política educativa es responsabilidad del Ministerio de Educación. La Dirección Nacional Finlandesa de Educación coopera con el Ministerio a fin de desarrollar los objetivos, el contenido y los métodos de enseñanza para la educación primaria, secundaria y de adultos. La administración de la educación a nivel local es responsabilidad de las autoridades locales, o sea, fungen como entidades  proveedoras de servicios educativos.

La educación es financiada por medios públicos: El 99 por ciento de las instituciones de educación básica estan públicamente financiadas, siendo el porcentaje de las instituciones de educación secundaria superior general y de formación profesional públicamente financiadas, del 98 y 70 por ciento, respectivamente.

Autonomía educativa: Las entidades proveedoras de servicios educativos determinan el grado de autonomía que se concede a las escuelas. Las escuelas están autorizadas para impartir servicios educativos de acuerdo con sus propios arreglos administrativos, con tal de que las funciones básicas determinadas por las leyes sean respetadas.

Evaluación en vez de inspección: No hay ningún sistema de inspección separado de la escuela, y las visitas de inspección a las escuelas efectuadas por las autoridades estatales han sido suprimidas. Las actividades de las entidades proveedoras de los servicios educativos están guiadas por la legislación y los currículos nacionales. El sistema se sustenta en la competencia de los profesores empeñados en cumplir con los objetivos establecidos en los currículos. Se ha concedido un papel importante tanto a la autoevaluación como a la evaluación externa.

 

Enlaces anteriores:

Un cacerolazo que se escuchó, y fuerte

El populismo fabrica la verdad

Libro «Procesos sobre violación de derechos humanos»

Educación en Finlandia, la fórmula del éxito (1)

finlandia university 080009 144031

Uno de los objetivos centrales de la política de educación finlandesa es darles a todos los ciudadanos las mismas oportunidades de acceso a la educación, sin importar la edad, lugar de residencia, situación económico-social, sexo o lengua materna.

Los libros de texto y otros materiales necesarios para el aprendizaje son gratuitos en los niveles preescolar y básico. En la educación básica también el transporte de ida y vuelta a la escuela corren a cargo de la entidad proveedora de los servicios educativos.

La orientación educativa (los servicios de tutoría) es esencial  para alcanzar la igualdad en la educación. En los primeros seis años de enseñanza básica, la orientación está integrada en la enseñanza regular, mientras que los currículos en los niveles superiores de la educación básica y en la educación secundaria superior incluyen lecciones específicas de orientación educativa.

El propósito es apoyar, ayudar y orientar a los alumnos para que  alcancen el mejor resultado posible en sus estudios y, además, para que estén capacitados para tomar las decisiones correctas y apropiadas referentes a las opciones alternativas de su educación y carrera futura.

La enseñanza obligatoria empieza a los siete años. Después de nueve años de educación básica, es posible elegir dentro de la educación secundaria superior entre los estudios generales o los de formación profesional y, posteriormente, pasar a una escuela superior profesional o a una universidad.

Chile merece avanzar en una educación inclusiva y de calidad que garantice la formación del capital humano, necesario para el desarrollo.

Enlaces anteriores:

El populista usa y abusa de la palabra

El Estado de Derecho

El populismo busca líderes carismáticos