Alberto Ayala, el fiscal investigado

radio-magallanes

Ministerio Público informó al fiscal jefe de la Zona Metropolitana Oriente, Alberto Ayala, que se abrió una investigación en su contra. «El fiscal Regional Alberto Ayala ha sido informado de que la Fiscalía Nacional decidió abrir una indagatoria a su respecto», sostuvo la autoridad.

El anuncio se da en el contexto de los datos que involucran en un esquema de filtración al fiscal Alberto Ayala, quien –según fuentes de la Fiscalía– entregaba información de la causa SQM al ex ministro Rodrigo Peñailillo. Fuentes del Ministerio Público afirman que la declaración de Cristián Vargas, ex subdirector jurídico del SII, frente a la fiscal Carmen Gloria Segura, habría confirmado las sospechas la semana antepasada.

De acuerdo a versiones emanadas desde el interior del Ministerio Público las motivaciones de Ayala habrían sido políticas, debido a su interés por convertirse en el próximo Fiscal Nacional.

Enlaces anteriores:

Chilenos en las FARC

Exclusivo Chile Merece: los mails entre la guerrilla FARC y el Partido Comunista chileno

Bachelet, Jorrat, Peñailillo, Martelli, Rosenblut

Bachelet, Jorratt, Peñailillo, Martelli, Rosenblut

Michel Jorrat

Michel Jorrat

Una historia que parece una novela. Peñailillo -la mano derecha de Bachelet- contacta a Arenas para que trabaje para la precampaña. Arenas en realidad trabaja para la Universidad de Chile full time, pero acepta el trabajo igual. Es decir, la Universidad de Chile pasó a financiar en parte la precampaña de Bachelet.

Bueno, la historia sigue. Arenas, ya fichado, contacta a Jorratt para que trabaje en el programa de Bachelet en la reforma tributaria y le ofrece una compensación económica. Inicialmente le pide media jornada, pero transan en más o menos un día a la semana. Para los pagos le pide que se contacte con un señor Martelli y así arreglar los detalles de las boletas. Pero Jorrat no conoce a Martelli, y se citan en un café de Providencia. Se dan señales físicas para reconocerse. Finamente se conocen, y Martelli le hace firmar un contrato, ciertamente fraudulento, que Jorratt firma igual. La reunión es breve, dura 15 minutos. La trama ha sido activada.

Jorratt entonces emite boletas todos los meses para la empresa de Martelli, pero trabaja para Arenas, que a su vez trabaja para Peñailillo, que a su vez trabaja para Bachelet con los recursos que mueve Rosenblut (presidente de una empresa que será regulada por el gobierno para el cual él recauda los fondos). Peñailillo es quien asigna finalmente los recursos que recauda Martelli.

Lo sorprendente es que todos ellos van a iniciar una noble gesta para modificar el sistema tributario, donde -según dicen- las grandes empresas eluden impuestos. Notable, ya que la máquina montada era con esas mismas empresas que según ellos pagaban pocos impuestos y además los eludían. Se transforman así en los adalides de la justicia tributaria en el país. En esa cruzada santa encuentran boletas de sus adversarios políticos en una empresa, y usando todo el poder de Impuestos Internos (manejado por Jorratt y dirigido por Arenas en el gobierno de Bachelet) se lanzan en picada contra la empresa y los políticos asociados. Asestan así un golpe mortal a sus adversarios, que quedan reducidos a cenizas; algunos incluso en la cárcel.

Pero como en todo thriller, la trama da un vuelco que resulta insospechado.  En ese mismo caso en que eran los grandes justicieros aparece una “arista” que lleva a otra empresa, que era justamente una de las que financiaba a los justicieros. Los buenos eran los malos. Así, no sólo aparecen políticos del sector de gobierno implicados en las boletas, sino que los mismos justicieros aparecen con las boletas. Se inicia el descontrol. Peñailillo, usando las atribuciones del poder, hace saber a Jorratt que los datos de esa empresa no deben llegar a los fiscales. Hacen una extraña jugada en que el directorio de esa empresa se rehúsa a dar antecedentes que les da un par de semanas de trabajo. Entonces Peñailillo (según versión de Jorratt) le indica vía Arenas, que en esa ventana de tiempo hay que sacar todos los antecedentes de la empresa, aunque sea utilizando camiones.

Es decir, Bachelet estaba usando el poder del gobierno para obstruir la justicia, y usando al Servicio de Impuestos Internos para atacar a sus adversarios políticos, escondiendo sus propias faltas. El desenlace ya es conocido. La reforma tributaria es un verdadero mamarracho. Peñailillo y Arenas son despedidos del gobierno, y Jorratt también a poco camino. Rosenblut es despedido de Enersis. Jorratt es llamado a declarar (de ahí sabemos esta historia) como imputado, y Peñailillo también deberá declarar.

Y de toda esta increíble historia, Bachelet sostiene no saber absolutamente nada. ¿Alguien lo puede creer? De ser así, ¿está gobernando realmente?

Hugo Cárcamo San Martín

Enlaces anteriores:

Reflexiones sobre el «caso quemados» y sus implicancias

Narco dólares financian delitos en la Araucanía

Hacia un «punto final» en casos de DD.HH

El encubrimiento de la verdad

AR-150609946

El gobierno, en su desesperación por los graves problemas políticos y económicos que vive el país como secuela de sus errores, trata de desviar la atención hacia otras materias. Es así como ha utilizado el caso “Quemados’’ en beneficio propio.

Bachelet insistió en pedir públicamente a los chilenos que los ex uniformados que cuentan con información sobre violaciones a los derechos humanos colaboren con la justicia. La forma de plantearlo busca poner a los uniformados en retiro en una situación de desventaja frente a los demás ciudadanos.

Bachelet sostuvo que «hay personas que saben la verdad y que Chile les pide que ayuden a reparar tanto dolor». “Hoy –acotó- quiero reiterar el llamado, porque basta de silencio», enfatizó.

Este tema escaló en la opinión pública luego de conocidos los negocios de terrenos del hijo de la mandataria en la VI Región. Lo cierto Bachelet no tuvo la fuerza para lograr que su hijo y a su nuera devolvieran lo

Este domingo, en el diario El Mercurio, el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, al ser requerido por la fiscalía para que diga la verdad sobre las platas fiscales que pasaron a la campaña presidencial, responde: “Ante preguntas vinculadas a la Presidenta Bachelet, a sugerencia de mi abogado, no me voy a referir al tema’’.

 

Enlaces anteriores:

Prensa condenó por adelantado a inculpados por caso quemados

Sin Verdad, sin Derecho, sin Destino

Libro Política y Fuerzas Armadas, de Adolfo Paul Latorre