Viña y los dolores del alma

roberto-hernandez-1

Por Roberto Hernández Maturana

Cada vez que escucho algo del festival de Viña del Mar me deprimo, no solo de este…, la verdad es que me ocurre hace ya varios años.

Y no es que lo quiera ver, invariablemente cada año, los medios se llenan de información basura de tal o cual artista, del piscinazo de la “reina” que mientras más piel muestre, más posibilidades tiene, para ser elegida por una corte de periodistas casi limítrofes , alimentando a una manada de ovejas  dispuestas a convertirse en lobos para devorarse ya sea al artista caído en desgracia, o reírse a gritos de sus instituciones y autoridades, repitiendo  hasta la saciedad en noticias  de la TV, radios, o diarios. las groserías del “humorista” de turno, que se esfuerza cada día para ser más coprolálico que el del día anterior, desprestigiando sin ningún pudor tanto a la sociedad en festival-de-vina que viven, a sus hombres y mujeres, a las instituciones del Estado, y a las particulares, en una suerte de catarsis pública en que cobardemente la masa aplaude, ofende y se goza escondida en el anonimato, en reírse de lo que cree son quienes han abusado de sus “justos derechos”, representados estos “siniestros personajes” en el las autoridades gubernamentales, los políticos, la judicatura las FF.AA., los jefes de la oficina, etc., en fin  cualquier “ente”, que esa masa estime que está por encima de ella después de haber recibido un intenso lavado cerebral por hace ya casi 30 años, por un “progresismo” gramsciano que ha hecho carne en gran parte de nuestra sociedad, acerca de sus derechos a reclamar “lo que les corresponde” (¡Ahhh, si fuera así que poco obtendrían muchos de ellos!), haciendo tabla raza de sus deberes, para con esa misma sociedad, para con su familia,  para con el prójimo, para con su fuente laboral, para con sus instituciones…

festival-vina

Así hoy esa masa todo lo quiere “gratis”, olvidando que “todo se paga” y lo que entra en un bolsillo sale del otro…, o sale de otro.

La muy pobre imagen que proyectamos al exterior nos desprestigia y desnuda nuestra pobreza de alma alcanzada a límites que rayan en una deficiencia mental y moral colectiva, al punto que hoy, por ejemplo el “humor” de viña no se transmite en el extranjero, por ser dicen un “humor” propio de Chile, pero la verdad es que es tanta la grosería y la impudicia que podrían hacer enrojecer hasta en una casa de remolienda.

En este período los medios saturan cualquier espacio de información o de opinión, hablando todo tipo de sandeces desde la mañana a la noche, casi hasta el paroxismo, haciendo que uno de gracias al Dios de sus creencias, o a su propia consciencia el día que esta fiesta de vanidades termina.

tv-1

Pero ¿Uds. creen que se han librado?…, noooo, pronto la TV abierta en su afán de “entretener”, nos llenará de matinales y programas nocturnos ad hoc que desnudan una vez más esa levedad que ya parece ser parte de nosotros…, volverá Yerko, Juan Pablo, Natalia, la Chiqui, Caroe, Murillo, etc., leones (y leonas) del chiste grosero y púbico, la ofensa gratuita y cobarde a quienes ellos saben no les responderán, amparados en su posición de “débiles”, pero redituando lo que otra manada de cobardes aplaude.

¡Como se extraña a Coco, Kramer, Salas, Bombo y hasta el Dino!, pero parece que vamos en caída sin retorno, porque aún en los nombrados (más o menos en ese orden),  se evidencia la bajada constante.

Mal síntoma…, cuando nos perdemos el respeto. Ello refleja lo mal que estamos como sociedad y ¡cuidado Srs . que alimentaron esto!, porque ese monstruito que han alimentado por décadas puede terminar fagocitándolos a Uds. mismos

Amén

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.