Igualdad ante la ley ¿política o justicia?

Por Roberto Hernández Maturana

Cuándo uno lee sobre el «Comandante Emilio», uno de los asesinos del Senador Jaime Guzmán, asesinado en democracia, y recién detenido en México; cuando uno escucha al «honorable» diputado Teiller, presidente del partido Comunista, justificar el asesinato del Senador como un «daño colateral», uno no puede dejar de preguntarse:

¿Cómo aún se niega que hubo terrorismo armado en Chile con apoyo desde el exterior?

¿Cómo el Estado niega y persigue a quienes cumplieron el mandato, que por ley y la constitución imperante, les daba por misión defenderlo?

¿Porque​ el Estado chileno persigue a ex militares por hechos ocurridos entre 1973 y 1990 calificándolos como «crímenes de lessa humanidad», basado en el estatuto de Roma, al cual recién nuestro país adhirió en 2009, alegando que dichos​ crímenes son inamnistiables, omitiendo que la ley no «opera para atrás»?

¿Y los crímenes cometidos por terroristas a mansalva, por sorpresa y con ventaja no son de «lessa humanidad»?

¿Como la justicia es ciega y sorda a que hubo subversión, castigando a los que defendían al Estado, y hoy Estado y Justicia absuelven a quienes proclamaban la subversión mediante la violencia?

¿Porque​ la amnistía operó sólo en favor de condenados por delitos terroristas y no para los ex uniformados?

¿Cuando ha habido militares condenados que hayan delinquido antes de ser condenados, o que hayan delinquido después de haber cumplido sus condenas, como sí han cometido numerosos frentistas?

¿Son los ex militares procesados o condenados un «peligro para la sociedad», como una de las causales para detenerlos, o mantenerlos en prisión, como si lo han demostrado ser los terroristas prófugos o amnistiados?

¿Porque a los presos políticos militares se les niegan los beneficios carcelarios, aún cuando cumplan los requisitos que exige Gendarmería y que sí se otorgan a delincuentes comunes?

¿Porque la persecucion a los ex uniformados se ha institucionalizado?

Hoy, la sociedad chilena, víctima de un permanente lavado cerebral abandonó a los militares y perdona o justifica a los terroristas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.